Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



sábado, 14 de agosto de 2010

¿ADOLESCENCIA TARDÍA?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define la adolescencia como la etapa que transcurre entre los 11 y 19 años, considerándose dos fases, la adolescencia temprana 12 a 14 años y la adolescencia tardía 15 a 19 años.

Esta franja etárea pareciera estar específicamente relacionada a los cambios anatomo-fisiológicos que se observara desde el inicio de la conocida pubertad hasta los últimos “estirones” próximos a los 20 años.

Y digo esto, porque si bien los artículos de Wikipedia hacen clara mención a que no debe entenderse a la adolescencia solamente como una etapa en que se producen estos cambios bien observados por la Biología, ya que además incluye importantes transformaciones en el orden psicológico y sociológicos, desde que Margaret Mead, allá por 1928, publicó su libro "Adolescencia, Sexo y Cultura en Samoa", mucho se ha venido discutiendo acerca de la existencia real, o no, del concepto de ADOLESCENCIA como una etapa de la vida que trascurre entre la niñez y la adultez.

Al respecto, un artículo que encontré en la Web titulado: “¿EXISTE EN VERDAD LA ADOLESCENCIA?”, menciona en algunos de sus párrafos respecto de los estudios de la famosa antropóloga:

Quería saber si la angustia mental y emotiva de las adolescentes norteamericanas era algo inevitable como los cambios físicos que marcaban la pubertad.
Sus investigaciones la llevaron a responder a tales preguntas con un NO rotundo. En las niñas norteamericanas y también en las samoanas se daban unos cambios físicos innegables cuando llegaban a la pubertad. Pero en Samoa ninguna otra diferencia se encontraba entre las niñas que pasaban por la pubertad y las que se encontraban en el período justo anterior o posterior.

Concluyó, por tanto, que la adolescencia tal como la entendemos en las sociedades occidentales, es un producto de nuestro ambiente cultural, y por tanto, es modulable.

Si bien estos estudios de Mead han promovido fuertes críticas y adhesiones en el campo de la psicología, hoy nadie niega que los aspectos sociales - y sobre todo el sistema de relaciones de producción del capitalismo - son determinantes para entender el fenómeno de la adolescencia.

No voy a extenderme sobre estas afirmaciones ya que no es el propósito de este capítulo.
Y para actuar solícitamente con quienes me piden ser más sintético en mis escritos, los objetivos de éste los expondré a través del video que compuse con la colaboración de Les Luthiers, y lo que encontré escrito por Lulita. (Luciana Prodan, locutora y una blogera argentina que “se va para arriba” como podrás apreciar en el video si cliqueas sobre su foto), que en su blog “LOS TREINTA Y MAS!!!!!!!!!!!!!!!”, en un artículo que tituló: “LA ADOLESCENCIA SE EXTIENDE CADA VEZ MAS AÑOS ……EL MEJOR CONSUELO PARA LOS INUTILES……”; entre otras cosas, dice respecto de los argumentos que esgrimen los adolescentes tardíos que superan ampliamente aquellos 19 años propuestos por la Organización Mundial de la Salud para la finalización de la adolescencia.

Ellas: ¿PERO QUE NOS PASO?, tenemos treinta años, en mi caso 30 recién cumplidos, pero treinta al fin, y si bien no vamos a caer en otra idiotez que se repite y se repite cuando nos dicen: “y que queres que haga lo de mi abuela, que se caso a los 15???, que queres que haga???, lo de mi mamá, que siempre fue ama de casa???”, en fin aclaro esto porque siempre que uno, intenta hacer un planteo, respecto a esta actitud casi aniñada, salta alguien, con estos planteos, tan profundos.

Ellos: Y los hombres que de la misma manera, muchas veces declaran en reuniones de amigos,….”Yo casarme?, noooo, tengo 34, estas loco?, noooooo yo voy, vengo salgo con una, con otra, vivo con la vieja”, así estoy re cómodo para que me voy a casar.

Vale decir, ¿Qué sucedió con aquel signo que por excelencia determinaba el abandono de la adolescencia y el ingreso a la adultez?: LA INDEPENDENCIA DE LA FAMILIA DE ORIGEN.



Espero sus opiniones.
Cariños
Ricardo Musso

30 Amigos opinamos...:

Ricardo Musso dijo...

He vivido de cerca 6 etapas de ADOLESCENCIA; las de mis 5 hijos, y la mía propia.
En muchos aspectos se asemejan una y otras, en otros difieren notablemente.

