Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



viernes, 29 de mayo de 2009

¿LIBERTAD SEXUAL...?

Durante la última fase de la segunda guerra mundial y en los años inmediatos de posguerra, millones de soldados norteamericanos pasaron algún tiempo en Inglaterra, camino al continente. Esta circunstancia proporcionó una oportunidad única para estudiar de forma directa las repercusiones de un contacto masivo de dos culturas, poco frecuente en los tiempos modernos. Uno de los aspectos de este estudio se refería a la comparación del comportamiento en el plano de las relaciones sexuales. El estudio reveló que tanto los soldados norteamericanos como las muchachas inglesas se acusaban mutuamente de falta de delicadeza y recato en este aspecto. En principio, este resultado parecía sorprendente. ¿Cómo es posible que las dos partes se acusaran de la misma cosa?. Análisis mas detallados sacaron a luz un problema típico de puntuación: el comportamiento sexual específico determinado por la cultura, desde el primer instante en que dos personas se conocen de vista, hasta el acto sexual físico, se compone, tanto en los Estados Unidos como en Inglaterra, de unos 30 pasos o etapas; pero la secuencia, el orden de estos pasos, es distinto en las dos culturas. Mientras que para los norteamericanos, por ejemplo, se llega al beso en una etapa relativamente temprana (hacia el paso 5) y no se le da gran importancia, este mismo acto es considerado en Inglaterra como abiertamente erótico y, en consecuencia, no se produce sino mucho más adelante (hacia el paso 25). Cuando pues el norteamericano pensaba que era llegado el momento de un beso sin mayor importancia, para la inglesa no se trataba de un comportamiento inocente, sino muy poco conveniente y nada adecuado al temprano estadio de sus relaciones. De una manera confusa (estas reglas de comportamiento condicionadas por la cultura son, por supuesto, casi totalmente inconscientes), la muchacha inglesa se sentía defraudada en una gran parte del recorrido exigido por unas relaciones sexuales `correctas´ y enfrentada con la decisión de romper en este punto las relaciones o bien tener que aceptar la entrega física. Si aceptaba el segundo caso, les tocaba a los soldados norteamericanos el turno de juzgar, sobre la base de sus reglas extraconscientes, que el modo de comportarse de su amiga no era el adecuado al estadio de sus relaciones y lo consideraba, por consiguiente, desvergonzado. Si cometemos el error típico de dictaminar la conducta de la muchacha desde un artificial aislamiento, no nos resultará difícil emitir un diagnóstico de tipo psiquiátrico: si, molesta por el primer beso, rompe las relaciones y huye, se la tachará de histérica; si se entrega sexualmente, se la calificará de ninfómana.

Si bien este ejemplo figura en la obra de Paul Watzlawick - “¿Es Real la Realidad?” - como muestra de lo que los expertos de la comunicación denominan “secuencia de puntuación” (que ya traté en el capítulo COMUNICACIÓN (I) – Confusión (a)), y que sintéticamente consiste en la interpretación que, por factores personales o culturales (aprendizaje), le damos a un mensaje en una interacción; yo quisiera utilizarlo para intentar una respuesta a la pregunta en título de este artículo.
No creo necesario conocer cada uno de esos 30 pasos previos para arribar al encuentro sexual que se mencionan en el ejemplo; si existen o no; o simplemente se menciona su existencia para “adornar” la narración porque no existe ningún estudio sociológico que afirme que así sea.

La culminación de la Segunda Guerra Mundial data de mayo de 1945, y hoy estoy escribiendo este capítulo en el mes de mayo de 2009, es decir, han pasado 64 años.
Muchas cosas han sucedido durante estos 64 años que no viene al caso mencionar.
Se supone que en el proceso de GLOBALIZACIÓN muchas culturas, occidentales sobre todo, han producido lo que sociológicamente se denomina un “SINCRETISMO”, es decir, con el aporte de sus diversidades, nuevas pautas culturales se han unificado.

Teniendo en cuenta este proceso, bien podría pensarse que, en lo que respecta las pautas o pasos sexuales para arribar a un coito, han cambiado; por lo tanto, el relato de arriba estaría totalmente fuera de época. Sin embrago, tengo mis dudas sobre ello!.

Lo que sigue es un extracto de comentarios que se produjo en el grupo de sexología que yo coordinaba en facebook en un foro creado por una integrante acerca de las consecuencias vividas por la mujer cuando accede al contacto sexual en la primera cita, en una pareja heterosexual.

Título del foro: ¿POR QUÉ LAS MUJERES SOMOS TRATADAS DE PUTAS SI TENEMOS SEXO EN LA PRIMERA CITA???

Yo no creo que sea justo..., ¿ustedes que opinan??


No es así. Conozco muchas que son tratadas como putas por razones completamente distintas. Si te acuestas con un tarado inmaduro e indiscreto...sí, seguro se encargará de "regar" el chisme. Escoge bien tu polvo...es lo único que te puedo recomendar.

Yo siempre tuve sexo en la primera cita, pienso que si ambos sabemos lo que queremos, no debemos perder tiempo.

Correcto; y el tener sexo o no en la primera cita no afecta si la relación funcionará o no. Mi esposo y yo tuvimos sexo en la primera cita y ya llevamos 7 felices años juntos. Ese día ambos nos deseamos y punto. Ambos éramos adultos que no teníamos que pedirle permiso a nadie para hacer lo que el cuerpo nos pedía.

Pues eso depende del punto de vista. Yo no tendría sexo en la primera cita. No por ser un mojigato, sino porque sería como si me adelantase al final de un buen libro y luego intentase leerlo desde el principio. No pienso que la niña es una Puta, pero si que es una personita impaciente, y para un hombre como yo, la paciencia debe ser la primera virtud de nuestra pareja.

La verdad que no estoy de acuerdo en que los hombres cataloguemos a las mujeres como putas si se acuestan con nosotros en la primera cita. Suele suceder, de mi parte digo, que las cosas son espontáneas, si se dio, se dio y punto. Si nosotros los hombres las llamamos putas porque lo hicieron en la primera cita entonces ¿que somos nosotros?, ¿somos putos también?. Yo creo que la cosa es igual de ambos bandos y no es posible que estando en pleno siglo 21 aun estemos con ese tipo de tabúes. Amigos, vivamos el modernismo no es justo; respetemos.

Si los dos saben lo que quieren ¿para que ponerse con rodeos...?; se disfruta el momento y ya...; los problemas vienen cuando el hombre (por lo general) se pone a fachosear con sus amigos de cuantas chicas y etc., etc., etc. También me parece injusto que juzguen a una mujer por el número de hombres que han pasado por su vida, siempre y cuando no hayan sido al mismo tiempo. Uno en ocasiones se entrega amando, y otras veces solo por diversión. Lo importante ahí es ser responsable y protegerse.

Pues, con una persona que puede ser potencialmente importante en la vida de uno, yo no lo haría. No por mojigatería, sino, porque quisiera conocer mas a una persona, y dejar el sexo para algo especial, algo que tenga un nivel de confianza que uno pueda decir sin tapujos que quiere, y que no quiere.

No generalicen que no todos los tipos somos iguales. Muchos pensamos y tenemos conceptos mas abierto hacia las mujeres. En la actualidad el concepto de macho resulta anacrónico y los encuentros sociales entre una pareja son igualitarios y de mutuo respeto, es decir, nadie es más que nadie y el juego erótico nace espontáneamente de acuerdo a la química que exista entre ambos. Sería hipócrita criticar un acto que uno mismo también esta deseando.

Yo hasta no estar 100% seguro de que la niña y yo tenemos muchas cosas en común y que no tiene ningún hábito que me moleste (o yo uno que le moleste a ella) pues no pasa nada de nada. Lo máximo que me ha pasado en una primera cita es un beso. Pero luego, por cosas de la vida, me he desencantado de las chicas porque no compaginamos como esa primera vez, y si hubiesen pasado más cosas, me habría sentido terrible. Yo digo que eso va en estilos de relaciones. Me imagino que tu manejas unas relaciones de conocerse a medida que la relación crece (y has estado de suerte), yo soy un poco más tradicional y siempre espero conocer a fondo la personalidad de alguien antes de siquiera "echarle los perros".

Es cuestión de valores!!!, y de deseo...,sobre todo!!!. La madurez de él es un indicador de la conveniencia de hacerlo de una!!!. Un sondeo sobre su aprecio al género femenino (nada que ver con sexo claro!!) te daría una idea de cómo considera él a las chicas. Si es de pensamiento retrogrado con la hermana, la tía, la vecina, la colega no esperes algo diferente para ti. Si crees que va a juzgarte evita la situación!. Si entrando a la habitación ya te esta tratando como puta, aunque todavía no se lo hayas dado...,retráctate!!!; no se lo des!. Si no tienes el mínimo de confianza y de hecho desconfías..., no te acuestes con él..., el sexto sentido es de mucha ayuda en estos casos!!!.

Para acompañar esta publicación, elegí un videoclip de un grupo que ejecuta música tipo rock nacional argentino, de nombre Babasónicos, y que se titula: “¿Y qué?”.



Me gustaría sus opiniones acerca de si “el sexo y sus reglas” han cambiado realmente desde mayo de 1945, a mayo de 2009!.

Bibliografía y referencias:

- Paul Watzlawick – “¿Es Real la Realidad? – Ed: Herder – 1979 – Barcelona
- Grupo de sexología en Facebook: “Por un sexo sin tabúes, abajo la mojigatería!”
- Videoclip: Videos Youtube
- Imágenes: Buscador Google

Cariños.
Ricardo Musso

97 Amigos opinamos...:

seriecito dijo...

Rik:

Ilustrativo artículo, nunca había pensado en esto que dices, pero he trabajado en mi vida durante muchos años en una empresa que exportaba a casi todos los países del mundo y si te puedo constatar que en esa época era frecuente recibir a clientes de muchos de estos sitios y desde luego, la problemática era otra, pero si se aproxima a lo que tu llamas las reglas.

Según el país la distancia para hablar es diferente, me refiero a la proximidad o incluso al contacto mas físico como poner la mano en el antebrazo o en el hombro. Has quienes lo rechazan de plano o incluso llegan a estar al borde de sentirse ofendido, si invades lo que consideran su espacio vital.

Otro detalle era el saludo a las señoras, intercambiar un beso en este saludo, que en España suele ser bastante común, según de donde no era bien recibido. Por ejemplo, en España tenemos costumbre de dar dos besos, uno en cada mejilla, pues en muchas ocasiones te quedas como en el aíre porque no esperan un segundo beso.

La forma de dar la mano y el espacio de contacto también es completamente diferente. Por ejemplo los países árabes, retener la mano al estrecharla es un signo de gran amista, tanto más cuanto mas largo sea el tiempo. Hacerlo fugaz es un evidente signo de poco afecto y puede malograr una operación comercial.

Bueno volviendo a tu post, si esto es en cuestiones del día a día, seguro que las diferencias en el intercambio progresivo hacía un posible contacto sexual, seguro que será mas acusado.

Creo que en todas las relaciones, pasarse o quedarse corto las dificultan mucho, pero si además es otra cultura en la que no tenemos contrastado cual es la distancia ideal, peor aún.

Me gusta tu entrada, seguiré los comentarios, será seguro muy interesante.

Salu2:

Ana dijo...

Buenísimo el ejemplo que citaste, y sus implicaciones en la comunicación. Yo creo Rik que hubo un cambio importante en el modo en que la mujer vive la sexualidad desde finales de la segunda guerra hasta nuestros días. Esto también generó un reacomodamiento del hombre a esta circunstancia, de algún modo se ganó libertad.
Creo que mas allá de las reglas en el modo de manejar la sexualidad, están las "reglas" en el acto sexual en si....esas no se si han cambiado tanto, me da la impresión que lo que han cambiado son las "formas".
Un beso grande.

Isabel Estercita Lew dijo...

Rik, que tema despelotado para mí, nunca había pensado en eso, aunque pensando un poquito los ingleses hicieron en EEUU lo mismo que Cristóbal y sus compatriotas en por estas regiones, en ese punto me hace un poquitín de ruido el relato. De todas formas no puedo aportar nada puntual pues desconozco las costumbres anglo yanquis. La única experiencia de vida y sexo que conozco son las de mis patrias, Argentina y Brasil, país donde viví casi la mitad de mi vida. No me gusta mucho el tema de las comparaciones, las culturas tienen su carga, las personas también. Amé en castellano y en portugués, en blanco y negro, en cualquiera de las paletas culturales y raciales hubo curiosidades, pero más tenían que ver con personas que con culturas, o yo no me di cuenta. La intensidad en mi intensidad no cambió, lo único que me resultó un cachito diferente fueron las expresiones idiomáticas en el momento del acto y el tamaño, pero eso tiene más que ver con las razas y culturas y creo que no es el punto.

Besos
Estercita

Maria dijo...

No sería de extrañar que en estos 64 años hubiera cambiado el "ritual de apareamiento" que todos los mamíferos llevamos implícito porque de la salud genética de las crías depende la supervivencia de las especies. Yo puedo ver con frecuencia este "cortejo" en un par de parejas de palomas que vienen a mi jardinera cada temporada. Su lenguaje corporal es bastante similar al humano, y absolutamente fascinante de observar.
Entre los humanos el cortejo llevaba implícitas tambien sus propias reglas, hasta que llegaron los métodos anticonceptivos realmente fiables, alrededor de los años 60 (varió un poco según países, culturas y religiones). Por esto me pregunto ¿que sentido tendría mantener ese ritual si no hay peligro de que haya crías? Esa cuidadosa elección instintiva de pareja solo sería necesaria cuando se planea crear una familia ¿no? Y en ese caso ¿Por qué aplazar el placer de forma instintiva si podemos elegir al padre/madre de nuestros hijos mientras disfrutamos de la relación sexual? ¿No sería por una cuestión cultural-religioso-moral, un mero atavismo influído por el ambiente? Claro que, dicho esto, habría que mencionar tambien el hecho de que demasiadas personas ni usan anticonceptivos ni tienen en cuenta las reglas instintivas del apareamiento, sobre todo entre los más jóvenes, lo cual está dando lugar en este momento en España a una debate social intensísimo respecto al aborto "ultra libre" (sin el permiso paterno) entre adolescentes y al uso indiscriminado, y mal entendido, de la píldora del día siguiente.

Como siempre es un placer leerte y poder participar en tus interesantes temas.

Ricardo Musso dijo...

Hola Luís - Seriecito!

Muy interesante tu observación!.

Existen estudios – en esa misma bibliografía que cito, Paul Watzlawick menciona algunos – sobre la comunicación gestual entre culturas y sus diferencias, que son muy atractivos.

Puntualmente habla de uno en que la distancia ideal, en una conversación de pie, entre un norteamericano y un latino es diferente. Mientras que para el norteamericano la distancia es de un brazo extendido hacia delante, aproximadamente, para el latino es menor, digamos que la mitad de un brazo, o incluso menor. Por ende, cuando el de USA se acomoda a la distancia que considera prudente, el latino se siente “incómodo”, y comienza a aproximarse. A renglón seguido el norteamericano es el que se “incomoda” y se distancia; y así sucesivamente hasta situaciones realmente jocosas!.
En algún momento pensé en escribir sobre estos aspectos de la comunicación, pero me impresiona que se aleja de mis propósitos del “libro”. Si te interesa puedo buscar entre las referencias que tengo y enviarte algo que pueda aportarte algo sobre el tema.

Respecto de tus párrafos, específicamente sobre la entrada, intentaré que quede más claro en mis comentarios a Ana y Estercita.

Gracias Luís.
Un abrazo.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Buen día Ana!!!

Yo también coincido en que han habido muchos cambios relacionados a la sexualidad en todos estos años.
Indudablemente el “posicionamiento” de la mujer respecto del hombre, en muchos planos; también se ha reflejado en la sexualidad.

Me surgen dudas en tus afirmaciones sobre: los “reacomodamientos del hombre”; la “ganancia en libertad”; “los cambios en el acto sexual en sí”; y que lo que ha cambiado son las “formas”.
Si regresas y lees este comentario, me gustaría te explayes un poco más a qué te referís.

Gracias Aniuska!
Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Estercita, buen sábado!!!

No sé por donde plantearte este problema, pero tengo una dificultad con la dirección de tu blog, que la he incorporado a mis “visitas sugeridas” pero no me actualiza tus post. Si lees esto, quizás me lo puedas aclarar, sino lo plantearé en el tuyo, o si veo una dirección de correo lo haré por allí!.

Jajajaaja!..., disculpa si te produje un despelote interpretativo!.

Coincido con lo que mencionas acerca de la “colonización sexual” por parte de los ingleses, aunque así y todo me impresiona que han evolucionado distinto a lo largo del tiempo, en ese aspecto.
Bueno, no se trata de comparaciones con carga “positiva” o “negativa” entre las culturas respecto a la sexualidad, pero vos mencionas las que conociste, y me impresiona muy valioso tu aporte.

Tal vez no fui demasiado claro en lo que aspiré que se interpretase del artículo, y no sé si lo podré aclarar a través de este comentario (o tal vez tendré que agregarlo al post mismo).

Mi intención fue - a través del ejemplo de lo sucedido entre las muchachas inglesas y los soldados norteamericanos, y el foro creado en ese grupo de sexología de Facebook – reflexionar si las libertades sexuales que la mujer adquirió en estos años ha producido una REAL re-estructuración y adaptación del varón a esos cambios.
No me refiero a los cambios que indudablemente ha habido en relación a la “virginidad” en la mujer a la hora de conformar una pareja estable (vale decir, una pareja que se va a proyectar en el tiempo, tener planes conjuntos, hijos, etc.) como “dote” antes tan preciado. En ese sentido sí considero que han habido cambios desde fines del sigo XXIX y principios del XX (aquella época “Victoriana”, en que la mujer andaba apenas asomando las puntas de sus zapatos).

