Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



viernes, 21 de noviembre de 2008

¿QUERES UNA AYUDA PARA TUS MIEDOS?

Antes de entrar en el tema propiamente dicho, deseo hacer algunas aclaraciones que me parecen pertinentes.
La siguiente publicación es de mi autoría, y por ende me hago total responsable de lo que en ella se mencione; más no de lo que pueda interpretarse, ya que este aspecto forma parte de la subjetividad propia de cada lector.
No será un artículo en el que fundamentaré el respaldo teórico de lo que diga. Por ello no habrá citas o referencias bibliográficas. Trataré de redactarlo en la forma más clara y sencilla posible porque el objetivo es que pueda entenderlo cualquier persona sin formación en psicoterapia – de ahí que las reseñas bibliográficas y terminologías técnicas de categorización o diagnóstico, solo servirían para hacer ostentación, ya que los libros que podría referenciar son de tipo técnico (no de autoayuda) y algo complicados de entender para cualquiera sin formación en el campo de la psicología Cognitiva-Comportamenteal -.
Los lectores ilustrados entenderán a qué me estoy refiriendo, y los posibles colegas de otras corrientes de las psicoterapias que analicen la publicación tienen todo el derecho a hacer sus pertinentes críticas, mientras puedan fundamentarlas.

No esconderé nada de mis conocimientos profesionales sobre estos temas ya que no tengo interés alguno en incrementar mi dote de consultantes, y mucho menos mis arcas económicas. A esta altura de mi vida, personal y profesional, me encuentro alejado de esos intereses, trabajo lo mínimo necesario, para aquellos que requieren mi ayuda - aunque en forma selectiva - y mis rentas son suficientes para vivir cómodamente.

El artículo esta dirigido a vos, y si sos portador de algún tipo de trastorno que te esta impidiendo moverte en tu vida libre de miedos, podrás sacarle mejor provecho, si lo lees con atención.

- DESCRIPCIÓN DE LUGAR DE LOS HECHOS:

Las técnicas para la superación de miedos son la que apliqué en un caso específico mientras trabajaba en el Hospital Dr. Ramón Carrillo de la Ciudad de San Martín de los Andes, en la provincia del Neuquén allá por el año 1989.

No considero estar cometiendo trasgresiones de secreto profesional ya que utilizaré nombres ficticios, y aunque los hechos son reales no creo puedan ser identificables las personas involucradas.

La ciudad mencionada en que se desarrolló el caso posee, a escasos 16 Km. un centro de esquí de reconocimiento internacional y a los que concurren anualmente para la época de nevadas numerosos turistas que gustan de ese deporte, su nombre es Chapelco.

- DATOS DEL CASO:

Una tarde en que me disponía a regresar a casa luego de terminar mi jornada de trabajo hospitalario, al abrir la puerta del consultorio, encuentro sentado en un banco del pasillo de espera a un hombre de aproximadamente 50 años, con gesto apesadumbrado, su mentón sujeto entre las manos, sus codos apoyado en sus piernas entreabiertas y la mirada fija en el piso.
Al oír la puerta y mis movimientos, alzo los ojos, me miró y preguntó si yo era Musso, le respondía afirmativamente y me consultó si disponía de tiempo para conversar con él una palabras. Lo hice ingresar y nos sentamos a mi escritorio él en una silla y yo en el lado opuesto, en la que solía usar habitualmente.
Me dijo que su nombre era Miguel y que había sido derivado de la guardia del hospital para realizar una consulta conmigo. Cuando le pregunté los motivos me respondió que hacía un par de días que concurría al hospital en un estado de alto nivel de ansiedad y luego de conversar con el médico de guardia solicitaba algún ansiolítico. El profesional de ese día – luego me enteré alertado por las enfermeras de su reiterada presencia – le indicó que antes de darle la medicación le sugería una consulta con mi persona. Me comenta que la motivación era la de buscar un estado de “embotamiento” que le permitiese regresar al hotel donde estaba alojado, tratar en lo posible de dormir, y esperar el regreso de su mujer e hija que se encontraban esquiando en Chapelco. Cuando lo consulto sobre el motivo por el cual él no estaba acompañando a la familia me dice que no era devoto del esquí pero que sin embargo, como premio a la finalización de la carrera de arquitecta de su hija, había accedido a la propuesta familiar y tomar unas mini vacaciones de 10 días en esta ciudad. Luego de acomodarse en el alojamiento que ya tenían reservado y como habían arribado temprano se dispusieron a viajar hasta el centro de esquí para realizar un reconocimiento del lugar – que no conocían – y el día posterior (su esposa e hija) comenzarían con las prácticas deportivas.
Fue en ese momento que, a poco de recorrer el camino de acceso – esto es a la salida del pueblo donde éste empieza a empinarse con una subida desde la cual se percibe abajo el lago Lacar - se despertó en él un antiguo temor a las alturas que lo llevó a frenar abruptamente y emprender el regreso al hotel.
Al día siguiente su mujer e hija subieron al cerro a través de un colectivo que viaja con regularidad llevando a aquellas personas que no disponen de traslado propio y él les había prometido hacer lo mismo unas horas después y encontrarse para almorzar en un restaurante que se encuentra al pie del centro de esquí. Lo que no tuvo en cuenta es que le iba a suceder lo mismo que en su vehículo. Cuando el colectivo comenzó a encarar la misma subida Miguel entró en “pánico”. Probó taparse los ojos con ambas manos pero la sensación de ascenso la percibía de todas formas y entonces resolvió pedirle al chofer que detuviera el micro y bajó del mismo, regresando ahora al hospital a realizar una consulta para calmarse y solicitar la medicación mencionada.
A mi pregunta sobre qué esperaba de mí me respondió a que lo ayudara a lograr subir a la base del cerro para ver a su familia esquiar y juntarse con ellas a almorzar en el restaurante mencionado. Le pegunté entonces hasta cuando se quedaría y me respondió que estarían en la ciudad 5 día más.

Aunque me sentí muy tentado para utilizar con Miguel las técnicas con la cuales me había formado para estos casos, no puedo dejar de reconocer que me estresó un poco el límite de tiempo que disponíamos para logarlo.