Respecto de este fenómeno planteado en el escrito, y que se observa frecuentemente en la actualidad, ¿podrían arriesgar sus explicaciones?.

Se los voy a agradecer.

Cariños.
Rik

LUNA dijo...

Hola Ricardo, te has hecho de rogar.....

Sobre lo que planteas, que sin duda vivimos actualmente, hay varios fenómenos, que al darse conjuntamente, hacen que en una sola generación, haya hechos muy diferenciados entre , por ejemplo, nuestra generación y la actual.

Primero.
El rol de los padres ha cambiado.
De ser unos padres (más bien el padre) autoritarios de: golpe en la mesa y "aqui mando yo y se hace lo que yo diga"
(la otra alternativa era marcharse y mandar uno en su propia casa)
El dinero que ganabas...
Eso de ¿estudias o trabajas? tan parodiado después como principio de una conversación para "ligar"... era verdad.
Nadie concebía que se estuviera parado, sin producir. Si tenía capacidad y en casa se podía, a estudiar, sino...a trabajar.
Pero además, el sueldo se entregaba en casa, y los padres te daban una asignación, una paga.

Luego estaba el tema de los horarios.
A las diez en casa.
"Aquí se cena todos juntos, que esto es una familia."

Y si llegabas tarde, tu cubierto se había retirado de la mesa, además de una bronca y vuelta a eso de "esta es mi casa y aqui se hace lo que yo digo."
Además , de lo de... "cuando seas padre, comerás huevos"
...vamos que estabas deseando salir pitando, montar tu casa y ser padre para poder gozar de independencia, dinero y mando.

Luego está el tema sexual.
Las chicas tenían que llegar vírgenes al matrimonio...supuestamente... pero no había facilidades para poder mantener relaciones sexuales, además del riesgo del embarazo, de que te echaran de casa, etc.

Total, que también estaban deseando casar para poder gozar del sexo libremente.

Y luego el "estatus" social.
Estaba mucho mejor mirado para un ascenso o carrera laboral, estar casado, ser una persona "formal".

Pero luego vino la revolución "psicológica".
Y, como no somos de medias tintas....
TODO TRAUMATIZABA.
El Sr.FROID, con sus teorías cambió el rumbo de la humanidad.

Y pasamos del autoritarismo a la concesión absoluta de todo, en aras de no criar hijos traumatizados.

Y seguimos en ese camino, cada vez más exagerado, aunque se estén cuestionando las teorias del Sr. Foid.

Aqui mandan ellos, los padres a aceptar y a callar.
Entran y salen cuando les place.
Han surgido incluso agresiones de hijos a padres,

Sin llegar tan lejos, el tono displicente, de jerga "colegosa" que se emplea, incluso ridiculizando sus ideas, su forma de ver la vida y lo que hacen en SU casa.

Es como si hubiéramos realquilado una habitación de la casa.
Con derecho a cocina, a lavado y planchado de la ropa, pero.... gratis.

Los bienes adquiridos, aunque sea a costa de los padres, son SUYOS.
Lo de la PRIVACIDAD es algo entendido solo en su beneficio.
Lo mio es mio y los de mis padres también es mio.
HA....... y lo de ¿estudias o trabajas? bueno, eso es otro cantar, está "pasado", out.

Ahora te puedes encontrar con muchos NINIS.

Ricardo.
Cuando me preguntan si volveria a ser joven, siempre digo NNNNNOOOOOOOOOOOO.
Mis hijos están casados.
He tenido mucha SUERTE (a veces pones mucho empeño, pero no lo consigues). Tengo dos hijos magníficos, responsables, con sus familias montadas, etc.
¿Volver atrás?
NOOOOOOO. Como dicen los gallegos sobre las meigas (brujas) "No creo en ellas, pero haberlas, hailas......."

No sé si esto tendrá remedio....
Seguramente estamos atravesando un cambio social profundo, de esos que luego salen en los libros de sociología.......
¿El final?
No lo sé.

Besitos.
Estaré atenta a lo que digan los demás.

LUNA dijo...

Aclaración:
En absoluto me parece que la postura expuesta como "de nuestros padres" fuera mejor.

Lo que ocurro es que creo que nos hemos saltado eso de "El término medio".....
Besos

Claudia Sánchez dijo...