Mi interrogante es: ¿por qué - si realmente ha habido una evolución en torno a las libertades sexuales en la mujer – una joven, en pleno 2009, va a crear un foro preguntando por qué los varones (aún) siguen “tildando” de PUTAS a las mujeres que acceden al sexo en una primera cita?.
Como se notará en los comentarios de ese foro, todos critican que el hombre tenga “semejante actitud”. Pero también hay opiniones de varones, y de las mismas mujeres, que no toman con tanta “liviandad” el tema, y le dan otra valoración al contacto sexual.
Creo que es un análisis muy “simple” emitir un juicio de “retrogrado” a un varón que “prejuzga negativamente” la actitud de una joven que accede al sexo en la primera cita, o que tiene un importante repertorio de antecedentes sexuales.

Sigo abajo...

Ricardo Musso dijo...

Vengo de arriba…jajaja!

Yo he tenido charlas con jóvenes (en la actualidad) que cuando les pregunté, por ejemplo: Si entre tu grupo de amistades intimas, te gustara una chica con la quisieras formalizar un “noviazgo”, pero sabés que ha tenido encuentros sexuales con dos o tres de tus amigos varones, ¿qué harías?; ¿la “elegirías” para ese proyecto?, ¿qué harías con esos amigos varones; los seguirías invitando a tu casas (ahora con tu pareja conviviente) a tomar una cerveza como antes?; y te puedo asegurar que me encontré con respuestas que en nada acuerdan con esa visión de “adaptación a normas de libertad sexual” para ambos sexos.
Distintas han sido las respuestas de las jóvenes que, si su pareja varón ha tenido fama de “Don Juan” entre sus amigas mujeres, ellas viven como “trofeo” que él las haya “elegido” entre las anteriores, aumentando su autoestima y su femeneidad.

Quiero aclarar que no estoy dando “consejos” de moralidad, que los “tiempos pasados fueron mejores”, ni nada por el estilo. Solo planteo estas cuestiones para poder arribar a una visión un poco mas realista de la “psicología” y “real adaptación de los cambios de normas culturales” por parte de los varones.
No olvidemos que aún vivimos (en muchos aspectos) en sociedades “androcéntricas”, y aunque el varón estimule el desprejuicio de la mujer respecto al acceso al coito, muchos de ellos (no sé si la mayoría) aún lo hacen porque les resulta más sencillo que antes, con estos cambios culturales, hacer una “marca más en la cacha de su revólver”.

¿Me explico?

Besos Sabáticos!...jajaja!
Rik

Ricardo Musso dijo...

Buen día María!!!

Que gusto que hayas vuelto!

Excelentes preguntas que yo mismo me formulo y que intenté reflejar en el artículo, como así también tu asociación del proceso de “pautas más libres” para el ejercicio de la sexualidad con la aparición de los anticonceptivos.
Espero que en los comentarios podamos responderlas, por lo menos con opiniones.

Desconozco las cifras de abortos en el transcurso de estos 64 años (por tomar una época), es decir, si han aumentado o no.
El derecho a abortar (por motivos económicos y riesgos en la salud de las mujeres) es una discusión que se impone por razones, creo yo, simplemente humanitarias, como así también los avances de las ciencias biológicas en este sentido como la aparición de la píldora del día siguiente.

Es que, aunque también pertenecemos al “reino animal”, el apareamiento con fines reproductivos (casi exclusivo de las especies inferiores, aunque dicen que existe una especie de monos que también lo hacen por “placer”) no sé si habrá existido alguna vez desde que el HOMBRE ha sido considerado como tal, pero las consecuencias del encuentro de un espermatozoide con un ovulo parece que no ha cambiado por los siglos de los siglos.
Me parece importante que en tu país se este debatiendo socialmente sobre este tema. En Argentina aún no se ha dado un “abierto debate”, supongo que los motivos son la influencia poderosa que tiene la Iglesia Católica en nuestra sociedad.

Si volvés, me gustaría conocer tu opinión sobre el comentario dejado arriba a Estercita y Ana.

Más específicamente a si esos “rituales” que mencionas, y que antes también formaban parte del “cortejo” humano han cambiado, pero a su vez aceptado “francamente”, por parte de ambos géneros.

Un beso grande!
Rik

torombolo dijo...

Bueno, el asunto de "ser considerada puta" puede ser encarado desde un enfoque de "simple vista", rápido, a primera ocurrencia, o bien podríamos preguntarnos antes qué significa "ser considerada puta", porqué y de dónde proviene.

El hombre coje siempre por deseo, aún cuando ello traiga aparejado otros beneficios.
Y en general, goza y acaba.
La mujer coje generalmente por otros motivos, obteniendo por ello esos "otros beneficios", y, algunas veces, por deseo genuino físico.
Por eso, algunas veces goza físicamente, otras simplemente lo pasa bien, otras lo tolera y otras, es un trámite o un mal trago.
Y, desde luego, el orgasmo femenino, es accesorio.
Existiendo estos dos universos tan distintos, es evidente que el coito tiene, para cada género, un significado completamente distinto.
La mujer exige casi siempre requisitos previos, contraprestaciones variadas, aún incluyendo la simple galantería, la declaración afectiva, la probabilidad futura.
Y muchas otras veces, lo hace con el objeto de habilitar un beneficio concreto.
Aún cuando el coito no sea efectivo sino se mantenga en el área de lo sugerido, de lo potencial.
Lo cual explica la permanente exhibición de atributos simbólicos de "celo", aún fuera del ciclo de ovulación y consecuente calentura fisiológica, de modo inespecífico, es decir, dirigido a cualquier macho que observe, y sin el fin concreto de consumar el acto.
El uso del deseo sexual ajeno gestionado, como modo de ubicación jerárquica social.

En ese contexto, desarrollado en miles de años, desde que la primera hembra humana observara que los machos ofrecían mejores codiciones a las hembras en celo, y decidiera fingir el suyo propio, inaugurando así el intercambio "sexo por comida", que hace a la hembra humana la única que acepta la cópula fuera de su celo, hay un delicado equilibrio.
Surge un personaje, un rol, que ejerce esta función de modo abreviado, directo.
La puta.

"Tomá placer, dame guita".
Claro, este acceso rápido y claro, si bien efectivo y simbolicamente similar al de las otras, colisiona con el deseo del macho de exclusividad, de harén, de liderazgo.
EL macho dominante no permite que los otros le cojan sus hembras.
Simplemente, porque desafían su posicíón dominante y porque ello rompe la cadena genética sobre sus crías.
Por tanto, la puta, si bien deseada para el placer, es rechazada socialmente.
No apta como esposa-madre, como hembra reproductora, la función básica.

Por tanto, el ejercicio del uso del sexo como instrumento de ascenso jerárquico en la mujer, implica no atravesar nunca ese límite.
Insinuar, sugerir, hasta parecer puta, pero no "serlo".

Claudia Sánchez dijo...

Buen día Rik! Qué tema interesante!
Yo creo que estamos en un período de transición, donde algunos (hombres y mujeres) se adaptan más rápidamente al cambio y otros no tanto. Y esto tiene que ver con la formación y la descendencia cultural de cada individuo.
No obstante creo que siguen primando los roles atávicos para ambos géneros. Y éstos se ven modificados por el cambio de la presencia social de la mujer, quien, primero por necesidad y luego por gusto, salió a trabajar y comenzó a incursionar en ámbitos "masculinos". Y el hombre "tuvo" que aceptarlo, aún a regañadientes. Y creo que eso sigue siendo la piedra en el zapato de los tiempos modernos. La liberación femenina, ni es tan "liberación" ni es tan femenina. Por el momento. Y eso también se refleja en las relaciones de pareja. Por eso hoy está todo tan caótico... la mujer que se debate entre ser esposa-madre o profesional-trabajadora y entonces es esposa-madre-profesional-trabajadora. El hombre que aún no sabe cómo manejarse bien con esta nueva circunstancia donde los códigos de acceso no están claramente establecidos. Y en medio de esta debacle, muchas personas solitarias mirando la vida pasar.
Buen finde a todos!

Steki dijo...

Hola, rik!
Ando a las apuradas así que tiraré frases y palabras sueltas hasta que pueda volver:
Lo mejor no es ser el primer hombre en la vida de una mujer sino el último, creo. Por lo menos así lo manifiestan unos cuantos.
La mujer de hoy y algunas de las de ayer también:
esposa, madre, profesional, trabajadora, hembra reproductora, puta, amiga, todas deben ir de la mano en una sola persona. No creo que haya inmcompatibilidad.

Un saludo a mi amigo, el dear Torombolo. Un enorme placer verlo por aquí, en la casa de mi amigo Rik. Cómo apareció por acá? Lo invitó nuestra común amiga Claudia? Si fue así tuvo una excelente idea! Si la idea fue suya, lo felicito.

Un saludo a Ana, Estercita, Luis, María, Clau.
Que tengan un lindo fin de semana!
Beso para vos, Rik, después vuelvo con más tiempo.

STEKI.

Maria dijo...

Rik yo estoy en una onda parecida a la de Claudia respecto. Tambien creo que estamos en "un periodo de transición" y que en general los hombres estan teniendo algunas dificultades para aceptar la liberación femenina en general y su liberación sexual en particular. Como me decía un catedrático de antropología de la Universidad Complutense de Madrid el curso pasado: "el macho Alfa sigue vigente y se siente amenazado". Creo que los hombres han vivido durante millones de años marcando la pauta a las mujeres y que hoy día se sienten literalmente agobiados, alguna vez incluso acosados, por la rapidez que se espera de ellos para aceptar los cambios, pero ese agobio parece que es menor con cada cambio de generación, salvo marcadas excepciones, y que las diferencias entre países por razones culturales, económicas, religiosas etc... son bastante notables.

En otro orden de cosas coincido contigo en que una cosa es ser retrográdo ante comportamientos sexuales sanos o aprobar un comportamiento promíscuo. Claro que cabría la pregunta ¿el comportamiento sexual masculino habitual desde el punto de vista femenino es o no es promiscuo?

Ana dijo...

Hola Ricardo: A ver si se entiende:

Reacomodamiento: en el tablero de la historia se van moviendo las piezas; mueven consecutivamente; uno se acomoda a la movida del anterior. Así estamos mujeres y hombres.

Se ganó libertad : la sociedad "permite" el ejercicio de la sexualidad sin tanta censura.

Las "reglas" en el acto sexual en si : los tabúes e inhibiciones intra-coitales no creo que se hayan modificado tanto, a pesar de que la "técnica" se enseña hasta en la tele. También creo que en la época en que había mucha represión social, había a pesar de eso mucha gente muy libre, en el acto sexual en sí.

Me da la impresión de que lo que han cambiado son las "formas" : Los modos de abordaje, el modo de seducir, han cambiado fundamentalmente; se ganó libertad, repito, en el modo como se "arriba" al acto sexual.

Un beso grande

Graciela dijo...

A ver Sr. Musso
Vos querés que comentemos respecto a si han cambiado las reglas desde el 45 a esta parte?
Bueno, es una pregunta de la que la respuesta es obvia… claro que sí!!!
Entre medio de esos mayos, pasamos por el mayo Francés, con su slogan: “Prohibido Prohibir”, por el mayo del Cordobazo…( Qué ponía de manifiesto la lucha por la libertad en momentos de represión de todo tipo), La revolución de los hippies que proponían “amor libre”
Si lo pensamos fueron luchas por la libertad, por la liberación…
La liberación más revolucionaria la produjimos las mujeres, que desde hace mucho peleamos por nuestros derechos, por la igualdad de oportunidades… en contra de la discriminación de género, por la libertad de decidir sobre nuestro propio cuerpo …
Y por supuesto que estas luchas trajeron aparejadas las libertades sexuales. La mujer se animó a expresar su gusto por el sexo y de decidir con quien y como…
No me tengo que ir hasta el 45 puedo partir de mi adolescencia y el ocultamiento a mis compañeras y a mi familia, que como tal hacía, de mis propias relaciones sexuales. En ese tiempo mi mamá insistía en la importancia de la virginidad y desde todos lados era lo mismo. Es más los militares se tomaban el derecho de juzgar lo que era permitido o no, también en ese aspecto. Recuerdo las veces que irrumpían en los hoteles alojamiento y abochornaban a la gente poniéndolos todos desnudos en una sala….
Y hoy… yo trabajé mucho con adolescentes y las chicas hoy conversan con sus amigas, profesores y compañeros del tema, y muchas madres las acompañan al médico para buscar métodos anticonceptivos.
Hoy nadie deja de casarse por haber tenido antes relaciones con otros hombres.
Si, obviamente sigue habiendo prejuicios, pero ni cerca los que antes determinaban la conducta de las mujeres y también la de los hombres.
Así que no hay duda que las reglas han cambiado, de hecho estamos manifestando en un blog en el que se habla del tema…
Un gusto poder establecer este contacto
Cariños
Gra

Ricardo Musso dijo...

Hola Torombolo!

Bienvenido che!

Por los primeros párrafos de tu comentario, y otros del inicio, creo que tuve un déficit en la claridad de lo que intenté trasmitir con el artículo.

En el foro creado por aquella integrante del grupo de facebook, el término PUTA, para referirse al etiquetamiento que ella dice que hace el varón hacia la mujer que tiene relaciones sexuales en la primera cita, debería ser entendido como el de: “mujer fácil”, “rápida”; “con pocos prejuicios morales”; y no en el sentido de la prostituta que cobra dinero por el servicio de brindar placer sexual.

La diferenciación que haces en las motivaciones para tener un coito entre la mujer y el varón, hasta hace unos años atrás, los mismos sexólogos, que escriben sobre el tema, justamente mencionaban que la mujer es más “emocional”. Y cuando accede a la relación sexual, espera otras cosas posteriores por parte del hombre: palabras de afecto, caricias, “sobremesa” en la cama, etc.; y posteriormente llamadas telefónicas, mensajitos, encuentros por Chat y nuevas salidas. Por otro lado, decían, el varón, prácticamente busca un “agujero” donde depositar el pene, y una vez logrado el orgasmo…”a otra cosa, mariposa!”.
No sé si a esto te referirás con las “contraprestaciones” que mencionas espera la mujer.

La descripción evolutiva que relatás, donde la hembra humana pareciera que “por especulación” se somete al “dominio de un solo varón”; inicialmente por alimento, luego por otros beneficios (incluso el económico, o directamente la comercialización del sexo en la prostitución), es un relato antropológico que (salvo que dispongas de estudios serios que yo desconozca) si bien puede ser cierto, también puede ser “antojadizo”.
Hoy en día, y a raíz del rol social que la mujer ha ganado en el terreno socio-económico y cultural, me impresiona que no es tan así como hace un tiempo mencionaban los sexólogos, y como describís vos.

Creo que en la actualidad, genuinamente la mujer accede al coito si tiene deseo sexual, en el momento en que ella lo disponga, y de la forma que lo disponga, y muchas veces sin esperar nada a cambio. Algo así como, si antes para nosotros “todo lo que tenía agujero era poncho, para calzárselo y luego desecharlo”, para la mujer de hoy “todo lo que se asemeje a un pene (erecto de más está decir) es para usarlo, disfrutarlo y luego… se verá!”, sin sentimientos de pudor, impedimento moral, ni nada que se le parezca (insisto, no todas pero sí muchas).
En este aspecto tampoco yo dispongo de estudios serios que pudiera citarte, más que conversaciones, en grupos y en el consultorio con ellas.

Mi curiosidad es si el varón se ha adaptado a ese nuevo rol social (en el sexo me refiero), o si como citas al final de tu comentario: “ Por tanto, el ejercicio del uso del sexo como instrumento de ascenso jerárquico en la mujer, implica no atravesar nunca ese límite. Insinuar, sugerir, hasta parecer puta, pero no "serlo".”; ese “insinuar” (le quitaría el termino de puta) a que “te conocí y te llevo a la cama”, pero “no hacerlo”, es lo que le garantiza ser “elegida” por el varón para mujer propia, y madre de sus hijos: porque a la otra mujer, la que genuinamente “va al frente” de lo que siente…, no la admite!.

Gracias por tu cometario y espero verte pronto.
Un abrazo.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Claudia!

Me gustó mucho tu comentario!.

Creo que en el plano de los roles sociales de aquel: “quien lleva los pantalones!”; en ambos géneros, el “tembladeral” es tal cual lo mencionás, ni el hombre, ni la mujer (como bien decís), saben muy bien “dónde están parados”.

Y en el plano sexual, que es específicamente el tema, si bien parece que tampoco hay mucha claridad, creo que aún priman esos “roles atávicos” que mencionas y el que tiene el “dedo índice” en la selección de quién va a ser mi mujer en la cual voy a depositar “todas las fichas”, la tiene el varón; y la “chance” de ser seleccionada dependerá del “prontuario” sexual de la mujer!.

Gracias por venir!.
Besos
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Stekita stop.

Coincido con tu primera frase, aunque eso es lo que dice la mujer sobre el varón: “no me importa que haya tenido 500tas, lo importante que yo sea la última”, cosa que no sucede con el varón respecto de la mujer!, stop.

De acuerdo con todos esos roles de la mujer. Lamentablemente la sociedad actual a veces exige que los cumpla todos. Lo que no significa que los cumpla bien!, sobre todo manejar vehículos….jajajaja!, stop.

Un gusto haber conocido a Torombolo, aunque no sé por qué medio llegó!, stop.

Besos Steki, stop
Rik, stop

Ricardo Musso dijo...

Hola María!!!

Nuevamente muy enriquecedor tu comentario!.

Como vos coincido lo desarrollado por Claudia, con el agregado de lo que mencionas respecto de la sexualidad.

Nadie mencionó nada acerca del videoclip, pero si lo miran y oyen la letra, justamente trata, con una poesía muy simple, lo que estamos planteando respecto de cómo ve el varón a la mujer y la posibilidad que pueda ser “birlada” por otros varones, o que ella muestre interés en ellos, se ve también justamente lo que mencionas del comentario del Catedrático en Antropología: un sueño perturbador para el Macho Alfa!.

Tu pregunta final, de acuerdo a mi experiencia de charlar con mujeres sobre el tema de la promiscuidad masculina, o “donjuanismo”, pareciera que no es tan perturbador porque justamente, a la inversa de lo que sucede con el varón, la mujer siente orgullo por ser la última “elegida”.

Gracias por venir.
Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Ana!!!

Sí. Me queda más claro!.
Coincido con lo que llamás reacomodamiento, sin embargo la “ganancia de libertad” por una aceptación social del nuevo rol sexual de la mujer, no creo que sea tan así!.