- PRIMER DIÁLOGO Y EXPLICACIONES TEÓRICAS:

-La verdad Miguel es que yo no puedo prometerle semejante cosa, aunque si usted esta dispuesto a hacer lo que yo le voy a ir indicando podemos probar!
-Si… yo estoy dispuesto a todo… necesito lograr ir a verlas y estar con ellas
-Bien… lo primero que usted tiene que entender que para superar ese miedo tiene que ENFRENTARLO!.
-¿Cómo?
-Digo que a partir de mañana, o cuando usted quiera, va a tener que hacer una serie de “tareas para poder superar su miedo HACIÉNDOLE FRENTE!.
-Sí…le entendí…pero usted me dice lo contrario de lo que me dicen mis amigos. Ellos dicen: `Miguel, si eso te da miedo, no lo hagas…dejalo´.”
-Me imagino… es que sus amigos lo quieren mucho y no quieren verlo sufrir, pero, ellos son sus amigos y no tienen por que saber nada sobre psicología.
- Tiene razón…, entiendo. Entonces, ¿qué tengo que hacer?"
-Bien… primero quiero preguntarle si usted sabe como se denomina lo que le sucede?
-Si… me dijeron que es una Fobia a las alturas”.
-Es cierto así se llama técnicamente…, y ¿usted sabe cómo se crea una fobia?.
-Supongo que es por una IDEA DE QUE ALGO ME VA A PASAR y eso me produce mucho temor…y…también algo tendrá que ver mi infancia… mis padres…no?
- Bueno… si es necesario, en otro momento revisaremos lo que sucedió en su infancia y con sus padres, pero ahora nos vamos a concentrar en HOY y qué vamos a hacer a partir de AHORA!

(Silencio…: supongo que estará pensando: “Qué psicólogo es éste que no me pregunta por mi infancia!”)

-Exacto entonces, como dijo antes hay una idea suya de que algo riesgoso puede suceder. Pero mi pregunta es si usted sabe ¿cómo se forma ese miedo y qué lo mantiene!?.
-No… eso no sabría explicarlo.
-Bueno… ¿alguna vez oyó hablar de la Psicología Comparada?
-No.
- Quizás no le guste mucho lo que le voy a decir pero es como mejor le puedo explicar lo que le sucede. La Psicología Comparada es la rama de la psicología que estudia la conducta animal y luego la compara con lo que les sucede a las personas. Estos psicólogos utilizan muchos animales para sus experimentos…, yo le mencionaré lo que estudiaron en una ratita de laboratorio!.
-¿Me va a comparar con una ratita?"

(Me dije: “ahora se para y se va…!”)

-Bueno… en el aspecto físico no lo podría comparar, ni me lo confundiría con una ratita, pero usted, yo, y la ratita tenemos un sistema neurofisiológico muy similar y reaccionamos ante determinados estímulos en forma muy parecida!!!

(Silencio:...¿que estará pensando!?)

-Bueno…, sigo entonces. Imagínese un laboratorio donde hay dos jaulitas juntas que se comunican a través de una puertita que esta abierta. Una es de color azul y la otra roja!… me sigue?"

(Le hacía un dibujito en un papel)”

-Si…
-Bien… supongamos que en la jaulita azul ponemos un bebedero y un comedero. Tomamos la ratita y la introducimos en esa jaula…El bichito, si esta con hambre o sed, va a ir a donde tiene esos suministros, luego comenzará a “inspeccionar” el lugar; si “descubre” la puertita pasará a la jaula roja y así, irá y vendrá “chusmeando” y luego adaptándose…”. ¿Va bien?"

(Seguía con mi dibujito haciendo rayas por donde circulaba la ratita)

-Si…; supongo que por “preferencia” estará mas cerca de donde se encuentra el alimento.
-Exacto. Ahora, imagínese que de pronto a la parilla metálica de la jaula azul le aplicamos una descarga eléctrica constante, muy leve pero muy molesta para el animalito…¿qué supone que va a pasar?
-Que se yo…, se va a asustar mucho…!!!
-Exacto… va a comenzar a brincar y correr por toda la jaula…. Si por casualidad cruza la puertita y entra a la jaula roja, que no esta electrificada como la otra, comenzará a calmarse y se quedará ahí, sin volver a la otra jaulita!”.
- Me imagino!!!
-Bien… seguimos entonces. Quizás con una vez no alcance para que se le establezca el miedo a la jaula azul, pero si se lo hacemos experimentar dos o tres veces más… ¿qué cree que va a pasar con la ratita?
-Y… supongo que si la pone en la jaula azul, saldrá corriendo a la roja!”.
-Bien Miguel !!!..., eso es lo que sucederá de ahora en más. Cada vez que la pongamos en la azul; sin siquiera esperar "a ver" si está electrificada o no escapará a la roja, y aunque este con hambre o sed, no volverá a cruzar la puerta!. Bueno… la pregunta ahora es: ¿y por qué va a hacer esto siempre sin quedarse a esperar si la jaula esta electrificada o no?
-Eso no se llama algo así como CONDICIONAMIENTO ¿no?. Me hace acordar a los perros de ese ruso que no recuerdo cómo se llamaba...
-Bien Miguel… que tipo inteligente es usted!. Eso es lo que pasa con la ratita, se establece un condicionamiento, pero ¿un condicionamiento a qué?
-Bueno a ir al lugar que le da más tranquilidad!”.
-Bien eso es como usted dice, pero, ¿qué es lo que le produce la jaula azul que no le produce la roja?”.
-Que se yo!
-Bueno… yo le explico. La jaula azul se trasformó en un ESTÍMULO – así se lo llama en psicología – que le produce miedo y una reacción que se llama ANSIEDAD. Ahora, ¿cómo sabemos que eso que le sucede a la rata es ansiedad, ya que la palabra se aplica a los humanos que tenemos la capacidad de producir ideas, y no sería aconsejable usarla con los animales ya que no sabemos si poseen conciencia o mente?. Bueno… estos psicólogos miden sus estados fisiológicos y concluyen que lo que le sucede a la ratita es lo que les pasa a los humanos cuando se enfrentan a un estímulo que les produce ansiedad: se acelera el ritmo cardíaco, les sube la presión arterial, tiemblan, se les entrecorta la respiración, etc…., ¿me sigue?
-Si…
-Esas son las reacciones físicas de lo que se llama ansiedad. Pero a nivel psicológico, y suponiendo que la ratita posee esa capacidad, ¿usted sabe qué es lo que se siente psicológicamente hablando cuando alguien esta ansioso?
-Más o menos…
- Bien… para ser gráfico y sintético, el sentimiento psicológico de la ansiedad es como sentarse sobre un hormiguero sin haberse dado cuenta y comenzar a sentirse incómodo sin saber por qué”. Una especie de “cosquilleo” interno; duda y temor de que algo pasa o puede pasar, a uno o a otros, seres queridos en general, sin un motivo real…me sigue!?."
-Sí… eso me pasa muchas veces!
-Seguro…, y como es un sentimiento muy incomodo, por lo general no lo toleramos y buscamos alguna forma de que se termine…, eso es lo que hace la ratita cuando escapa a la jaula roja… busca que se termine esa sensación de incomodidad que le produce la jaula azul, y ahí, en ese lugar, se tranquiliza, se siente segura, y reduce su ansiedad
-Aja….!
-Como usted dijo antes se crea en el animalito un condicionamiento y se establece lo que se llama un “MECANISMO DE EVITACIÓN”, es decir evitar ese lugar, la jaula azul, que le produce esa ansiedad…, hasta hora bien?"
-Si…
- "Bien… en este momento podríamos decir que hemos creado una Fobia en la ratita. Una fobia, o miedo, a permanecer en la jaula azul por la experiencia que vivió cuando le dieron el shock eléctrico. Ahora pregunto: ¿y cómo hago para que el bichito pueda superar ese temor y vuelva a sentirse segura en la jaula azul si ya no esta más electrificada?"
-Ni idea!!!!
-Bueno… justamente como le dije al principio ENFRENTADO EL MIEDO y COMPROBANDO QUE NO “PASA NADA”. Claro esta que no tendré que aplicarle más la electricidad a la jaula azul porque entonces la ratita volverá a escapar como “loca”…jajaja!
-Jajaja!