Hola Ricardo! me parece muy interesante tu propuesta de hoy.
Yo creo que podría enfocar el tema desde dos lugares. Por un lado desde el de los padres, que muchas veces encuentran en ese hijo, casi siempre varón (y tenga la edad que tenga… que los hay cuarentones también), una excusa para seguir siendo necesarios, útiles, "padres" en definitiva, sin tener que pasar ellos por el duelo del "nido vacío". Y por otro lado, el de los hijos, que no siempre alcanzan una situación económica lo suficientemente holgada como para vivir independientes de los padres, por un lado y por otro, que están muy cómodos siendo atendidos por la mami, como siempre, sin preocuparse por cuentas que pagar, ni si hay que comprar en el super, ni si hay que cocinar o llevar la ropa al lavadero o contratar a la señora de la limpieza. Y tampoco en una relación de pareja (por si alguno piensa que son situaciones que podría resolver una mujer) porque la mujer tampoco quiere atender a nadie y si vive sola, suficiente con cuidarse y atenderse a sí misma. El individualismo a ultranza.
Claro, todo esto se acrecentó con la llegada del consumismo voraz. Hoy, incluso dos buenos sueldos no alcanzan para pagar alquiler, mantener auto, vestir, salir, comer, pagar impuestos y servicios, y tener el último celular y el plasma de 32" y la laptop y la WII y las vacaciones y la mar en coche. Entonces las relaciones son con cama afuera, o cada uno en su casa.
Hoy tampoco hay espíritu de sacrificio. Los chicos de 18 años que empiezan a estudiar y trabajan a la vez, ya quieren ganar como gerentes, descabelladamente, y rotan de trabajo en trabajo buscando quien le pague 50 pesos más. Claro, necesitan mucha plata y pronto para poder tener todo lo que quieren. No sé, tal vez les parece muy inalcanzable todo y por eso no ahorran y se patinan la plata en todas esas chatarras. Ojo, no estoy en contra del progreso, pero bueno, creo que en algún momento hay que sentar cabeza y plantearse metas y cómo alcanzarlas, y para eso va a haber que dejar de lado muchas cosas superfluas. Lo que pasa es que en el mientras tanto, si mamá les dá casa, comida y cuidados, mejor.
Bueno, personalmente, yo me fui de mi casa a los 30 años. Pero tenía muy clara mi meta. Trabajé desde los 18 y ahorraba hasta el último peso que no tuviera sí o sí que gastar y recién me fui cuando pude comprarme un departamentito.
Convengamos en que la mayoría no están muy pendientes del progreso profesional, como si vivir el día a día a full fuera lo más importante.
Y por último, así no aburro más, no creo que ésta sea una problemática exclusiva de los adolescentes eh?. Sé de muchos separados, por ejemplo, sobre todo los hombres, que se van sin los hijos, que vuelven a casa de los padres. Entonces, creo que es un círculo vicioso que está marcando otra manera de encarar la vida. No sé si mejor o peor, pero sí diferente.

Besos y saludos a tod@s!

Ricardo Musso dijo...

Hola Luna.

Excelente tu descripción de lo que sociológicamente se viene observando yo diría desde hace 40 años a esta fecha.
Sin embargo no responsabilizaría al creador del psicoanálisis, Sigmund Freud, de este tipo de adolescentes tardíos.

Si bien éste habló de traumas (que en sus orígenes denominó complejos) que se adquieren en el seno familiar; no hizo referencia a que éstos derivaban de los modelos de tipo autoritario que ejercía el padre, si no más bien a procesos inconscientes de cada individuo que en su niñez rivalizaba con esta figura por deseos incestuosos hacia la madre (el popular Complejo de Edipo).
Si esta etapa se superaba bien, las personas podían adaptarse normalmente a las normas sociales, pusieran los padres los límites que pusieran respecto de horarios, trabajo o estudio, sexualidad, etc.
Es más, Freud destaco que las principales características de una personalidad “sana” son la de: AMAR (fuera del núcleo familiar) y TRABAJAR. Características éstas que - en los casos que estamos tratando - son evitadas por estos jóvenes adultos (¿o adolescentes tardíos?), y se los considera normales.

Sí coincido con vos que, bajo la denominación de psicoanalistas, muchos otros profesionales “descuartizaron” la teoría freudiana. Y tomándose de aquel concepto que Freud denominó “castración” (pero que lo aplicó a la etapa que mencioné arriba sobre el Edipo) comenzaron a hablar de PADRES Y MADRES CASTRADORES cuando se ponían las pautas de comportamiento esperable en los hijos que vos claramente mencionaste.

