Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



sábado, 3 de septiembre de 2011

YA NO SÉ QUÉ HACER CONMIGO

- “Te digo algo Richard… - me llama Richard -, con esta «carta» me juego la última…”
- “¿Con qué carta? - le pregunté haciéndome “la sota” -
- “Con la terapia me refiero…; viniendo acá a verte, creo que ya no tengo más para hacer…, ya probé con todo!”
- “Epaaaa… ¿y de quién depende que esta «carta» sea la ganadora?..., ¿de mí, o de vos? - lo indagué para conocer su idea sobre una psicoterapia -
- “Naaaaaa, ya sé que depende de mí…; pero necesito que me ayudes…, que me orientes”
- “Ahaaa… - respiré aliviado - me gusta ese pensamiento... ¿Y qué debería suceder para que sientas que te estoy ayudando?”
- “Que sé yo…, que encuentre paz, que me tranquilice…, y no que este a diez mil por hora todo el tiempo!-
- “Bueno…, «paz» vas a encontrar en el cementerio. La vida nunca es un permanente «Ommmmmmmmmm». A veces es útil y beneficioso que funcionemos a diez mil por hora….” - le dije para bajar sus expectativas y saber si su «acelere» le era operativo o innecesario -
- “Sí…, seguro…, eso lo sé. Pero lo que me pasa es que no puedo parar…, no me doy un tiempo para mí…, un tiempo para relajarme…, estoy constantemente «chufff chufff chufff chufff». Y me doy cuenta que a veces es al pedo!” - se expresó muy gráficamente -
- “Eso es por ansiedad…” - así le califiqué sus sensaciones sin saber si me entendía -
- “Exacto…, eso me lo dijeron muchas veces…, que soy un tipo muy ansioso…, que no puedo parar…”
- “Te corrijo…, no digas «no puedo parar», mejor decí «no sé cómo parar»…” - le propuse para que comience a desterrar esa frase tan fatalista que es «no puedo» -
- “Ta´…., es verdad… ¿y vos me podes enseñar?..., porque te digo que a esta altura me siento como dice esa canción que se llama «Ya no sé qué hacer conmigo», ¿la conocés?”
- “No, no la conozco… Respecto de enseñarte a controlar tu ansiedad puedo intentarlo pero, como hablamos antes, depende de vos que sigas mis indicaciones. Si cumplís, puede que aprendas, si no cumplís, no”
- “Dale… ¿y cuándo empezamos?”
- “Precisamente en eso estaba pensando…. ¿Navegaste alguna vez por el lago?”
- “No”
- “¿Tenés temor al agua?”
- “No soy un experto nadador pero no, no le tengo miedo… ¿por qué?”
- “Porque quiero invitarte este sábado a salir a navegar en una pequeña embarcación que tengo…, si hay buen tiempo claro…”
- “¿Este sábado…?”
- “Si, este sábado” - le confirmé mientras notaba que se iba poniendo intranquilo -
- “Emmmm, pero los sábados yo abro el negocio Richard” - comenzó a excusarse -
- “¿Y tus empleados…, no lo pueden atender?”
- “Naaaaaaaaa…, poder pueden, pero no es lo mismo que esté yo” - afirmó mostrando una «creencia» típica de toda persona ansiosa: ser imprescindible -
- “¿A qué hora cerrás al medio día y abrís por la tarde?” - continúo acorralándolo –
- “Cierro a las 3 de la tarde y abro a las 8 de la noche…, pero puedo salir un rato antes y llegar un poco después porque los muchachos se encargan de los preparativos y la gente empieza a llegar a las 9”
- “Bien…, entonces podemos salir desde las 2 hasta la 8, y tenés tiempo de estar en el negocio a las 9…” - insistí -
- “Estemmmm…., bueno…., que sé yo…., te confirmo en estos días hasta el sábado, ¿si?”
- “Mirá Hernán…, un psicólogo de nombre Lacan dijo, metafóricamente, que la permanente búsqueda en las personas ansiosas por encontrar algo que los «colme», que les permita «frenar la máquina» y disfrutar del tiempo para uno mismo, del ocio, es la de alcanzar aquel estado que experimentaron durante su estadía en el útero materno, donde se sintieron plenos y que nada les faltaba. Pretender regresar a ese estado una vez que hemos nacido, es una ilusión, una utopía, una irracionalidad. Es necesario desarrollar un sentido de responsabilidad para forjarnos cierto grado de bienestar y seguridad; pero si a la vez no aprendemos a deleitarnos con momentos de esparcimiento…, «estamos en el horno»”
- “Aha…” - dijo no muy convencido -
- “No tengo dudas que en la salida que te propongo la vamos a pasar muy bien si logramos relajarnos ante el hecho de que solo estaremos disfrutando sin buscar nada súper extraordinario, pero además mi invitación forma parte de ese proceso de aprendizaje que me solicitaste para «parar», controlar tu ansiedad”
- “Bueno…, dale… me está gustando esto… - ríe más entusiasmado -
- “Listo…, preparate para el sábado que te paso a buscar por tu negocio, ¿si?”
- “Bárbaro…, te espero…, ah, y te voy a pasar una copia de ese tema musical que te comenté”
- “Buenísimo, así lo conozco y posiblemente me ayude a saber cómo te sentís…, nos vemos, chau Hernán”
- “Nos vemos…, chau Richard”
--------------------------------------
Si bien es cierto que existen personas con un mayor cúmulo de experiencias vitales que otras - y no me refiero a aquellas experiencias acumuladas por factores que lo ameritan, como los cambios de residencia por una imposición laboral, por ejemplo -, aquellos que han pasado su vida «brincando» de un lugar a otro, de una actividad a otra, o de una vivencia a otra, con el propósito de encontrar algo que los satisfaga y les de serenidad psico-emocional, lo han hecho impulsados por ese «motor» llamado ansiedad, y aunque forman parte de ese sector de población fuera de la media, con seguridad no lograron disfrutar de dichas experiencias.

