Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



lunes, 9 de febrero de 2009

SEXO Y AMOR (III)

Hoy voy a entregarles la tercera y última parte del artículo SEXO Y AMOR.

Éste fue el título de una exposición realizada por el Dr. Juan Ricardo Musso, mi padre, con motivo de la apertura del primer ciclo de Terapias Sexuales dictado por el Instituto Kinsey de Sexología de Rosario – Argentina, en el transcurso del año 1987.


En
SEXO Y AMOR (I), expuso lo que científicamente se denominan “definiciones operacionales” de los conceptos de Amor, Sexo, Pareja y Amistad, y la forma, desde su perspectiva, en que éstos se conjugan en las personas y sus interacciones.

En
SEXO Y AMOR (II) trata específicamente la denigración del concepto de AMISTAD (incluido en la conformación de la PAREJA pero modificado por la incorporación, a ese vínculo, de la variable de la sexualidad) a través la trasgresión de los compromisos de LEALTAD y FIDELIDAD contraídos (tanto en la amistad como en la pareja) pero violados por las conductas de INFIDELIDAD, poniendo el acento en que dicha denigración se produce por el OCULTAMIENTO o la MENTIRA y no por el acto mismo de la trasgresión, configurando así lo que se da en llamar una DOBLE MORAL, y en el caso de la pareja, SEXUAL.

En esta última parte hará referencia a su experiencia y aprendizaje personal en estos conceptos que viene tratando.

Espero les resulte interesante.


Antes de despedirme de ustedes hasta otra publicación, quiero agradecerles su participación en la lectura y comentarios que me han dejado.

También quiero agradecer la colaboración en el tipeado de este artículo a
María Teresita Acosta, una amiga de Centenario, provincia de Neuquén, que este verano vino no solo a hacerme compañía y “pierna” para salir a aprovechar esta estación en la Aldea donde vivo, sino además a “trabajar” un poco. Gracias Tere!.

Quien pueda estar interesado en guardar esta publicación para futuras lecturas propias, o para otros, les dejo un link a un archivo Word del artículo completo cliqueando AQUÍ.

Como dije en la entradas anteriores, quien quiera conocer más sobre
Juan Ricardo Musso puede leer el homenaje póstumo que le dejo su mujer, Dra. Mirta Granero, pulsando sobre su nombre.

Gracias papá por dejarme estos legados, otros que también participaré con mis amigos, y varios que siempre quedarán en mí, pero que son imposibles de compartir!
.

Cariños
Ricardo Musso


SEXO Y AMOR
J. Ricardo Musso

El tema me interesó mucho hasta los años 70 porque, en lo que a mi mismo concierne, yo también viví esa experiencia de pareja con amor libre, como intento de escapar al doble código moral en que durante 20 años viví, hasta mediados de los años 60.

En esa época yo incluí, en mi filosofía y en mi práctica de vida, el amor libre antes de saber de iguales intentos de otros. Lo viví como un intento viable por evitar que el amor de la pareja sexual se degradara por el doble código a un punto que ya no sería aceptable para su calificación como vínculo de amistad.


Pero en la primera mitad de los años 70 tuve que renunciar al amor libre, cosa que pude hacer no para volver a la experiencia anterior, a la de la mentira, del doble vínculo, que ya no podía soportar, sino para aceptar una monogamia responsable.

Si bien era muy grande la satisfacción que en cuanto a mis necesidades espirituales y sexuales me brindaba el amor libre, pude renunciar a él considerándolo una etapa cumplida, cuando encontré que las pérdidas que me ocasionaba el logro de esas satisfacciones, era mayor que los beneficios que éstas me proporcionaban.

Y esto mismo es lo que Masters y Jonson relatan que ocurrió con el grupo de parejas swingers que ellos entrevistaron aproximadamente en el período en que yo vivía la experiencia que años después encontré que era un estilo de vida que también otros procuraban explorar.
En ese entonces yo ni siquiera sabía profundamente, que lo que no aguantaba, y de lo que había querido escapar, era de esa forma de vínculo inauténtico que se llama doble moral sexual.

De cinco parejas de amor libre, que Masters y Jonson relatan que habían estado en prácticas de amor libre en el año 1971, todas ellas, sin excepción, habían dejado esta práctica aproximadamente en pocos años.