Contemporáneamente a estos nuevos teóricos del psicoanálisis, hizo su aparición en la década del los 60´ la filosofía Hippie con el eslogan PROHIBIDO PROHIBIR.

Sigo abajo…

Ricardo Musso dijo...

Si conjugamos estos factores, quienes comenzaron a ser padres por aquellas épocas y habían tenido un modelo de crianza del tipo ortodoxo como el que describiste, se tuvieron que adaptar a estas nuevas pautas para considerarse “padres modernos” o disipar la posibilidad de criar hijos traumatizados, pero de aquel antiguo modelo autoritario que conocían, pasaron a un modelo laissez faire (dejar hacer).

Si bien en el antiguo estilo muchas actitudes de los padres podrían caber en la categoría de maltrato psico-físico, y esto nadie desea que se repita; cada miembro sabía quién era y qué debía hacer.
No sucede esto en la actualidad que las figuras de padres e hijos están tan desdibujadas que no se sabe quién es quién ni cuál es la dinámica familiar!.

Gracias por tu comentario.
Un beso grande.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Salud Claudia.

Un honor tener tu imagen en el cuadro de seguidores. Gracias corazón!.

Hace unos días conversaba con un joven paciente de 28 años que cuando tomó la determinación de venirse a vivir a San Martín de los Andes hace menos de un año, sus padres se opusieron tenazmente. Especialmente su padre, y que por esta razón estaría atravesando un cuadro depresivo, que lo preocupa por supuesto aunque no piensa regresar a su ciudad natal.
A pesar de ser el hijo del medio de tres varones, los otros dos hermanos se independizaron hace ya unos años, y éste, como bien decís; se quedó cumpliendo el rol del “pichón que no abandona el nido” de la casa paterna hasta que tomó esta decisión.
Está capacitado en un oficio con el que podría hacer buenos ingresos si logase desempeñarlo, sin embargo como hasta el momento no encontró posibilidad, está haciendo cualquier tipo de trabajo que le propongan con el firme propósito de mantenerse solo. Hace un mes comenzó a convivir con una joven con la que se puso de novio a poco de su llegada y que esta en condiciones similares.

¿A qué voy con este comentario?; a que comparto con vos que se observan episodios como el que describiste sobre la negativa de la pareja paterna a abandonar el rol de padres, muchas veces por temores a volver a quedarse solos, ya que la presencia de los hijos ocultan posibles conflictos de relación marital.
Los padres de este muchacho tienen algo más de 60 años de edad, y diría que hasta esa generación aún hoy se observa el temor al “nido vacío” que mencionas.

Sigo abajo…

Ricardo Musso dijo...

Pero en parejas de padres más jóvenes (entre los 40 y los 50), muchos (no digo todos), a pesar de la llegada de los hijos, jamás han dado lugar a que este hecho interrumpiera la intimidad de la pareja y han continuado haciendo una vida de “noviazgo”. Con hijos de entre los 18 a 20 años o más, atienden las necesidades de estos en lo mínimo imprescindible, pero luego se abocan a sus prioridades, laborales, de hobbies o placer.
Si son parejas que alcanzan un buen nivel económico, no se plantean el tipo de vida que eligen hacer los hijos, si estudian o no, si trabajan o no, si salen o se quedan, a qué hora vuelven o si regresan al otro día, etc.

Es en este modelo parental donde en los hijos entran a jugar los factores que mencionaste sobre el consumo; el vivir el día a día sin demasiados proyectos; el saltar de trabajo en trabajo sin plantearse hacer carrera en uno solo ya que lo que importa es el sueldo inicial; y ni que hablar de alguna peregrina idea de abandonar la casa paterna si hasta pueden tener su intimidad sexual quedándose a dormir cuando les plazca en la casa de él o de ella (de los padres mejor dicho…jajaja!).

Muy oportuno para lo que estamos tratando lo que mencionás de los casos de varones separados que regresan a convivir con sus padres luego de una separación.
Pareciera que la ausencia de proyectos coherentes de madurez e independencia total a la hora de intentar conformar una familia propia, se solucionan con el regreso a la adolescencia si los caminos no son como se los imaginaba.

Besos.
Rik

Claudia Sánchez dijo...