La ansiedad es una emoción muy incómoda. Para algunos estudiosos se trataría de una característica intrínseca, constitucional, y para otros la «herencia» está en la repetición de modelos familiares.
Personalmente, pienso que es un estado emocional que depende de ambos factores; y si bien una persona con altos niveles de ansiedad difícilmente llegue a convertirse en un «agua de tanque», existen técnicas para lograr controlarla. Algunas de ellas están descriptas en el capítulo “¿QUERES UNA AYUDA PARA TUS MIEDOS?”, y otras las desarrollaré en otra publicación.

El diálogo inicial es un resumen del «trabajo» que realizamos Hernán y yo durante parte de los años 2009 y 2010 con el objetivo de que logre controlar sus altos niveles de ansiedad.
Si bien considero que fue un «hueso duro de roer» y dejó cierta insatisfacción de mí parte, sé que hoy se da «permisos» para disfrutar de varias actividades que antes no aceptaba por su obsesión con un próspero comercio de comidas que posee. Busca momentos para jugar fútbol, organizar eventos, y tiene un programa de radio donde hace comentarios y transmite temas de su músico preferido, Andrés Calamaro.

En estos días - ya no como paciente pero si como amigo – lo llamé y le solicité su autorización para esta publicación donde relataría parte de aquella experiencia terapéutica e ilustraría con un video que grabé en aquella salida a recorrer y pescar en el lago Lacar, se entusiasmó y no me manifestó inconveniente alguno.
Gracias Hernán !!!, un abrazo!.

El video, que es de abril del 2010, fue readaptado para este capítulo. Tiene como fondo musical aquel tema que me acercó Hernán, y con el que se sentía absolutamente identificado. Considero que no deberías perdértelo porque es imprescindible oír la letra de esa canción para dimensionar la insatisfacción emocional que experimentan las personas que sufren este tipo de trastornos.


NOTA: Quiero agradecer nuevamente a Graciela, amiga personal y asidua visitante y comentarista del blog, por su colaboración en la corrección de esta publicación. Besos Gra!

MÁS: Si te interesara tener el tema musical usado para el video, y que interpreta el "CUARTETO DE NOS", cliqueá sobre el título y descargalo a tu PC: YA NO SÉ QUÉ HACER CONMIGO. Si lo haces sobre LETRA DEL TEMA podés descargarla en un archivo de Word.

Cariños.
Ricardo Musso

49 Amigos opinamos...:

Ricardo Musso dijo...

Queridos amigos.

Espero les haya resultado de interés esta publicación; y ojalá de utilidad para quienes se identifiquen con ella.
Vivir bajo la “presión” de un constante estado de ansiedad, no nos permite disfrutar de simples momentos y nos resta calidad de vida.
Lo más importante es auto convencernos de que es posible aprender a controlarla y llegar decirnos: “YO SÍ SÉ QUÉ HACER CONMIGO”.

Un abrazo a todos y buen fin de semana!.
Rik

MARIAN dijo...

ME SIENTO COMPLETAMENTE IDENTIFICADA.
UN SALUDO, GRACIAS POR COMPARTIR.
MARIAN

MARU dijo...

Querido Ricardo. He revivido en tu posts muchas situaciones y experiencias vividas; en una época no muy feliz de mi vida.
Ya lo he contado otras veces, pero por si a alguien le sirve, no me importa volver a comentar.
Después del nacimiento de mi segundo hijo, el pequeño, hace 36 años, la depresión post- parto se hizo demasiado larga y se complicó con un periodo muy largo de ansiedad generalizada con todas sus manifestaciones.
Si a esto añadimos que en esa época esos transtornos no eran conocidos como hoy y mucho menos tratados. Yo me encontré delante de un psiquiatra (no quiero contar hasta que llegué ahí, que era sinónimo de estar loco)con 27 años, guapa, casada felizmente, con dos niños preciosos, sin problemas relevantes pero que se pasaba el dia llorando, con unas taquicardias y un montón de miedos o fóbias; una joven sin problemas que buscaba llamar la atención.
Además, mi entorno cercano, amigos, familia, etc. tampoco me entendía.
¿Qué le pides a la vida?
¿De qué te quejas?
Tienes que salir
Tienes, tienes, tienes...
Y yo lo que quería era morirme o meterme en un agujero.
Tenía unos niveles de ansiedad tan altos que desembocaron en un colon irritable, taquicardias, bajadas de tensión y un nivel de inseguridad insoportable.
Bueno, después de mucho sufrir pero con ganas de salir adelante y trabajando mucho con una psicoterapeuta, Dra. Amaya Oteiza, me puse bien.

Durante el tratamiento, de la mano de la médico, cuadriculé mi vida y analizamos cada cuadrícula hasta reconocer el origen del transtorno.

Digamos que en su mayor parte fué una pauta aprendida.
Desde pequeña, tuve un patrón de conducta basado en que había que trabajar mucho, ser multi-hiperperfeccionista; no estar contento nunca con el resultado-siempre se podía hacer mejor- y lo peor: Del resultado de todo eso, dependía que me quisieran.

Así que mi patrón de vida fué el siguiente:
Tenía que ser LA MEJOR:
hija, nieta, hermana, amiga, novia, luego mujer, nuera, madre, sra. de...
Pero además, parece ser que por mucho que me esforzara, nunca conseguía el objetivo plenamente.

Todo esto en medio de un ciclón de vida de estar sin parar en ningún momento. El descanso era sinónimo poco menos que de desidia.

silvia dijo...

Me gustó mucho. En estos tiempos, quien no tiene un poco, o un mucho, de esta ansiedad que nos va a matar... si no nos damos cuenta de que se apodera de nosotros. El tema lo conocía, es muy bueno.

MARU dijo...