En un artículo anterior, donde intercambié comentarios con Juan Manuel respecto de que él señalaba que la mujer debía ser más abierta para expresar lo que le placía o no en un coito, justamente le mencioné que si aún no se expresaba con total libertad por algo era. Y, desde mi punto de vista (dependiendo mucho de la cultura en que esté inmersa por supuesto) es porque conoce muy bien la visión del varón respecto de la sexualidad de la mujer, y los “riesgos” que correría si así se expresara.

Respecto de las técnicas coitales, aunque creo que ha habido un gran avance para manifestarse libremente, aún quedan resabios de los que piensan que a la mujer de uno hay cosas que se le pueden hacer, y otras están reservadas para las amantes o prostitutas (esto muchas veces esta reforzado por la mujer misma!).

Coincido con que se arriba más fácilmente al encuentro coital que antes, pero sin embargo Ana, algunas “consecuencias” de un encuentro muy “allanado” para el varón, la mujer, las paga!

Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Gra!.

Coincido plenamente con los logros que manifestás en el plano socio-laboral de la mujer, creo que más arriba esta dicho.
No respecto de tu opinión sobre la libertad sexual de la mujer para estar con tantos como quiera, y luego ello no acarrearle un “costo” si su pareja (varón) conoce su historia, o comparten amistades en común a sabiendas de él, que ella ha tenido sexo con algunos de ellos.

Puede que me equivoque, solo menciono lo que otras mujeres me han dicho, o han expresado cuando se quejan que el varón, luego del primer encuentro (en la primer cita), no las ha vuelto a llamar por teléfono, o comunicado con ellas de cualquier otra forma.
Claro está, que esta vivencia de “discriminación” les produce enojo, y acusan al varón de “retrógrado”.
Puede que lo sea…, pero esa es la realidad!.

Besos.
Rik

Ana dijo...

Hola Ricardo, seguramente además de resabios quedan verdaderos bolsones de prejuicios, lo que creo es que en esta época, a diferencia de las anteriores, hay mas tolerancia en general.
Quien "paga" un encuentro muy allanado depende de la mujer y del varón; depende de la expectativa que cada uno ponga en ese encuentro. Por ejemplo si una mujer quiere encontrar "novio para casarse" con una mentalidad del año 1950 en pleno 2008 y "allana "el camino como en el 2008 pero las expectativas son de 1950, va a quedar muy mal ubicada. Si en cambio allana un encuentro con un "touch and go" en la cabeza y ninguna expectativa, tal vez se lleve la sorpresa de que la expectativa de un segundo encuentro- si el primero fue bueno- la tiene el hombre y a lo mejor la mujer no tiene esa expectativa....allí quién queda mal ubicado es el varón. Eso es sumamente común hoy en día ( en mi entorno)

Hoy hay menos situaciones estereotipadas. Por lo menos en el entorno que me rodea - como vos decís: el entorno cultural, uno se rodea del ambiente que le resulta cómodo y donde las personas se aceptan mutuamente - se pueden sortear muy bien los prejuicios, al haber tantos hombres que han evolucionado a la par de la mujer, se puede fácilmente prescindir de relacionarse con los/las "prejuiciosos/as", que seguramente los hay y son fácilmente distinguibles, para mi...pasan....
Ah! Si una mujer es muy libre sexualmente y obvia "los riesgos " de expresarse libremente, eróticamente hablando, lo mas probable no es que tenga que "pagar" nada, bueno, tal vez pagarle a alguien para que le saque de encima al señor en cuestión jeje. Ricardo...si un hombre no se expresa con su mujer sexualmente en forma libre son los dos responsables, no conozco un solo hombre que no desee tener una relación sexual libre....No hablo de las mujeres como partenaires por que soy heterosexual.
Un besote.

Graciela dijo...

Creo Rik que estás tergiversando lo que digo. Yo dije: "Creo Rik que hoy nadie deja de casarse por haber tenido antes relaciones con otros hombres"
No dije:
nada sobre estar con "tantos como ella quiera" y tampoco respecto a que sus hombre anteriores sean amigos de su pareja.
Eso es lo que vos decìs.
Sin duda la situación es distinta. YA que vos estás agregando relaciones de cercanìa, y eso creo se encuadraría en otra situación. No en el avance de las reglas de las que hablamos. Me parece Rik que ahì entran celos y ya es otra cosa.
Bueno, son opiniones.
Un abrazo y hasta siempre
Gra

Ricardo Musso dijo...

Buen día Ana!!!

Si las “reglas de juego” en un encuentro sexual fueron de las de “toco y me voy” (me gusta más en español), y alguno de los dos termina enamorándose del “compañero\a de catre”, cualquiera que sea (él o ella), seguramente terminará “pagando” con frustración y “dolor psíquico” el no poder continuar el vínculo.

Uno de los cambios que indudablemente se notan en estos años (si queres en el lapso de los 64 años que menciono en el artículo) es que tanto uno como el otro de los géneros aspiran a la conformación de una familia en forma más tardía.
Posiblemente, este fenómeno esté relacionado por la influencia intrafamiliar de origen, que estimulan a la mujer y al varón a consolidarse en alguna actividad - profesional, comercial o cualquier actividad laboral - que le permita ser independiente económicamente. Esto conlleva a que no se “quemen etapas”, y la vida sexual, llegado ese momento, será más “rica” en experiencias que cuando los varones o las mujeres pensaban en el matrimonio a los 20 años de edad (pero lo segundo es consecuencia de lo primero y no a la inversa, y por otro lado, también esta relacionado a la clase social a la que pertenezcan).

El fenómeno psico-social-económico de la llamada adolescencia, por la razón arriba expuesta, se ha extendido.
Sin embargo, cuando ese momento llega (y no voy a usar la frase: “de sentar cabeza”, porque ella sí me parece retrógrada y propio de una mentalidad de la década de los 50), no existe un modelo de familia diferente y propio de una década en especial (y me refiero a las características monogámicas-endogámicas que se pretenden, y no a la de los roles en las “tareas y responsabilidades” hogareñas, que como bien señaló Claudia muchas de ellas han recaído en la mujer, pero también como expuso Luna en otro capítulo, por su experiencia personal con hijos y nueras, los hombres cambian pañales, barren, planchan, hacen la cama, cocinan, etc., mostrando una adaptación a los “nuevos tiempos”).

Bien, llegado ese momento entonces, el “historial sexual” de la mujer (no tanto el del varón por motivos que ya mencioné en otro comentario) tendrá su “peso” para el hombre (aunque reiterativo, tampoco me refiero a la “virginidad”), en el aspecto de quién será su “futura esposa y madre de sus hijos” (atención Ana que me estoy refiriendo a esta etapa de conformar la familia propia inicial!).
Te puedo “copiar y pegar”, no uno sino numerosos comentarios de mujeres del grupo de sexología que mencioné de facebook, que estando en esa franja de 30 a 35 años - solteras y sin hijos, pero con aspiración a la etapa de la familia propia – se “quejaban” se sentirse “usadas” por los hombres para llevarlas a la cama solamente, luego abandonarlas por otras “nuevas presas”, y terminar “comprometiéndose” con quienes ellas consideraban “mojigatas” del sexo. Y te estoy hablando del siglo XXI y no del XX!. No puedo hacer lo mismo con algún comentario de varones porque nunca leí alguno!. También te menciono el hecho de “copiar y pegar comentarios”, porque ellos están a la vista del que quiera en ese grupo, pero hablando con algunas de ellas por programas de voz, o por mail, también manifestaban lo mismo.

Por ello, casi podría asegurarte Ana (no con un estudio de investigación detallado, porque no lo hice, pero tampoco por una mentalidad de un hombre de 58 años), que el varón, en el aspecto de la sexualidad (para esa etapa de la vida), no ha evolucionado a la par de la mujer!.

En la segunda parte de tu último comentario, “el entorno que te rodea” al que haces referencia, probablemente sea de mujeres y varones separados, con hijos, o no, de parejas anteriores, pero sí con esa etapa transitada, y ahí…, “otro es el cantar” - sobre el que alguna vez escribiré, pero como adelanto te menciono que en ese contexto, yo también pediría (por no decir que pido…jajaja) que me saquen de encima a esa mujer prejuiciosa, inexpresiva sexualmente, y que se me ha “colgado como collar al cuello” -.

Besos domingueros!.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Gra!

Puede que tengas razón que haya tergiversado tu comentario, si así fue, no ha sido con intención.

Coincido entonces (a ver si soy más claro y esta vez evito una tergiversación) con tu frase: “Creo Rik que hoy nadie deja de casarse por haber tenido antes relaciones con otros hombres”. Si embargo, cuando menciono específicamente la disyuntiva que encuentra un varón si esas relaciones sexuales de la mujer con quien ha depositado expectativas de conformar una familia, se han producido en un entorno compartido; esa disyuntiva esta puesta en la sexualidad, y no en cualquier otra actividad.

Si vos queres llamarla “celos” lo acepto Gra, porque en definitiva no altera a lo que me estoy refiriendo de fondo.
A ver si me explico.
Esos celos, son celos por la actividad sexual de su compañera y no por otra cosa, como por ejemplo haber compartido un café, una cena, o un encuentro de estudios en común con algún amigo del grupo, porque cursaban estudios similares.

¿Y por qué son celos por la actividad sexual con alguno de los miembros del grupo de pertenencia, y no por otra cosa? (situación que la mujer elabora de otra manera y a la que ya me referí arriba).
Son celos porque es falaz que el varón se ha adaptado a los cambios sexuales de la mujer, como sí lo ha hecho en otros aspectos!.

Si he vuelto a tergiversarte, te pido disculpas nuevamente!.

Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

SUGERENCIA:

Me gustaría que visitasen el blog de Magah, que con su estilo de escritora y brillante poetiza que es, una día antes que yo, publicó una entrada que creo se relaciona en mucho lo que estamos tratando acá.

Su fábula y comentarios ameritan ser leídos, a mi gusto.

La publicación la titulo: EL CAZADOR.

Cariños.
Rik

Ana dijo...

Hola de nuevo Rik! Bueno acá hay una mujer que no se "queja" de sentirse usada por los hombres, porque en todo caso si las cosas están lo suficientemente claras es un "uso mutuo". Reitero, me parece importante para esas mujeres que se "quejan" de "ser usadas" ( que no digo que no lo hagan genuinamente) observen cuidadosamente que tipo de vínculo quieren establecer y si sus expectativas se ajustan, al menos mínimamente, con las expectativas de la otra parte.
No Ricardo, mi entorno no es solamente de gente separada, desde que tengo alrededor de 20 años estoy rodeada de un entorno similar. Para mi y las mujeres que me rodean, en general reitero, los hombres no son aprovechadores sexuales de pobres mujeres ingenuas, que desean o han deseado casarse, y formar una familia, no es así y además conozco hombres a quienes les molesta profundamente que los rotulen de ese modo.
Tampoco el historial sexual de una mujer tiene tanta importancia en el momento de formalizar una relación o casarse.
Sí, se dilató el tiempo en que se forma una familia, es una lógica consecuencia de lo que estuvimos intercambiando. También creo que surge el momento de "sentar cabeza" y en la mayoría de los casos se establece, como decís un modelo que trasciende las épocas. Por lo que observo en los jóvenes es tan genuino como ha sido antes auque tal vez no se casen "por civil y por iglesia" (je je) o si.
De lo que sí estoy segura, es que ha cambiado el modo de muchas mujeres de relacionarse ( no digo de todas, digo de muchas) en donde el ejercicio de la libertad deja de ser un mero bla bla bla para convertirse en un VERDADERO ejercicio, haciéndose cargo de un montón de responsabilidades ( como han descripto muy bien Luna, Claudia y Stekita) tal vez más de las qu correspondería. También eso se irá equilibrando en el camino.
Un beso a todas/os.

torombolo dijo...

Bueno, el asunto de la "liberación" sexual de la mujer.

Pues, prestemos atención al concepto básico.
De qué deberían "liberarse" las damas?
Claro, en este tópico, es muy tentador ir por el camino fácil de lo transitado y aceptado.
Aquello que gestiona de inmediato el asentimiento de la audiencia.
Lamentablemente el camino del conocimiento es distinto.
Uno toma datos, los verifica, los mide, hipotetiza, intenta demostrar o probar y debe finalmente someter los resultados al tamiz estadístico.
Y muchas veces los resultados no son lo que uno esperaba o encuadra mejor en el paradigma de pensamiento "correcto".

Las damas debían liberarse de sus funciones básicas biológicas, convenientemente conducidas socialmente para la producción.
Y porqué debían hacerlo?
Pues porque el entorno cambiaba, porque se abrían nuevas posibilidades de desarrollo, y porque sus méritos sociales básicos ya no eran tan apreciados.
Todos sabemos que allí donde se abre un nicho ecológico, se ocupa.

La mujer, la hembra humana, en su transcurso evolutivo, posee un diseño especializado para la reproducción y crianza.
No cazan como las leonas.
No organizan la manada como las hienas.
El poder muscular, el desarrollo cerebral orientado al cálculo telemétrico y el diseño, vinculados a la presencia de testosterona fetal, son patrimonio del varón.
La hembra desarrolló inicialmente capacidades especiales para la tarea fundamental que le tocaba, una gestación de nueve meses, la más larga del vecindario, y una crianza de varios años.
La hembra de gacela, está menos diferenciada, requiere menos apoyo masculino, menos protección y busca su comida sola.
Claro, gesta aún caminando y corriendo, pare a su cría en diez minutos, la cual se para en cinco, y está en condición de seguir a la manada.

Pues, en una sociedad industrial, la mujer descubre que, tal vez, podría estudiar ingeniería.
La vieja función que comienza con la seducción de algún macho protector, matrimonio, crianza, cuidado del hogar y envejecimiento tejiendo calzeta, ya no es tan requerida, constante o apreciada.
Pues entonces están dadas las condiciones para "liberarse" de esas obligaciones y especialización biológica, desarrollada en miles de años.

Bueno, una transición.
Que tampoco se hacen los cambios de un día para el otro.
Y como en toda transición, hay período de confusión de roles, rebeldías, caos.
Las feministas originales, vanguardistas, encontraron su mayor resistencia en las propias mujeres.
El aparato comercial corporativo, nuevo ente biologico dominante, se engulló cualquier iniciativa individual tornándola "moda" que pudiera ser envasada y presentada en un spot publicitario.

Y entonces...qué tenemos hoy?
Pues multitud de damas en crisis de identidad.
Sin saber cuál es su rol.
Por momentos de mujer, por momentos de hombre.
Colocándose objetivos imposibles y contradictorios.
Autoexigiéndose rendimientos sexuales "masculinos", mas al tiempo reclamando "derecho de femineidad".

Discutiendo desde la postura ideológica, su propia fisiología.
Bueno, los resultados al día de hoy, no son felices.

torombolo dijo...

Un pequeño agregado.

Por las razones expuestas, es recomendable no caer en la tentación de transformar este análisis en una superficial competencia de sexos.
El cliché de "nosotras nos liberamos y ellos no se lo bancan(o no se acostumbran)", puede quedar muy lindo para hacer ver a la emisora como "feminista", pero es absolutamente falso.

No se trata fundamentalmente de que los varones "no se banquen" o "no comprendan".
Se trata de que las mismas mujeres no se bancan o no comprenden cual es su nuevo rol.
No lo encuentran.

No han decidido aún si ponerse el overol o lucir los tacos aguja, y mientras tanto viven en una confusa realidad.

Isabel Estercita Lew dijo...

Rik, buenos días, te contesto rápido lo de las actualizaciones, te lo contesté en mi blog pero por si no lo viste te repito lo que vengo diciendo hace tiempo, no hay caso, no se le actualiza a nadie, a mí tampoco se me actualizan los blogs que tengo linqueados salvo los primeros cinco que había linqueado, pedí ayuda a blogspot, pero no sabe no responde. Mi hijito hermoso dijo que cuando tenga tiempo va a investigar mi caso, así que por ahora hay que hacerlo como venimos haciéndolo.
Dentro de un rato vuelvo para responderte lo del artículo del que desde ya te pido disculpas pues no había entendido bien. Ahora me voy a comer unos fideos con pesto y la sigo. Buen provecho!
Estercita

Ricardo Musso dijo...

Hola Aniuska!!!

¿No pensaste que el limonero y el cedrón se “hacen” que se están molestando para que tus “ingenuas” manos se acerquen a ellos a darles unos mimos con las tijeras de podar?. No te quejes si después que te “usen” ni se inmuten ante tu presencia por un buen tiempo!...jajaja!

Comparto que siempre hay un uso bi-direccional en el dar y recibir placer sexual. La dificultad parece que aparece después, en cuanto a las expectativas que el encuentro despierta en uno u otro género!. Puede que no sea tu caso…, sin embargo arriba mencioné que algo de eso escribieron los sexólogos en cuanto a la afectividad del varón y la mujer.

Bueno, quizás me imaginé que el entorno a que hacías referencia estaba compuesto, a estas alturas de tu vida, por personas con esas características, pero me equivoqué.

A mis 25 años de edad (cuando aún no se hablaba demasiado de los conceptos de feminismo, aunque sí de machismo, pero sin la connotación negativa que en la actualidad tiene), me encontré cambiando pañales, acunando a mi primer hijo cuando se despertaba de noche, calentando mamaderas, tendiendo la cama, cocinando, y también laburando 18 horas por día para “parar la olla” y financiar la carrera universitaria de mi primer mujer (psicóloga por las dudas); y nunca pensé si estaba mal o bien eso!. Por ello entiendo que tus amigos varones puedan sentirse molestos si una mujer dice que las usan, ya que si son como yo (que luego lo repetí con mis otros 4 hijos), aunque que no lo digan (de “machitos” que son), los que se deben sentir usados, son ellos!...jajaja!.

Seguro que se irán reacomodando equilibrando las cosas, te acordarás del dicho que ya mencioné sobre que “andando el carro, los melones se acomodan solos”. Sin embargo querida amiga…, creo que aún tendremos varios años más de androcentrismo. Voy a preparar un artículo con un segundo audio de la socióloga-sexóloga-feminista (ufff) Hilda Habichayn que el primero lo armé en el artículo “¿QUIÉN CORTA EL BACALAO?”.

Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Salud Torombolo

Me causo mucha gracia tu análisis!!!.
Aunque pueda ser realista, tiene un descarado estilo machista que supongo las damas te lo responderán.

Es tentador pensar que los cambios sociales se producen a partir del surgimiento de movimientos reivindicatorios (en este caso de la mujer) y no de los cambios mismos que la dialéctica impone.
Algo así como, por ejemplo - relacionado con la historia argentina -, creer que gracias a Juan Domingo Perón (ex presidente extinto) la mujer haya logrado la posibilidad de votar en las urnas, cuando ya casi el 80% de los países tenían incorporado el voto femenino.

La socióloga que nombre arriba, Hilda Habichayn, dispone de un interesante estudio que demuestra que, durante la segunda guerra mundial, cuando miles de norteamericanos marcharon a la guerra, se produjo una carencia de varones para puestos de trabajo.
Ya había sido elaborada la leche en polvo y, casualmente, se paso a agregarle un producto que la redefinió como leche maternizada. A partir de ello se produjo un despliegue publicitario que relativizaba la función de la lactancia materna, poniendo énfasis en que era más importante la calidad de tiempo que la mujer pudiera disponerle a su hijo, y no la cantidad de tiempo, ya que el amamantamiento, AHORA, podía ser perfectamente reemplazado por esa leche.
Esto duró hasta la finalización de la guerra y el regreso de los varones a USA.
Pasado un tiempo, comenzaron nuevas propagandas en los distintos medios de comunicación, esta vez, haciendo nuevamente hincapié en la importancia de la lactancia materna cuya leche no era reemplazable, y el tiempo y dedicación al hijo por parte de la madre. Esta “nueva versión”, re-colocó a la imagen de la mujer Norteamericana como que la que no amamantaba y compartía todo el tiempo posible con su hijo, no era buena madre. Lo puestos laborales que ellas iban dejando, los volvía a ocupar los hombre.
Si esto puede interpretarse como una “manipulación”; ¿a que género se le habrá ocurrido?.

Che!!!..., respecto de tu segundo comentario; no me digas que una imagen de mujer en overol y taco aguja no sería una buena foto de almanaque para un taller mecánico!.

Saludos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Estercita!

Bueno…, yo también estudiaré a que se puede deber el tema de blogger.
Te espero luego!

Que disfrutes tus fideo…, mmmmmmmmmm…., que rico el pesto!

Besos.
Rik

Ana dijo...

Me parece muy interesante lo que escribe torombolo, y coincido en muchas cosas, no creo que sea TAN así como que la hembra humana no haya tenido en vida primitiva mas capacidades que las que tiene ahora - atravesada por la cultura, seguramente las tenía y se atrofiaron, como tantas cosas se nos atrofiaron a varones y mujeres-
Es mas que cierto que la cría humana necesita de su madre ( o de un sustituto/a )hasta que logra valerse por sus medios, alguien tiene que hacerse cargo de la cría, eso es incontrovertible.
También creo que la mujer es mas "productiva" para la sociedad haciendo trabajo "simil hombre" que haciendo lo que le parezca, eso lo compartimos, hombres y mujeres; o sea eso es lo que hemos empezado a compartir ambos sexos desde hace ya mucho tiempo, el peso de tener que producir, de ser un engranaje mas en la máquinaria productiva.
Me parece completamente certero que:"El aparato comercial corporativo, nuevo ente biológico dominante, se engulló cualquier iniciativa individual tornándola "moda" que pudiera ser envasada y presentada en un spot publicitario." Se pasó en muchos casos de un extremo al otro, sin posibilidad de elección sobre cual rol cada uno quiere ocupar. Efectivamente creo que hay mucha confusión, en varones y mujeres. Pero en fin como vos decís Ricardo: hay que echar a andar el carro, los melones se acomodan solos. Ya se acomodarán.
¿Te parece Ricardo que el limonero y el cedrón no me darán bola? Tiene unos limoncitos de lindos! ya se están poniendo amarillos con el frío….
Que rico Estercita fideos con pesto, una de mis comidas preferidas!
Un beso.

Ana dijo...

Ah Ricardo, efectivamente, muchos hombres por "hacerse los machitos" se callan y no se "quejan" de todo lo que hacen, como vos bien contás - que hiciste con tus hijos- son muchos los que trabajan y crían hijos a la par de las mujeres, a lo mejor tendrían que quejarse un poco mas....el que no llora no mama....
Otro beso.

Isabel Estercita Lew dijo...

Creo que ahora entendí Rik. Me cuesta separar las normas culturales de los extractos sociales que cada vez se encuentran más radicalizados y distantes, también hay factores tribales, me refiero a la gran diversidad de tribus urbanas que por más que lo intente no alcanzo a conocer. Tampoco olvidarnos de factores religiosos que muchos conservan.
Si bien siempre me moví dentro de grupos tanto el hombre como la mujer que no le daban importancia en su práctica a estos temas, pero no desconozco la existencia de otros grupos y pensamientos.
Si en el grupo de sexología de Facebook tuvieras la oportunidad de segmentar las respuestas de acuerdo al grupo de pertenencia, cosa que me parece muy difícil pues gran parte de la población joven, por no decir la mayoría no tienen acceso a Internet. Quizás encuentres coincidencias en estos factores que te menciono.
La segmentación social, cultural etc. es muy complicada, te doy un ejemplo más cercano. Compartí muchas charlas y mates con miembros de grupos piqueteros y otros movimientos sociales del gran Buenos Aires que estudiaron conmigo Educación Popular en la UPMPM, y participaban de los talleres de género, en estas clases donde se comparten experiencias y saberes, muchos manifestaron al principio una postura y una práctica altamente androcéntrica, esa contradicción ideológico fue mutando con el tiempo, no te voy a enloquecer contandote cada detalle, los cambios comenzaron a verse más tarde en la propia lideranza, antes siempre masculina. En el café de las madres nos sentábamos a charlar y a prepara trabajos. Con el tiempo empezamos a charlar sobre relaciones, sexo, amor, deseo, fidelidad e intimidades. La expresión minita fácil o a esta se la cogieron todos que fue utilizada en varias oportunidades, no volvió a escucharse, y no fue por cuestiones de formas frente al medio, estos muchachos y chicas no andaban con caretas.
Cuando voy al campo en Entre Ríos donde vive mi amiga, aunque cada vez menos se suele escuchar ese tipo de expresiones, sin hablar de golpes y amenazas porque la chica le mintió y se había encamado con tal o cual.
También pensando en mis hijos y los hijos de mis amigas, nunca los escuché manifestar alguna crítica sobre si una mujer se encama en la primera salida o si ya salió con tal o cual. Pero los hijos de mis vecinos que son muy religiosos, probablemente objetaran este tipo de conducta.
Ricardo, sigo pensando que tiene que ver con todas las diferencias que te manifesté al principio, y a modo personal e intuitivo y sin poder fundamentarlo, pienso que la libertad sexual adquirida por la mujer en los últimos años produjo una mínima, muy poquita real reestructuración y adaptación del varón a esos cambios.
Ahora me voy a merendar. Jaja que ganas de comer tortas fritas.
Besos Ricardo, ya merendaste?

Magah dijo...

RIKKKKK!!!! Ja ja la gente escribe libros aquí, que manera la tuya de ponernos a pensar!

Bueno, yo encantada con Babasónicos, me largo... primero, muero por los buenos besos, y casi es condición que haya comunicación ahí para pensar en seguir avanzando. Por alguna razón se me hace sumamente importante que haya aquí complementaridad. Y si no se da de una, hay que precticarlos, jajaja.
segundo, creo que hay códigos y costumbres que sin duda han cambiado en tantos años, hay mas posibilidades de dar rienda suelta a las fantasias y menos o ya casi cero temor a ser juzgadas, en particular las mujeres, por hacer tal o cual cosa.
Ahora lo que no ha cambiado son las implicancias de a comunicación y su rol fundamental en el éxito de cualquier forma de vínculo. Será eternamente el problema a salvar, cuando algo vale la pena.

Lindo tema.

Un fuerte abrazo

Magah

Ricardo Musso dijo...

Buenas noche Ana!!!

Noto que ponderás los comentarios de Torombolo para luego “darlos vuela como una media”, como a vos te gusta hacer, y “llevar agua para tu molino”.

Aunque existe mucha confusión respecto al tema, creo que se omite que antes de la era eminentemente androgénica, existió la ERA MATRIARCAL.
Esto significa que pareciera que olvidan que el “poder” YA LO TUVIERON!.

Te dejaré un link a Wikipedia que habla sobre el tema, sin embargo voy a transcribir algunos párrafos que rezan:

En algunas de estas sociedades existen mitos que sugieren que en algún momento fueron matriarcales y por diversos motivos no fundamentados, como por ejemplo, NO SABER GUARDAR UN SECRETO O DEBIDO A SU TIRANÍA CON LOS HOMBRES, perdieron el poder y fueron los hombres quienes comenzaron su reinado e impusieron su autoridad formando los sociedades patriarcales.

La mayúsculas son mías!.
Jajajajaja!..., bueno esto esta sacado fuera de contexto pero el link lo podes consultar igual.

A propósito de tu comentario sobre el trabajo femenino y sus conquistas sociales, pareciera que nadie leyó mis frases sobre lo narrado por la socióloga Hilda Habichayn…¿Por qué habrá sido?.

Si bien inicialmente, la incorporación al mercado laboral de la mujer - y luego a otros ámbitos como los de la política, y las profesiones, antes prioritariamente masculinas – pudo haber tenido un origen “manipulatorio” (a mi juicio en los intereses económicos de las empresas del capitalismo), la mujer no ha abandonado totalmente ese lugar para regresar al de “ama de casa”, entre otras cosas, por razones propias de independencia económica y seguridad personal, ingresando así en la misma “maquinaria de explotación” antes exclusivamente reservada al varón.

Bueno… ¿y que pasó con el sexo…¿ya se acabó el tema?.

Querida Ana, el limonero y el cedrón te “darán bola”, la próxima vez que te quieran “usar”!...jajaja!.

Un secretito: Cuando bebé, lloré en muchas ocasiones para poder mamar, más de grandecito…, no fue necesario!.

Besos
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Estercita!!!.

Que tal esos fideo y merienda… ¿buenos no?

Respecto del gadget de tus links a los blog que queres que figuren en tu sitio; como en muchas otras cosas que suceden en nuestro país, me parece que lo vas a resolver “barajando y dando de nuevo”. Hacete una copia de las direcciones que quieras que figuren, eliminá el que tenés, busca uno nuevo e incorporalo tu blog, eso si, fijate que tengas tildada la opción de ver “todos los blogs” y no solo 5, o las cifras que te propone.

Respecto de lo que mencionás sobre el fenómeno de las “Tribus Urbanas”, tengo ganas de escribir sobre el tema, y estoy consultando bibliografía, ya que también tengo un “hueco” sobre ello. Si te llagara a interesar podemos hacerlo juntos. Vos me envías lo que tengas y yo lo mismo, y le damos forma a una idea!.

Coincido que la extracción socio-cultural-económica de las participantes del grupo de Facebook, no son un buen reflejo de la realidad en su conjunto.
Lo llamativo es que en los foros ellas expresaban una ponderación por la “libertad sexual absoluta” de la mujer – la mayoría eran pertenecientes a países centroamericanos (venezolanas, colombianas, sobre todo) – pero luego, como dije arriba, por Chat o programas de voz, entablábamos consultas solicitadas por ellas, y me hablaban de la realidad del género masculino de sus países, y lo prejuiciosos y machistas que eran, logrando que ellas tuvieran un mensaje para con los integrantes del grupo de Facebook, y otro para su comportamiento intra-cultural.

Interesante lo que narras sobre tu trabajo con las madres en la subcultura de jóvenes pertenecientes a los grupos piqueteros de baires. La veces que yo trabajé en barrios “marginales” de mi ciudad como educador sexual, fue notable los cambios que noté en las expresiones y actitudes hacia la mujer por parte de la juventud.
Siempre que uno interviene en una subcultura, si se gana el lugar de ser oído y tenido en cuenta, las modificaciones de pensamiento y conductas son notables. No puedo afirmar si esas modificaciones son para bien o no, ya que no emito juicios de valor.
También me resultó atrayente lo que mencionaste respecto de tus propios hijos, los amigos de ellos, y tu vecinos religiosos, ya que, sumados a los comportamientos de la subcultura piquetera antes de vuestra intervención, son un claro ejemplo tres actitudes distintas ante un mismo fenómeno, en este caso, la mujer y su sexualidad.

Gracias por tu escrito.
Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Magah!!!.

¿Tu pata se quedo sola a la final?...., ¿viste?…, ¿viste?..., eso le pasa por andar haciéndose la cazadora (¿o “presa fácil”?).

Uffff…, ¿ya me volviste a “dar vuelta la taba”?.
Yo me vengo moliendo los dedos para decir que me impresiona que no existe tanta libertad sexual en la mujer sin un “costo” social desde la óptica del varón y vos me decís que no!.
Van a terminar convenciéndome que tienen razón che!!!...jajaja!.

Coincido con que la comunicación es uno de los principales obstáculos, porque una cosa es lo que se dice, otra lo que se escucha, y por último, muy distinto, lo que se hace!

Besos.
Rik

Isabel Estercita Lew dijo...

Ricardo querido, ante todo gracias por las instrucciones, tardé un montón porque cuando ya había pasado la mitad, Windows detectó no sé que coño de error, se me cerró todo sin guardar como suele ocurrir y volví a hacerlo todo de nuevo, pero con copia de las URLs en Word. Ahora tengo la lista de todos los blogs actualizados SALVO EL TUYO, que si bien aparece, no aparece la actualización.
Fui a escritorio, lista de lectura de los blogs y en el tuyo dice así:
Comprueba que la URL que has seguido sea la correcta, pues no hemos encontrado ningún feed del enlace.
http://rikcordillerano.blogspot.com/
Supongo que si entrás a escritorio donde aparece el mío te debe salir este mismo mensaje, si es así matamos la charada, bueno, no tanto porque no sé donde se fue nuestro feed jajaja… Creo que es algún tema del feed en la configuración.
Ahora ya me estoy durmiendo, si mañana tengo tiempo trato de averiguar.
También voy a ver por que vías acceder a material de Tribus Urbanas, me resulta muy interesante y si encuentro buen material te mando.
Besitos, buenas noches!
Estercita

Ana dijo...

Hola Rik, buen día! claro que no es necesario "llorar para mamar" de grande! Hacés muy bien en no hacerlo! tampoco las mujeres del grupo que mencionabas deberían hacerlo ¿¿o serán bebés?? ja ja ja!: te copio: "...Te puedo “copiar y pegar”, no uno sino numerosos comentarios de mujeres del grupo de sexología que mencioné de facebook, que estando en esa franja de 30 a 35 años - solteras y sin hijos, pero con aspiración a la etapa de la familia propia – se “quejaban” se sentirse “usadas” por los hombres para llevarlas a la cama solamente, luego abandonarlas por otras “nuevas presas”, y terminar “comprometiéndose” con quienes ellas consideraban “mojigatas” del sexo. Y te estoy hablando del siglo XXI y no del XX!. No puedo hacer lo mismo con algún comentario de varones porque nunca leí alguno!...."
pero, teniendo en cuenta también lo que comentaba Estercita y vos mismo de "... que la extracción socio-cultural-económica de las participantes del grupo de Facebook, no son un buen reflejo de la realidad en su conjunto"....
podríamos creer que muchas mujeres no "lloran ni quejan" o por lo menos no tienen "la costumbre de quejarse ".
Me encanta Rik que el cedrón y el limonero me "usen", en tus palabras. Yo creo que nos disfrutamos mutuamente, ellos mis manos y yo sus azahares, sus perfumes, sus sabores.
Estercita qué buen tema, lo de las tribus urbanas, efectivamente la cosa está muy atomizada, es dificil intentar sacar un parámetro de actitud sexual. Se puede hablar a lo sumo del grupo en el que uno se desenvuelve o a los que uno tiene acceso, porque una carácterística de los grupos que se forman desde hace tiempo es su hermetismo.
Te leí Ricardo, te leí... en tu comentario sobre el lugar de la mujer en la sociedad ( ejemplo de la lactancia, solo que me pareció mas clara la descripción de torombolo; el tema de la lactancia , creo, tiene otras implicaciones, y es muy largo, es posible que sea tal como lo describís en una sociedad como la norteamericana, pero hay otras... como la boliviana en donde nunca se dió ese fenómeno, por ejemplo)
El tema del sexo no se acaba, y mas allá de "las reglas" creo que es bueno disfrutarlo "sin reglas" cuando después de taaaaanta vuelta se llega finalmente al ACTO. jajajaja!!!

Ana dijo...

Un beso grande

Claudia Sánchez dijo...

Guau... me fuí el finde y ahora me encuentro con 40 comentarios! Jugoso!
Torombolo, no te hagas el perdonavidas machista! Ya tenemos claro que las mujeres, en general, estamos entre dos aguas. Pero te das cuenta de la importancia de que sigamos remando y que avancemos en este caudaloso río? La mayoría de las veces solas? Y pensaste en que muchas veces no tenemos alternativa? Sobre todo cuando hay cría que mantener! Que tenemos que ser la mujer y el varón de la casa? Y que muchas, por la mañana nos ponemos el overol, al mediodía el delantal y a la noche los tacos altos?
No deslindes de resposabilidades al hombre.
Cada día hay más de los que huyen frente a una mujer bien plantada. Por qué será? Será acaso que su instinto de macho dominante se vé amenazado?
Y también hay cada vez más de los otros, los que se acomodan rápidamente en la falda de esa misma mujer y usan su auto, su casa y su cama, los pobrecitos!
Convengamos en que ambos géneros aportan su parte al asunto. Y que ambos estamos en una etapa de transición. Y si hombres y mujeres estamos desorientados por la velocidad de los cambios socioculturales que se están dando, debemos ser flexibles a la hora de entender a la contraparte. Sobre todo, los que estén buscando consolidar una pareja.