(Buen signo…!, comienza a reírse del problema. Seguramente sabe que no estoy solo hablando de la ratita sino de él mismo)

-Bien y ¿qué tengo que hacer para lograr que la ratita enfrente aquello que le produce tanto miedo?. Como no le puedo explicar a ella como lo estoy haciendo con usted en este momento porque no me va a entender, la voy a tener que forzar a que lo enfrente. Entonces lo que haré es tomar el bichito, ponerlo en la jaula azul y cerrarle la puertita que la comunica con la jaula roja
-Ufff… pobre bicho!!!
-Seguro…, no es nada agradable y el animalito se estresará mucho porque ahora no tiene escapatoria. Saltará, chillará, se defecará, girará por toda la jaula…, etc., etc., pero al tiempo, un rato que no puedo decirle cuanto porque eso dependerá de las características propias de esa ratita específicamente, pero, digamos, 15 minuto o tal vez menos, comienza a “darse cuenta” que la jaula no le produce esa sensación que experimentó en la primer oportunidad y empezará lentamente a relajarse, tranquilizarse y su reacción física se normalizará. Una vez que logro que se tranquilice, y dejándola un buen rato en ese lugar, puedo abrirle la puertita a la jaula roja y ella podrá ingresar en ella pero ahora, más serenamente también se animará a volver a la jaula azul e ir a comer o a beber”.
- Entiendo…!... SE LE VA EL CONDICIONAMIENTO!.
-Exactamente… se des-condiciona porque comprueba que ya no hay riesgos. Ese método para des-condicionarla se llama por “INUNDACIÓN”, vale decir, "la obligo" a enfrentar eso que ella teme pero sin dejarle salida a seguir con el “MECANISMO DE EVITACIÓN
-Claro… pero es terrible para el pobre bicho…!
-Seguro…. En las personas rara vez se utiliza esa técnica, a mi también me parece muy brutal !. Pero hay otras formas para lograr ese objetivo con la gente. A veces comienza por llevarla a tratar de crear una “IMAGEN MENTAL” del estimulo que les produce miedo, Y UNA VEZ QUE, CON ESA IMAGEN EN LA CABEZA SE SIENTEN RELAJADOS, se les induce a imaginar otras circunstancias mas “riesgosas” y así sucesivamente hasta que comienzan a enfrentar “en vivo” las situaciones que le despiertan tanta ansiedad, siempre esperando que recobren su normalidad emocional y física en cada etapa… me explico?.
-Si lo entendí claramente… entonces?... que hacemos conmigo?
- "Jajaja…!, bueno usted no es una ratita. Podría “atarlo” a mi vehículo, llevarlo por la fuerza hasta el cerro, y aunque se estresaría mucho, esperaríamos a que se relaje y normalice su ansiedad, y le puedo asegurar que después podría hacerlo usted solo, pero eso no lo vamos a hacer. Por la falta de tiempo tampoco vamos a recurrir a que comience a imaginar las situaciones porque no llegaríamos a su meta. Lo que le propongo es que comencemos ´en vivo´, pero con algunas características que le voy a indicar… esta de acuerdo?"
-Y…, que otra me queda…
-Le queda decirme que estoy “pirado”… levantarse, irse y seguir en la misma!
-Jajaja….noooo….si estoy acá es porque quiero solucionarlo!”.

- INDICACIONES SOBRE QUÉ EMPEZAR A HACER PARA SUPERAR LOS MIEDOS:

-Bueno… entonces Miguel “vayamos al grano”. Para comenzar le voy a hacer una pregunta: ¿usted se siente seguro como conductor de su auto; alguna vez a manejado en zona de montañas y con nieve?"
-Con nieve no recuerdo… creo que una vez si…, pero sí, me siento muy confiado. A mi siempre me gustaron los ”fierros” y he corrido Rallyes en muchos caminos, de tierra, de ripio, caminos sinuosos, e incluso de montaña, aunque no se porque no se me venía ese temor, debe ser que el copiloto me daba seguridad…, así que no es miedo a manejar lo que siento!.

(Esto me tranquilizó a mi porque quería asegurarme de no mandarlo al “muere” por inexperiencia en el volante!)

-Bien… ahora otra: ¿si usted tuviera que ponerle un calificativo a esas ideas que le vienen a la cabeza sobre que corre riesgos por subir una montaña que lo lleve hasta el cerro, como las llamaría?"
-Y…. no se…. pavadas que se me meten en el `bocho´!”.
-Bien..., pavadas esta bien…, y otro más duro todavía…?"
-Que se yo!.... boludeces?
-Grande Miguel!!!... exactamente vamos a llamarlas boludeces. Pero vamos a aclarar una cosa, las boludeces son las ideas que le vienen a la cabeza y no lo que usted siente, el pánico por ejemplo, o que usted, su persona, sea un “boludo”…, me explico?"
-Si… entiendo y tiene razón…, son boludeces. Me estoy acordando que de chico a veces yo tenía pesadillas había una que se repetía seguido y era que soñaba que tenía un accidente con la bicicleta y se me quebraba una pierna. Entonces me ponía a gritar hasta que venía mi viejo. Y sabe lo que hacia él…?, llamaba a la ambulancia o al médico para que vengan inmediatamente…jajaja!
-jajaja!…, bien… ,es un buen recuerdo que nos ayuda a explicarnos el por qué de sus miedos. Su padre en vez de calmarlo y decirle que era solo una pesadilla y que no pasaba nada… hacia flor de despelote llamando a la ambulancia reforzando en usted las ideas de riesgo y peligros inexistentes… ¿no?"
-Si… tiene razón, por eso creo que desde chico tuve miedos boludos!.
-Correcto… ahora ya sabemos de dónde surgen, pero, como le dije antes nos vamos a centrar en cómo superarlos y eso es hoy, porque los datos de la infancia nos explican el por qué, pero nada nos dicen sobre qué hacer para romper con esos miedos!
-Seguro…!
- Bueno… otra pregunta: ¿usted conoce lo que es la relajación corporal?, ¿conoce alguna técnica?
- En un tiempo hice yoga y me enseñaron…, estaba muy buena esa gimnasia..., no sé por que la dejé!!!

