Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



lunes, 24 de mayo de 2010

MAGIA PSICOTERAPÉUTICA

- “Sabés qué Ricardo…, compré un libro que me recomendó un amigo y lo estoy leyendo…
- “Ahhh… ¿y?
- “Bueno…, realmente lo que dice son cosas maravillosas y me hacen sentir genial…, creo que con él voy a cambiar mi vida !!!
- “Me alegro mucho !…” - le dije como a todos los pacientes que suelen hacerme esos comentarios -.
- “A tal punto Ricardo, que estuve pensando seriamente en dejar la terapia..., ¿qué opinás?
- “Bueno..., te propongo que hagamos una cosa; que sigamos un mes más, y si continuas tan bien como decís, podríamos suspender, ¿te parece?” - le respondí a la vez que pensé: «veremos cuánto le dura ese bienestar !»

- INTRODUCCIÓN:

Si bien comulgo con aquella frase del padre de un amigo de la infancia que decía: “si te hace sentir bien la sopa, tomá sopa!” (sugestión), también lo hago con la idea que trasmite aquel antiguo cuentito que narra que cuando Jesús regresaba de sus misiones de “sanación” a los pobladores enfermos de las aldeas que visitaba (acariciándoles la cabeza con sus manos) y Pedro (uno de sus discípulos) le expresó: “Señor.., a este ya lo sanó cuando pasamos hace un mes, y me impresiona que esta peor que antes”; a lo cual Jesús, con criterio, le respondió: “Uy Pedro…, cagamos…, este tiene cáncer !!!” (empirismo). Quiero decir que, ante determinados problemas, debemos aceptar que: no hay sopitas que valgan!.

- COCEPTUALIZACIONES

El término MAGIA que integra el titulo de este escrito esta utilizado en la tercera acepción que para su definición utiliza el Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:

3 - Encanto, hechizo o atractivo con que una persona o una cosa deleita o subyuga.

Soy conciente que la SUGESTÍON es un componente imprescindible en cualquier terapia psico-física. La confianza en el profesional y el tratamiento recibido, por parte de un paciente, constituyen un porcentaje importante en el logro de sus resultados.

Sin embargo, el CRITERIO EMPÍRICO también es necesario - en ambos - para poder demarcar cuando se termina LA CREENCIA, y cuando comienza a imponerse LA REALIDAD.

- PUNTUALIZANDO

En el video de la columna lateral derecha - de nombre: “Presentación del libro” (refiriéndome al “libro virtual” de Mis creencias para vos…) -, podés oírme decir alguna de las cosas que quisiera trasmitir en éste escrito.
Más, en esta ocasión, quiero hacer hincapié sobre aquella literatura denominada de “autoayuda”, en la que muchos individuos depositan enormes expectativas de encontrar un bienestar y equilibrio psico-emocional permanente.

Este tipo de libros, generalmente, está elaborado por psicólogos o psiquiatras con formación en Terapias Cognitivistas, vale decir, profesionales que conocen a la perfección qué tipo de pensamientos y autoverbalizaciones posee una gran cantidad de personas y que les hacen padecer sus angustias de origen psicológico.

En base a esos conocimientos, redactan cuentos, frases o fabulas con las que la gente se sienten identificados, y con alguna reflexión o sugerencia final, los lectores acaban considerando que ahí está la salvación”!.

Más, pregunto yo: ¿alguien - una vez cerrado el libro - ha logrado encauzar sus pensamientos y hábitos de conducta, de forma tal que les haya permitido alcanzar esa tan ansiada estabilidad en forma duradera?

Mi casuística como profesional me indica que NO. Que el logro de una estabilidad psíquica (aunque jamás permanente), implica la modificación de conductas y pensamientos “ancestrales” en la vida de los sujetos que solo se logra por medio del ARDUO TRABAJO” en una psicoterapia.

- LA PSICOTERAPIA

La psicoterapia, como yo la concibo, consta de un momento de REFLEXIÓN, que consiste en el encuentro de 50 minutos o una hora con el terapeuta; y otro de ACCIÓN, que implica poner en práctica en el ámbito cotidiano aquellas “estrategias”, que en el momento de reflexión, se convino como las más apropiadas para modificar esos atávicos estereotipos de conductas y pensamientos.

