Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



domingo, 12 de octubre de 2008

¿CÓMO ESTÁS CON TU PAN?

En esta publicación me he tomado licencia para presentarte, a mi manera, una conceptualización de lo que llamaré Estructura de la Personalidad bajo la óptica de la denominada Terapia Transaccional, cuyo fundador fue el Dr. Eric Berne nacido el 10 de mayo de 1910 en Montreal, Quebec, Canadá, y fallecido en 1970.
En su libro Análisis Transaccional en Psicoterapia distingue tres estados del YO, que denomina Padre, Adulto y Niño(PAN).

Para utilizar un lenguaje accesible me tomaré el atrevimiento de denominar a dichos ESTADOS como AREAS de la Personalidad de un sujeto, entendiendo como Personalidad a la forma de pensar, sentir e interactuar de cada individuo en el mundo circundante desde las particularidades propias de cada una de esas áreas.

Primero describiré las características más importantes de las llamadas áreas del Padre, el Adulto y el Niño. Luego haré mención a las diferentes formas que cada una de ellas pueden estructurarse en un mismo sujeto, y por ultimo presentaré lo que considero la forma ideal de conformación de esas áreas en la adultez.

PADRE: Es una colección de códigos de vida pregrabados, prejuzgados y prejuiciados. El Padre decide, sin razonar, como reaccionar a las situaciones, haciendo categorías entre lo que es bueno y es malo, y como las personas deben vivir para crecer “saludablemente”. El padre juzga, controla nuestras acciones bajo la mirada de la moral, la ética y en otros casos detrás de dogmas religiosos. El Padre usa viejas "grabaciones" para resolver problemas y por lo tanto generalmente está veinticinco años atrás de los tiempos (aunque pueden ser 250 o hasta 2.500 años).

ADULTO: Esta área funciona como una computadora humana. Actúa en función de los datos que recolecciona y guarda o usa para tomar decisiones de acuerdo a un programa basado en la lógica, ya sea racional o emocional. Usa entonces su pensamiento lógico para resolver problemas, se moviliza bajo las premisas de la conveniencia, es frió, calculador y “no da puntada sin hilo”.

NIÑO: Esa área hace referencia a la forma en que nosotros actuamos como el niño que una vez fuimos. El Niño se expresa con todos los sentimientos propios de aquella etapa: miedo, amor, ira, alegría, tristeza, vergüenza, etc. Frecuentemente es culpado de ser la fuente de los problemas de las personas porque está centrado en sí mismo, es emocional, poderoso y se resiste a la supresión que viene con crecer. En la adultez el niño es quién nos permite disfrutar de todas aquellas cosas que aunque no nos serán redituables, por ejemplo económicamente, le ponen esa “pizca de sal” que le dará el sabor propio del placer a nuestras vidas, hacer programas para salir a pasear, de vacaciones, ir al cine, escuchar música, bailar, jugar, etc.

La manera en que estas áreas se conjugan en una misma persona puede llegar a conformar ESTADOS de personalidad, es decir que portarán dicha característica en forma permanente, aunque también puede, que en diferentes etapas de la vida o distintos estados anímicos, se presenten, con sus propias características pero, en forma transitoria.
Veamos los ejemplos.

- COMBINACIÓN DE LAS AREAS DEL PAN

En sujetos en los que estas áreas del PAN se presenten como se observa en la imagen, el tipo de personalidad que preponderará tendrá las características propias por las cuales se rige el Padre y que recodarán describí arriba.
Reflejan ser personas muy serias, adustas, controladores de sí mismo y de los demás, en la forma de expresarse y comportarse en diferentes ámbitos.
Se la pasan “marcando el paso” desde la óptica de lo bueno y lo malo, la moral y buenas costumbres.
Si compartimos una velada con sujetos con esta peculiaridad tendremos que estar preparado para recibir “sermones”, afirmaciones irrefutables, consejos, sugerencias y hasta “prohibiciones” en nuestra libertad de expresión. Si lo hacemos en ámbitos públicos los notaremos “tensos” a las miradas ajenas, debido a que están muy pendientes del “qué dirán”. Ni se les ocurra tratar de mantener una conversación en un volumen de voz que pudiera ser oído por los que se sienta a la mesa de al lado. En los cines, durante la proyección de la película tenemos vedados cualquier tipo de expresión verbal. Ni se nos vaya a ocurrir proponerles algún tipo de proyecto de disfrute y divertimento como por ejemplo ir a bailar hasta patear, tachos de residuo o jugar al “timbre y raja”. En fin, que más que impresionarnos como sujetos sabios y de los que nos conviene aprender acerca de la vida, los sentimos como unos “pesados” y aburridos.