Las razones del cambio fueron muy variadas, lo que cabía esperar de acuerdo a los diferentes grados de adultez espiritual que tenían los participantes.

Una de las parejas se había separado. De las restantes cuatro, tres, al igual que la separada, al decir de Masters y Jonson, “salieron de la experiencia en busca de un incremento de su sensación de SEGURIDAD PERSONAL” (p.229), lo que también había ocurrido en mi caso.

Pero lo que a mi me resultó más notable es que, dentro de sus cinco casos, Masters y Jonson encontraron sólo uno donde la adultez espiritual de la pareja era tal que “tenían una relación en la cual aparentemente cada uno de ellos se sentía seguro del otro” (p.229).

La razón del cambio no fue, como ocurrió en las otras, la necesidad de mayor sensación de "seguridad personal", fue otra.

Fue la de que la novedad de la experiencia del amor libre se había agotado para ambos, como ocurre con la respuesta a todo estímulo que se repite durante un tiempo y no se asienta en fuertes y duraderas raíces emocionales. Otros intereses absorbieron el tiempo de la pareja. “Hay muchas otras cosas que deseamos hacer –dijo la mujer de la pareja- y además necesitamos tiempo para estar juntos a solas” (p.229).

La forma como represento la relación entre A y S en este tipo de pareja es la de INCLUSIÓN del SA en el A. El amor une a la pareja, y también se da afuera.
Pero el sexo sólo se da dentro de la pareja, por eso represento el círculo que encierra AS dentro del de A.


Pero lo importante es que a este estado no se accede por compulsión (miedos de rupturas, pérdidas económicas o muchos otros estímulos diferentes del amor) sino por sensación compartida de conveniencia mutua. Ocurre cuando dejamos de hacer, por acuerdo compartido, algo que sabemos que podemos hacer, porque somos libres para ello, pero no nos interesa tanto como otras cosas que nos interesan más.


En lo que a mi respecta, actualmente, ya transcurrieron más de 10 años de haber vuelto a la vida monogámica, y de haber vuelto originalmente impulsado por, como dije, necesidad de sensaciones de seguridad personal más que por razones de falta de interés en la pareja libre. Pero desde hace tiempo que me encuentro como la pareja espiritualmente adulta que relatan Masters y Jonson.

Hay muchas cosas en mi pareja que nos interesan más que el amor libre, al cual ya no lo vivo como algo que, por desconocido, me resulte atractivo. Y en mi fuero íntimo siento que la paz interior que actualmente tengo sólo se logra después de haber vivido la experiencia.
Cuando uno encuentra, por experiencia y no por inexperiencia, que el amor libre ya no tiene atractivos que ofrecerle.


REFERENCIAS.

- Masters W.H. y Jonson V. E. El vínculo del placer. Barcelona, Grijalbo, 1978.
- Warren H.C. Diccionario de Psicología. México, F.C.E., 1956.

12 Amigos opinamos...:

tresa dijo...

Hola ! me ha gustado ! explica muy bien el amor maduro !!

Claudia Sánchez dijo...

Bien, ahora me cierra mejor todo.
También leí la biografía del escritor.
Volví a leer todo con otros ojos.
Y de tal palo, tal astilla!
Sumamente interesante el tema... ya te contaré más vía mail.
Besos,

Gra dijo...

Clarísimo y reconfortante el artículo. Dan muchas ganas de creer en los vínculos más genuinos.
Leyendo a tu viejo puedo darme cuenta de donde sacás vos esa propiedad de escribir conceptos complejos con simpleza. Aunque en este como en muchos casos el discípulo supera al maestro. Bueno!!! Para mí!!!

Steki dijo...