(Bien…! nos ahorra mucho tiempo ya que sino tendría que explicarle cómo lograrla y hacer alguna experiencia para que consiga relajarse)

-Buenísimo porque la relajación la vamos a usar cuando a usted le entre el miedo y comience con esas reacciones físicas que le explique de la ratita. Es la forma en que usted va a recobrar la serenidad junto con otras cosas que le voy a indicar!. Y esto es así porque si usted esta relajado no va a estar ansioso y si se deja llevar por la ansiedad no se va a poder relajar…, me explico?
- Si …claro!
-Bueno… ya tenemos dos cosas que va a usar que son fundamentales, una es cambiar aquello que usted se dice a usted mismo sobre que lo que le pasa es “terrible” o que hay “riesgos mortales” en los lugares altos, por el que esas ideas que le vienen a la cabeza son BOLUDECES y otra es que cuando sienta que se descontrola emocionalmente por esas ideas se va a RELAJAR para recuperar el estado normal del organismo… si?."
-Si…
- Bien…, ahora voy a pasar a explicarle cómo va a empezar a encarar esa situación temida y las cosas que si o si, tiene que tener en cuenta. Primero; lo que tiene que tener en cuenta es que esos miedos hasta ahora lo “manejaron” a usted y de ahora en más es usted el que va a “manejarlos” a ellos, es decir, hasta ahora, cuando a usted se le despertaba un temor que hacía?... huía, no? , y le apuesto a que cuando comenzaba a escapar ya se sentía más tranquilo… ¿no?
-Si tiene razón una vez que empiezo a irme de esa situación ya me siento tranquilo…jajaja!.... tiene razón!
-Bueno, eso no lo va a hacer más!, por lo menos bajo el estado en que solía escapar, o sea, con un alto nivel de ansiedad. Y sabe por qué no lo va a hacer más?, porque eso es lo que le mantiene los miedos y es a lo que me refiero cuando le digo que los miedos lo “manejaban” a usted. De ahora en más, si usted decide retirarse de una situación, cualquiera que sea, no lo va a hacer huyendo, lo va a hacer por una tranquila decisión propia!...¿me explico?."
-Claramente!”.
-Este aspecto tiene suma importancia y se lo voy a aclarar mejor. Usted debe saber lo que es una curva de Gauss no?. Bueno… imaginemos entonces una curva de Gauss, cuando usted se acerca a la situación que le despierta miedo, la ansiedad de la que ya hablamos, comienza a escalar en esa curva de Gauss y se va incrementando hasta que llega a la cima. Si cuando llega a la cima usted sale “rajando”, sin bajar el nivel de ansiedad, lo que esta haciendo es incrementar sus miedos, mantener su fobia, pero, si el camino de descenso de esa curva lo encara cuando en la cima se pudo relajar y aflojar, entonces la fobia se va a ir reduciendo y posiblemente desparezca totalmente… ¿me entendió?."
-Si …, pero no es fácil !!!
-Yo no dije que fuera fácil, solo digo que si no lo hacemos de esta forma estaremos haciendo macanas y en vez de solucionar el problema por ahí lo agrandamos!... si?
- Bueno… probaré!
- Sí, lo va a probar pero con esos recursos que le dije antes: Descalificar sus ideas y llamarlas BOLUDECES y RELAJARSE hasta que sienta que su cuerpo esta normalizado… y en ese momento, esté donde esté, comenzará el descenso de esa curva de Gauss… si?."
- Bueno… haré lo posible
- Bien… vamos a otra cosa ahora. Para ir midiendo los logros que usted vaya obteniendo vamos a hacer el siguiente dibujo…

(Le hago un dibujo de coordenadas donde en la columna horizontal figuran los Kilómetros recorridos hasta el cerro, de 0 a 16 km., y en el eje vertical los niveles de ansiedad que el va a tener que cuantificar, en forma subjetiva, también de 0 a 100).

- Entendió lo que le expliqué sobre qué vamos a hacer con esta grafico?. Usted va a ir avanzando hasta que sienta un nivel intolerable de ansiedad, si importar el trayecto recorrido ya sea 5 km o 500 mts., esto no nos va a importar por ahora. Cuando llegue ese momento, usted verá de encontrar un lugar donde parar el vehículo…, ojo!, recuerde que no tiene que volverse en ese estado. Busca un lugar seguro donde parar y entonces comienza a relajarse con esa técnica que conoce de yoga, recuerde que es importante tratar de normalizar la respiración, y comenzará a decirse a usted mismo: ´Miguel… estas son BOLUDECES… no pasa nada grave,,, mirá cuanta gente sube al cerro sin problemas y no pasa nada!!!... basta con estas estupideces…, no hay ningún peligro!´, y solo cuando se logre estabilizar emocionalmente pegará la vuelta, o, si quiere probar, avanza un tramo más, pero sin exigirse, acá no estamos en una competición de rally… me explico?..., LO IMPORTANTE ES QUE NO ESCAPE, NO IMPORTA LO QUE HAYA AVANZADO, SI NO QUE SI REGRESA LO HAGA SERENAMENTE…, ¿está dispuesto a probar?
-¿Cuándo…?"
-Cuando quiera… todavía habrá una o dos horas más de luz, así que si quiere ya mismo!... eso lo decide usted. No le voy a dar un horario para mañana pero venga cuando quiera y me cuenta cómo le fue, siempre encontraré un hueco para que charlemos, pero lo más importante es lo que haga y no tanto lo que hablemos. Ah!... antes de que se vaya, ¿quiere la medicación ansiolítica?."
-No… esta bien… sobre todo si voy a empezar ahora…!
-Bien Miguel… lo felicito!!!, así se encaran las cosas cuando uno quiere resolverlas!... lo espero mañana!."