Y estuve haciendo un repaso mental de mis parejas (me llevó 2 segundos! Buáa! :-() y ninguna me preguntó cuántas parejas había tenido previamente.
Realmente no sé si eso es relevante o no Rik, creo que más importante es la primera impresión que una mujer puede dejar en un hombre, que su handicap amatorio.

Saludos y buena semana para todos!

torombolo dijo...

Bueno, señorita Ana, no es necesario que usted disienta con conceptos que no son ciertos ni yo he afirmado.

La mujer primitiva no "tenía atrofiado" ningún potencial.
Las especies biológicas desarrollan las habilidades y funciones adecuadas para sobrevivir en un entorno dado.
Los ejemplares mas aptos para ello son aquellos que más desdencia dejan y transmiten de ese modo sus características particulares.

La hembra humana se especializó en una función imprescindible: ser la madre más laboriosa.
El animal con el cerebro y conductas más complejos de la cadena, requería de una gestación muy larga y una crianza más extendida.
Por tanto, el cerebro, morfología y fisiología de la hembra humana se especializó en ese cometido.
No requería musculatura potente ni capacidad para la planificación del combate o el lanzamiento de una lanza.
Las posteriores diferencias estadísticas sexuales en el cálculo y los insultos a las conductoras en el microcentro, de aquel sitio provienen, vé?
Nada de lo que tenemos es casual, ni nos debería provocar tontas sensaciones de culpa.
Y mucho menos ser base de acusaciones absurdas o bastardas discusiones "de género".

Y, dada esa primitiva extensión inusual de los períodos de maternidad, la mujer requería mayor cobertura social y de los machos de la manada.
Por tanto, como ya dije, aquellas que aprendieron a fingir el celo, tenían una ventaja comparativa con respecto a las otras, obteniendo así mayor protección y beneficios, tal como las mujeres de Francisco Macri.
Pues allí tenemos el origen de la industria cosmética, de los culos femeninos por tevé y del permanente conflicto sexual femenino.

Un hombre jamás debió preguntarse o angustiarse por su anorgasmia.
Salvando casos patológicos, nosotros desconocemos ese predicamento.
Claro, tampoco cruza por nuestra mente la posibilidad de culear sin estar calientes.
Siempre estamos calientes.
Pues las damas pagan ese precio por su selección natural. El conflicto entre la función conductual y la fisiología, y sus angustias provienen de ignorarlo.

Machismo?
Desconozco el significado de ese término.
Podría usted explicármelo, caballero Ricardo?

torombolo dijo...

Bueno, señorita Claudia, su mensaje es una interesante muestra de aquello que yo señalo: el conflicto transicional femenino.

Yo simplemente hago un par de reflexiones.
Márqueme usted, si logra encontrarlo, el fragmento en que "eché culpas" de algo a alguien, o ejecuté algún tipo de conclusión que pueda subsumirse en su definición de "perdonavidas", por favor.
Si logra hacerlo, engulliré de inmediato mi propio zapato.

Ahora, es inevitable que en este período de la evolución humana, en que se produce una confusión de roles de género que afecta en mayor medida a las damas, parece inevitable esa tendencia a la lucha que manifiestan las señoritas.
Algo así como..."si yo soy así, es porque vos tenés la culpa!!!".
Bueno, sí.
Yo tengo la culpa.

Yo y el resto del género masculino.
Ahora se siente mejor?
Podemos ahora continuar pensando?

torombolo dijo...

Pido disculpas por mi torpe sintaxis a mano alzada.

Me sobró un "inevitable".

Claudia Sánchez dijo...

Pero cómo no, caballero Torombolo.
El tono del comentario 29, el del breve agregado, es el de perdonavidas. Bué... me suena a mí.
"No se trata fundamentalmente de que los varones "no se banquen" o "no comprendan". Se trata de que las mismas mujeres no se bancan o no comprenden cual es su nuevo rol." Tus palabras.
No se trata de los varones, se trata de las mujeres. O yo interpreté mal.
Y lo que yo digo es que no se trata exclusivamente ni de uno de ni otra.
Yo no digo que vos tengas la culpa absoluta de nada. Sólo la parte que te corresponde. Eso es lo que digo que tenés que asumir. Igual que el resto de tus congéneres, claro está. Nada personal.
Saludos!

torombolo dijo...

Ah, "le suena a usted..."

Bueno, eso es otro asunto, que escapa a los límites de lo discutible, por lo cual, quedo exceptuado del compromiso de ingesta.

Vea Claudia, cuando se abordan estos asuntos, uno simplemente expresa una opinión e intenta fundamentarla.
Tanto como lo haría si habláramos de circuitos eléctricos.
Ahora, es facilmente observable el hecho de que cuando intervienen las damas, es casi constante algun comentario del tipo "ellos no se lo bancan" o "ellos nos hacen tal o cual cosa" o "ellos no comprenden", inaugurando el acostumbrado tono de reproche dirigido hacia el macho de la especie.
Es decir, cuando se trata alguno de los aspectos complejos de la sexualidad femenina, de inmediato sobreviene algún tipo de asignación de responsabilidades punitivas, siempre proviniente de las señoritas.

Pues, yo prescindo completamente de ese enfoque.
Uno simplemente toma lo que hay, lo analiza, lo cuantifica, establece tendencias poblacionales si las hay, verifica diferencias entre grupos muestrales, y, a partir de todo ello, intenta encontrar orígenes y explicaciones.
Jamás se me ocurriría asignar valoraciones morales a hechos sociales o biológicos.

Y no veo en que otra clasificación podemos colocar las conductas sexuales humanas.

Ana dijo...

Hola, yo he traído el término "atrofiado" y lo modifico porque no es pertinente. Dije, o intenté decir justamente lo contrario, aclaro: la mujer primitiva TENIA enormes capacidades para ciertas funciones específicas, que ahora, cultura mediante, se han modificado. ( atrofiado algunas, modificado otras, enmascarado otras, sobre-marcado otras)
Creo, torombolo, que usted intenta explicar circunstancias actuales ( en pleno siglo XXI) tomando patrones prehistóricos y ahí reside lo que considero un error. Coincido con usted en que el hombre ( genéricamente hablando) está dentro de la escala zoológica y en muchos casos no escapará de las conductas propias de su especie. Pero también sabe usted que desde que el hombre ingresó en la cultura esas conductas se han modificado. Por lo tanto extrapolar un modelo prehistórico para explicar todo lo que acontece actualmente no es conducente totalmente, sí en forma parcial, para mi gusto. Ese modelo nos ayudará en el momento de explicar alguns conductas que parecen no tener sitio en una sociedad altamente civilizada. ( Se entiende?)
Usted asegura los hombres "siempre estamos calientes" y se implica, no creo que así sea, tal vez, esté usted siempre caliente, pero no puede generalizar, muchos hombres tienen trastornos sexuales varios. Por otro lado la hembra de la especie para tener una buena relación sexual también tiene que estar caliente. Esto permite que su anatomía se adapte a los avatares de una relación sexual, es probable que la mujer prehistórica haya estado tan caliente como el hombre ( y mas aún en los períodos ovulatorios) Generalizar no es conducente. La espontaneidad en la relaciones sexuales se perdió con el hombre de la pre-historia, como conducta de "todos los hombres" o de "todas las mujeres".
Acuerdo totalmente con usted que parte del conflicto proviene de ignorar que justamente ese conflicto está jugándose dentro nuestro: varones y mujeres. Si una mujer tiene la posibilidad de desbrozar el conflicto que le produce su determinante social, que la condiciona, y acepta su fisiología, su anatomía y su predisposición, seguramente estará tan caliente y predispuesta para una relación sexual como un hombre. Y si un hombre análogamente puede dejar de lado montones de situaciones que condicionen su sexualidad estará tan predispuesto como usted parace estar.
Nada hay mas satisfactorio como una hembra y un macho de la especie humana practicando una actividad sexual libre de condicionamientos.
Pero convengamos estimado torombolo, que el trascurrir de los siglos nos ha modificado...a hombres y mujeres. ¿ Imagina usted a nuestro hombre prehistórico calentón, comentando en forma anónima en un sitio de comentarios banales sobre sexualidad?
Escribe usted con términos similares a los de Ricardo ¿se ha contagiado tal vez?
No entiendo tampoco muy bien que cosa es el machismo, tampoco el feminismo.
Un beso grande.

torombolo dijo...

No, vea Ana, el hombre no "ingresó en la cultura", como usted dice.

No la culpo por expresarlo, es un cliché muy difundido expresar "la cultura" como si se tratara de un código de reglas emanadas de un poder divino.
La cultura, señorita, es simplemente la expresión del conjunto de engramas conductuales sociales para un grupo en una zona y momento dado.
Y proviene claramente de la acomodación de los impulsos y necesidades biológicas y de supervivencia social al entorno correspondiente.
Dado que el hombre es el animal más complejo de la cadena, sus hábitos sociales han superado el simple ejercicio instintivo grabado en el ADN, propio de otras especies, que resultaba suficiente para dicha supervivencia.
Nosotros necesitamos transmitir y aprender otros saberes y destrezas que código de nucleótidos no es capaz de contener.
A eso llamamos cultura, y en su aspecto superior, ciencia.
Por tanto toda cultura humana proviene inicialmente de su biología propia, lo cual estoy intentando exponer aquí.
Aún cuando su desarrollo posterior tan complejo, nos haga olvidar primariamente ese simple hecho de que dependemos de nuestras básicas fisiologías, tanto para desear como para pensar.

Efectivamente yo afirmo que los varones "estamos siempre calientes" en metáfora ilustrativa de nuestras diferencias hormonales.
El dosaje plasmático de testosterona, la molécula que nos hace, entre otras cosas, desarrollar ciertas áreas específicas del cerebro fetal y también mirar los culos apretados que las damas nos exhiben profusamente por las veredas porteñas, posee muy pequeñas variaciones en el día a día del varón durante nuestra vida adulta.
Las damas, en cambio, poseen ciclos hormonales sexuales muy definidos, con un período medio de veintiocho días y un pico específico durante su fertilidad.
Período que en otras especies llamamos "celo".
En ese instante, la evolución determinó que ellas, tanto como el resto de las hembras, experimenten deseo sexual por vía fisiológica, es decir, despojado de todo componente simbólico.

Y finalmente me permito contradecirla enfaticamente en algo: generalizar sí es conducente.
No solo conducente, imprescindible.
"Generalizar", señorita, es una forma vulgar de expresar "estandarizar".
Es decir efectuar el proceso estadístico que surge natural de razonamiento humano y aún animal.
Es lo que nos ha permitido ordenar el universo por clases, conocerlo, dominar las variables y llegar hasta aquí.
Es lo que facilita que usted tome ese medicamento con la confianza de que no va a morirse por ello en un valor de probabilidad aceptable.

Es deber de todo hombre racional "generalizar".
Lo que corresponde, es hacerlo con buen criterio y método.

Ana dijo...

Estimado señor...torombolo ( je je je)
El término "la cultura" no es un cliché.
No creo que la ciencia sea un aspecto superior de la cultura sino parte de ella.
Todo lo humano proviene de la biología, obviamente.
Entiendo que no manejo igual concepto que usted en cuanto al término: deseo. No es el sitio para explayarse.
No creo que conozcamos el universo mejor que los efectos adversos de muchos medicamentos.
Hace usted de algunos conceptos un mejunje pseudo-científico intraducible.
Le concedo gran importancia a la ciencia, pero no hago de ella una religión. Y mucho menos establezco discusiones pseudo-cientificas.
Cuando he presentado un trabajo científico lo he hecho en congresos o en revistas específicas sobre los tema que conozco.
Abusa usted de un léxico pseudo- ciéntifico y hace aseveraciones sumamente alejadas de la rigurosidad y el ámbito que la ciencia requiere, que no es este por supuesto. (Esto es un blog y su nick es torombolo! no lo olvidemos) Esto quiero que quede claro: estamos virtiendo opiniones. Esto no es ciencia, ni siquiera rigurosidad.
Tampoco es mi intención, sr torombolo,ponerme en una oposición "porque si" en contra de nadie, vierto opiniones con el suficiente fundamento, pero son opiniones al fin, como las suyas. Podemos acordar o no, lo interesante en general es fundamentar lo que se dice. Desde alguna lógica y sentido común...
La ciencia, le recuerdo, es otra cosa.
Un beso a todos.

torombolo dijo...

Bueno, caramba!
Qué curioso!

Hace usted, señorita Ana, una calificación valorativa de mis dichos de modo general, cuando yo no la hago de los suyos.
Agradezco sus esfuerzos de ponderación de todos modos.
Debo decirle igualmente que sus valoraciones de "pseudo-científico" referidas a las expresiones de alguien que apenas conoce usted, no suelen ser consideradas un signo de prudencia o urbanidad en los ámbitos en que yo me muevo.
Comprenderá que resulta difícil mantener un intercambio cordial con alguien que nos coloca en ese nivel intelectual sin requerimiento, consulta o solicitud.

Veo que usted ha preferido salir de la pura discusión concreta para internarse en el ominoso territorio de la alusión personal, la especulación, el intento de lucimiento particular, y la grosería sin motivo aparente, si es que hubiera en algún caso motivo valedero para hacer eso entre personas cultas.
Disculpe usted que no la acompañe en ese tránsto.
La felicito por su anunciada publicación de trabajos científicos, así como también por eso que vincula a la ciencia con la religión(lo cual, reconozco, no entendí bien), y lamento que usted considere "menjunje intraducible" mi lenguaje.
De seguro así debe ser, no soy yo quién para discutir su autorizada opinión.

Sólamente no comprendo dos cosas.
En primer lugar, su sobreentendido acerca de mi nombre.
"...su nick, es torombolo, no lo olvidemos".
Perdón?
Qué es lo que no tenemos que olvidar?
Yo no tengo "nick", cualquiera sea el significado que dé usted a ese término en el glosario de internet.
Así me llaman mis amigos, colegas, compañeros, empleados y familiares, desde la infancia.
He escrito algunos textos firmando así.
Lamento si a usted le parece ofensivo o merecedor de burla, mas no he venido aquí a discutir banalidades como esa.

Y en segundo término, si, como dice, es tan "obvio" que todo lo humano proviene de la biología, entonces...qué es lo que cuestiona usted?

Muchas gracias, de todos modos, por recordarme que "la ciencia es otra cosa".
Lo tendré muy en cuenta para mis futuras acciones.

Ricardo Musso dijo...

Perdón la interrupción!

Ricardo Musso dijo...

Hola Estercita!

Ufffff…, sé que es irracional pensar así, pero si Windows fuese pensante, bien cabría suponer que tiene tendencias sádicas, y su goce (ya que estamos hablando de sexualidad) es dejarnos “justo al borde”.
A mí me sucede con tu blog que le ingreso tu dirección de blogger en el gadget desde el escritorio:
http://isabelestercitalew.blogspot.com/

Y luego, cuando voy a la página de mi blog, no me actualiza el tuyo. Si cliqueo botón derecho sobre el nombre de tu sitio y me fijo en “propiedades”, me sale la dirección de tu feed de entradas:
http://isabelestercitalew.blogspot.com/feeds/posts/default

Cosa que no me pasa con los otros links. Fijate si a vos te sucede lo mismo con el mío.
Antes, en la zona de configuración, en la opción de feeds tenía escrito uno de FeedBurner que me lo habían dado ellos. Esto me traía problemas aparentemente similares a lo que nos pasa y luego que lo elimine, chau!.
Eso sí, en la parte de “Elementos de Página” – “Configurar enlaces de subscripción”, sí tengo puesto el feed:
http://rikcordillerano.blogspot.com/feeds/posts/default
Le deje una nota a una amiga de blogs (que le sucedía lo mismo y lo solucionó) para que me explique cómo lo hizo!.

Me alegra que te haya gustado la idea sobre el tema de Tribus Urbanas…, ya veremos como lo vamos implementando!.

Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Salud Ana!!!

Cualquier mujer diría que no le molesta que la “usen” un limonero y un cedrón.
Pero si se llamaran Juan Limonero y Pepe Cedrón (por no usar el apodo de “El Tata” que ya existió uno, gran tipo por cierto, tanguero, y otra palabra que termina con “ero”); y luego de “usarte” (o bhue…, ta`bien…, “usarse mutuamente”), no te llamara más, te escribiera más, contestara tus llamados o tus mail… ahí te querría ver!....jajaja!

La descripción de Torombolo de la lactancia materna tiene una visión antropológica evolucionista, la que yo expuse es sociológica economisista. Lo de la Coya Boliviana no sé que tiene que ver!
Si estas tentada por salir con la “chorrada” de interpretaciones psicoanalíticas de la lactancia te pido que PARES!. Seguro que terminarías diciendo que mi adicción al tabaco es por déficit, o exceso, de mi etapa de lactancia, y eso ya lo sé (¿tenés algo para dejar de fumar?)…jajaja!.

Respecto de tu frase final: “El tema del sexo no se acaba, y mas allá de "las reglas" creo que es bueno disfrutarlo "sin reglas"; como no soy adepto al sexo tántrico no tengo problemas que en el sexo, en algún momento, se “acabe”, y respecto de las “reglas”…, me da igual que sea durante ellas, o fuera de ellas…, uffffff….che Rik Para!

Un respetuoso beso Srta. Ana!
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Claudia!!!

Que bueno… ¿de regreso a los pagos?.
¿Viste que interesante y respetuosa “trenzada”?!.

Tus frases para Torombolo, voy a dejar que “sigan su curso…”.

Respecto de tus últimas palabras (en el comentario digo!), comparto que en la “primera impresión”, el varón, lo que menos se detiene a indagar es el historial sexual de alguna mujer; el asunto parece que aparece después: en “la segunda o la tercera impresión” Claudia!.

Gracias por volver!.
Besos

Ricardo Musso dijo...

Estimado Sr.Torombolo!

Respecto de sus comentarios, nada tengo que agregar a ellos (ni a favor, ni en contra), solo mencionarle que me abren una perspectiva muy interesante de conocimiento general por el cual le estaré eternamente agradecido!.

A su pregunta final, intentaré una respuesta, ya que jamás dejo de responder un interrogante que se me haya formulado.
El término MACHISMO, gramaticalmente, es una palabra compuesta por un prefijo (macho) y un sufijo (ismo).