Hola Rik!
Dime quién es el padre y te diré quién es el hijo. Excelente esta última parte de la entrega en la que se ve mejor al hombre más que al profesional.
Yo no sé muy bien cómo explicar algunas cosas con respecto a las "libertades" en la pareja.
Como bien lo sabés soy desestructurada y me muestro tal cual soy y digo lo que siento y acepto muchas cosas "entre dos". Pero, creo que eso es así hasta que se genera otro tipo de vínculo, más comprometido. Ése es el punto, creo.
Si a mí me sucediera eso, soy una persona fiel a ese vínculo. No puedo sentir algo especial por una persona y también con otra. No puedo. Mi dedicación es absoluta a la persona con la cual estoy generando una situación especial. Pero también me pasa que si "algo" surge que me desestabiliza... soné. Se me bajó la cortina.
Así como mi cuerpo necesita del alimento cotidiano para vivir mi corazón también.
Es gracioso, no? Tan libre en mis pensamientos por un lado y tan "monogámica" por el otro, jeje.
Siempre un placer leerte, Rik.
BACI, STEKI.

Laureta dijo...

Creo que en culminación del relato queda todo, jo creo, claro... I cierto es lo que dice Steki... a tal palo tal astilla, i con ello, menudo el padre, i tremendo el hijo...

Ha sido bueno, y interesante la lectura... Yo creo que sí se puede querer a dos personas, aunque no sé, es raro, o no... no sé...

Supongo que la sociedad es lo que tiene!! :)

Un besooooo!!! :))))

Magah dijo...

Impecable, valiente, claro, real, necesario.
Es así, tal cual lo ha dicho tu padre con tanta solvencia.

Aprendo, me relaja hacerlo, me tranquiliza. Es muy bueno leerlos.

Cariños maduros amigo del sur!!

Ricardo Musso dijo...

Tresa, Claudia, Gra, Steki, Laureta, Magah!

Ufffffff…….!!!

Una amiga y colega de Buenos Aires, Nelly, siempre expresaba cuando alguien le decía Gracias! : “Gracias hacen los monos!”.

Las leo y no me sale otra cosa que calzarme mi traje de simio (orangután diría yo por mi tamaño!) y expresarles mi GRATITUD por sus palabras.
Palabras de aliento, de respeto, de estímulo que uno (yo por lo menos!) siempre necesita para sentirse que es útil…, que es amado.

Mañana retiraré al viejo para dejarlo en la biblioteca y que se lo lea cuando se quiera. Ya presentaré otras cosas de él.
Es un honor para mí que hayan visto que soy un “hijo e´tigre!”, lo admiré mucho vivo y también muerto!. Fue un gran maestro sin joda!

La quiero, las admiro!, y me tendrán que seguir bancando en sus “casas” con mis largas peroratas!.

GRACIAS CHE !!!...pero gracias en serio.
Casi digo desde alma! o del corazón!..., pero sí, ¿por qué no?, desde las vísceras GRACIAS !!!

BESOS !!!
Rik

Cartas que nunca escribí dijo...

Estupendos, un tema que siempre he pensado hay que tratar al desnudo, sin pacaterías. Me has dado de ideas, revolotean cartas nuevas en mi mente.
Gracias por pasar y en respuesta a tu comentario, la mía en dos partes...para variar.

Un abrazo inmenso,

Esme

Ricardo Musso dijo...

Hola Esme (Cartas!)

No siempre es fácil digerir el lenguaje directo, y como bien decís, sin pacaterías.
Aunque imprescindible para no seguir en esa DOBLE MORAL, en todos los planos, no solo el sexual, es decir: “haz lo que te digo, y no lo que hago!”.

Gracias por venirte!
Un abrazo!
Rik

Maria dijo...

Todo el artículo es interesante pero la frase "sensación compartida de conveniencia mutua", como decimos por este lado del charco para mi "va a misa" por lo que engloba que no es poco. He disfrutado leyéndolo e incluso he sacado a mis Master&Johnson del olvido por la curiosidad de mirar que quedó ya obsoleto y que no. En suma, ha cundido el tema.

Marce dijo...

Como será llegar a semejante inteligencia afectiva? Me ha servido la lectura para acomodar, ordenar mejor lo que siento y pienso. Agregaría a las palabras alagüeñas de tus amigas...DE TAL PALO TAL GARROTE. cariños.

Ricardo Musso dijo...

Buenos días Marce.

Imaginé que te iban a gustar estas publicaciones.
Siempre admiré su franqueza. Y esta conferencia es una muestra más de la firmeza conque vivió sus convicciones filosóficas, aún en temas tan subjetivos como el amor y la sexualidad!"

Gracias por tus palabras.
Cariños.
Rik