Vos sabés que yo tengo mis dudas Rik, acerca del nivel socioeconómico de los consumistas. No es raro, acá, ir en tren y que pase una persona (mujer o varón) vendiendo carilinas o cualquier otra baratija, y que su celular y sus zapatillas sean mejores de las de cualquier pasajero. Como también es habitual pasar por los barrios carenciados y ver las antenas de DirecTv en las terrazas. Y eso debe ser solo el botón de muestra.
Ojo, son estilos de vida, eh? A estas alturas no me siento capacitada para discernir si es mejor o peor que la cultura del trabajo y el ahorro que nos aseguren un techo y un futuro en familia. Digo, porque en definitiva, viven igual, siempre alguien les da una mano, zafan, y bueno, quién les quita lo bailado?
Y otro tema que tal vez influya sobre los adolescentes de hoy es que -me atrevería a decir que la mayoría- tienen sus padres separados. No sé, tal vez estemos asistiendo, sin mucha consciencia, a un cambio de paradigmas y de roles en las relaciones personales. Tal vez estemos atravesando un período de transición y no nos damos cuenta que estamos dando origen a otros modelos de familias, donde los adolescentes viven con sus padres (con uno de ellos al menos) hasta que estos mueran. No sé, creo que, los que podemos, tenemos que tener la mente abierta para tratar de entender cómo se transforma la sociedad y poder adaptarnos a ella sin morir en el intento.
Besos de feriado,

Ricardo Musso dijo...

Buen día de feriado Claudia.

Coincido con vos que la compulsión al consumismo ha alcanzado todos los sectores sociales.

Pero en un gradiente de capacidad adquisitiva, los sectores marginados (muchas veces subvencionados por el Estado en algunas de sus necesidades básicas) se pueden dar esos “lujos” que mencionas que además ayudan a disminuir el resentimiento por sus situación ante el injusto reparto de la riqueza; pero los hijos adolescentes de pacientes que concurren a escuelas privadas como la que concurre a su último año mi hija menor, mejor ni te cuento lo que tienen para su entretenimiento, y que piden constantemente a su viejos para no sentirse inferiores a sus compañeros.

Lo que mencionas respecto a las nuevas estructuras familiares en la etapa post-moderna es un factor que tal vez hasta mejore la situación del adolescente que esta inmerso en una familia tradicional (que aún sigue siendo de aproximadamente el 70%).

Las familias reconstituidas (los míos, los tuyos y los nuestros); las monoparentales (madres o padres que quedan solos criando a sus hijos, o que los tienen sin una pareja estable por adopción o inseminación asistida); o las que accederán a la adopción luego de la aprobación del matrimonio homosexual, posiblemente críen sus hijos con pautas más claras que las tradicionales.

Yo tampoco sé…, veremos!.

Gracias por pasarte por acá.

Besos.
Rik

Steki dijo...

Hola, Rik!
Excelente artículo. Yo te contesto con otra pregunta: no tendrán que ver los padres también en este asunto? Digo esto porque yo siempre traté de educarlos para que sean libres e independientes y se realicen en donde ellos lo crean más conveniente. Una vez le dije a una amiga que estaba padeciendo "el nido vacío": "Pero Grace, nosotras los educamos para esto, para que logren lo que desean en donde lo deseen..." Y ella me contesta: "Vos los habrás educado así, yo no!" Jaja.
Yo tengo 3 hijos afuera y otra que volvió de "afuera" pero que, en cualquier momento cuando se estabilice, se independizará. Cuando ya le han tomado el gustito a la independencia es difícil que vuelvan.
Ahora, justamente, mi consuegra (la suegra de Isa) acaba de irse a vivir solo su hijo más chico de 28 años y estaba deprimida. Los chicos (Isa y Fisu y Tomi) en España, la hija separada recientemente y el BB emancipado.
Vos sabés que yo tengo otra visión de la vida: siempre veo el vaso medio lleno así que ya estaría pensando en mi independencia ya sin hijos en la casa, jaja.
Les Luthiers... unos maestros!
Besote y que tengas un día feliz.
STEKI.

Ricardo Musso dijo...

Querida Stekita.

El tipo de casos que estoy planteando es el de adultos jóvenes (adolescentes tardíos?) que no “mueven un pelo” por independizarse.
Los argumentos que dan son los que mencionó esa blogera Lulita.
Por más que los padres deseen que se independicen, no lo hacen salvo que los echen, cosa que por supuesto no van a hacer…jajaja!
Creo que ya esta instaurada una sub-cultura de este tipo de personas.