En las especies animales (Hombre incluido) “macho” representa a uno de los dos géneros (“hembra” es el otro), y es el que aporta el gameto masculino representado por el espermatozoide que, desde la teoría biológica es portador de los cromosomas “XY” (que en conjunción con el gameto femenino representado por el ovulo y sus cromosomas “XX”, da lugar a un nuevo miembro de la especie). Para que ello suceda, nada de “arar y sembrar”!; hay que “agarrarse” en donde cuadre…y bhue…, supongo que ya sabe – lo de la cigüeña tampoco corre más! -.
El sufijo “ismo” trasforma gramaticalmente el término en un sustantivo, y le aporta al prefijo la denotación de: doctrina, tendencia, teoría o sistema.

Resumiendo entonces; Machismo sería una TEORÍA que más o menos podría resumirse en que: si yo (macho) tengo dos cromosomas igual que vos (hembra), pero tengo un “Y” que vos no tenés…”Arrodillate si lo queres!”.

Bueno… me pa´que el agua del mate esta por hervir y quiero tomar unos antes que toque timbre el próximo paciente!.

Buenas tardes a todos!.
Rik

PD: Uffffff…!!!!

torombolo dijo...

Bueno, agradecido estoy por su respuesta, caballero Ricardo.

Pues aún con ella, dado que usted afirmó algo parecido a que encontraba un tono "machista" en algún comentario mío, sigo sin lograr determinar si yo estoy incluído en dicha corriente de pensamiento que no conocía.
Bueno, tal vez sí.

Es decir, si expresar datos pasibles de discusión con perfecto asidero racional, sin calificar a nadie de modo personal ni reírme de los nombres ajenos, ni aplicar un estado de ánimo variable a mis mensajes, ni tomar el asunto por usted propuesto y sus enfoques como una competencia intersexual o asignar acusaciones, es practicar el machismo, pues tal vez entonces sea pertinente su impresión.

Yo conocía el "feminismo", sí.
Una corriente de pensamiento y acción política que tomaba como base algunos de los elementos por mí aportados aquí, y propugnaba una liberación parcial de las funciones básicas femeninas descriptas y un acercamiento a cierta equiparación de géneros, que permitiera a las damas ejercer sus potenciales humanos antes limitados por su función objeto sexual-hembra reproductora-madre criadora-cuidadora del fuego y la caverna.
Corriente que fuera curiosamente combatida y rechazada por las grandes masas femeninas, tal como la liberación del chador es rechazada por las señoras musulmanas.

En fin, como ya dije, la vida está en permanente transición.
Y los roles sociales humanos, también.
Aún cuando ciertos individuos se nieguen enfaticamente a sólo considerarlo.

Ana dijo...

no me queda claro si torombolo te plagia o vos lo plagiás a él. No será un caso de doble personalidad, jajajaja!!
No Ricardo, ninguna interpretación salvaje ni prescripción farmacológica excéntrica, quedate tranquilo, mi profesión solamente la utilizo en un consultorio. Con esto me entretengo en el "demientras"
Che Rik, me gustó lo de Pepe Cedrón, con ese nommbre tan masculino seguro que no me importaría que me usara un ratito.
Nos quejábamos que no comentaban hombres. Hoy hubo un macho de la especie y caliente además, un lujo Rik.
Me encantó tu definición de machismo.
Un beso fuerte y tu blog se pone muy divertido!

Ana dijo...

HALOPERIDOOOOOOLLLLLL!!!!!!!!!!!!!!!

Luna dijo...

Hola!!! llego tarde, pero tus debates no me los pierdo. Estoy de viaje y voy a "salto de mata".
Me he leído el artículo de Rick y los comentarios.
A estas altura, poco queda que decir.
Pero bueno, voy a intentar dar mi punto de vista.
Lo primero, por supuesto que han cambiado las cosas, en el comportamiento sexual en 65 años.
Pero en todos los sentidos.
Además de que en el original de Rick, habla de dos países de la misma lengua, pero, con los años y el mestizaje de EEUU, al final, culturas distintas.
Como dice Seriecito, las culturas son importantes en cuanto a las formas de relación, desde un simple apretón de manos, un abrazo, la inter-distancia de cuerpos y, más intimamente en la relación sexual.
Pero también hay que tener en cuentas la religión.
No es lo mismo, un católico, un protestante, un judío, un musulmán, un budista, etc.
Y dentro de esas religiones, los más ultras ó conservadores o los más liberales...

Cada una de esas religiones, comtempla las relaciones sexuales con una vara de medir distinta. Y eso, no se puede obviar.

Y luego la educación recibida. Aunque sea de forma inconsciente, cuando has oído mil veces en casa, o en el medio donde te mueves, lo que está bien o mal, son conductas aprendidas que van a modificar tus acciones.

Yo he tenido dos hijos varones. Siempre se habló del sexo en casa sin tapujos ni puritanismos, pero siempre se les inculcó hasta la saciedad el respeto en todo, a las mujeres.
También a la hora de hacer sexo.
La mujer no debía de ser nunca una cosa de usar
y tirar . Ni de obligar. Ni motivo de blasoneria. Ni de burla. Ni de engaño.
Siempre les inculcamos que el hommbre que se aprovecha de una mujer, es el menos hombre.
Y vice-versa, claro.
Así que las relaciones deben ser siempre consentidas y REFLEXIONADAS.
Los humanos tenemos algo más que el puro instinto animal, aunque nos pille en un momento de calentón.
Si son mayores de edad, les apetece, y están seguros que no se van a arrepentir, por los distintos motivos que surjan de sus origenes culturales, religiosos, etc. pues al final las relaciones sexuales tampoco son una marca de fuego grabada a fuego como en los equinos...
Propiedad de...

De una relación que,tiene sexo el primer dia,
puede salir una convivencia de muchos años, grata, feliz y hasta para toda la vida.

Y de una relación sexual,después de lo 50 pasos previamente estipulados, una chapuza colosal.

Lamar PUTA a una mujer por eso? Bueno eso demuestra que su "partener" es machista,chulo
oportunista y bocazas.
Yo más que Puta, diría que es corta de vista...

Lo que si es lamentable, como ser humano, nada más que como ser humano, es por que se tenga un adminículo colgando ,más 0 menos grande, se tengan unas condiciones, prebendas o como les quieras llamar, distintas a las que pides a una mujer, para que sea tu pareja.
A estas alturas, es sencillamente de necios, no quiero utilizar otra palabra que pueda ofender a nadie.
uN BESITO

Ricardo Musso dijo...

Estimado Sr.Torombolo!

Su sorpresa por tomar conocimiento que usted esta englobado dentro de lo que la teoría del machismo califica a uno de sus miembros como tal, me trae a la memoria el asombro que el protagonista de la obra de Moliere - “El burgués Gentilhombre” – Jourdain, conversando con el personaje El Filósofo, este último de menciona que solo existen dos formas de expresión: la prosa y el verso, y luego de describirle en que consiste cada estructura gramatical, Jourdain exclama: - “¡Por vida de Dios! ¡Más de cuarenta años que hablo en prosa sin saberlo!”.
Quiero decir con esto que no tenga temor alguno (si es que lo tuviera), porque diariamente aprendemos que tal o cual forma de actuar o pensar, tiene un “etiquetamiento” (etiquetamiento no en un sentido discriminatorio).

A pesar de considerar que jamás he obstaculizado el desarrollo personal de ninguna mujer con las mantuve algún tipo de relación (no solo afectiva), sino por el contrario, hasta haber colaborado para ello, me considero un miembro perteneciente a ese sistema, o teoría, “el machismo”.
Más aún, aunque se despojaron de aquellas funciones que usted menciona: “objeto sexual-hembra reproductora-madre criadora-cuidadora del fuego y la caverna., y crecieron en sus aspiraciones profesionales, económicas, intelectuales, o cualquier otra que las hizo sentir satisfechas con ellas mismas, ellas, también eran machistas!.

Es, a mi gusto, una falsa creencia que esa “corriente de pensamiento y acción política” (para usar sus términos) que se engloba en ese movimiento que menciona conocer, llamado “feminismo”, es el que ha logrado esos cambios de roles de la mujer en la historia.
Todo lo contrario, las que yo he conocido como militantes de ese pensamiento creo que han retrasado esa evolución, convirtiendo a varias de sus seguidoras en prácticamente híbridos, que solo se podían reconocer por su estructura genética o (por nunca he visto un “coño” de alguna) posiblemente por sus genitales.
Exactamente a este tipo de mujer, le adjudicaría yo ese tipo de “confusión” que usted menciona encontrar en el genero opuesto en la era actual (si es que lo bien interpreté).

Una pregunta quisiera yo ahora formularle a usted: ¿realmente piensa que la mujer musulmana que deja de usar el chador se esta liberando de algo?; ¿piensa usted que un trozo de tela es la cuestión?.
No quisiera pensar que si, pero si así fuera, demás esta decir que no estoy de acuerdo con ello.

Un abrazo.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Buenas noches Ana!

Me permito corregirte tu diagnóstico Dra.; si el Sr. Torombolo y yo nos plagiáramos, no sería un caso de “doble personalidad”, podría ser un clón, o un caso de mimesis!..., ¿no?.

Me alegra que te haya gustado la personalización que hice de tus plantitas, y en serio te digo que tengo un amigo de nombre Pepe Cedrón que te puedo presentar!...jajaja!.

La verdad es que yo también la estoy pasando muy bien con la presencia de todos ustedes y del, espero, nuevo integrante Torombolo a quien agradezco sus comentarios, a mi gusto, inteligentes y “ácidos” como los frutos de tu limonero!.

Sí que esto se pone cada vez mejor!!!..., comparto!.

Siiii Anaaaaa…, para mí en forma de Decanoato ya que no me gustan las aplicaciones diarias!..., mandame una gruesa que yo pago contra reembolso!.

Besos.
Rik

torombolo dijo...

Bueno, caballero Ricardo, está usted en lo cierto.

Es claro que el movimiento femninista no originó cambios en el rol de la mujer sino que fué consecuencia del inicio de esos cambios.
A partir de los cambios ambientales es que se originan las adaptaciones, no al revés, en eso tiene usted mucha razón, y yo coincido, como podrá apreciar en todos mis mensajes.

Lo que yo he dicho, es que, como esos cambios socio-culturales adaptativos no son inmediatos sino transicionales, hay un período de acomodación, conflicto y confusión.
La lucha de las feministas fué en el campo político y filosófico.
Y el rechazo proviene de la natural actitud conservadora de las masas.
Tanto como la actitud de las mujeres musulmanas que yo ejemplifique simbólicamente con el chador.
Sé que usted comprendió el símbolo y no creyó realmente que estaba hablando de un asunto de indumentaria.
El animal en cautiverio que se rehúsa inicialmente a salir de su jaula, temeroso del mundo exterior.
Mas, a la larga, sale.
Los procesos históricos evolutivos suelen ser irreversibles.
La puerta de la jaula ya no vuelve a cerrarse.

Y, con respecto a su autodeclaración de machista, pues, para no dejarlo solo, permítame usted afiliarme.
Si eso alcanza para agregar pimienta al diálogo, sabida la tendencia femenina a perder la compostura ante este tipo de confesiones, pues, sea.
Claro, poco valor tiene esta asunción.
La biología es machista, quitando toda originalidad a nuestra postura.
Nosotros hemos nacido con niveles de testosterona para los cuales no hemos hecho mérito alguno, los cuales nos permiten copular día a día con deseo real, realizar complicadas maniobras automovilísticas con destreza natural, calcular integrales mientras bebemos café y mantener el debido aplomo en la discusión mientras las señoritas tienen su correspondiente ataque de histeria.

Qué vamos a hacer?
El azar de los genes.

Isabel Estercita Lew dijo...

Buenas noches Ricardo, estuve trabajando hasta hace un rato, mañana la sigo, lo único que puede ver es que clicando con el derecho en propiedades de tu blog aparece: http://rikcordillerano.blogspot.com/
como en el resto de los blogs, ya en el mío sale el feed. Le voy a mandar todos estos datos a mi hijito hermoso para que se fije y sigo investigando este ciber conflicto nada erótico :) Apenas tenga un tiempito lo hago.
Gracias, besos y buenas noches
Estercita

Maria dijo...

Hola Rik. Saludos tambien a todos los comentaristas.
Esto se pone cada minuto más interesante. Machos
machistas y hembras feministas ¡que avance!
Si, como habeis mencionado, tradicionalmente,
las mujeres han sido más papistas que el Papa, más machistas que el macho y tambien tradicionalmente han educado a sus hijos e hijas en el respeto a las reglas de ese machismo, resulta que, ahora que se desvian de este patrón, el precio tiene que ser seguir por siempre "pagando" por ello, y aceptar ser las últimas de la fila para convertirse en pareja oficial y madre legítima ¡Adios libertad sexual, adios igualdad! ¿Es real la realidad?
Porque si así fuera me parece que estaríamos perpetuando por siempre jamás el modelo anterior, el que hoy consideramos machista, que es además el único modelo de "libertad sexual" de que disponemos.

Ana dijo...

Hola! quería reflexionar, en relación a lo que afirma torombolo: no solo las señoras reaccionan o reaccionamos cuando se nos oponen o cuando leemos o escuchamos algun concepto con el que no acordamos, los señores también reaccionan - histéricamente muchos - y cómo reaccionan! Eso es muy claro. Se notan molestos y acusan el impacto, responden con una pretendida neutralidad que esconde, sin necesidad de buscarlo demasiado, un cierto encono. Inutil encono.
Personalmente pienso que hombres y mujeres tenemos cosas mucho mas interesantes, importantes y productivas que hacer juntos, que discutir rótulos.
Hombres y mujeres nos hemos ido a los extremos y mas allá de las sutilezas de las frases, como siempre digo Rik, es mas productivo "trabajar" los acuerdos que luchar con las diferencias como bandera, después de todo cada uno de nosotros es diferente al otro, tenga o no algo colgando entre las piernas.
Fue muy bueno este intercambio que generaste, y muy oportuna la aparición de torombolo.
Un beso a todos/as

Ricardo Musso dijo...

Buen día!!!..., disculpen..., otra interrupción

Rik

Ricardo Musso dijo...

Buen día Luna!!!

Que bueno que hayas llegado…, nunca es tarde!!!.
Imaginé que ahora, que en tu país se están aproximando los días para sol y playa, habrás estado pasando este fin de semana en algún sitio disfrutando de esta posibilidad.

A pesar de haber leído el artículo y los comentarios, es razonable que no hayas “captado en profundidad” el curso de los acontecimientos que se han producido.
Sin embargo lo más importante es que, con tu presencia, has vuelto a “poner en caja” el objetivo final de esta publicación, y eso es muy valioso!.
Esta apreciación no va en desmedro de los intercambios de opinión que se produjeron entre los compañeros Torombolo, Claudia y Ana que aunque trascendieron ese objetivo, a mi juicio, lo han enriquecido!.

Aunque ya esta aclarado arriba, vuelvo a repetir que el término PUTA, que figura en el título del foro creado por aquella integrante del grupo de Facebook, no debe ser interpretado como sinónimo de la actividad que desarrolla una prostituta, sino como metáfora de otras frases que popularmente se usan para una mujer que accede al encuentro sexual con un varón sin el “ritual” que antes se utilizaba para arribar a ese momento: “Mujer de SI fácil; “chica de cascos blandos”; “rápida”; etc.

Coincido que esa calificación depende de los múltiples factores socio-culturales que has mencionado – dentro de un mismo país entre sus distintas subculturas (urbana y rural, por ejemplo), y entre las de diferentes países -, y por ende es una valoración de la mujer totalmente subjetiva que, como bien decís, en nada garantiza que de comportarse de otra forma, - digamos: “objeto más dificultoso de poseer” – garantizará el éxito del devenir de una relación de pareja.

Es más, yo pondero en forma positiva esos cambios en la libertad femenina de dar curso a sus deseos que se produjeron con el correr de estos años; y sin la especulación de hacer una “marca más en la cacha de mi revolver”…, porque ya no tengo sitio donde hacerla, y a esta altura, revolver nuevo no pienso comprar!..
En lo que pongo el acento (en forma de duda), es que el varón (que aparentemente ha estimulado esos cambios sexuales en la mujer) se haya adaptado realmente a esa libertad femenina; y que a la hora de pensar en una dama para futura “esposa” y madre de sus hijos, no tenga aún un peso importante para él, el comportamiento histórico (aunque “retrogrado”) de las féminas.

No quisiera ponerte en el compromiso de estar exponiendo intimidades, pero tu caso pudiera llegar a ser ejemplificador si nos pudieses contar (lo que conozcas por supuesto) algo acerca de la historia sexual de tus nueras antes de conformar una pareja estable con tus dos hijos varones y tener los hijos que han tenido.

Te dejo un beso y, si dispones de tiempo para regresar, espero tu respuesta, o nuevo comentario.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Buenos días estimado Torombolo.

Leí anoche su comentario, pero me pudo el cansancio para poder responderlo en ese momento.

Me alegra saber que coincidimos en rechazar la falacia en que se incurre (poniendo el “carro delante de los caballos”) pensando que ha sido el llamado “movimiento feminista” el que ha logrado los cambios y reubicaciones sociales de la mujer en el mundo, y no al revés, como creo que realmente ha sido el fenómeno (y por lo visto, aceptado por usted).
Comparto también plenamente que aún estamos en un período de “transición”, y que esto crea conflicto, confusión e inseguridad. Sin embrago, si me lo permite, el estado de “transición” es inherente al ser de la materia (y el varón y la mujer lo son) y bajo la perspectiva dialéctica entonces (que es la que yo comulgo), esas “transición” será eterna.

Para el análisis que estamos realizando, pocas veces tan bien aplicada la célebre frase de Albert Einstein: “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.”. Quiero decir con esto (aunque es “duro” reconocerlo) que el error ha sido de nuestro género Sr. Torombolo…, de los mismos hombres.

Podría justificarse tanta estupidez en la era de las cavernas…, pero en la cultura griega!!!, que tanta riqueza le ha aportado a la humanidad!!!..., pensar que la mujer era carente de CEREBRO!!!...naaaa, eso sí fue una supina estupidez!!!..., no me diga usted!.
Y me circunscribo al cerebro, porque es la base para que con la interacción social, emerja LA MENTE.