Otro aspecto fundamental que permite una psicoterapia, y que no lo facilita ninguna bibliografía de autoayuda, es la posibilidad de hacer un SEGUIMIENTO (control) de que el paciente, realmente, está PONIENDO EN PRACTICA (acción) esas “estrategias” convenidas. Ya que de no hacerlo, NO HAY CAMBIO ALGUNO, NI SE ALCANZARÁ EL BIENESTAR ESPERADO.

Puede que algunas personas opinen que estas reflexiones intentan defenestrar la labor de los colegas que escriben con este tipo de propuesta “terapéutica” (la autoayuda), con el objetivo de incrementar otro “negocio”, que es interpretado por muchos de esa manera debido a las interminables terapias personalizadas, y que desde ya resultan mucho más onerosas que un libro.
Al respecto me gustaría mencionar que existen múltiples tipos de psicoterapias personalizadas que, en la actualidad, resuelven los problemas que demandan los consultantes en lapsos bastante breves y sin apartarse de los criterios mencionados arriba (reflexión, acción y seguimiento).

- DECLARACIÓN Y ACLARACIÓN

Más de una vez me han sugerido escribir este tipo de publicaciones tan consumidas por gran parte de la población; pero un simple principio de la concepción de la función y objetivos de la Psicoterapia que tengo, y el respeto a la integridad intelectual que me profeso, me lo impide: LA ÉTICA.

Debo confesar que JAMÁS HE LEIDO LITERATURA ALGUNA DE ESE TIPO, ante lo cual admito que se me critique, por esta publicación, como PREJUICIOSA.
Al respecto puedo esgrimir en mi defensa que, la experiencia profesional – como redacte en el diálogo inicial –, hasta el momento, me ha demostrado lo fugaz del entusiasmo que despierta esa lectura, y lo endeble de los cambios que se logran con ella.

Sin embargo, buscando material en la web para este artículo, encontré textos y videos que considero bien podrían ser "disparadores" para la motivación de un “trabajo” terapético más profundo, o directamente un complemento de la psicoterapia.

- PALABRAS FINALES

Sé que “meterse” con los “íconos” que han logrado una gran admiración internacional en ese metié - y por lo declarado en el punto anterior en cuanto a mi ignorancia en el tema - es casi “suicida” el video que seleccioné de Youtube para acompañar este capítulo...jajaja!.

Quisiera aclarar que no tengo ninguna animadversión para con el Dr. Jorge Bucay o su entrevistador, el periodista Julio Barroso. Y dentro del profuso material que pude ver existe de este profesional en ese sitio, donde muchos son sus cuentos o fabulas animadas, elegí éste para que quienes lo vean, den sus opiniones respecto de lo que dialogan los interlocutores de la entrevista. Las mías, las expondré en los mismos comentarios.


- REFERENCIAS:

- Albert Ellis, Russell Grieger – “Manual de Terapia Racional Emotiva”, Editorial Desclée de Brouwer, (1977).
- Albert Bandura – “Teoría del Aprendizaje Social”, Editorial Espasa. Madrid, (1977)
- Hans Eysenck – “El estudio científico de la personalidad” , Editorial Paidós, Buenos Aires, (1971)
- Buscador Google

Cariños.
Ricardo Musso

22 Amigos opinamos...:

Claudia Sánchez dijo...

Hola Rik! Tu posteo de hoy me hizo acordar a una frase de no recuerdo quién... creo que era Richard Bach, que decía algo así como "Enseñar es recordarle a los demás que saben tanto como tú."
Esa es la sensación que me queda con los libros de autoayuda.
Particularmente creo que de ninguna manera puede reemplazar a la terapia. Quizás pueda ayudarla, con conceptos que están por escrito y que tal vez sirven y uno puede leer y volver a leer y volver a leer. Pero siempre dirán lo mismo. No cambiarán según las circunstancias de cada uno. Son generales.
También creo que si las terapias son eternas no están funcionando como debieran. Ojo, yo conocí a una mujer, estudiante de psicología, preparada, que iba a terapia cada 15 días porque la hacía sentirse bien. Hay de todo.
Yo creo que la magia no existe. O por lo menos no existe sin el trabajo propio. Y también creo que cada uno conoce su propio límite.
Particularmente pienso que cuando la terapia se convierte en una carga más, en un problema, es momento de dejarla. Esto podría ser porque el motivo de consulta ya se solucionó o porque de momento no tiene solución o porque el esfuerzo que requiere solucionarlo es superior a nuestras fuerzas. Pero de ninguna manera se compensará con un libro de autoayuda. Bueh! ninguno que yo conozca al menos.
Besotes.