De todos modos, las situaciones que vos describís claro que existen, y demoran la independización de los hijos.
En muchas ocasiones por lo que le comentaba a Claudia. Evitan el síndrome del “nido vacío” por temor a los conflictos de la pareja.
Y en los casos de madres separadas, aunque no sean personas de mucha edad y necesiten del cuidado de un hijo, no quieren que se vayan porque le temen a la soledad. No saben disfrutar de su soledad. Llevan una vida rutinaria, y el silencio de la casa las aterroriza.

Tu frase: “…ya estaría pensando en mi independencia ya sin hijos en la casa, jaja.” me gustó mucho; porque en definitiva de eso se trata, de vivir la vida propia, y no a través de los hijos…, te felicito!.

Otro feliz día para vos y besos mil!.
Rik

LUNA dijo...

Queridos amigos:
A riesgo de parecer ridícula...
¿No estaremos asistiendo a una nueva forma de división del nombre de las distintas etapas del ser humano?

Infancia, primera pubertad y...eterna segunda pubertad, o inmadurez..., ¿tanto de padres como de hijos?

Besitos.

Claudia Sánchez dijo...

Jajaja! Luuuunaaaaaa..... yo no sabía cómo decirlo...! creo que sí, que estamos siendo protagonistas de un cambio que tal vez se refleje en los libros de psico-sociología del futuro. Tal vez cambien los rótulos y se ajuste la línea de tiempo de cada uno. Por eso insisto en estar preparados para no asombrarnos.
Besos,

Ricardo Musso dijo...

Buenos días Luna y Claudia.

Mientras leía sus comentarios, miraba por la ventana de mi departamento; y desde la madrugada veía que estaba sucediendo esto, esto, y esto (invitadas a verlo), es decir..., NIEVA !!!.
Pensaba que son fenómenos naturales, esperables y muy bien descriptos por la climatología, que es la rama de la Geografía que se ocupa del estudio del clima y del tiempo.

Las llamadas Ciencias Exactas (Física, Química, Biología, etc.) desarrollan conocimientos constantemente para mejorar la calidad de vida de la humanidad. Sin embargo, las Ciencias Humanísticas (Filosofía, Psicología, Sociología, etc.) – por lo que sé – se han quedado lejos de poder explicar los casos que estamos tratando y – como dicen ustedes – hacer una re-categorización de las estructuras y comportamientos sociales que se vienen desarrollando desde hace unos años ya.

Tal vez deberían leer tu propuesta Luna; y como menciona Claudia prepararnos para un nuevo aprendizaje de lo que hasta ahora sabíamos. Tratando de aceptarlos, sin morir en el intento (como dijiste ayer…jajaja).

Besos.
Rik

LUNA dijo...

Hablando de aprendizajes....
Por favor échale un vistazo en el cuento que puso ella solita, delante de mi portátil, y que me avisó cuando ya estaba hecho.
Es mi nieta Carla.
La mayor de aqui de USA:
Tiene 7 años cumplidos el mes pasado.

Solo le ayudé a poner las fotos de los motivos que ella me indicó y luego eligió.
A la cuarta, me dijo: Iaia déjame, ya sé hacerlo sola....

Luego pedí permiso a mis hijos y lo publiqué.
Le hizo mucha ilusión cuando vió las entradas....
Me dijo: Puedo contestarlas, ¿como haces tú?

Y pudo la respuesta que quiso.
Verás que hay alguna falta de ortografía (piensa que ella es americana) pero lo he dejado, tal cual.
¿Que opina el profesional Dr. Musso?

Besitos

Ricardo Musso dijo...

Hola Luna.

Ya te estoy yendo a visitar y ver qué escribió esa pequeño genio!.

Besos.
Rik

Bianca dijo...

Ricardo que alegria saber que te paseaste por mi blog!! Y me alegra mucho retomar el contacto contigo. Espero poder leernos más seguido!! Muchos cariños y siempre gracias por la colaboración que nos prestas a todos con tu blog!!

Ricardo Musso dijo...

Hola Bianca!!!,

Que alegría verte por acá.

Aunque después de tu “Yo quiero mis 15”, hace más de un año, no presté atención a que blogger me informó que había hecho otras 4 publicaciones más, me puso muy contento darme cuenta que comenzaste hace unas semanas con la actividad de tu sitio.
Sumado a esa emoción, ese “telegrama” de la flor a la nube” que escribiste me agrado mucho.