Mi padre era un pequeño Empresario que tenía a gala el no poder tener vacaciones. Ni él ni su familia.
Trabajar hasta las tantas de la noche involucrando a mi madre también en la fábrica.
Mi madre llevaba la casa, ayudaba mi padre en la fábrica, cosía mi ropa y la de ella y TENÍA (según ella) la obligación de "cumplir" en la iglesia y obras piadosas.
Mi madre en la casa, con la limpieza y el orden era obsesiva hasta límites de locura.
Aún que se encontrara mal, si ese dia "tocaba" hacer limpieza de cocina, se hacía aún que acabara en la cama.
Es como si en todo y cualquier momento del dia, de la semana, de la vida hubiera que estar lista para pasar revista.
Y, aún que no viene al caso, en su sentimietno religioso era igual. Constantemente temerosa de que Dios la pudiera pillar en un fallo.
Resumiendo: Lo normal era estar cada momento alerta: en estado límite.
Traído a tiempos de ahora: Ejecutivos, Empresarios, Yupies que viven corriendo todo el dia de un sitio a otro, colgados del móvil, de la computadora y todos los medios técnicos que los tienen atrapados . Una sociedad tan competitiva que sabe que "Pájaro que se duerme, se lo lleva la corriente".

Bueno será que aprendamos a para, a controlar a disfrutar ... aún que sea por egoísmo. La vida me ha enseñado que pasa muy rápida y cuando te das cuenta, estás sentado, con el pelo blanco, lleno de achaques y pensando:- Caray, me he hecho viejo sin darme cuenta.¿ Y que cosecha llevan mis alforjas?
Ninguna que me devuelva ese tiempo que ha huído como los granos de arena entre mis dedos.

Seguiré atenta el comentario de todos.
Gracias, querido amigo, por el trabajo de este post, como todos los que nos brindas.

silvia dijo...

Maru, te he leído y me recuerda a la exigencia con la que fuí educada. Siempre ser la mejor. Y aún así, nunca llegar. Eso nos marca para toda la vida y nos hace relacionarnos con quienes siguen exigiendo hasta la extenuación. Llevo cuatro años intentando encontrar el camino fuera de quienes vivían cómodos encima de ese ritmo. A veces, lo difícil es acostmbrar al entorno a que no quieres vivir así. Hay muchos que se benefician de eso.También los hijos. Creo que esa sensación de torbellino y la del miedo, son las peores que he experimentado, y que experimento. Lo tenemos metido y hemos de sacarnoslo.
Gracias Rick, gracias a todos por los comentarios.

Marce dijo...

Hola colegas ansiosos.
Qué gran motor la ansiedad, ni les cuento cuando se combina con la ansiedad de otro y además se reproducen nuevos seres ansiosos. Buena fórmula para el éxito. En base a la ansiedad podemos obtener una familia perfecta, una carrera brillante, bienes materiales y simbólicos, relaciones sociales, la admiración y el respeto de nuestro entorno QUE MÁS PODEMOS PEDIR??? . Lo único que se queda afuera es …sentirnos felices y poder disfrutar de todo esos logros. Solo eso, pequeño detalle.
Acuerdo con todo lo comentado aquí. Un día nos miramos y nos preguntamos cómo es posible que no estemos felices si nuestra vida es perfecta??? Es que disfrutar está afuera del listado de requisitos a cumplir. Por suerte en algún momento nos damos cuenta y podemos ver cómo es que hacemos para aprender a parar y disfrutar la vida. Ojala a todos nos quede tiempo para eso. Total ya somos perfectos, ahora podemos empezar a disfrutar la imperfección de la vida, o no?
En mi caso particular, fueron mis hijos quienes me mostraron el límite, a veces es más fácil ver en otros lo que no podemos ver en nosotros… En algún momento una de mis hijas no pudo manejar sus miedos, la otra no pudo parar de lavarse las manos y el más pequeño no deja de sistematizar, ordenar, clasificar, lo que sea debe tener un orden!! . No pude dejar de ver mis propias enseñanzas en eso y fueron la luz roja que se encendió para plantearme un cambio. Creo que se combina una disposición con un entorno y si bien mis hijos SON PERFECTOS, aún estoy a tiempo de aprender con ellos a disfrutar. Por suerte si saben parar. Y por suerte ahora estamos en otra sintonía, donde predomina el tiempo de relax por sobre el tiempo de producción … Es posible, lo estamos haciendo.
Lo que les estoy contando es que un par de padres ansiosos generan tres hijos ansiosos. Disposición genética? Seguro! Pero el medio refuerza o disuade aquellos mecanismos que en definitiva terminan haciendo de nuestra vida diaria un placer o una desgracia. De la misma manera que les enseñamos a ser perfectos, podemos enseñarles a estar felices. Eso si antes tenemos que encontrar nosotros la forma de estar felices, los chicos aprenden lo que viven.
En síntesis, porque amo a mis hijos más que a nada en la vida, tengo la firme decisión de disfrutar la vida. Ellos solo necesitan una mamá feliz. Podemos hacerlo y en eso estamos.
Saludos y cariños. Que buen espacio encontré para compartir. Gracias Ricardo.
Marce.

Ricardo Musso dijo...

Hola MARIAN.

Bienvenida!.
Me hubiese gustado que fueses más explicita en cuanto a por qué te sentís identificada con esta publicación.
Si volvés nuevamente, tal vez puedas darme ese gusto.

Gracias por pasar.
Un abrazo.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Querida MARU, buenos días.

Sí que he leído lo que contás en otras publicaciones; pero como bien decís, siempre es importante hacerlo por si alguien te leyera por primera vez. Tu vida ha sido muy rica en experiencias y es un buen ejemplo de cómo tuviste que afrontar esas “tempestades” y supiste ser el “Capitán de tormenta” de tu “nave” para capearlas.