Ricardo Musso dijo...

Querida Claudia.

Me gustó esa frase: “Enseñar es recordarle a los demás que saben tanto como tú.” y tu asociación con la literatura de autoayuda. ¿Quién se conoce mejor a uno mismo que uno mismo?.

Tal vez se necesite de un “empujón” para emprender un cambio, pero nada novedoso se descubrirá en una frase o una psicoterapia.
- “Voy a terapia para conocerme mejor a mi mismo” -, es un mito!

Lo que comentás respecto de tu conocida es una “regla” frecuente en los estudiantes de psicología que implica realizar su propio análisis (yo la cumplí…jajaja!).

Sin embargo una sesión quincenal - y por muchos años - tal vez sea signo de hacer un “cambio de aceite” de tanto en tanto porque produce un bienestar al “motor mental”, o una dependencia al psicoterapeuta en que caen muchos pacientes, llegando al extremo en que no cambian un mueble de lugar en la casa sin antes consultarlo en terapia!. Como bien decís: Hay de todo!.

Muy buenas también tus reflexiones acerca de la necesidad que muchos pacientes tienen de dar por terminada una terapia (aunque sea por un tiempo).
Puede que ya no haya “objeto de trabajo para el profesional” (como yo llamo al objetivo psicoterapéutico que motivó a la persona a iniciar un tratamiento); bien sea porque se haya resulto y no surgen uno nuevo, o bien porque no es momento para trabajar sobre ello.

Gracias por tu comentario!.

Besos.
Rik

Steki dijo...

Hola, Rik!
Ante todo, MUY FELIZ CUMPLE A DANA! Si hubiera sido varón y hubiera nacido hace muuuuuuuuuchos años atrás no hubiera hecho el servicio militar. Gracias a Dios y a su mamá y a su papá es una nena! Jaja. Basta de cháchara.
Ante segundo todo... gracias por avisarme lo del link de Elissalde. Ya lo arreglé. Después fijate, porfa, no sea cosa que yo sola lo vea y los demás no.
Ahora sí. No me extenderé porque sabrás que estoy en el diario y con estas patrañas de festejos estoy a full pero te daré una breve opinión al respecto. Después veré el video en casa.
Yo creo que, a mí, me pasó lo de "sentirme indentificada". Lo de no "sentirme una estraterrestre" con las cosas que me pasaban.
Cuando me estaba por separar de mi segundo ex, cayó en mis manos "Amarse con los ojos abiertos" de Bucay, y fue para mí, maravilloso. No sé si sabés de qué se trata pero bueno, ahora no puedo ponerme a explicarte. Buscalo en Google, jaja. Ahí me di cuenta de que lo único que salvaría a mi matrimonio sería intentar una terapia de pareja y logré (casi) que el escéptico de Miguel me prestar atención cuando le iba leyendo algunas cosas en un viaje de vuelta desde Las Leñas. Se había entusiasmado! Y yo casi me muero. No lo podía creer. Finalmente accedería a hacer terapia. Llegamos de vuelta a Mendoza y le digo: bueno, querés que vaya a Osde a averiguar de algún terapeuta? Y me dijo: NO. Ahí me di cuenta de que mi matrimonio no tenía arreglo.
Después de ese libro leí los otros que tiene de "El camino a..." que son 4. Los leí todos y me gustaron mucho. ´
Después de unos 3 meses de separada, en un intento de aproximación que duró 3 meses como amantes, me compré un libro de SErgio Sinay y lo leíamos juntos porque en cada capítulo terminaba con unas preguntas como ejercitación. Nos encantó. Pero... era evidente que lo nuestro ya no tenía arreglo.
Nunca he tomado como MAGIA estos libros sino que, como te dije en un principio, me sentí identificada y comprendí muchas cosas mías y de él. Encotré causas.
No soy para nada escéptica con las terapias. Las he hecho en 2 situaciones puntuales (una para intentar no divorciarme y la otra para tener un refuerzo psicológico para divorciarme). Y las dos veces me fue bien. Vos sabés que yo soy bastante autosuficiente y con esas pequeñas bases he tratado de resolver mi vida en todos los aspectos, no solamente en el de pareja.
Bueno, a la noche tarde vuelvo para ver el video.
Besote enorme, compatriota y feliz Patria para todos! Salute!
STEKI.