Te felicito yo por haber “salido al ruedo” de expresar tus sentires, y como veo que publicaste una nueva entrada, te visitaré hoy sin falta.

Gracias por tus palabras.

Besos.
Rik

Bianca dijo...

Ricardo! Gracias!! No dejé nunca de escribir, solo que durante todo ese tiempo estuve escribiendo a lo clásico: lápiz y papel. Llené un cuaderno de 5 materias. Y a estas alturas creo que gran parte de esos escritos merecen quedar allí. Aunque quizás algún día me anime a transcribir alguno que otro. Me anima mucho saber que disfrutas mis escritos, eso me motiva a publicar más cosas. Por otra parte, me encantan tus comparaciones! Nunca se me va a olvidar lo del bife crudo! Gracias a tu estilo directo he aprendido mucho de ti! :)

Bianca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Graciela dijo...

Hola Rik
Me parece muy interesante el análisis. Y casi no tengo nada para expresar porque coincido con las opiniones que he leído.
Estoy convencida que en mucho los padres hemos contribuído a esta adolescencia tardía... cuando no eterna..
Cuando Arminda Averastury hablaba de los duelos de los adolescentes planteaba uno de los duelos como el de los padres de la infancia perdidos... Y se perdían porque el adolescente quería ser un adulto. Ser el dueño de su vida y no importaba a que precio... de hecho existían decires como" Contigo pan y cebolla" qué hoy sería una aberración... Pan y cebolla... no gracias... no hay amor que resista eso en los tiempos actuales..
La comodidad y el vivir el presente parece ser el leiv motiv de muchos jóvenes...
Y así se extienden... carreras que duran cinco años... se terminan en diez...relaciones interminables donde cada uno mora en la vivienda paterna y salen a compartir con sus amigos o novios vacaciones,o cualquier salida...
Pero es que los padres sostenemos eso hasta el absurdo!!!
Me acuerdo cuando yo era una joven de 20 años... y brillante estudiante de una carrera superior... Cuando iba a segundo año... mis padres me consiguieron un laburo... Yo que no estaba feliz con ir a trabajar me hice la contenta...
No se si ellos se habrán preguntado acerca de la continuidad de la carrera... creo que no...
La cuestión es que en casa el mensaje de mis padres ( aue tenían 6 hijos) era... nosotros los mantenemos hasta el secundario... después tienen que conseguirse un trabajo...
Yo con mucho sacrificio... trabajaba 7 horas diarias y luego iba a cursar lo que podía porque tenía superposición de horarios...
Y lo hice!!! Y me recibí en término!!!
Y si bien mi inteligencia no es poca... tampoco soy Einstein... No fue mi nivel intelectual... fueron mis ganas, mis deseos que me permitieron hacer ambas cosas... Y también mi placer en entregar a mis padres ( que no nadaban en la abundancia) un buen porcentaje de mi sueldo...
Hoy para sacarle un peso a un pibe que labura... lo tenés que operar!!! ja ja
Un beso grande
Gra

Ricardo Musso dijo...

Buenos días Bianca.

Creía que los tradicionales manuscritos ya no existían y habían sido reemplazados por los archivos Word… jajaja.
Por lo menos yo, me he desacostumbrado tanto de escribir a mano, que sospecho que si tuviera que hacerlo, se me acalambraría.
No es broma eh!.
Doble mérito entonces que hayas regresado a trasmitirnos tus emociones a través de tu blog.

Mis asociaciones de los hechos cotidianos con la gastronomía es un viejo hábito. Me alegra que te hayan gustado y sido de utilidad.

Gracias por tus palabras, y te visitaré hoy nuevamente ya que veo que has hecho una nueva publicación.

Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Querida Graciela!!!.

Qué emoción leerte!!!.

Sé del esfuerzo que has debido hacer para dejar tu comentario, así que mi gracias es: gracias x 1000.!

Excelente, a mí gusto, tu asociación con aquellos duelos de los que hablaba A. Averastury.
Por cierto que los estudios de la antropóloga Mead sobre el pasaje de la adolescencia a la adultez, pusieron en “tela de juicio” las hipótesis psicoanalíticas sobre las crisis que muchos de sus escritos mencionan como inevitables de la franja etárea que se entiende como adolescencia. De esos mismos ámbitos académicos surgieron varias críticas a aquellas publicaciones de Mead.
Aunque como vos bien decís, en nuestra estructura social occidental y sistema de relaciones de producción, esas crisis existían, y esos “duelos” también.