Es la primera vez que leo tan detalladamente los modelos familiares que tuviste. Indudablemente tus padres han hecho de su vida lo que consideraban mejor para afrontar una familia y “cumplir con los estereotipos” de una época; pero que hoy se repite (como describís) bajo otro estilo (más tecnológico digamos) aunque cumple con la misma función: tener más, ser el mejor (en todos los roles) , el primero, etc. (en ambos géneros). Y no solo sin darnos cuenta de perdemos años de la vida sin permitirnos disfrutar de pequeños momentos de ocio, sino que además (como en tu caso) estamos siendo modelos nocivos para la calidad de vida que luego llevarán nuestros hijos.

Aunque es preferible ser conscientes de estas actitudes de vida más temprano que tarde; nunca lo es suficiente como para intentar modificar esas ideas y conductas, y comenzar (como sé que lo estas haciendo) a “darnos” esos momentos de disfrute por el disfrute mismo, comprobando más tarde que NO PASA NADA!!!.

Te agradezco mucho tus visitas. Siempre son muy enriquecedoras.
Besos
Rik

Ricardo Musso dijo...

Buen día Silvia, que gusto leer tus primeros comentarios!.

Me alegra que te haya gustado la publicación!.

Que importante lo que señalas en tu comentario a MARU en cuanto a la dificultad del entorno para reconocernos en nuevos roles y estilos de vida que queremos adoptar para “romper” con antiguos modelos que nos afectaban.
Ese entorno (familia de origen, familia propia - pareja e hijos - y hasta los mismos amigos) suele convertirse en el obstáculo más difícil de superar.
Muchas veces (cuando comenzamos con cambios) piensan que algo malo nos está sucediendo, que nos estamos volviendo “locos” o que hemos comenzado a consumir alguna droga…jajaja. Río, aunque sé perfectamente cómo cuesta crear una nueva imagen ante los demás!
Tu frase; “Creo que esa sensación de torbellino y la del miedo, son las peores que he experimentado, y que experimento. ”, es muy ejemplificadora de ello.

Muchas gracias por tu visita, espero que continúe.
Beso grande.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Querida Marce, buen domingo!

Que buena tu descripción colega! Muy enriquecedora para quienes la lean.

Sospecho que para algunos lectores de este artículo y los comentarios pensarán que este es un “nido de vagos”… jajaja.
Para muchos, tan grabado esta el mandato que si no dedicas tu vida a producir y llevar un orden , producir y llevar un orden , producir y llevar un orden , los van a “pasar por arriba como alambre caído” (como decimos por acá).
Y es que no estamos diciendo que no sea ponderable trabajar para forjarnos cierto bienestar. Pero, ¿cuál es el límite?. Porque, generalmente, cuando no existe ese límite, es imposible vivir otras experiencia en la vida que también son muy enriquecedoras aunque “no productivas”, y solamente cuando nos animamos a experimentarlas, como sucedió con Hernán en nuestra salida a navegar, nos damos cuenta que son ES-PEC-TA-CU-LA-RES.
¿”Todo en su medida y armoniosamente” como decía aquel General extinto?…jajaja.

Gracias por tu importante participación.

Besos y abrazos.
Rik

Natacha dijo...

Ricardo, hermoso vídeo. He disfrutado de ese maravilloso paisaje que, sin duda, ayuda a relajarse y encontrar momentos de paz. No es tan sencillo en una gran ciudad plagada de asfalto, coches y ruido, pero en fin...
En cuanto al tema que tratas, pienso que todos, en algún momento, nos hemos sentido así mismo.
Yo viví como arrastrada por la vida, empujada a vivir de aquella manera, y en los ratitos que podia robar para mí misma, intentaba completar todo eso que me faltaba, con enorme ansiedad.
No me dí cuenta, hasta mucho más tarde que era un problema de base. La forma en la que vivía no me gustaba. Así que le eché reaños y lo cambié todo, todo...
Ahora es una nueva vida, que voy a proyectar a mi gusto, con calma, tranquilidad y belleza.
No es sencillo comenzar después de los 45, pero vive dios que lo voy a conseguir.
Busco la felicidad, al final, es lo que todos deseamos, ¿no es cierto?
Un beso de colores,
Natacha

altamiranogra@gmail.com dijo...

Hola Rik
Cómo ya te había expresado me gustó mucho el artículo y destaco como siempre la posibilidad que tenés de expresar de manera sencilla conceptos que tienen una profundidad y complejidad importante.
Me sentí muy identificada con las situaciones de ansiedad. Y declaro publicamente que yo Graciela, soy una persona ansiosa...
Hay situaciones que me producen mucha ansiedad.... Y no porque sean de suyo movilizadoras... Por ej. el otro día fui a comprar un pantalón con mi hermana Adriana... y ella en un momento me dijo.... te veo ansiosa, por qué haces las cosas apurada... si tenemos tiempo...
Ni hablar si me tengo que ir de viaje... me pongo muy ansiosa y eso que por esa razón hago las cosas con tiempo... pero con todo lo que me gusta viajar ... en ese momento y no iría a ninguna parte....
En fin, creo que es algo que no es inmanejable pero está en mi.
Lo que hago es darme tiempo... y ahí me recompongo y sigo...
Creo que hay situaciones de suyo ansiógenas, es decir que la ansiedad es inherente a nuestra psicología y que funciona muchas veces como señal de alarma... pero a veces se dispara...
Un beso
Gra

Hernán dijo...

Richard, gracias por recordarme todo lo vivido durante esos momentos que estaba "mas loco que un plumero". Hoy puedo decir realmente que estoy mucho mejor y "ya sé qué hacer conmigo". Un abrazo grande y si sirve les digo: SE PUEDE!! Saludos
Hernán Salgado

Ricardo Musso dijo...

Hola Natacha, buenas tardes por aquí!