Steki dijo...

FE DE RATAS: eXtraterrestre! Están al lado las letras, sorry.

Isabel Estercita Lew dijo...

Hola Mussito, mirá che, yo en la magia creo, pero no en la referida aquí.
Aunque paradójico, en una época me sentí encantada por dos libros de Bucay, Cartas para Claudia, e Historias para Demian, luego me di cuenta que Bucay es un buen terapeuta contando cuentos y más tarde noté que Bucay es un buen contador de cuentos mientras te hace el verso.
Hace unos años participé de algunas de las charlas que él daba en Hacoaj mientras esperaba a ni hija que entrenaba en la selección de voley, la mamá de Bucay se sentaba en la primera fila, un personaje la señora, la típica idishe mame, aplaudía todo lo que él decía, creo que es su musa  Después de un par de veces de escucharlo, me di cuenta que era un negocio, y las salas estaban llenas de compradoras, sí, hombres había, pero pocos.
Mi ex era adicto a libros de auto-ayuda, entre otras cosas, nunca pude leer ninguno porque no les creo.

Me voy a dormir Mussito, leyendo a mi autora de turno, Clarice Lispector, la buena literatura me ayuda a pensar mejor

Beso

Estercita

Steki dijo...

Hola, Rik!
Volví, pero sin haber logrado ver el video. Anoche no cargaba desde tu blog y hoy lo puse a cargar desde youtube pero tiene un muy mal sonido o, más bien, poco. Con mi parlante a full y el del video a full no lo logré. Bue, lo intentaré desde la otra compu.
Besitos,
STEKI.

Ricardo Musso dijo...

Hola Stekita.

Gracias por tus palabras para con Dana.

Personalmente – aunque con un criterio profesional; es decir, no porque a mí se me ocurra – las crisis y separaciones conyugales no las considero un trastorno psico-emocional.

Aunque no soy amante de los diagnósticos, el DSM IV (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) - que es el manual que utilizamos psiquiatras y psicólogos cuando por alguna razón necesitamos recurrir a un diagnóstico -, contempla un ítem que llama “OTROS PROBLEMAS QUE PUEDEN SER OBJETO DE ATENCIÓN CLÍNICA”, y dentro de éste otro que denomina “PROBLEMAS DE RELACIÓN”, y luego - a su vez dentro de éste último - uno que se clasifica con la nomenclatura “Z63.0 – PROBLEMAS CONYUGALES”.
Los criterios que identifican este diagnóstico son los característicos de cualquier problema de comunicación entre dos personas: comunicación negativa, distorsionada, o ausencia de comunicación.

Para no extenderme demasiado (“vicio” característico en mi…jajaja!), en tu caso personal (tu separación), la considero una “crisis vital” por la que atraviesan muchos matrimonios y que afecta emocionalmente a los involucrados.
Pero la superación de esa afección emocional solo depende del tiempo.

La terapia puede colaborar con el miembro más perturbado para que “descargue su mochila” de la angustia o la bronca que el hecho le produce, por ende, ninguna psicoterapia ni libro de “autoayuda”, va a permitir que se resuelva en sentido alguno (ni para que la pareja no se separe, ni para que se separe “ con serenidad y madurez) más que el que los implicados decidan que sea.

Decís respecto de los libro de Bucay que leíste: “Nunca he tomado como MAGIA estos libros sino que, como te dije en un principio, me sentí identificada y comprendí muchas cosas mías y de él. Encontré causas.”.
Bien, eso también lo menciono yo en el artículo, pero la pregunta sería: ¿y, de qué te fueron útiles para que la realidad se imponga en uno u otro sentido?,

Por tus característica de “autosuficiencia”, como mencionas, creo que tampoco las psicoterapias te hayan ayudado a tomar las decisiones que tomaste respecto de tu divorcio. Con seguridad ya las tenías decididas, y lo que necesitabas es que un “tercero” las aprobara.