Si el hombre realmente hubiese querido que la mujer se mantuviese en esas funciones básicas que usted mencionó arriba, jamás se la debió haber dejado interactuar en la cultura, se la debió haber dejado totalmente aislada. Hasta mejor que no hubiesen estado jamás juntas, sino en compartimentos totalmente aislados unas de otras (facilitando con ello un gran desarrollo de la industria de la construcción).

Sin embargo nuestro género, Sr Torombolo, pensó que alcanzaría con recitarle el sermón de que era: inútil, infrahumana y solo funcional a los fines de la reproducción de la especie; y toda esa parafernalia de boludeces que por años les dijimos, con la ilusoria idea que alguna vez no se iban a preguntar si eso era asi!.
Como al niño que se le pasa diciendo permanentemente que es un “tonto”, termina por “creerlo”, se comporta como “tonto” (cumpliendo con la profecía), pero un día, interactuando entre sus pares, se dice a sí mismo: - “me impresiona que esto no es tan así!”.

Por ende, si aún nuestro género se siente confundido, no se adapta, o directamente rechaza esta “nueva” función social de la mujer, no es por machismo (uffff… que insulto para la innata filosofía machista!), es por estupidez… solo por estupidez!.

Y si arriba mencione que una de las premisas machista sería solicitarles a ellas que se agachen ante el cromosoma “Y”, no es por sojuzgamiento o sumisión; es porque ellas mismas declaran que les encanta agacharse en búsqueda de ese cromosoma, pero también saben que a nosotros nos encanta el rombito que se forma en la representación grafica de sus cromosomas “XX”…,¿lo vio Sr Torombolo?.

Mas adelante me referiré al feminismo…, otra estupidez!. Pero esta vez de un pequeño grupo del genero femenino.., por suerte un pequeño grupo!

Tenga usted un buen día, y le dejo un estrechón de mano!.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Estercita!

Buen día!.

Ya mismo voy a hacer una prueba que me relató Nuria con la que resolvió esta dificultad de vínculos de blog.

Si no me resulta te la pasaré a vos para que pruebes.

Besos.
Rik

torombolo dijo...

Bueno, vea caballero Ricardo, creo que se equivoca en algo.

Las conductas masivas, nunca han sido fruto de un contubernio universal.
No hay tal "mente central" que dictamina "tenemos que mantener sometidas a la mujeres".
Si esto sucedió, fue producto de un acomodamiento natural, porque era lo más adecuado al funcionamiento social.
Y además no había tal presión.
Las damas mayoritariamente tomaban sus funciones asignadas con gusto y hasta orgullo en los valores representativos poblacionales.

Lo que ocurre es que siempre existieron vanguardias.
Casos aislados de señoritas dotadas que reclamaban otro espacio o simplemente lo ocupaban, dando pequeñas muestras de lo posible a futuro, de los potenciales que podrían desarrollarse cuando las funciones primarias no fuesen requeridas, algo a lo cual nos estamos acercando.
Y esos casos, por raros y anticipados, fueron muchas veces reprimidos por la tendencia dominante, como fuera el caso de Hypatia de Alejandría.

Mas el entorno cambia, la humanidad aumenta su número y el rol puramente reproductor-criador, en algún momento dejará de ser apreciado.
Los huecos se van abriendo y, como es lógico, se van ocupando.
Hoy hay damas desarrollando tareas y profesiones que hace cien años eran sumamente improbables.
Mas no hay que engañarse, como suelen hacer algunas, bastardeando los criterios y confundiendo etapas.
No hay aún equiparación.
Y esa pavada de "somos iguales pero algunos retrógrados no quieren dejarnos" es de chiquilinas repitiendo el versito publicitario.

Aún falta mucho para una equiparación funcional.
Aún están encadenadas por voluntad propia a sus maquillajes y afeites, a sus modas y cirugías, a sus impulsos de hacer valer el orto como elemento de negociación.

Y en materia de goce y mecánica sexual, ocurre otro tanto.
No hay "mujeres masculinas", por mucho que su confusión pretenda fingirlo.
No existe la mina siempre caliente con respuesta sexual similar al macho.
No hay represión de la "dictadura masculina" que no las deja gozar.
Se colocan objetivos imposibles y por ello se frustran.
Y acto seguido, pretenden culpar al varón por ello.

La mujer tiene ciclos hormonales, señoras.
No hay modo de transformar eso en un continuum de deseo como poseemos nosotros.
Todos nuestros engramas conductuales están adaptados a eso.
La "puta", es simplemente una mujer que ha aprendido a fingir un celo permanente, imposible fisiológicamente, para así obtener un beneficio otorgado por el macho.
El resto, hace algo parecido pero sin ponerlo explícitamente, el intercambio es tácito.
De ese modo conservan su valor social.

Existe algún modo de conciliar todo lo mencionado evitando el conflicto?
Pues al día de hoy, no.

Isabel Estercita Lew dijo...

Buenas tardes Ricardo, seguí los pasos tal cual tus instrucciones... aunque en el momento de agregarte nuevamente a la lista apareció el mismo cartelito:
"No se ha podido detectar ningún feed para esta URL. No se mostraran ni las entradas del blog ni la hora de actualización. Agregar URL de todos modos?"

Lo importante es llevarlo adentro, aunque debo admitir que tengo 3 cuadros grandes del Che por la casa, uno pequeño en mi compu y otro pequeño en la cómoda.
Hasta luego, estoy en el horno con el laburo.
Besos
Estercita


Lo importante es llevarlo adentro, aunque debo admitir que tengo 3 cuadros grandes del Che por la casa, uno pequeño en mi compu y otro pequeño en la cómoda.
Hasta luego, estoy en el horno con el laburo.
Besos
Estercita

Ricardo Musso dijo...

Hola María!!!

No me extraña tu asombro al leer que, referido a los géneros humanos aún se siga con los prefijos “ismo”, ya que como mencioné arriba ellos denotas una teoría, escuela, o sistema.
No sé vos, pero yo jamás leí alguna bibliografía que verse sobre teoría machista (sí libros del llamado “movimiento feminista”).

He leído estudios de etólogos que versan sobre el comportamiento del macho y de la hembra en las especies inferiores, y que son innatos al ser de cada uno de esos géneros, pero en ningún lugar mencionan el prefijo “ismo” para esas conductas.

Por ello, como le menciono a Torombolo, si alguna filosofía se ha desarrollado sobre esos modos de ser, han sido producto de la ESTUPIDEZ humana.
Estupidez que voy a tratar de aclarar más abajo, que data de siglos, pero que naturalmente como cualquier filosofía basada en premisas estúpidas, cae por su propio peso.

La libertad sexual, como la igualdad entre los géneros, no existe María…, y es natural que así sea.
El comportamiento, en cualquier aspecto propio del varón, si quisiera llamarse machismo, ¿cuál es el problema?, y el propio de la mujer, feminismo…, otro tanto!.

A mi gusto, lo esencial, es el permitir el desarrollo natural de esos modos de ser, y no poner el ojo en que determinado comportamiento del macho es propio de él y no de la hembra, o viceversa.
Por ello la educación sexológica debería basarse, en que las naturales diferencias entre machos y hembras (humanos o no), no implican ningún juicio de valor, ni de “poder”.

Gracias por volver!
Besos.

Ricardo Musso dijo...

Hola Ana!

Que buena esta frase che: “ Personalmente pienso que hombres y mujeres tenemos cosas mucho mas interesantes, importantes y productivas que hacer juntos, que discutir rótulos, yo pienso lo mismo.

Puede que los varones también tengan reacciones neuróticas ante expresiones de las mujeres (bha… puede no.., seguramente) que demuestran “enconos”. Pero es que unos y otros han producido argumentos competitivos que bhue…, insito, no son otra cosa que la idiotez humana!.

Sí ¿viste?..., buen intercambio se dio en este post y la llegada de Torombolo lo enriqueció mucho.

Besos tierna limonera!
Rik

Ricardo Musso dijo...

Buenas tardes Sr. Torombolo

Aclaración: cuando utilizo los términos IDIOTEZ o ESTUPIDEZ, no lo hago menospreciando la calidad de humanos de los portadores de esos diagnósticos de deficiencia mental por alteraciones genéticas; lo hago como metáfora de IRRACIONALIDAD. De ahora en más utilizaré esta palabra para referirme a esos tipos de pensamientos y comportamientos.

Estimado, en ningún momento me impresiona que haya mencionado que la actitud irracional del hombre ancestral hacia la fémina, fue producto de alguna confabulación, o planificación.
Si así hubiese sido, tenga por seguro que la mujer no podría haber dejado aquella función específicamente reproductora-criadora que usted menciona.
De la misma forma que el hombre planificaba brillantemente sus habilidades para conservar y expandir sus imperios, y salvo que alguna falla lo pusiera en inferioridad de condiciones (como el número de integrante de sus ejércitos, o errores de estrategia de guerra) conseguía sus objetivos (bueno aún hoy lo hace, y los ejemplos son múltiples), de haber puesto esa capacidad analítica para preparar un contubernio que apuntase a impedir que la mujer desarrollara otros roles, no habrían podido surgir ni siquiera alguna “vanguardia” de hembras como la que usted alude.

Su propia irracionalidad no le permitió pensar (ya que su arraigada creencia fue que eran infrahumanas) que en el proceso natural de la interacción social ese fenómeno se iba a producir lógicamente, pero repito, la irracionalidad no fue que no planificara estrategias de subsumir a la mujer, sino que no aceptara los cambios posteriores, y la de la hembra, pensar que aquellos viejos roles habían sido producto de maquiavélicos pensamientos masculinos.

Por ello coincido con usted que el proceso de cambios fue natural.
Viejos roles se cambiaron por nuevos roles.
Pero ello no se debió a ninguna “revolución” ni “vanguardia”, se dio porque se dio, y otro tanto sucedió con el varón que también modificó innumerables roles, porque sí nomás.

Lo irracional entonces es haber convertido este fenómeno en una lucha de poderes. Algunos hombres sentirse amenazados por los cambios de la mujer, y la mujer creer que ganaba batallas ante el varón.

Por último entonces…: “No rompan más las bolas…. Mamita hay una sola!

Un abrazo.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Estercita!!!

Bien…, seguiremos viendo como podemos resolver el problema tecnológico.

Yo no tengo ninguno che, del CHE…, no ya por temores, creo que porque no me agrada sentir que estoy haciendo algún “culto a la personalidad”…, quizás prejuicios!.

Besos.
Rik

torombolo dijo...

Bueno, ya que lo dice, caballero Ricardo, me hace pensar.

Vea, me animo a decirle que los avances en el desarrollo social de la mujer, además de movimientos naturales adaptativos, fueron gestionados primordialmente por varones.

Es decir, la mayor parte de las atribuciones civiles legisladas otorgadas a la mujer, fueron pensadas y gestionadas por varones, quienes comprendieron que así sería mejor para la sociedad.

Casi me animaría a decirle que el peor enemigo de la tendencia a la equiparación funcional sexual, no es la oposición masculina, como gustan de agitar estas feministas de cafetín que reivindican al tiempo su "derecho de femineidad" y viven atadas a sus conductas dismórficas, sino la resistencia del colectivo femenino a todo cambio que pudiera implicar la pérdida de sus pequeños privilegios.

La mayoría de ellas prefiere conservar sus deferencias de cesión de asiento y pago de la cena, que animarse a jugar de igual a igual.

Un ejemplo interesante de sociedad equiparada sexualmente, con un criterio de orden cuasi fascista, con absoluta claridad de derechos y obligaciones, se vé en la película "Invasión" de Paul Verhoeven, en la que, dicho sea de paso, Buenos Aires es destruída.

Tal vez un merecido acto de justicia.

Claudia Sánchez dijo...

Bueno, bueno... veo que los caballeros, luego de varias disquisiciones y elucubraciones, finalmente han acordado que los que tuvieron, y siguen teniendo, la manija en el avance social de la mujer es el hombre. Me alegro por ustedes.
Ahora, no le escapen al bulto (sin doble sentido) y aclaren. Para ustedes, la mujer que tiene sexo en la primera cita, con un recién conocido, es una puta? Mantendrían una relación formal con una mujer de estas características?

Saludos a tod@s!

Ricardo Musso dijo...

Buen día estimado Sr. Torombolo.

Interesante reflexión la suya, aunque en algunos aspectos, ya tratada en los comentarios arriba expuestos.

Como no tengo resuelto el dilema de “el huevo y la gallina”, desconozco qué surgió primero: si la benevolencia masculina otorgándole a la mujer derechos civiles para mejorar la sociedad; o si éstos no pudieron evitarse porque la maquinaria dialéctica de la historia así lo imponía (algo así como a lo que me referí con el derecho al voto femenino en argentina otorgado por J. D. Perón cuyo acto no tenía nada de meritorio a riesgo, que si no se otorgaba, podía quedarse fuera de la historia).

Sin embargo, su observación de que la real “liberación” femenina tiene su mayor adversario entre sus propias filas, me impresiona muy pertinente; y me recuerda a cosas por ahí leídas que sucedía cuando, durante el período de la “abolición de la esclavitud”, muchos esclavos se negaban rotundamente a adoptarla, por la incertidumbre que le generaba la abierta competencia de una sociedad sin prebendas, y prefirieron continuar a “los pies de su amo”.

Veré la película por usted citada; aunque tengo que confesarle que su frase acerca de un merecido acto de justicia por las escenas de un bombardeo a Buenos Aires, la respeto, pero me producen un cosquilleo de alegría saber que vivo a 1600 km de esa populosa ciudad de nuestro país (cobarde pensamiento pensará usted!).

Muy gentil por su participación!.

Un abrazo.
Rik

Nuria dijo...

Hooooooola, aquí llego un poquito tarde.

Muy interesantes todas las aportaciones de los amigos que me preceden.

Es cierto que el choque entre dos culturas no sólo se aprecia en el idioma o las costumbres diarias, sino en la manera de pensar y relacionarse, en el propio contacto físico.
Lo que para unas personas puede ser sigono de amabilidad y acogida, para otras puede ser una manera de violentar su espacio.

Los países latinos son muy diferentes a los anglosajones en ese sentido. Incluso a la hora de expresar emociones.

Por otra parte, a pesar de los avances, yo creo que sí sigue existiendo una mentalidad bastante machista en el sentido que mencionas, a pesar de la liberación de la mujer. No es lo mismo que una mujer tenga la vida sexual que quiera, a que lo haga un hombre.

Todavía nos queda mucho por avanzar en los juicios o prejuicios en ese sentido ¿no?

Un abrazo a todos

Nuria dijo...

Es más, esa diferencia en la actitud corporal podemos notarla incluso en nuestros propios países o zonas, estoy convencida. Entre el Norte y el Sur, siempre hay matices, condicionados por la cultura, el estilo de vida, etc...

Ya me voy, a comer ;-)

Ricardo Musso dijo...

Buen día Claudia!!!

Asumo plenamente la responsabilidad del varón tanto para allanar como para obstaculizar el derecho igualitario de la mujer en la sociedad eminentemente adrogénica.
Algo así quise trasmitir en aquel artículo: ¿QUIÉN CORTA EL BACALAO?, con las palabras de la socióloga rosarina Hilda Habichayn
Lo que quiero enfatizar es que en el género masculino en su totalidad (es decir, generalizando) no existió una “aviesa” actitud de allanar u obstaculizar esos derechos. Esa “política” la ejerció la franja de “poder” dentro del mismo generó masculino, que no esta repartido igualitariamente entre los varones.

Como no tengo es estilo de esquivarle al bulto (en cualquiera de los sentidos); digo: jamás calificaría de PUTA a una mujer por acceder al sexo con un varón en el primer encuentro, ni de “chica fácil”, mujer de “cascos rápidos”; etc. Tampoco sería impedimento para conformar una pareja estable.
Jamás tuve una relación sexual con una dama con himen intacto, y con algunas de ellas conformé familias en las que tuve hijos.

Debo admitir – quizás por un irracional narcisismo, y no por considerar inmoral a la fémina – que llegado a mis oídos un historial muy frondoso de sexo de esa mujer, sobre todo si entre aquellas experiencias se encuentran varones de mi propio entorno de vínculos sociales; mmmmmmm…., tendría serios obstáculos para decidirme a formalizar una relación (por no decir directamente que no lo haría).

Ahora, insisto, de no tener ese conocimiento en forma directa - quizás por aquello de que “ojos que no ven…” -, nunca he tenido inconvenientes!.

Gracias por compartir el café mañanero!
Besos.
Rik

Isabel Estercita Lew dijo...

Buen día Ricardo, Te tengo linqueado desde el día que te conocí, jaja suena romántico. Ayer te dije que seguí las instrucciones tal cual y que me aparecía un cartelito: "No se ha podido detectar ningún feed para esta URL. No se mostraran ni las entradas del blog ni la hora de actualización. agregar URL de todos modos?" Después te volví a agregar desde tu blog y desde el mío y no me aparecías en la lista. Ahora repetí la operación. Voy a esperar un poquito y vemos.
Yo me estoy viendo en tu blog, en seguidores.
Besos, hasta luego
Estercita

torombolo dijo...

Bueno, la dama insiste en el interrogante clave..."es puta?".

Eso nos lleva a uno de las actividades básicas que compartimos con las otras bestias.
No, no el coito.
La estadística.
Todo bicho que se mueve hace estadística, estandariza.
Eso nos permite prever acontecimientos futuros, asignarles valor de probabilidad y adecuar nuestra conducta a ello.
"Si hizo esto hoy, entonces mañana...hummm".

Claro, no es igual el proceso estadístico aplicado por un perro, que por un estudioso de la física del estado sólido.
Y, en este punto debemos reconocerlo, aún a riesgo de ser calificados de malvados, la mayoría de nuestros congéneres se maneja en un nivel de razonamiento apenas superior al del chimpancé africano.
Millones de adultos-niños que toman su conocimiento y efectúan sus proyecciones mediante mecanismos que no exceden el..."lo dijo ese señor de la tevé" o que determinan que un alimento es el mejor porque su envase posee más colores.