Cuando por factores constitucionales o copiados de modelos de crianza, hemos desarrollado una personalidad ansiosa, difícilmente nos convirtamos en seres “agua de tanque” (como digo en el artículo). Pero eso no es lo importante. Lo importante es hacer el esfuerzo de controlarnos en situaciones que no ameritan que estemos ansiosos, y la que portamos como “sello” la encaucemos a objetivos más productivos en nuestra vida.

Pegar una “vuelta de timón” de 180º como mencionás que hiciste, generalmente es una tarea titánica y difícil de lograr. Si has encontrado bienestar con ello, te felicito!!!; no importa la edad sino que estás ganando calidad de vida!.
No sé bien si existe eso que llamas felicidad, por lo menos como estado permanente. Siempre hay avatares que subirán y bajarán nuestro estado anímico, pero sin duda, en la balanza pesaran más los momentos de bienestar (o de felicidad) que los de malestar cuando llevamos la vida que deseamos llevar!

Gracias por tu visita y comentario.
Un beso grande.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Gra, ¿qué pasó que entraste con tu cuenta de correos de gmail?....jajaja. Estas cosas de blogger!

Gracias corazón por tu ayuda en la corrección. Sabés que la valoro mucho y es un gesto que afirma el mutuo afecto que nos tenemos!.

Te confieso que cuando te conocí, en ningún momento sospeché que eras una persona ansiosa (me fallo el “ojo clínico”… jajaja).
Me enteré de tu boca lo que vos estas describiendo en tu comentario…, y lo confirmé cuando partías de alguna de tus visitas!!!.
Previo a viajar, era como que te “ibas por un túnel” y tú derredor dejaba de existir… jajaja!. Me río, pero sé lo que padeces en esos momentos.
Sin embargo, afirmo que tu nivel de ansiedad lo controlas muy bien, y en muchas situaciones lo pones al servicio de cosas muy productivas que haces, con tus alumnos, por ejemplo.

Gracias por pasar.
Beso y abrazo grande.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Salud Hernán que bueno que haya pasado a dejar tu comentario!!!

El agradecido soy yo por haberme autorizado a armar este relato de la experiencia terapéutica que atravesamos, con tus características de altos niveles de ansiedad como ejemplo.
Doy fe que atravesaste momentos difíciles que no cualquier persona los hubiese superado con tu entereza, pero eso es “harina de otro costal”.
Me alegro cada vez que nos vemos por verte entusiasmado en proyectos muy creativos!
Me gusta tu mensaje positivo del final de tu escrito; tu frase “… y si sirve les digo: SE PUEDE!!!”, no te quepa dudas que será de gran utilidad para muchos.

Gracias amigo, un abrazo grande!
Rik

Steki dijo...

HOla, Rik!
Qué buen post. Cada día encuentro a alguien a quien decirle: bajá un cambio porque cuando te dé un patatús ya no vas a ser imprescindible. Mucha gente no lo entiende. A pesar de que -muchas veces- el cuerpo hace un llamado de atención.
Después vuelvo a profundizar y a leer todos los comentarios. Ahora estoy trabajando y no puedo oír la canción del video.
Besos,
STEKI.

Ricardo Musso dijo...

Hola Stekita.

Dale..., te espero a que profundices tu comentario y me digas qué te pareció la letra del tema del video.

Besos.
Rik

Ambar dijo...

Hola Ricardo muy buenas noches!!!!,leyendo a vuelo de pájaro,diría que,en algún momento de mi vida me he sentido imprescindible............peeeeero aprendí que por suerte no lo era.....y descubrí que haciendo "una cosa por vez" la vida me sonreía,y encontré la ansiada"felicidad"...

Seguro me dirás que debo haber manifestado en algún momento no tenerla(a la felicidad),y te diría que haciendo un buen resumen de mi vida,no me arrepiento de casi nada.
En definitiva dejé de ser ansiosa el día que me dí cuenta que no era imprescindible!;y, de ese proceso han pasado más de 20 años....qué barbaro!!!!cómo pasa el tiempo!!!!!
SEguro volveré con algún otro cometario cuando lea los comentarios de tus lectores,y escuche la canción.........ya te dije que hago una cosa por vez!!!!!!!!!!jajajajaja.
Besos.
Ambar...

Ambar dijo...

Gracias a Hernán por permitir ser conocido en tu blog.
Saludos cordiales.

Ricardo Musso dijo...

Hola Ambar, buenas noches.

Importante lo que recalcás (que también esta mencionado en el capítulo) respecto de la idea de ser imprescindibles. Ya sea para el bienestar de los demás, o para que las cosas salgan bien, etc.
Considerarse imprescindibles es una “carga” muy pesada que tiene como desencadenante vivir en un estado de ansiedad permanente. Porque para cumplir con todo lo que creemos que deberíamos cumplir, tendríamos que ser no solo omnipotentes, sino además omnipresentes (estar en todo lados a la vez).

Que bueno que te hayas dado cuenta de esa irracionalidad y logrado un cambio que te dio serenidad; o como a vos te gusta decir, te haya permitido encontrar la felicidad!.
Sería bueno que oigas la letra de esa canción. Te espero.

Gracias por pasar corazón.
Beso grande.
Rik

Gabi dijo...

Hola!!!Con respecto a las ansiedades podía casi escribir un libro (aunque no me gusta escribir).
Generalmente reconozco y trato de trabajarlas pero se manifiestan en mí somatizándolas: alergias, ataques de pánico, disfonías, contracturas, etc. y aunque lo vengo intentando hace años ( terapia de por medio) me cuesta mucho bajar un cambio. En parte tiene que ver con que muchas mujeres “debemos poder todo”, ser buenas personas, mejores madres, excelentes esposas, ardientes amantes, profesionales competentes. Dejamos de lado el conectarnos con nuestro querer ser, nuestro placer, nuestro lugar, nuestros gustos. Hay que relajarse, respirar profundo, concentrarnos en nosotras y sin culpa, eso no es ser egoísta !!!! Nos hace mejores porque seremos mejores. Obvio que vuelvo a reiterar que lo tengo claro pero ponerlo en práctica me cuesta horrores. Por supus seguiré intentando !!! Saludos y muy interesante lo que escribiste Rick, me sirve para seguir intentándolo.