Y digo existían, en negritas, porque como mencionás, en la nueva subcultura que se ha gestado, y que trae como resultado esta “eterna” adolescencia, esos “duelos” no se alcanzan a experimentar, ya que todo lo que buscábamos hacer luego de nuestra independización y abandono de la adolescencia, hoy los jóvenes pueden realizarlo bajo el “techo” de su casa paterna y conviviendo con su familia de origen. Hasta incluso llevar una excelente vida sexual.

Anteanoche, cenando con una querida amiga y charlando sobre esta publicación, sus opiniones sobre este fenómeno social, también (como vos y el resto de los amigos que han opinado) ponía el acento en la responsabilidad de los padres.
Sin embargo, te confieso que cuando lo escribí, yo le adjudicaba una causa mayor al mismo sistema productivo que cada vez más exige excelencia en las personas que ingresan al ámbito laboral, y los padres, comprensivos de estos requerimientos ya no imponían aquellas antiguas “reglas de juego”.
Sin necesidad de ello, yo también comencé a trabajar desde los 15 años. Y todos mis estudios (secundarios y universitarios) los realicé ganando mi sustento económico. Pero lo hice por lo que mencionas en tu frase: “... fueron mis ganas, mis deseos que me permitieron hacer ambas cosas...”.

Gracias por pasarte por acá corazón!.
Rik

Ana dijo...

Comodidades de los hijos, inseguridades de los hijos, imposiblidades de los hijos, inseguridades de los padres, inmadurez de los padres que se crian junto a sus hijos, soledades de los padres que remedian con los hijos
competencia de los padres con los hijos
proyecciones de los padres en los hijos
habitaciones privadas con TV e internet las 24 horas del dia y comida en bandejas
qué lindo puchero! Y encima nadie se hace cargo de la falta del caracú.
Me vinieron unas ganas tremendas de abrazar a mis hijos y quedarme en el abrazo. Y paladear cada uno de nuestros imperfectos te quiero.

Te hice propuesta decente. stop. Espero respuesta. stop. Avisame con tiempo. stop. Así salgo meseta. stop.

Un abrazo. stop.

Ricardo Musso dijo...

Hola Ana.

Sí ¿no?.

Flor de despelote estas relaciones des-rrelacionadas de padres e hijos!.
Me parece muy bien…, abrazá a tus hijos, abrazalos fuerte…, pero no les pongas cadenas!

Uffff…, ese telegrama me intrigó, sospecho que tendré que pasar a leer algo…, allá voy!.

Gracias por pasarte.

Besos

Micaa! dijo...

http://youtu.be/_1NPaLrIfdw

Marce dijo...

Me salio de la cuenta de mi hija , pero es mi publicacion. Error notable en este tema. jaja

Marce dijo...

Hola atodos. Trabajo y vivo con adolescente sy jóvnes. En general me parecen geniales en todos sus aspectos. El tema que han tratado en mi opinión se explica mirando a los adultos que forman a esos jóvenes. Bueno, muchos de ustedes ya lo dijeron, son los adultos los que puntualizan el tipo de relación ... otorgan los espacios y ponen o no los límites. Creo ademas que los adolescentes valoran sobre manera cuando se encuentran con un adulto que trabaja de adulto. Necesitan eso. En cuanto a la extensión de la edad juvenil, la pregunta es para que se van a ir si están tan cómodos? El problema es que algunos padres parecen no dejarles espacio para el deseo propio, si tienen todo satisfecho!!! Bueno, el terapeuta más tarde o más temprano les saldrá un billete.

Ricardo Musso dijo...

Buenos días Marce.

Excelente el video de Les Luthiers que dejó tu hija….jajaja!.

Me gustaron tus interpretaciones del vínculo adulto-adolescente en nuestra cultura aunque, en mi opinión, lo reservaría para jóvenes de no más de 20 (a lo sumo 25 años).
Pero cuando hablamos de adultos jóvenes de 30 para arriba; no creo que podíamos hablar de adolescencia, aunque el estilo de vida que lleven es el propio de esa etapa en cuando a la falta de independencia de las figuras y casa paterna donde aún encuentran satisfacción a sus necesidades.
Considero que existen análisis de tipo sociológico para explicar estos fenómenos.

Gracias por pasar y comentar.
Un abrazo grande.
Rik