Los días siguientes fueron mostrando grandes avances en Miguel. Lo veía esperándome hasta 5 o 6 veces al día. Su rostro mostraban los avances y a veces los retrocesos, sobre todo cuando no lograba la indicación de volver sin estar estresado.
Con el esquema en la mando me mostraba la cantidad de kilómetros que había avanzado y los niveles de ansiedad que le habían despertado antes de iniciar la indicación de relajarse y auto-verbalizarse lo convenido.
El cuarto día fue de gran avance para él, aunque también de gran decepción. Había logrado hacer los 16 Km y llegar a la base del cerro, pero en ese instante, sin descender del vehículo, se descompensó en su estado emocional y emprendió el regreso en forma inmediata, sin poder contenerse, aunque sin correr riesgos por velocidad ya que el solo hecho de estar regresando lo tranquilizó.
Cuando lo vi ese día, como de costumbre, lo felicité por su logro y lo alenté a continuar y también trate de apaciguar su angustia por no haberse auto-controlado. Me comentó que él también estaba contento por los avances que había obtenido pero se criticaba el hecho de haber vuelto a escapar de la situación de pánico.

El quinto día, por la tarde, ya casi a última hora y preparándome para dejar el trabajo al abrir la puerta del consultorio me lo encontré sentado en el mismo sillón que el primer día, pero esta vez con una sonrisa que no le entraba en el rostro. Lo hice pasar (mi curiosidad también era mi importante) nos sentamos y se desarrollo el último siguiente diálogo:

-No sabe lo contento que estoy y también agradecido con usted!!!.
-Bueno cuénteme que me tiene intrigado!
-Llegué hasta el cerro, estuve recorriendo en la base esperando hasta el medio día en que quedamos con ellas en encontrarnos para almorzar. Y así fue. Las vi bajar esquiando y salí al encuentro, nos abrazamos y nos reímos mucho!!!."
-Grande Miguel !!! que bueno lo que me cuenta… ¿y?"
- Entramos a almorzar, yo estaba bien, relajado, hablábamos de lo contentas que estaban por lo que habían aprendido mientras esperábamos que nos sirvieran. Yo miraba el techo del restaurante… que lindo que es ese lugar, todo en madera… y de repente…"

(Uffff… sonamos, me dije!)

-… me entró el pánico y sentí que iba a salir corriendo…
-¿Y…?
-En ese momento me acorde de lo que habíamos hablado y me dije a mi mismo: ´Miguel… ya te estás haciendo la ratita otra vez!!!´ y me relajé

Creo que las risas se escucharon en todo el hospital, aun hoy que estoy escribiendo esto y recuerdo ese momento me produce risa.

Al día siguiente paso a despedirse y me trajo de regalo una caja de chocolates artesanales del lugar (ahí me reí internamente porque él no sabía que en aquella época yo estaba casado con la hija del dueño de la chocolatería…jajaja!). Insistió pagarme honorarios, cosa que le expliqué que no podía aceptar porque yo tenía mi sueldo del Estado, pero le sugerí que si quería hiciese una donación a la cooperadora del hospital por medio del administrador que estaba en una oficina en frente de mi consultorio, eso fue lo que hizo y luego por el comentario del administrador parece que el cheque fue bastante importante. Miguel era dueño de una empresa próspera.

Comentario: Miguel me llamo telefónicamente a mi casa particular durante cuatro años para deserame felicidades en las fiestas de fin de año y comentándome que seguía muy bien y aplicándo lo aprendido ante distintas circunstancias en que se comenzaba a desconpensar emocionalmente. Esta actitud espontánea de él me permitio, sin quererlo, hacer un seguimiento de su evolución. La explicación de la técnica de la BOLUDEZ la podes encontrar en otro artículo de este blog.

- Los próximos renglones los dedicaré a condensar los conceptos básicos que tenes que tener en cuenta si padeces de este tipo de trastornos llamados Fobias (miedos irracionales) de cualquier tipo:

- Los miedos irracionales se adquieren por un proceso de CONDICIONAMIENTO por algún suceso traumático vivido en algún momento de tu vida, por lo general la infancia, aunque también puede ser por los llamados de atención del alguna persona significativa en tu vida con expresiones como: “cuidado con eso o aquello que te puede hacer daño o lastimar… no te acerques a eso, etc.”. Y se denomina Condicionamiento porque aparece una respuesta automática de temor ante esa cosa o situación temida.

- Las fobias se mantienen y no se extinguen porque se instala un MECANISMO DE EVITACION para reducir la ansiedad que surge en el momento de temor.

- Las formas de superarlas es ENFRENTAR LOS MIEDOS EN FORMA SUCESIVA Y QUE PUEDE COMENZAR DESDE EL PLANO DE LA IMAGINACIÓN, PASANDO POR LA EXPOSICIÓN EN VIVO A LO TEMIDO, HASTA EL EXTREMO DE LA INUNDACIÓN (cosa que no aconsejo si hay tiempo para ir avanzando lentamente).

- Para los temores que se despierten cuando enfrentes la situación que te produce los produce debes recurrir a USAR FRASES DESCALIFICADORAS Y AUTOVERBALIZARTE QUE NO PASA NADA!, la calificación de BOLUDEZ es una técnica que la podés encontrar descripta en otro artículo de este blog. Sumado a esto debes usar la RELAJACION CORPORAL y el CONTROL DE LA RESPIRACIÓN, para reducir los signos fisiológicos de la ansiedad (y si no conoces ninguna tratar de aprenderla).

- NUNCA SALGAS HUYENDO DE LA SITUACION TEMIDA sin antes haberte auto-controlado con lo indicado arriba. Tenes que forzarte a controlar el miedo y no que éste te controle a vos. Si escapas en la cima de esa curva que le describí a Miguel tus miedos se INTENSIFICARÁN y no los lograrás superar.

- Encarar la superación de miedos irracionales es un “trabajo” que te puede llevar más o menos tiempo. NUNCA debes recurrir a COMPAÑIAS FAMILIARES O DE AMISTAD, ni permitir que ellos, por compasión, hagan las cosas por vos o te acompañen a hacerlas.

Espero te haya sido útil esta publicación.
Me parecería razonable que no quieras intentarlo solo (aunque si te animas no estoy en desacuerdo) pero si buscas una ayuda terapéutica tenes que tener en cuenta que tu profesional conozca estas cosas de la materia sino será una pérdida de tiempo y posiblemente de dinero.

El siguiente video que preparé para acompañar esta publicación, describe las tres ténicas básicas para el tratamiendo de los MIEDOS IRRACIONALES que fueron aplicadas en el caso descripto.

--> -->


Nota: Agradezco a Sergio, un médico de la ciudad de Dolores, Pcia. de BS. AS., que me dejó una dirección de Youtube donde, a traves de una publicidad, se trasmite la idea de enfrentar los miedos irracionales. Gracias Sergio!.