En este caso nos encontraremos con sujetos que, como expresé arriba: no dan “puntada sin hilo”. Se comportan en forma fría y especulativa constantemente. Todo lo analizan en función de sus conveniencias que muchas veces están relacionadas con aspectos económicos, aunque no siempre es así, en otras mucha suelen hacer “favores” luego de analizar de qué otra forma y para alguna conveniencia personal, el beneficiario de su “ayuda” va a recompensar su “esfuerzo”.
Utilizan esa manera lógico-analítica hasta para decidir acerca de una invitación para un encuentro a cenar, ir al cine, salir a pescar, a caminar, etc.; porque antes de aceptar pensaran detenidamente qué otra cosa más fructífera pueden hacer o qué pueden estar “perdiendo” en caso de aceptar esa invitación.
Las frases: “dejamelo pensar”; “después te contesto”; “¿tiene que ser ahora?”; “está bien ahora voy… ah!, sabes que justo te estaba por llamar porque la semana que viene te voy a necesitar para…”; forman parte de su repertorio de expresiones verbales casi todo el tiempo.
Suelen ser hábiles para las transacciones: los negocios, hacerse de bienes de cualquier tipo, desde el intercambio de revistas, figuritas, estampillas, etc., hasta inmuebles o acciones de la bolsa que, luego de analizarlo muy bien, sientan que los beneficia en algún aspecto.
No son tan conservadores como lo es el Padre y en el caso de una hipertrofia como la que observamos en la figura, podrían llegar a “vender a la madre” si con ello se sintieran favorecidos.

El niño suele despertar sentimientos de ternura y protección, aunque representado en forma tan exagerada como en la figura, por momentos, “dan ganas de matarlo!”.
Personas con las características del Padre y el Adulto descriptas arriba difícilmente podían incorporar a este tipo de personalidades dentro de su agenda de amistades.
En general son sujetos muy divertidos, seductores, muchas veces solícitos y afables a la hora de pedirles favores (sin la especulación propia del Adulto exagerado) ya que suelen disponer de mucho tiempo libre. Se suman fácilmente a cualquier tipo de propuesta que puedan resultarles divertidas aunque suelen dejar en claro que no asumirán posibles costos económicos que puedan resultar de esas propuestas ya que suelen estar sin un centavo en los bolsillos.
Son las clásicas personas que aparecen por casa a las horas de almorzar o cenar y que se “establecen” ahí, no dejando dudas de que habrá que sumar un plato a la mesa e invitarlos a compartir, como tienen una gran lista de amistades o referentes, hoy lo hacen con vos y mañana con otro. Lo mismo puede suceder si una noche no tienen donde alojarse, aunque en general tienen “su habitación” en casa de sus padres o familiares cercanos. Suelen cambiar fácilmente de trabajo o actividad con la que se beneficiaban con algún sustento económico, aunque fuese mínimo, con la argumentación que no era lo que les “GUSTABA” hacer, característica esta muy común en el adolescente. En fin, a este tipo de sujetos que más que personas uno definiría como “personajes”, les es muy difícil asumir responsabilidades como las que por ejemplo puedan implicar conformar una familia propia y tener hijos, así que suelen convertirse en los clásicos “solterones”.

Por último, este tipo de conformación de la personalidad que se observa en la siguiente figura representaría el más aconsejable en una persona madura. Como se observa un Padre controlado, que solo nos brinde la utilidad de orientarnos para reconocer valores y principios aconsejables para una connivencia social de respeto por el otro y viceversa, pero que nos dé libertad para expresarnos como mejor nos parezca y no que siempre este presente (con su dedo acusador) como se suele decir: “rompiendo las guindas!” . Un Adulto de dimensiones superiores al del Padre y el niño aunque no hipertrofiado como vimos antes.
Las características positivas del adulto, que dentro de ciertos límites, se maneja por pensamientos analíticos y lógico-formales de interpretar la realidad, pudiendo distinguir lo conveniente o no de nuestras acciones, es importante para asumir las responsabilidades que la madurez nos demanda en esta sociedad, ya sea en los aspectos económicos como aquellos que surgen del asumir responsabilidades a la hora de conformar una familia propia. Un adulto que nos permita ser solidarios y no tan especulativos como vimos antes, pero que también sepa poner límites y decir “NO” cuando de perjuicios propios evaluemos que podría tratarse una situación. El adulto es el que nos permite tener continuidad con aquellas cosas para las cuales nos hemos formado en el transcurso de la vida y busca escalar y crecer dentro de esas elecciones.