Anónimo dijo...

Hola Rik:

Me acuerdo que andaba ansioso por mi negocio y trate de llevarlo adelante pero ya no daba mas, y lo cerre, ahora gano menos pero me siento tranquilo (no al cien por ciento) tengo tiempo para cosas que no podia hacer antes, y espero mejorar aun mas y poder enfrentar algun desafio de trabajo o algo que me de mayor estabilidad economica.

¿Es necesario sacrificar tus "nervios" en algo que si bien te da ganancias pero te puede llevar a una enfermedad o al stress?. Sin embargo existen personas que les gusta lo que hacen, se sienten bien, casi felices y te pregunto Rik, ¿estan expuestas a problemas de ansiedad?.

Un abrazo

Wilson

P.d. Rik no se me quita la frase que decias que algunos de tus seguidores te causamos hasta !panico¡, un poco como el elefante? jejje y nosotros los ratones? pues aplastanos jejeje, esta en tus pies, perdon,.... en tus manos jejeje

Ricardo Musso dijo...

Hola Gabi corazón!!!

Que alegría recibir tu visita y leer tu comentario!
Convengamos que esos “mandatos” sociales que mencionaste (buena esposa, madre, amante, etc.) se transforman en DEBERÍAS en personas (en este caso mujeres) que les dan “cabida”.
Digo esto porque esos mismos “mandatos”, en individuos que saben que existen pero ejercen esos roles con serenidad, haciendo lo que pueden, y no fijándose altos niveles de expectativa como el perfeccionismo, no producen esos efectos de ansiedad que, como en tu caso, se manifiestan a través de somatizaciones.

Excelentes tu recomendaciones finales para ejercer un control de la ansiedad. Sé que las tenés en caro e intentás ejercerlas, lo importante es no perderlas de vista en situaciones que juzgues como conflictivas.

Ya te dije varia veces que yo te ayudo a escribir ese libro….jajaja!

Gracias por pasar amor!
Un beso grande.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Wilson buenos días.

Me hiciste reír con tu PD…, fue una broma aquel último comentario de mis miedos a la exposición, amigo!

Doy fe que aquella actividad comercial que desarrollabas era un importante fuente de ansiedad para vos. Si embargo, convengamos que - como le mencioné arriba a Gabi - que la actividad despertara tanta ansiedad no depende de la actividad misma sino de tus ideas, tus pensamientos, sobre ella. Seguramente otras personas que tengan comercios similares al que tenías, están contentos con ellos y no lo sienten como una fuente de ansiedad.

Respondiendo la segunda parte de tu comentario, por supuesto que cesar con un trabajo que nos producía estrés es saludable si podemos proyectarnos para otra actividad que nos permita seguridad económica y tranquilidad. Sin embargo sería conveniente tener en cuenta que toda actividad implica cierto nivel de ansiedad y estrés, de no, me arriesgaría a “apostar” que será un fracaso.
Por ello, Wilson, recalco que no depende de lo que hagamos, sino de cómo vivamos, qué nos digamos, acerca de lo que hacemos.

Un abrazo y gracias por tu visita.
Rik

A.K.E. dijo...

Rik encantada de pasar por tu blog y ver tan bien tratado el tema de la ansiedad. Hasta podíamos poner el vídeo Ansiedad que el otro día publique en mi blog. Aunque es un estado emocional que de momento no padezco, lo he vivido muy de cerca con mi madre y en una ocasión hasta la hospitalizaron por una noche.
Un beso y gracias por tus visitas.

Ambar dijo...

Muy buena la letra de la canción!!,el paisaje como siempre es soñado!!!!,lo que más pena me dió fué la"trucha".....jajajajajajajaja.
Besos.
Ambar...

Claudia Sánchez dijo...

¡Hola Rik! Vos que sabés de todo, no sabrás por qué en mi blog aparece que actualizaste hace 4 horas nomás? O sea, ¿cómo no me avisó antes? eh? eh? no saben acaso que en este mundo habemos personas ansiosas? eh? eh?.
Bueno, hecha la aclaración, paso mañana porque ahora voy a jugar con mi hijo.
Besos,

Ricardo Musso dijo...

Hola A.K.E., buenos días.

Que alegría verte por aquí!.
Que bueno que te haya gustado la publicación.
Seguramente hubiese quedado muy bien el video que compusiste en tu entrada del blog, pero en éste que armé, la intención es que oigan la letra de ese tema musical que es un claro ejemplo de un eterno “insatisfecho” producto de altos niveles de ansiedad.
Por lo que mencionas no tomaste el modelo materno… ¿puede ser que hayas “copiado” el paterno?

Gracias por tu visita.
Besos
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Ambar corazón !.

Shhhhhhhhhhhhhhh…, para un pescador no hay peor cosa que oír lamentarse por lo pescado…, bien que te la comerías ¿no?... jajaja!
Viste lo que es la letra de esa canción…, genial!.

Gracias por pasar. Espero que estes bien y todo marche favorablemente con tu hija
Besos
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Claudia corazón, muy buen día.

Por error le mandé publicar a un borrador que estaba haciendo. Me lo tomó Google Reader y lo publicó como un post. Ahora no sé como catso eliminarlo.
La última entrada - que vos seguro no viste cuando se actualizó - de hace unos días es a la que entraste ahora: "NO SÉ QUÉ HACER CONMIGO". Eso es lo que pasó.
Te espero para leer algún comentario, así que andá bajando tus decibeles de ansiedad…jajaja.

Besos a vos y Ramiro!.
Rik

Ambar dijo...

Hola Ricardo,muy buen día!!haré silencio entonces..........jajajaja,y...... sí!me la comería!!juazzzzzzzzz.