Cariños y Suerte!

Ricardo Musso

26 Amigos opinamos...:

Anónimo dijo...

rick, de verdad que interesante tu articulo de los miedos... pensando bien, creo que entiendo por que mi isabel tiene miedo a cosas, y es porque de cierta manera la he sobreprotegido tanto que ella tiene mucho temor a cosas, oscuridad, medicos, hospitales, etc....
espero yo poder ayudarla a supera eso...
gracias,
Maria

Ileana dijo...

No entiendo mucho de psicología, pero su articulo ha sido muy claro y muy bueno…felicidades y gracias.
A mi también me dan miedo las alturas, lo curioso es que antes no sentía miedo. Lo más raro es que me gusta subir en lo más alto, pero el miedo lo siento al mirar abajo; cuando lo hago trato de estar en un sitio seguro, pero aún así me sudan las manos, me mareo y el estomago empieza dolerme...
Como soy muy curiosa, me voy a arriesgar a preguntarle algo sobre el experimento de la ratita. Si en vez de meterla en la jaula de color azul y cerrarle la puerta de la jaula de color rojo, le dejamos la puerta abierta pero le aplicamos la descarga eléctrica en la jaula roja donde esta tranquila, ¿que es más probable que haga? ¿ Va a entrar otra vez en la jaula azul, aunque tenga muy presente que le paso lo mismo? Espero no haberle molestado con mi curiosidad…
Un saludo.

Ricardo Musso dijo...

Ileana!

Que bueno tu comentario… repito, se nota que leés el artículo con dedicación!.

Tus miedos si no te traen problemas demasiado importantes en tu vida como en el caso de Miguel en que sus expectativas y necesidades eran tener que vencerlos para lograr su cometido, podes convivir con ellos y sobrellevar tu existencia sin demasiadas complicaciones, eso es algo que vos tendrás que evaluar.
Si decidís superarlos, utilizá las técnicas sugeridas en la publicación que son las más apropiadas para la superación de miedos!.

Uffff…., esa preguntita sobre cambiarle las “reglas de juego” a la ratita no me la esperaba.
Supongo que hay dos posibilidades: o se muere infartada el pobre animalito, o si escapa a la azul y se queda el tiempo suficiente para comprobar que no esta electrificada, cambiará su condicionamiento y se sensibilizará con la roja!.

Besos.
Rik

tresa dijo...

Hola , he leido ésto y lo encuentro interesante , pero , ya se sabe del dicho al hecho..

Ricardo Musso dijo...

Hola Tresa…Tresina!

Es cierto, no es tarea fácil recorrer ese trecho, pero no por ello imposible!.
Fijate el que recorriste para llegarte hasta aquí, y seguro sin miedos ¿no?

Besos.
Rik

Anónimo dijo...

Si, tal cual lo de los condicionamientos. Me refiero a cuando no se trata de fobias, sino de conductas que se han ido incorporando y que nos descapacitan, en vez de habilitarnos. En mi caso por ejemplo, tenia que ver con tantos mensajes que yo me encontraba o me creia incapaz para sobrevir economicamente sola, para conducir, para hacer tramites burocraticos sin ayuda, etc. Poco a poco, fui rompiendo esos horribles condicionamientos en general de gran contenido patriarcal , machista y desvalorizante. Se me hacia duro por ejemplo subirme a una autopista con autos que iban a mil, y cuando lo logre, QUE LIBERACION, poco a poco me fui dando cuenta de que habia vivido enganada yo y lo peor, convencida de mi incapacidad. En fin. Hay que volver a hacer los circuitos cerebrales de la conexciones digo yo, en esto de los miedos como en otras cosas de la vida, NO? Con respecto a las emociones, hace poco lei en un libro budista zen algo que me gusto mucho, y que es como un ejercicio, juego, para enfrentar los miedos: En ingles se llama el "then what game". A ver si tengo espacio para contarlo aqui. Y dice "tengo miedo de involucrarme. A lo mejor me dejan" -Y entonces Que, si me dejan?" - Bueno, estare solo/a- Y entonces? -Estare solitario. - y entonces? - Llorare y gritare y estare enojado/a.- Y entonces? - Porbablemente me canse y me duerma. Y entonces que? ",

Bueno, asi sacado fuera de contexto no dice mucho, lo interesante es qeu la intensidad comienza a disminuir y los pensamientos melodramaticos se separan de nuestra esencia. A veces, lo peor del miedo, es el miedo al miedo, el pensar en lo que va a suceder, es decir, los pensamientos y memorias asociadas a eso. Sin eso, es solo un evento, un hecho. Gracias Ricardo por discutir este tema tan importante. A veces uno se crea miedos para protejerse y un dia se olvida de que se esta cuidando... "M"

Ricardo Musso dijo...

Hola M, chica de Los Ángeles!

Me gustó tu comentario!.

Los miedos (dentro de lo que el “sentido común” me indica que son irracionales, ya que la cabeza en la boca del León es un riesgo cierto!), para que no nos conviertan en “inválidos” (más que los mismos inválidos), la única forma de superarlos (si es lo que queremos) es ENFRENTARLOS!.
Claro está que si son miedos muy arraigados, hay que ir despacio, “sin prisa, pero sin pausa”.

Me gustó lo del maestro zen!.


Un beso.
Rik

Anónimo dijo...

A mí lo que me llama la atención de ciertos temores es que a veces no se superan, o lo hacen sólo por temporadas.

Por ejemplo hablar en público, exámenes o ese tipo de situaciones sociales.

Uno puede ir haciéndose más canchero en manejar las situaciones pero al final siempre está la dificultad y hasta a veces se hace insoportable. Hay incluso casos de famosos actores o músicos de los cuales no recuerdo bien los datos. Algunos d erepente no soportan más exponerse.

Pareciera que hay una diferencia cuando es una fobia muy específica por ejemplo a objetos y cuando es una fobia más social. Es así desde las técnicas de CBT (no sé qué aberviatura te gusta usar)?.

Ricardo Musso dijo...

Hola Anónimo!!!

Me gustaría responderte comenzando por el final, final, de tu comentario.
Supongo que con la sigla CBT te estas refiriendo a la “Cognitive Behavior Therapy”. En realidad, como yo hablo español, prefiero llamarlas Terapias Cognitivo Comportamentales; y en todo caso, si son términos que tengo que utilizar varias veces en un texto los abrevio con la sigla TCC.