Besos corazón.
Rik

PD: Sí, el video no tiene buen audio, pero te aconsejo usar auriculares y no parlantitos para oírlo mejor.

Ricardo Musso dijo...

Buenas noches Estercita Lew.

Yo no creo en la magia sino en la prestidigitación, es decir, en los espectáculos de los ilusionistas que animan algún evento con sus trucos.

Desconozco alguna corriente psicoterapéutica basada en la narrativa de cuentos.
Un buen cuentista, es un buen cuentista; pero un psicoterapeuta (en las escuelas de psicología que conozco y aprobadas por las comunidades de profesionales de la psiquis) trabaja de otra manera.

Creo entenderte en tu frase: “y más tarde noté que Bucay es un buen contador de cuentos mientras te hace el verso”, ya que “hacer el verso” es una frase argentina para referirse a aquel que tiene por objetivo hacer su beneficio (por lo general económico) “vendiendo” bondades que un producto no tiene en realidad (también solemos decir: “vender buzones!!!”...jajaja!).

Respecto del episodio de las charlas de él en la que estuviste, la musa, ¿es la madre para él o él para la madre?..., ahí me perdí!.

me di cuenta que era un negocio”, vos lo dijiste querida amiga…, y yo apoyo tu afirmación!.
Como también apoyo tu comentario de qué los mayores consumidores de esta literatura son mujeres… ¿por qué?, no sé!.

No conozco a Clarice Lispector pero si te gusta, adelante, o sea “si te hace bien la sopa…, tomá sopa”…jajaja!.

Besos
Rik

Ana dijo...

Hola Riki:

Escribí un comentario y al querer publicar se borró!
Lo rearmo: Leí el artículo antes y no sabía que comentar, nunca leí un libro de autoayuda, no creo en la magia.
Acuerdo con vos, y creo, que más allá de la línea teórica que el profesional siga, el modo de salir - o intentar hacerlo - de un sufrimiento psíquico es una psicoterapia, en donde el profesional junto con el paciente, si el paciente está en condiciones, o junto a la familia, decidirán el mejor modo de abordar el conflicto, la necesidad de medicación - que en ocasiones es imprescindible - y la duración y frecuencia de la terapia.
El psicoanálisis es lo mío pero he conocido excelentes terapeutas de diferentes líneas teóricas y pèsimos terapeutas de diferentes líneas teóricas, así como he conocido excelentes terapeutas en "el campo" y pèsimos teóricos y excelentes teóricos, pésimos en la praxis.

Creo también que una entrada de este tipo puede ayudar a quien tiene algún sufrimiento y por resistencia o prejuicio _ que parece mentira pero todavía persisten - no consulta con un profesional, a que lo haga. O sea es una entrada de autoayuda jajaja!

En relación al video, me parece que Bucay es un médico psiquiatra retirado que escribe cuentos. Me parece fatal que utilice su formación profesional para vender cuentos con el cuento de la autoayuda...

Un beso grande a vos y otra a todas/os

Ana dijo...

Ah! También acuerdo con vos en el aspecto ético de semejante cosa.
También me ha sucedido que a pesar de no haber leído nunca un libro de autoayuda me han comentado pacientes sobre ellos, creo que sólo contribuyen a fortalecer la resistencia que puede tener alguien a enfrentar seriamente el conflicto o trastorno serio que eventualmente tenga y dilatar indebidamente su tratamiento, aún en casos de trastornos graves.

Ana dijo...

....Si me olvidé algo después vengo....

Rodolfo dijo...

Hola Rik: Lei muchos libros de auto ayuda, y no fueron Mágicos, pero si me ayudaron. Me ayudaron a ver cosas que, si bien parecen elementales, muchas veces uno no las ve.
También hice terapia y me ayudo a ordenar mi vida en profundidad y ver cosas desde otro lugar, con la ayuda de un excelente profesional.
Creo que todo ayuda cuando uno esta mal. Nadie va al psicólogo cuando se siente bien.
Respecto de si son negocio o no, creo que todos lucramos con algo. Hasta el almacenero que lucra con el hambre de la gente o el médico con sus enfermedades. No tiene nada de malo lucrar y nadie obliga a nadie a comprar un libro.
Aclaro que no leí ninguno de Bucay

Saludos para todos

Ricardo Musso dijo...