La letra del tema me gustó mucho,y mi hija está un poquito mejor.
Que tengas el mejor día.(Acá amaneció espectacular).
Besos.
Ambar...

Ricardo Musso dijo...

Ahhhhhhhh, ¿viste? ¿viste?... te conozco "mascarita"! (que antigüo....jajaja)

Me alegro que esten todos bien Ambar, hasta el clima.

Besos.
Rik

Ana dijo...

Hola Riki! Excelente artículo, me siento totalmente identificada. Sólo después de muuuuchos años de tratamiento y del paso del tiempo, logré disfrutar "esas pequeñas cosas". Aunque ese coctel que tan bien describís entre lo aprendido junto con lo heredado, que es la ansiedad, me "ataca" en más ocasiones de las que me gustaría, hoy lo puedo superar. Por otro lado el entorno no ayuda a parar la máquina, así que, ante embates del entorno i del in-torno: a mirar el cielo en el jardín!!
Un abrazo grande a todos y uno especial a vos.

Laureta dijo...

Hola Rik..

Ojalá pudiera tenerte de "oido". Ojalá pudiera tenerte aquí para contarte mis cosas y que me dijeras que estoy medio loca y sin remedio. Después de escribir entrada en mi blog, siempre vengo a leer el tuyo (lástima que actualice sólo 3 veces al año... debo cambiar ese hábito, porque siempre me va bien escribir, para mi).

Esta entrada creo que me describe bastante bien. Me siento identificada, aunque no exactamente de la misma manera. Yo siempre estoy ansiosa de hacer cosas pero porque cuando dejo de hacerlas, me siento vacía, sin saber como encarar mi rumbo... mi inquieto cuando no tengo que hacer... la letra me identifica, tu texto muchísimo más.

Gracias a él por dejarte compartir su historia con nosotros.

Rik, me encantó esta tu entrada.

ME LO PIDO A RIK COMO ANÓNIMO A QUIÉN CONTAR MIS COSAS!

Un besote enorme, y perdona que tarde siempre tanto en venir a verte... pero sabes que siempre que vengo al blog, eres visita obligada.

Laureta dijo...

Qué mal sentir que cuando tienes tiempo para ti, es como si te faltara el aire y la sensación de vacio inundara sin remedio tu cuerpo.

Un besote enorme. Gracias.

Ricardo Musso dijo...

Buenos días Ana querida.

Una buena reposera, relajación muscular, respiración (inhalación y expiración) profunda y lenta, y fijar tu mente en recuerdos gratificantes (navegando en el Lacar, por ejemplo…jajaja) en ese jardín tan hermoso que te debe haber quedado (cuando yo estuve estaba en obra), es una técnica y escenario excelentes para controlar tus niveles de ansiedad!
Doy fe que cuando has tenido que resolver adversidades con operatividad y rapidez, tu ansiedad te ha sido de utilidad.
Claro está que esa que sentimos (como si estuviéramos sentados en un hormiguero sin saberlo) cuando NO ESTÁ PASANDO NADA, es absolutamente inservible.
Si la has aprendido a controlar, con tiempo y terapia, me alegro, pero cuando te “ataca”, el mejor antídoto es ese doctora.

Gracias por tu visita. Un alegrón que me diste.

Abrazos y besos para vos y los tuyos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Laureta, buenos días.

Hoy sí que es un día de gratas sorpresas! no sabes cómo me alegra recibir tu visita.

Para una persona ansiosa su enemigo Nº 1 es el tiempo libre. No saber hacer ocio (porque el ocio también es hacer algo) hace que te sientas vacía, improductiva, y es en esos momentos que tu mente “navega” por pensamientos obsesivos nocivos e inútiles.

Ya entre a leer tu publicación y por lo que ví es una confirmación de lo que estoy diciendo. Pero te lo aclararé allí en el transcurso del día de hoy.

Tenerme allí en persona va a ser difícil, pero mi oído lo podes tener si accedieses a tener una comunicación on line, ¿te animás?.
Escribime un correo a las direcciones que figuran en la columna de tu izquierda arriba y te explicaré cómo. Si veo un correo en tu página donde escribirte yo, lo haré.

Un beso grande y gracias por pasarte.
Rik

Graciela dijo...

No se por qué estoy con el mail.... y no con mi nombre.... no tengo idea... Un beso amigo mío
Gra

Ricardo Musso dijo...

Ahora ya no querida Graciela, ahora ya no!.

De todas maneras no aparece tu fotito. Y eso es porque cuando vas a publicar no elegís tu cuenta de Google y cuando te pide la contraseña se la escribís para que te reconozca con la que pusiste en tu perfil.
Si no te conociera, pensaría que cuando quedó tu correo en el comentario anterior, fue una actitud tuya como cuando una dama arroja un pañuelito a piso….jajaja!

Besos amiga.
Rik

Anónimo dijo...

Hola Rik:

Yo senti aquello de la ansiedad "benigna" que si bien es producto del trabajo y/o esfuerzo que se realiza cuando me iba bien en algun emprendimiento. por ejemplo cuando me fui de casa para continuar mis estudios en otra ciudad, primero la ansiedad por volver a casa era grande, supongo que negativa, sufri bastante pero con el estudio me olvidaba y... bueno me fue yendo bien despues y consegui amigos y amigas y la ansiedad se convirtio en "benigna". Bueno, recientemente cuando cerre mi negocio era una ansiedad muy negativa ya sabes por tantas cosas que me pasaban y ademas lo esencial para un negocio: las ganancias iban en declive.

Esto te escribo preguntandote si estoy en lo cierto al diferenciar "ansiedades": positiva y negativa.

Un abrazo

Wilson

Ricardo Musso dijo...

Hola Wilson, buenos días.

Perfecto Wilson; es correcto diferenciar la ansiedad en positiva y negativa.
Excelente también tu relato para ejemplificar ambos tipos de ansiedad.