Sin embargo, cuando capacito colegas (psicólogos, psiquiatras o médicos) hago la aclaración que estas terapias son producto de la unión de dos corrientes de la psicología; una la Terapia Racional Emotiva (TRE, o RET en inglés) de A. Ellis, “divorciado” del psicoanálisis, y que pasó a llamarse Terapias Cognitivistas; y la otra la conforman los Terapeutas Comportamentales, que son varios, y tradicionalmente llamados conductistas, cuyo origen se remonta a Watson, pero evolucionados porque admiten la influencia de la mente en la conducta humana.
¿Me expliqué?.

Por lo general los miedos irracionales son propios de personalidades con trastornos múltiples de tipo neurótico, así que rara vez se encuentran fóbicos a una sola cosa (exposición social u objetos).
Para la superación de estos trastornos, los pasos a seguir son los expuestos en el artículo. Pero éste intenta ser una orientación, ya que hay aspectos que si no se tienen en cuenta correctamente (como la curva de ansiedad ante la exposición a lo temido), la fobia puede incrementarse en vez de disminuirse.

Pueden ser trastornos que recidiven pero, si se cumplen precisamente los pasos a seguir, se pueden auto-controlar y enfrentar la situación, en vez de escapar.

El llamado “miedo escénico”, que justamente es el de exponerse a situaciones de examen, actorales o musicales (el cantante argentino León Greco dicen que entra en pánico cada vez que da un recital), hasta cierto nivel es razonable.
La activación del sistema nervioso autónomo, en esas circunstancias es difícil que no se “dispare” (cuentan que los corredores de Formula 1, antes de las carreras, cuando están para la largada, su corazón alcanza latidos de hasta 160 pulsaciones por minuto); lo importante es que recurriendo a las técnicas arriba expuestas, la persona, repito, se auto-controle y pueda hacer lo que tiene que hacer.

Gracias por tu comentario.
Un abrazo.
Rik

Sanador TeKura dijo...

Hola! Me gustaría aportar un video que descubrí hace unos años en una pagina española que uso mucho con mis pacientes(Soy medico clinico)y que grafica muy bien su artículo.Un gran saludo.Sergio(http://medicosdedolores.blogspot.com/)
El link del video es:http://www.youtube.com/watch?v=7uSHSE6Z_xk&fmt=6

Ricardo Musso dijo...

Hola Sergio!!!

Bienvenido!.

Recorrí tu blog y vi que tratas temas relacionados con la actividad profesional médica y los conflictos con las obras sociales…, uffff!, eterno problema ese!
¿Vos sos de Dolores, Provincia de Buenos Aires?

Gracias por tu video, lo miré y me gustaron las escenas que muestran la necesidad de enfrentar los miedos para superarlos, lástima que sea una propaganda de no sé que producto!.

Un abrazo!
Rik

Sanador TeKura dijo...

Hola! El video es de propaganda de las tiendas falabella de Perú.Ganó varios premios.Soy de La Plata pero ya hace 15 años que vivo en Dolores (Bs As)El blog tiene mucho de gremial y otros yuyos.Escribo también para un diario y radio sobre medicina..en realidad siempre tocándola de costado.Siempre me gustó el cognitivismo y hago lo que puedo en el consultorio,ante la falta de psicólogos que lo hagan aquí, y eso que son muchos.Hago de vez en cuando algún taller referido principalmente a trastornos de ansiedad.Que lugar elegiste para vivir...soñado.Me gusta mucho la página.Saludos.Sergio.

Ricardo Musso dijo...

Hola Sergio!

Ayer me desasné sobre qué era eso de las Tiendas Falabella…, disculpa mi ignorancia!.
Voy a revisar el artículo, y quizás lo agregue.
Muchas gracias por el dato entonces.

Donde vivo sucede algo similar respecto de mis colegas. Una psicóloga (que aún no conozco en persona porque llegó hace poco) y yo, trabajamos en la escuela Cognitivista-Comportamental; aunque creo que somos más de 50.
Cuando me capacité en estas técnicas (en 1986) formé a varios psicólogos y psiquiatras de Neuquén Capital que hasta entonces casi todos (yo incluido) trabajábamos como Terapeutas Familiares Sistémicos. Les costó dar el cambio, pero hoy son muchos que ya las utilizan y tienen muy buenos recuerdos de mí.
En SMAndes, caso todos son psicoanalistas y los hay también Lacanianos.
Los eriza un poco leer estas cosas…, una pena; porque yo estudié las obras completas de Freud y mucha otra literatura de esa escuela (mi análisis personal también lo fue por unos años) y me pude abrir a otras teorías que las considero más operativas.
Durante mi época en Salud Pública, también trabajaba en varios hospitales de la zona con Médicos de Familia y los capacitaba en estas lides!

Me alegra que siendo médico te intereses por estos temas.
Sabrás que gran parte de las llamadas “enfermedades” psicosomáticas tienen que ver con los procesos ideáticos, y hoy se tratan con esta visión del problema.

Revisá el sitio con tranquilidad y podes hacer uso con libertad de lo que llegues a necesitar, incluso los videos. Tal vez el del Capítulo del “ABCDE-Diario”; lo podes bajar de Youtube (o de acá). Yo lo utilizo con los pacientes para mostrarles como se dan los fenómenos de interpretaciones irracionales de la realidad que auto-generan trastornos psico-emocionales y físicos, y cómo modificar esas percepciones.

Un abrazo.
Rik

Anónimo dijo...

Hola Rik, acabo de leer tu larga exposiciòn acerca de los miedos, me pareciò muy educativa y de gran ayuda para aquellos que viven pegados a sus miedos y no encuentran la salida, pero siguen "comodos?" con su vida mediocre llena de miedos y no se permiten vivir la vida en plenitud.
En cuanto a miedos existenciales, si, creo que la gran mayorìa pasa por esos miedos y que depende de cada uno poder sanar. Alguna mentes estrechas nunca logran hacerlo ni aun con ayuda profesional.
Reitero, està muy bueno lo que escribìs y gracias por hacerlo.

Anónimo dijo...

Hola Rik, no te conozco pero me parece interesante lo que està exponiendo y creo que podès ayudar a muchas personas con estos conceptos. A que te refieres cuando dices comentar con "cliche"? Es decir algo en desacuerdo? tener alguna diferencia en los conceptos? no entiendo bien que dices. Pero serìa interesante que se publicara si a alguien no està de acuerdo con algo de lo que expones. Poque si todas son flores el jardìn se mantiene colorido. Te saludo como profesional.

Ricardo Musso dijo...

Hola Anónimo (el primero)

Gracias por visitar el sitio y dejar tu impresión.
También por haberte leído “semejante capítulo! (por su extensión).

Lo que no me queda claro de tu comentario es por qué, para las personas que sufren este tipo de trastornos, o los que rumian con miedos existenciales, utilizas esos adjetivos calificativos como: mediocres, “cómodos”, o de mentes estrechas.