Claro, volviendo al interrogante de marras..."es puta?". pues yo diría que es análogo a preguntar..."cuando se prende la luz, es de día?".

Bueno, para un pollo de criadero, sí.
Para un hombre superior, depende.
El requiere de la comprobación de otros parámetros para efectuar su dictamen.
Sí, dije "hombre superior", perdonen ustedes el elitismo.
Para diferenciar de aquel "hombre masa".

Para aclarar este punto, digamos que no sería erróneo afirmar..."el ser humano domina el cálculo y la armonía musical".
Sin embargo...
Cuántos de los asistentes a este prestigioso sitio comprenden los significados de la transformada de Laplace?
Cuántos están en condiciones de reconocer un ciclo de quintas menor o una estructura modal en una canción?

Pues, ciertos hombres acceden o dominan los logros del intelecto humano.
Los que llamé hombres superiores.
Son aquellos que hacen los cambios.
El resto, pasta plácidamente en la pradera mediática, hasta que algún sonido extraño o una liquidación de shopping los hace entrar en estampida.

Pues, para estos últimos, una mujer que les dá lo que buscan sin reclamar el acostumbrado listado de requisitos y garantías o fijar plazos reglamentarios, es "puta".
Y por consiguiente, un ejemplar de cuidado.

Yo, desaforunadamente, desconozco esos códigos de conducta.

Graciela dijo...

Hola Rik
No saques todavía la publicación ¡!!

Ayyy Torombolo!!!
Qué tipo que me provoca!!!! Me provoca cierta fascinación su modo agresivo de mostrar ( aunque, porque no imponer lo que piensa), esa escritura rotunda y determinada. Como si no tuviera fisuras.... Pero a la vez, me provoca en otro sentido.
Desde la perspectiva de análisis que usas, todas las minas de hoy somos unas putas!!! Y en eso casi te diría que acuerdo con vos. Casi nunca el sexo tiene, para la mujer, un valor en si mismo, sino que conlleva el sentido de una mercancía. Que obviamente no siempre se traduce en dinero, sino muchas en la consecución de afecto, prestigio, aceptación social. Parece ser que ahí, exactamente en una vagina, está el poder de la hembra. Y siempre ha sido así. Hoy en los niveles sociales mas carenciados, sigue siendo un valor para el hombre el trabajo y para la mujer el procrear.
Y casi diría que la mina de las clases más altas estarían en la misma situación, negociar a través de su prole para asegurarse la buena vida, si con eso se entiende la existencia segura y de por vida del máximo confort.
Pero y las del medio? Esas, también somos unas reverendas putas. Pero que nos corrimos ( con perdón de la palabra) y pusimos la libido en otras cosas, sublimación diría Freud, Y así estamos hoy. Peleando no se para qué, pero entendiendo que como dice el cuento, en el que las nenas mirando sus sexos y comparándolos con el del varón, una de ellas dice que ellas carecen de pene, a lo que la otra responde, no importa, mi mamá me dijo que con uno de estos podemos tener todos los que se nos antoje…
Quizá las luchas de poder en los distintos niveles, no sean más que eso, una perfecta cogida en la que cada uno pone en juego lo que tiene.
No creo, desde una genealogía, que este cambio haya sido maquinado por los hombres. Quizá si creo que se dió como consecuencia de acciones, pero no como un objetivo masculino en si mismo. Porque el macho lo que quiere es que su minita siga siendo su minita. Y es por eso quizá que los hombres pueden confesar a una mujer una infidelidad, sabiendo que la mujer lo puede perdonar, pero no es conveniente, y no lo recomiendo, que la mujer confiese al hombre el haber sido infiel, porque la herida narcisística hará que quizá se tenga que comer mínimo el zapato, y hará decaer cuanto menos su autoestima.
Pero fijate, que hay estudios realizados, o por lo menos ensayos… Por ejemplo el de Franco La Cecla, que en su libro: “Machos, sin ánimo de ofender”, toma las palabras de Simone de Beauvoir, quien dice respecto de su libro “ El segundo sexo” que al hombre jamás se le ocurriría escribir sobre la situación particular de ser varón, y él dice que quizá no en el momento histórico en que ella lo escribió. Pero que hoy… sí.
Este hombre rechaza (igual que vos, igual que yo y lo opiné en un artículo anterior) el enfoque de los estudios feministas que solo contemplan la masculinidad bajo el espectro del machismo , para dar a la identidad masculina su verdadera dimensión cultural.
Hoy la masculinidad es menos rígida, inflexible y monolítica de lo que se cree, porque está basada en una inadecuación que constituye al mismo tiempo su riqueza y su fragilidad: la difícil dialéctica con otra identidad más fuerte, la femenina.
Saludos
Gra

Claudia Sánchez dijo...

Bueno Torombolo, con un "no" me hubiera bastado. Ahora, lo de "hombre superior"... ya se notaba!;-)

Saludos!

Steki dijo...

Hola, Rik!
Paso a dejar un abrazo a todos y todas. Ando complicada y no puedo ponerme a seguirlos como quisiera.
Dear Toro: por donde pasa deja huella. Como en los viejos tiempos, no Clau? Le dejo un beso Toro.
Un beso especial para vos Rik, sos un genio.
BACI, STEKI.

Ricardo Musso dijo...

Hola a todos!

Quiero agradecerles vuestra participación. Me he sentido muy honrado con ello.
Necesito seguir con otro capítulo y eso es lo que haré esta tarde!.
De todos modos, si quisieran seguir posteando comentarios en este artículo, su nombre figura entre los capítulos de Sexología, en la columna de la derecha y cliqueando sobre él se abrirá y pueden continuar con sus intercambios de opiniones.

Puede que, como sugiere Torombolo, la hembra humana haya sido la única que, en la escala de las especies animales, haya sido la única que aprendió a simular un eterno “celo” en pos de los beneficios que obtenía a cambio de sexo por parte del macho, y que nosotros (los machos) hayamos sido los propiciadores de su ascenso socio-cultural.
A propósito del “celo” me gustaría mencionar que, por lo menos yo he creído notar, es cuando mas bonitas y sensuales actúan: se sonríen más, se enroscan el cabello mientras conversan, cruzan las piernitas hacia un lado y el otro, cuando te dirigen la palabra en una charla, estiran su brazo y colocan su mano sobre el del varón como para remarcar lo que están diciendo, mueven la cabecita en vaivén, etc., y hasta el perfume feromónico les he notado con mas intensidad… que bellas son che!.

Bueno… sigamos!.

Puede que, al decir de Claudia, los varones debamos hacernos cargo de su ancestral sojuzgamiento, y que hoy pretendamos que, además de cumplir aquellos viejos roles, desempeñen los nuevos como los de colaborar a “parar la olla”, y no seamos suficientemente justos en su reconocimiento.

También que, como menciona Gra, el hombre de hoy se encuentre más sensible a resistir los embates de las féminas y esto no necesariamente constituya una “flaqueza denigrante” sino, justamente, enriquecedora (y en este aspecto ya me he referido en otras partes, respecto de haber notado la tendencia de la mujer a enamorarse de hombres que están atravesando crisis, y no tanto de aquellos que se muestran firmes y sólidos en sus vidas).

Tengo que mencionar que, quizás por haber llegado muy temprano, muy tarde, u oportunamente, los comentarios que más se atuvieron a los propuesto en el artículo, fueron los de Seriecito, María, Magah, Estercita, Luna y Nuria, resaltando la diversidad que en relación al sexo existen en las diferentes subculturas, internamente y externamente, entre países de un mismo y distinto continente, como así también que el trabajo social con estas subculturas, pueden revertir muchos comportamientos que solo se basan en prejuicios. Cada uno con su estilo, mas vivencial, o más analítico.

Quiero decir por último que, como menciona Ana, varones y mujeres tenemos muchas otras cosas más importantes para compartir en pos de un mejoramiento de la humanidad en su conjunto, que discutir posicionamientos de “poder” o “responsabilidades históricas”.

Beso a Stekita, que propuso el juego del “toco y me voy”, pero los varones, no le pasaron ni el número de celular! (yo ya se lo di hace tiempo!).

Repito che!..., quiero agradecer la participación de todos, y espero que surjan otros artículos que la promuevan!

Saludos y gracias!
Rik

Isabel Estercita Lew dijo...

Hola, como verás hice las valijas y me mandé a mudar. Ahora hice las cosas bien, verdad?
Guardé y cerré todo tal cual me dijiste.
Ahora quiero volver a vos y nuevamente cuanto te agrego a mi lista desde el target me aparece el ingrato cartel. Ahora no tengo tiempo, cuando vuelva vuelvo a intentarlo. El ciber villano no me vencerá. Seguidores unidos jamás serán vencidos!
Traté de volver mis pasos por uno de los caminos que había hecho el Muerto el otro día, fui a Google Reader y en añadir una suscripción pegué la dirección de tu blog, y dice: "Tu búsqueda no coincide con ningún feed". Probá hacerlo vos mismo, agregate y vas a ver. Antes a mí me pasaba lo mismo.
Besitos hasta luego
Estercita

Graciela dijo...

Hola Rik...
Si vos no tenés celular..
Ja ja
Besos
Gra

torombolo dijo...

Si me permite el caballero Ricardo, una sola aclaración para la señorita Claudia.

En su resaltado de mi "hombre superior", denoto que no ha comprendido mis dichos, como así también que deja flotando una duda indeseable.
Por tanto se lo simplifico.

Que el hombre posea impulsos territoriales, de posesión de harén o que intente asegurar la genuina paternidad de sus crías, no resulta sorpresivo.
Basta con ver la conducta del chimpancé, del león o del lobo marino, para verificar de dónde proviene.
La consideración funcional de puta en oposición a novia/esposa/madre, es parte de esos aprendizajes básicos.

La diferencia sustancial del ser humano, además de enviar naves al espacio, acelerar partículas subatómicas y apreciar a Häendel, es que puede estudiar sus propios impulsos conductuales genéticos, comprenderlos y adecuarlos mediante el uso de la voluntad a la convivencia social más conveniente.
Por esa razón, optamos por no masturbarnos en público, por ejemplo.

Ahora, cuando digo "el ser humano" no me refiero a todos, uno por uno.
Hay muchos individuos, una gran cantidad de ellos, que no acceden jamás a ninguna de las atribuciones descriptas, por lo menos completamente.
Hay señores que no pueden evitar copular con sus hijas y hay damas que no pueden evitar deformarse espantosamente el rostro con colágeno.

Cuando hablo de el "hombre superior", me refiero a la porción de la humanidad más evolucionada, aquella que sí logra acceder a dichos atributos.
Entre ellos, es algo más probable que este tipo de consideraciones puedan ser discutidas, lo cual es altamente improbable entre las masas que sólo actúan por impulso.

Eso dije.
Me he explicado con claridad?

Steki dijo...

Gra:
Jajaja, le iba a decir lo mismo!

Gracias, Rik y sorry por no haber participado esta vez. Espero me comprendas. SEguramente que sí.
Besotes,
Isa.

Marce dijo...

Excelente temática y espectacularmente planteada. Cuantos adjetivos calificativos que no dicen mucho más que me gusta y estoy de acuerdo!!!
No quiero redundar, el planteo central, “liberen a Wylli” pero hasta ahí nomas… la paradoja, la contradicción… todos lo hacen y a la vez lo impugnan.
Me parece valioso el punto del señor que dice YO NO QUIERO TENER SEXO EN LA PRIMER CITA, POR MI!! Respetable, coherente, si realmente lo hace de ese modo.
Obviamente desestimo los señores que se comen el bizcochito y después moralizan, como también, desestimo a las chicas que se les cae el calzón pero no se dejan tocar hasta la tercer?, quinta, cita? Bueno no sé. El asunto es que si te van a respetar lo hacen de entrada y el sexo no tiene nada que ver con el respeto o si, pero en otro sentido.
Si bien la sexualidad humana atraviesa toda la vida de cada persona con el sentido del placer/ displacer, entiendo que para cada etapa de la vida, los rituales de seducción adquieren sentidos específicos, además de los potenciales idiosincráticos señalados en el post. Entre los 15 y los 25 años las pautas del reconocimiento y el ensayo quizás sean más prolongados y tendientes al aprendizaje, digamos hacemos lo que nos sale y como nos sale. Después de los 30 ya hay, creo, un posicionamiento más claro respecto de la propia sexualidad y de aquello que media, el encuentro. En todos los casos, como bien ha sido señalado la comunicación y el compartir ciertos códigos colaboran al acercamietno o impactan en el mutuo rechazo. .
Después de los cuarenta años, me parece, que ya hay un ser adulto construido respecto de su sexualidad y que ya es posible no seguir guiones, sino revalorizar la espontaneidad y la evaluación situacional.
En todos los casos lo que más nos acerca a un encuentro intimo satisfactorio es la confianza, la comunicación y el amor, porque creo que aunque solo veas a esa persona una sola vez en tu vida, el sexo siempre se ha de ejercitar con amor. La oposición entre sexo y amor me suena una falsa dicotomía, digo, si la ausencia del amor es la indiferencia, es posible tener un encuentro sexual con indiferencia? En todo caso esto ocurre más recurrentemente en las parejas que llevan muchos años juntos que en aquellos encuentros “casuales” ocasionales o breves.
Si, creo que las formas del cortejo han variado en el traspaso de siglo, como muchas otras grandes cantidades de cosas que han cambiado, algunas antes mencionadas. Pero creo también que las formas del cortejo varían según las edades de las personas, sus pautas culturales, educativas y subjetivas.
En cuanto al género podemos encontrar mujeres mojigatas, zafadas, equilibradas, indiferentes y calentonas en igual medida.
De los varones no opino porque no los conozco ( je je). Sobre lo que sí puedo opinar es sobre “las ideas” que un señor necesita construir para hacer una relación con una mujer. Cualquier varón que piense de mi o de otra mujer que somos desechables, me encanta que lo diga! De tal manera que me permita apartarme de él lo antes posible. Y si tuve sexo en la primer cita y no me volvió a llamar, se lo agradezco seguro yo tampoco tengo ganas de llamarlo, pero no se si es por ideas prejuiciosas, seguramente es porque no la pasamos bien.
Todo el debate sobre machismos y feminismos me resulto muy productiva, mi opinión es simple: si la autoestima de una mujer pasa exclusivamente por el hombre que “tiene” al lado, estamos jodidas. Y pasa. Y vale la recíproca, si la autoestima de un varón pasa por la castidad de su mujer, estamos jodidos. Vale que sintamos gran estima por el placer que mutuamente nos otorgamos, hubo unos comentarios al respecto.

Marce dijo...

Vamos a la pregunta. Sí, las pautas del cortejo han cambiado muchisimo.
Pero han cambiado del siglo pasado a este. Hay pautas modernas de relación que se han conservado hasta fines del siglo veinte, pero a partir de alli… es todo muy raro.
Con el ritual del cortejo de los +40 más o menos me entiendo bien, pero cuando tomo contacto con algún sub40… se me queman los papeles!!!
Será que está bien que así sea, puesto que estoy en condiciones de tener otro tipo de relaciones con señores -40 y no sexuales…será? Pero no hay manera de puntualizar los lugares, los códigos y los valores!!
Yo como sostengo el supuesto ( acá el sexólogo es usted!) de que los señores aprenden a hacer el amor después de los cuarenta, prefiero esa franja etaria.
Pero fuera de broma, si todo ha cambiado y por ahí quienes somos del siglo pasado nos entendemos mejor entre nosotros que con quienes han arrancado en esto del cortejo ya con las pautas de este siglo, y no me pregunte cuales son, para eso se las mando a mis hijas!
Que puestas desde lo que yo veo en ellas… pareciera que no hay un gran interés por hacer relaciones que las aten a nadie…solo se divierten juntos. Y cuidan muy bien sus espacios personales… me parece.
Muy importante lo que señala Ana en el comentario 22 … también, las condiciones del cortejo dependen de cual sea el objetivo, lo que se busca en una relación.
Que buen alegato en el cometario 71. No puedo estar mas de acuerdo. Consistente, contundente y por cierto, asertivo.
En cuanto a lo expresado en el comentario 73, entiendo perfectamente que el Sr Torobolo afirme que no hay una hembra en celo constante, tal vez no ha tenido la oportunidad de observar semejante fenómeno, pero poco de hormonas.Hay una continuidad en la actitud de la mujer hacia su sensualidad, independientemente del período hormonal. Cómo será posible que alguien femenina sienta deseos constantes de tener relaciones sexuales? Es un misterio para Torombolo.
Ricardo, me resulto muy interesante el tópico planteado y te voy a pedir un favor. Estaría bueno que desarrollaras un post sobre la sexualidad mas allá de los cincuenta años, a mi al menos me resultaría francamente interesante conocer tu perspectiva al respecto, puesto que encuentro en tus capítulos sobre sexualidad siempre un plus, una apertura mas allá de lo que circula habitualmente.
Mi gratitud de siempre por compartirnos tus conocimientos. Cariños.
Marce.

Ricardo Musso dijo...

Buenos días Marce.

Me gustó tu comentario.
Es cierto que existen otros “estilos de cortejo” (como vos decís) para los que no iniciamos sexualmente en el sigo pasado que para los que a estas alturas del XXI ya se sienten en condiciones de dar ese paso.
Pero los inicios sexuales (coitales, es decir con penetración) no son muy diferentes a los de siempre.
Los desconocimientos son los mismos, y los primeros encuentros tampoco son los más satisfactorios (sobre todo en las chicas por ignorancia del varón).
Sí se incorporó la conducta del sexo oral para ambos como una manera de dar y recibir placer (sin correr riesgos de embarazo) como algo más natural, y sin tantos prejuicios como antes.

Voy a tomar tu propuesta de escribir sobre la sexualidad después de los 50 años.
En principio, te adelanto, que los cambios más notables se dan en el plano fisiológico; porque ni el deseo, ni la respuesta sexual (con tratamientos que colaboren sobre todo con la erección del varón) son diferentes a otras etapas de la vida.
Se podría pensar que la madurez puede colaborar a que los encuentros sexuales tengan otros ingredientes que lo enriquezcan y no se reduzca solamente a la búsqueda del orgasmo, pero eso depende de la idiosincrasia de la pareja.

Gracias por pasar.
Besos.
Rik