Gracias por pasar.
Un abrazo.
Rik

Steki dijo...

Hola, Rik! Acá toi.
Escuché la canción mientras veía el magnífico video. Muy buena! No la conocía. Se ve que probó de todo! Jaja.
Yo creo que soy ansiosa desde que nací, jaja. Pero con el correr de los años y mis experiencias y mis prácticas de yoga, tai-chi y chi-kung, he logrado bajar varios cambios. Y disfruto la vida. Si algo no sale como yo quisiera lo acepto y sigo convencida de que tal o cual cosa no es para mí. Dios, el Universo o la creencia que cada uno tenga, siempre va a querer lo mejor para nosotros. Sólo que a veces no lo sabemos ver y nos encaprichamos.
Como siempre, muy buena entrada.
Te dejo un beso de domingo para vos.

Ricardo Musso dijo...

Buenos días Steki.

Me alegro que te haya gustado la publicación y el tema musical que, como bien decís, es un ejemplo de aquel que ha probado todo para lograr una estabilidad de su ansiedad.
Te conozco y sé que nos sos una mujer de naturaleza “Ommmmmmmmm” (quiero decir, relajada…jajaja). Pero también sé que recurrir a las técnicas que mencionaste y te ayudan a relajarte. La gimnasia Yoga es una herramienta ideal para “combatir” la ansiedad, porque si conseguís una buena relajación, no podes estar ansiosa y viceversa.

Gracias por pasar y comentar corazón.
Un beso mañanero de lunes.
Rik

Anónimo dijo...

Hola Ricardo:
Primero de todo, espero esta sea mi ultima entrada como anónimo.
Mi desconocimiento informático, me ha impedido hasta el momento hacerme seguidora de tu blog, pero cada dia estoy mas cerca gracias a las explicaciones de mi hija.

Bueno y ahora paso a comentar tu publicación, yo siendo que desde que nacemos comienzan a cargarnos (con todo el amor del mundo)sobre nuestras espaldas, todo lo que se espera de nosotros... lo que se supone que tenemos que hacer... lo que es lógico que hagamos en cada situación... y todo el mundo nos trata de encajar en un molde. Primero la familia, después los profesores, después las religiones,
después nuestros jefes en el trabajo y finalmente nosotros mismos, nuestros peores jueces, capaces de rematar la faena que los demás comenzaron.
Primero nos domestican, para finalmente vivir bajo nuestra propia tiranía.
Malgastamos mucha de nuestra energía en cosas que no nos aportan nada espiritual, poco a poco nos vamos debilitando y sintiendonos cada vez mas vulnerables e infelices.
Hay una frase que me gusta mucho que dice "a la postre todas las semillas que hemos sembrado terminan por germinar, tanto las flores, como las plantas venenosas, aunque a menudo sólo somos capaces de percibirlo con la madurez, una vez que las consecuencias de nuestros comportamientos dejan hechos fehacientes, y a menudo irreversibles"
Cambiar todo esto, no se si es una quimera... pero yo desde luego no quiero seguir por el sendero predeterminado. Se que no es fácil, pero si he puesto mucha fuerza y energía en cosas que me aportaban muy poco, creo que esto merece realmente la pena. Y tal vez si lo logro, los que me rodean también salgan ganando.
Bueno y aquí lo dejo por hoy, que debe de estar quedando pesadisimo, la mesura nunca fue lo mio.

Un abrazo enorme,y decirte que estas dejando precioso este rinconcito en el que te visitamos.
Gracias por tu tiempo, y por tus respuetas llenas de cariño.
Flori.

Ricardo Musso dijo...

Hola Flori, buenas noches.

Con seguridad me va a poner muy contento tener una imagen que te represente ente los seguidores, pero también es un placer recibir tu visita aunque figures como anónimo!.

Me gustó mucho tu asociación entre los “mandatos” sociales (familia, maestros, jefes de trabajo, religiones) y los trastornos de ansiedad.
Si dudas “echarse al hombro” esas expectativas no pueden producir más que una vertiginosa carrera en busca de ser los mejores, destacarnos, y para ello, probar múltiples vías que no hacen más que agotarnos ya que la plenitud total es una utopía.
Como dice tu frase, esta “vana siembra” también germinará flores malsanas de las que solo seremos conscientes el nuestra madurez, cuando a veces, aunque no sea tarde, nos damos cuenta del tiempo perdido y que no regresará.
De ahí que como sugieres y haces en tu vida, disfrutar de las simples cosas es un aprendizaje que no nos convertirá en personas mediocres (como algunos piensan) sino lo contrario, más sabias!.

Mañana seguramente cambiaré de publicación y por supuesto que te estaré esperando, como seguidora o no…jajaja!
Gracias por tus palabras y tu visita.
Un abrazo grande!.
Rik

bonifacio dijo...

Como dice Maru, que gran motor es la ansiedad. El gran problema de la misma -que ayuda a producir exitos materiales de todo tipo- es que no genera felicidad, solo remedo de la misma.
Que grandioso sería vivir sin ansiedad.
Me encanta tu Blog, Ricardo. Voy a viibilizarlo con mis amigos y entorno.

Ricardo Musso dijo...

Hola Bonifacio, buenos días.

Se suele pensar que la ansiedad es una variable negativa de nuestro psiquismo, sin embrago, como dice Maru (y vos compartís), la ansiedad es un “motor”. Un “motor” sin el cual solo viviríamos como robots o zombis.
Lo importante es lograr controlarla si ésta no es OPERATIVA para con la situación que debemos enfrentar.
No solo para los éxitos económicos necesitamos de una “cuota” de ansiedad, también es importante para otra infinidad de situaciones como resolver problemas de cualquier índole, conquistar a alguien, amar, tener sexo, etc.

Gracias por tus palabras para con el blog. Podrías comenzar por hacerte seguidor de la página, si lo deseas :-)

Un abrazo.
Rik