El sufrimiento psicológico es equiparable al físico, y si yo calificara a las personas que me consultan bajo esa perspectiva, indudablemente debería haber elegido otra profesión!.

Aunque no es mi estilo juzgar a las personas, tal vez podría pensar que algunos son poseedores de esas características que les adjudicas, a aquellos que andan por la vida ufanándose de cómo actúan sin darse cuenta que con sus valores humanos pueden estar afectado a otros que no lo merecen, o las los que no cumplen con sus obligaciones como deberían cuando no tienen impedimentos para hacer mejor las cosas, o los que solo establecen relaciones para “sacar alguna ventaja”.

Ese tipo de personas, si no son conscientes de sus acciones, y se siente bien actuando como actúan, seguramente no modificarían nada de sus vidas ni con ayuda profesional…jajaja!.

Saludos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Anónimo (el segundo)

Gracias por visitarme y por tu comentario.

Te explico sobre la leyenda sobre los “cliché”.

En el mundo de los blogs (cosa que yo lo desconocía antes de crear este) es común “promocionarse” unos a otros poseedores de este tipo de sitios cibernéticos a través de link (enlaces) que cada blog propone visitar de otro.

Yo, en la última columna de la izquierda de esta pantalla tengo algunos, y ellos (en sus sitios) me tienen a mí. Tengo un número limitado de aquellos que (para mí) me han resultado más interesantes.

Otros sitios tienen cientos (bha quizás exagero!) de propuestas para visitar, y a la hora que cada uno de esos blogs hace una nueva publicación, existe una especie de código (ana-ana se lo conoce en el ambiente médico) de visitarse y dejar comentarios como: “muy bueno lo tuyo!!!..., te felicito!” (sin estar seguro si han leído la publicación o no).

Yo no tengo esa costumbre, y donde leas un comentario mío en otro sitio, es porque me he compenetrado con la publicación, y de acuerdo o no con lo publicado, me expreso con mis opiniones profusamente.
De ahí lo del “cliché”, es decir, no me interesan ese tipo de comentarios.

La sugerencia de leer el artículo de “TE COMES EL BIFE CRUDO…”, es que muchas personas no dejan sus comentarios, o solo lo hacen sin expresar demasiado lo que sienten u opinan, por falta de asertividad, es decir, pudores y temores a expresar sus pensamientos.

Bajo ningún concepto esta referido esa leyenda a que solo espero loas…, me encantan las críticas, y si tienen fundamento mejor.
Las encontrarás por ahí; respondidas también!.

Saludos.
Rik

Anónimo dijo...

Muchas gracias Rik por tu artículo tan esclarecedor de como vencer los miedos.
Yo práctico Zen, y acabo de terminar un retiro donde me han aflorado miedos que se que tengo desde hace tiempo, pero que resulta imposible dominarlos. Se que lo que tengo que hacer es aceptar el miedo, pero me faltaba descubrir algo sobre mis miedos que con tu artículo me ha sido posible ver.
Con la relajación en el momento cumbre creo que puede servirme de mucho y es algo que nunca he hecho.

Ricardo Musso dijo...

Hola Anónimo.

Me alegra saber que te ha sido de utilidad esta publicación.
No solamente hay que aceptar nuestros miedos irracionales, sino además hacerles frente, desafiarlos.
Ese proceso se denomina en psicología desensibilización.

La práctica de relajación te va a ser útil.
Sobre todo la técnica de Jacobson para poder reconocer la diferencia entre tensión y relajación.

Saludos.
Rik

Carina dijo...

Excelente post y de utilidad para el momento que estoy atravesando
Muy bueno el video de Falabella también
Mas allá de lo útil de la lectura, voy a charlar sobre los inconvenientes que estoy teniendo con mi terapeuta de confianza
Felicitaciones por el blog

Ricardo Musso dijo...

Hola Carina.

Bienvenida !!!

Uffff…, si leíste esta publicación completamente, vas a poder con cualquiera de las otras!.
Además, si te ha sido de utilidad para algún problema que en este sentido estés atravesando, no es mala idea que lo dialogues con tu terapeuta. Sin embargo, te sugiero que no te enojes con ella si no tiene idea de qué estas hablando…jaja!

Te devolveré la visita!
Gracias por tus palabras.

Cariños.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola generic viagra.

Generalmente los miedos irracionales, tienen un origen en alguna situación traumática; ya sea por experiencia propia o por advertencias familiares.
Lo importante es tomar conciencia de ello y enfrentarlos si nos limitan en la vida, ya que son miedos inocuos.

Un abrazo
Rik

Marce dijo...

Buenas tardes. Solo agregar que al trabajar con estas técnicas no solo se encuentra un tratamiento adecuado a un padecimiento que le llevo toda la vida al que lo porta sino que también se previenen cronicidades. No está mencionado el curso posible de este tipo de “miedos”, puede hacerse crónico y deteriorar la vida de la persona de manera permanente. Muchas veces me ha tocado encontrarme con personas que, sin diagnóstico y tratamiento adecuado, traen consigo las huellas de la hospitalización, de la medicalización y con solo la primera intervención, la reestructuración cognitiva inician un camino hacia la recuperación de las riendas de su propia vida. Esta muy bien mantener la atención sobre ese fino límite entre el miedo como señal que nos cuida y el miedo que paraliza, a veces puede ser una alerta que sino es escuchada nos trasforme la vida en forma permanente. Los alcances de los trastornos de ansiedad sin tratamiento adecuado son a veces extremos. Linda representación resulta la película “Mejor imposible” con Jack Nicholson. Saludos.

Ricardo Musso dijo...

Hola Marce, buenas noches.

Impecable tu reflexión, la comparto plenamente. Cuanto más tarde se comience a encarar esta problemática de la fobia, más trabajoso es que el consultante aprenda a superarlas.
Es lamentable que aún hoy exista una ignorancia supina entre nuestros colegas respecto del tema.
Tengo la película de Nicholson pero no he tenido tiempo para armar un video con ella. Aunque su caso se adapta más a los Trastornos Obsesivo Compulsivos, no?

Gracias por pasar.
Abrazo.
Rik

victor cervantes dijo...

Excelente articulo, recordé mis miedos, este comentario solo es para Felicitarlo, y que nos siga compartiendo más Sabiduría. gracias,
Atte: Víctor Cervantes

Ricardo Musso dijo...

Hola Víctor Cervantes.

Muchas gracias por tus palabras, me impulsan a continuar escribiendo, aunque aún seguiré en un impasse por un tiempo más.

Un abrazo, a vos y tu México querido.
Rik