Hola Ana querida.

Como siempre que alguien menciona que ha perdido un comentario, le recomiendo (y te recomiendo) escribirlo primero en una pagina Word y luego copiarlo y pegarlo. Si te sucede lo que te sucedió, se vuelve a copiar y pegar y listo. No es necesario guardar ese comentario en Word, por supuesto.

Coincido totalmente con tu apreciación de las terapias y los terapeutas.
Los hay de todo tipo, malos, regulares o buenos profesionales (como en toda profesión).
Como también, buenas, regulares o malas teorías, que en ocasión (estas últimas), en manos de buenos terapeutas resultan excelentes para el paciente…jajaja! (paradójico no?).

La psicología es una ciencia que, lamentablemente, avanza muy lentamente en conocimientos irrefutables respecto de otras.
Creo que ya lo mencioné en algún lado, pero en la actualidad se ha estandarizado tanto el modelo Cognitivo-Conductual para el tratamiento de Fobias, que en algunos países ya ha comenzado a legislarse sobre esa practica. Vale decir, que si un paciente que no prospera en su trastorno fóbico y puede demostrar que su terapeuta lo ha sometido a años de tratamiento bajo otro enfoque terapéutico, le puede iniciar un juicio.

Me hiciste reír sobre tu concepción de esta entrada como autoayuda.
Creo que justamente es al revés, cualquiera que tome en cuenta lo que escribí, tal vez rompa con ese prejuicio que mencionas que aún existe (y coincido con vos en ello) y acuda a una consulta con alguien que se responsabilice de la terapia que se le aplicará, e invierta el dinero de uno de estos libros en otra cosa que le de placer.

Respecto de la Ética Profesional, justamente incumbe esa reflexión ya que son profesionales de la psicología y la psiquiatría (en su mayoría) los que escriben este tipo de literatura. Si fuesen ajenos a esta ciencia y solo lo hiciesen transmitiendo experiencias de vida propias y consejos que les han sido de utilidad, no faltaría a ese principio, ¿no?.

Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Rodolfo.

Que alegría leerte!, gracias por venir.

Creo que todo ayuda cuando uno esta mal. ”, decís en tu comentario y coincido plenamente. De ahí que como escribí en el artículo, acuerdo con la frase “si te hace sentir bien la sopa…, tomá sopa”.

Los libros (pero también las películas, las obras de teatro, las situaciones que uno observa que le suceden a otros, la palabra de un amigo o un vecino) pueden ser de utilidad cuando uno se siente reflejado en lo que los escritores narran y la manera en que resuelven situaciones, o los “consejos” que brindan.

Pero para modificar ancestrales modos de pensar y comportarnos - y que sentimos nos afectan emocionalmente - solo la compañía, el asesoramiento y seguimiento de un profesional en que uno depositemos nuestra confianza, pude producir cambios benéficos y duraderos.
De lo contrario, esa sensación de bien estar dura…nada (iba a escribir una guarangada…jajaja!).

Respecto del “lucro” que se obtiene por cualquier prestación de un servicio (que en el caso de una prestación profesional preferiría llamarlo honorarios, y en el caso del almacenero rentabilidad por el producto que te vende) es absolutamente cierto que nadie presta servicios gratuitamente, y de acuerdo a lo que cada uno nos cobre, podemos tomarlo o dejarlo.

Lo que es de esperar es que si uno necesita una intervención quirúrgica por apendicitis, y tiene que abonar los honorarios que esa operación demande, no termine siendo operado de la vesícula en vez del apéndice, o que la lata de garbanzos que te vende el almacenero no contenga arvejas…, me explico?.

Si vos mirás el video del artículo; verás cuando Bucay menciona que en su libro “El camino de la felicidad” (o “El camino hacia la felicidad” depende de cómo lo busques en la Web), dice en la primer página que si alguien lo compra esperando que él le diga cuál es el camino para encontrar la felicidad, devuelva el libro; porque él no puede decir a nadie cuál es ese camino. Pero inmediatamente dice qué cosas si uno NO hace en su vida sí puede afirmar no logrará encontrarla (la felicidad), y menciona una serie de ellas.