Como se advierte también en la figura el área del Niño tiene una dimensión respetable. No tanto como la del Adulto pero bastante superior a la del Padre. La conveniencia de esta estructuración del Niño en la madurez trae los beneficios de poder conservar la capacidad de divertirnos y realizar todas aquellas cosas que se enmarquen dentro del principio del placer.
Se extinguiría la posibilidad de planificar salidas, vacaciones, hacer deportes, oír o ejecutar música por placer, etc. si el Niño se hipotrofiara, con el consecuente riesgo de convertirnos en personas demasiado “serias” para quienes nos rodean y que sí se permiten esos disfrutes. Nos generaría la sensación de ser marginados a la hora en que nuestro entorno significativo planifica actividades recreativas.

Compuse el siguiente video en base a lo redactado en el capítulo y unas escenas de la película “Tú, yo y ahora Dupree” (You, me and Dupree), que es una comedia de Owen Wilson, dirigida por Anthony Russo y Joe Russo y que ha tenido mucho éxito, particularmente por que el reparto esta compuesto por Owen Wilson, Kate Hudson, Matt Dillon y Michael Douglas.



Bueno…. Para finalizar te haré una pregunta: ¿Cómo estás con tu PAN?

Cariños!
Ricardo Musso

10 Amigos opinamos...:

juuuliette dijo...

Excelente artículo, buenisimo, mas que claro, me gusto muchisimo!!!!!!!! GRACIAS por reconectarnos con nuestro PAN

Ricardo Musso dijo...

Juuuliette!
Gracias por tu comentario y es un deseo que estés bien con tu PAN !!!.
Cariños.
Rik.

PD: Que rico que es el pan... lastima que engorda... no?

Claudia Orozco dijo...

Puede pasar que alguno resalte ante los otros?
Sigo entusiasmada con tu Blog Ricardo, que buena invitación la que me hiciste... si lo puedo llamar invitación? ... jajaja
Gracias

Ricardo Musso dijo...

Caludia!
Gracias por tu comentario.
Si tu pregunta se refiere a que si una de las áreas puede resaltar sobre las otras la respuesta es sí.
Y si lees bien estan mencionadas la tres posibilidades.

Cariños y el entusiasmado con tus comentarios soy yo!
Cariños.
Rik

tresa dijo...

Hola ! me voy poniendo al día con tu blog , que no conozco a fondo .
Intento aprender cosas nuevas , y encuentro todo muy interesante !!
!saludos!

Ricardo Musso dijo...

Salud Tresa!.

Gracias!.
Me agrada que me expreses que sentís que te son útiles los artículos!
A mi me gustan tus recuerdos en tu sitio, como el de hoy y aquel granjero!.

Besos
Rik

Cris dijo...

Si me dieran a elegir un diseño, preferiría circulitos muy flexibles para que las tres areas pudieran prevalecer según las circunstancias. Un padre bien dimensionado si hay que plantarse y decir: "El bien es bien, y el mal es mal", un adulto grande a la hora de firmar las condiciones para una hipoteca, y un niño robusto si toca acurrucarse en busca de consuelo o revolcarse en el suelo de risa.

Ricardo Musso dijo...

Hola Cris!.

Bienvenida!.

Me gusta eso de áreas de la personalidad tipo streech, o elastizables, que se adapten según las circunstancias.

Varias cosas se evitarían sí como dice Eric Berne el la etapa madura debería prevalecer el ADULTO.

Entre otras cosas LAS GUERRAS ya que la mayoría están basadas en intereses económicos, que son el mayor atractivo del área del ADULTO.
En esas ocasiones sería conveniente que el PADRE dijese: “no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a vos”.

Lo lamentable además es que a veces también se observa que LAS GUERRAS se ordenan casi como un “Juegos de NIÑOS”, y no faltan quienes, con poder para declararlas, disfrutan con ellas!.

Gracias por comentar

Besos.
Rik

Marce dijo...

Claro y muy gráfico. me quedo con la idea de un avance a foro del aspecto oportuno. El tema central, creo, es conocer a cada aspecto y ponerlo en juego cuando es necesario. Cómo ando con mi PAN? Creo que reconociéndolos, viendo la manera que ninguno de ellos neutralice al otro. Parece sencillo pero no lo es.

Ricardo Musso dijo...

Hola Marce.

Es cierto, no es sencillo armonizar convenientemente esas áreas de personalidad.
Sobre todo si hemos tenido modelos familiares en que alguna de ellas haya estado hipertrofiada.

Gracias por venir!.
Abrazo.
Rik