Esta manera de promocionar un libro - que lleva un título muy sugestivo, y que vos sabes bien que el tema de LOGRAR LA FELICIDAD es algo muy acuciante para la gente y despierta muchas expectativas -; es similar a que si trataras de iniciar una psicoterapia con un terapeuta que te diga: “Yo no prometo poder ayudarlo en nada, porque en realidad no sé como es eso de ayudar a la gente a superar sus angustias psicológicas, pero sí se qué NO DEBERÍA DEJAR DE HACER USTED PARA SUPERARLAS…, venir a verme!”.

Tal vez te hice mucho barullo no?

Un abrazo.
Rik

LUNA dijo...

Querido Ricardo y amig@s.
Hace muchos años, unos 25, cuando la psicología, era practicamente desconocida en España, a nivel de calle, a los psiquiartras iban casi solo los locos, y si alguien iba, no lo decía, por aquello de "qué pensarán"... ya os he contado otras veces que tuve una depresión post parto que duró, duró y duró........
Entonces fui por primera vez a una psicóloga, que luego fuimos grandes amigos las dos familias, Carmen Pozueta. Me hizo lee Mis Zonas Erróneas y No digas si, cuando quieras decir no.
Bueno, esos libros no fueron MILAGRO, sino que sirvieron como parte del tratamiento pues luego debatíamos en la consulta, digamos que fueron un apoyo a la terapia.
La verdad es que yo no sabía ni que existían ese tipo de lecturas.
Me descubrió, eso si, que había más gente que tenía mis problemas, que no era un bicho raro....

Otro libro curioso es " Quien se ha llevado mi queso"
Pero bueno, son libros que recuerdan lo obvio.
Si creo que son un gran negocio, no hay más que acercarse a cualquier libreria en cualquier aeropuerto del mundo y hay libros de autoayuda para todo.

Eso también es un indicio, me refiero al éxito que tienen, de la gran necesidad que tiene la sociedad de ayuda...
La gran cantidad de gente que se encuentra perdida y va buscando "milagros", que por supuesto no creo que encuentre en esos libros.

Bueno , si sirven para que alguien sea consciente de que tiene un problema, ya es un principio.
Besitos
Seguiré atenta....

LUNA dijo...

Perdón, me equivoqué en la fecha, fué hace exactamente 36 años.

Ana dijo...

Luna querida, habiendo leído y además escuchado en la casa de mi padre la educación tremendamente represiva que tuvieron las mujeres en la época franquista yo diría que sos una mujer excepcional, con una fuerza y capacidad de introspección realmente interesante.
Un beso grande para vos y un beso grande al oso hibernador Ricardo. Delfi ya está preparando la guitarra....

Ricardo Musso dijo...

Buen día Luna.

Te estaba esperando para cambiar de artículo!.

Es que te has convertido en una “cabala” para mí, y si no dejas un comentario antes de publicar algo nuevo, los días próximos me quedo estresado pensando qué hubieras dicho que no dijiste. Es decir – considero yo -, que tus reflexiones son como un texto de autoayuda a mi psiquis.
No te rías mujer, que ya te veo esa sonrisita y esto va en serio!. Así que a ver si la próxima te me apuras con esas cuestiones de la mudanza!!!.

Excelente relato el tuyo.
En nuestro país también atravesamos una época en que concurrir a psicoterapia era un deshonor para la persona o la familia.
Pero como los argentinos siempre tuvimos la “mirada” puesta en el Viejo Continente, y en nuestras universidades se formaban profesionales con los textos y teorías - sobre la psicología, la sociología y casi todas las carreras humanísticas - que llegaban de Europa, sumado a que por aquellos años teníamos una amplia franja de clase media conformada por muchos intelectuales que también tomaros esas influencias, la psicoterapia se convirtió en una “moda”, y quien no hace psicoterapia hoy en día, es signo de “ignorancia”.

Sin embargo, en relación a la literatura de autoayuda los dos libros que mencionaste pertenecen a norteamericanos.

Estos datos encontré en la Web, ya que como menciono en el capítulo jamás leí uno de esos libros por ende busqué sus autores:

Mis Zonas Erróneas” es de:

Wayne W. Dyer (nacido el 10 de mayo de 1940 en Detroit, Míchigan) es un escritor estadounidense de libros de autoayuda.

No digas si, cuando quieras decir no” es de dos autores: Herbert Fensterheim y Jean Baer y de ellos encontré:

Herbert Fensterheim estudió en las universidades de Columbia y Nueva York; está especializado en terapia de la conducta. Tiene un consultorio privado en Manhattan, es catedrático adjunto de psiquiatría en la Universidad de Cornell y ejerce en la clínica Payne Whitney del Hospital de Nueva York. Jean Baer esposa y colaboradora de Herbert Fensterheim, es periodista y ha escrito diversos libros sobre problemas contemporáneos.

Todos tienen formación en la escuela teórica Cognitivista-Conductual que tiene su origen con uno de mis maestros (bibliográficos) Albert Ellis.
Este autor, que desarrolló la teoría cognitivista, formó muchos profesionales con su libro académico: “Manual de Terapia Racional Emotiva”.

Sin embargo pareciera ser que también encontró su “veta comercial” a través de las publicaciones de autoayuda, porque encontré muchos títulos - posteriores a aquel que era muy técnico - que no forman parte de ninguna literatura de formación profesional, sino que están dirigidos a un público en general:

“Usted puede ser feliz”; “Ser feliz y vencer las preocupaciones”; “Envejecer con plenitud - 20 reglas para vivir y envejecer con alegría”; y muchos más que, por sus títulos nomás, indudablemente confirman lo que digo.

Y en ese sentido, el autor argentino que elegí para este capítulo, Jorge Bucay, habrá tenido su formación profesional de tipo Europeo (como todos los que nos dedicamos a este metié), pero“no come vidrio”, y a la hora de hacer sus “dinerillos”, sigue la “Escuela Norteamericana”…jajajaja!.

Coincido con tu apreciación que pueden ser un complemento de una psicoterapia, pero no sustituirla. Y de eso, la gente en general, debe ser muy consciente.

Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Buen día Aniuska.

Que Delfi prepare la guitarra nomás, que aún con mis garras soy capaz de tocarla; pero vos cuidate, porque si como dice el dicho: “El hombre es como el oso, cuanto más feo…”; y si oíste acerca del “abrazo del oso”, Sergio se va a tener que cuidar…, y yo no quiero despelotes eh!.

Beso corazón de arroz!
Rik

LUNA dijo...

Ricardo, amigo. Es una lisonja para mi, leer que estabas esperando mi opinión.... es que, ya sabes soy Ricardo-Adicta....
Si estuve toda la semana preparando el pre-traslado a Valencia y...¿sabes? he descubierto que me pueden doler músculos que ni sabía que tenía...
Los años....
Veo que también consultas el Libro Gordo de Petete...chico y es que es un pozo sin fondo del saber...
Por cierto, y cito:
“Herbert Fensterheim estudió en las universidades de Columbia y Nueva York; está especializado en terapia de la conducta. Tiene un consultorio privado en Manhattan, es catedrático adjunto de psiquiatría en la Universidad de Cornell...

Mira, lo que son las cosas mi hijo es profesor en la Universidad de Cornell....
Si en el Libro Gordo de Petete, pones en el buscador José F. Martinez, ESE ES MI HIJO.....
Un besito, amigo.

LUNA dijo...

Ana, querida amiga, me sobevaloras... Lo que pasa es que tengo muchos años....Nada más que eso.
Besitos

Ricardo Musso dijo...

Querida Luna.

La lisonja es para mí si te declaras Ricardo-Adicta..., gracias, pero cuidado con la salud porque puedo resultar peor que las mudanzas!..., jajaja!!!.

Claro que recurro con frecuencia al Libro Cibernético de Petete (Google).
En realidad todo lo que escribo lo plagio de ahí…jajaja!

No te quepa dudas que buscaré a tu hijo por ese medio y me enteraré de él.

Gracias por pasarte.
Estoy a punto de cambiar de tema y no quería hacerlo sin antes responderte.

Besos.
Rik