Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



sábado, 28 de agosto de 2010

GOLPE DE TIMÓN

Quiero comenzar agradeciendo a Ana y Sergio que me ofrecieron pasar una semana en una propiedad que poseen en la localidad de Cariló; que es una pequeña villa que se encuentra en la costa atlántica argentina.


En un viaje reciente que realicé, me alojé en ella por seis días con mi hija Dana y su pareja Mariano.

Pasé unos días espectaculares recorriendo sus calles y playas. Una de ellas, la utilicé como “marco” para la película que acompaña esta publicación.

Les mando todo mi cariño, abrazos y besos a ellos y sus hijos Delfina, Matías y Pato!.

Rik



------------------------------------------

- UN DÍALOGO

- “…, bueno…., más o menos así es el proyecto.”
- “Buenísimo !!!”
-
“¿De verdad te parece que esta bueno…?”
-
“La verdad que sí. Por lo que me contás, tenés las cosas bien previstas y calculaste los posibles riesgos….”
-
“Eso es lo que me propuse, que si las cosas no llegasen a funcionar, vuelvo todo para atrás, y listo, ¿no?.”
-
“Exacto, pero por lo menos te diste el gusto de probar. Hace tiempo que venís hablando que necesitas un cambio así; un verdadero “golpe de timón” a tu vida.”
-
“Eso…, eso…, no recordaba la frase; “golpe de timón”. Sí, creo que sería un “golpe de timón….”
-
“Cuando sentimos que estamos llevando una existencia rutinaria, monótona, o que nos falta algún ingrediente para disfrutar más la vida; es lícito que nos propongamos cambios. A veces es suficiente pequeñas modificaciones, y en otras, esos cambios pueden implicar reformas importantes.”
-
“Y…, sí….”
-
“¿Cuando comenzarías con los pasos que necesitas emprender?”

(silencio...)

-
“Naaaaa…., la verdad, no sé para que te conté todo esto Ricardo. Ni «en pedo» voy a hacer algo así!!!”
-
“¿Por?” - “¿Sabes como reaccionarían mis hijos, mis padres, mis amigos?..., van a pensar que estoy para el manicomio….!”
-
Tus hijos ya son grandes e independientes; tus padres tienen sus vidas, y por lo menos por ahora no necesitan de tus cuidados; a tus amistades no las afectaría en absoluto en mi entender, te une a ellos un lazo afectivo pero ninguno precisa de vos para andar por el mundo. Por otro lado, tus cambios no implica que no los puedas continuar visitando y compartiendo con todos ellos, aunque sea con menos frecuencia.”

(silencio...)


-
“Es cierto…, pero no…, no sé…”
-
“¿Y que hay con todo lo que te gratificaría esa nueva experiencia?”
-
“Que sé yo…, tendré que aceptar que no es para mí y olvidarme del tema…”
-
“Me impresiona que tu dificultad para encarar ese proyecto no es por ellos…, es por vos!”
-
¿Cómo?

------------------------------------------

- PREGUNTAS

A quien pueda estar leyéndome:

- ¿Tenés algún “GOLPE DE TIMÓN” en haber que hayas querido dar y postergaste?
- ¿Podés dar argumentos válidos para ello?

Quizás te interese saber cuál pienso yo que es el mayor obstáculo para dejar en el camino infinidad de proyectos en nuestras vidas que podrían habérnosla enriquecido.
Para ello, pulsá la tecla Play en el video.



Cariños.
Ricardo Musso

24 Amigos opinamos...:

Ricardo Musso dijo...

Me gustaría que me cuenten sus GOLPES DE TIMÓN postergados.

Gracias y cariños
Rik

LUNA dijo...

Mis golpes de timón más importantes, creo que los dí.
El mérito no es mío totalmente. La vida me llevó a ello.
20 cambios de domicilios, vivir en 18 ciudades distintas en 38 años, empezar nuevamente 18 veces... y sin quejas ni victimismos.

Luego, con un colón espástico, que limitó mi vida mucho, volví a salir, aprendí a conducir, a estudiar, y ya hace años que he perdido el miedo a todo.

Voy a EEUU, cambio de aeropuerto, yo sola sin hablar inglés... jajajaja con los tiempos que corren es una heroicidad.

En serio.
Mi problema es la pereza.
Voy postergando pequeñas metas.
Ir al gimnasio, hacer deporte, estudiar inglés-
Mis hijos dicen Mami, no haces más que buscar excusas, no tienes fuerza de voluntad...

Es verdad.
Pero...me dá igual. No me inquieta ni me hace infeliz.
Me perdono-

Buen post, me ha hecho ensar en mucha gente que conozco...
Besitos, querido amigo.
Sigo en EEUU.
Gracias por tus palabras a mi nieta.

Isabel Estercita Lew dijo...

Y Mussito, el más deseado golpe de timón lo estoy dando aunque boicoteándome un poquito, me estoy refiriendo al amor, de todos modos le estoy poniendo polenta.
Por otro lado y otro ámbito, se me pelean las pinturas que aunque estuve jugando con PhotoShop, las desgraciadas figuras que me lleven a diario me piden paletas, telas y sobre todo talento, lo voy postergando y se me acorta el plazo, ya me prometieron un caballete, y mis pretextos se ríen de sí mismos. Debo tener otros tantos de esos golpes de T, pero no me da el bocho para todos che!

Beijos Mussito

PD: Como hago para proteger a la Reina con las Torres, y que no me cante Mate, y perder la partida, y no quedarme sin el que despierta mis actuales sonrisas?

Claudia Sánchez dijo...

Hola Rik! Muy buena entrada eh? La verdad es que yo no tengo golpes de timón pendientes, al día de hoy. La vida me llevó a empezar de nuevo un par de veces y bueno, vos sabés, hay que tomar el mando y virar el rumbo. Por suerte -o trabajo aplicado- los cambios han sido positivos siempre. Porque también puede pasar que uno pega el timonazo y enfila para un lado y se pega contra una pared, y luego, por esa experiencia, no quiere ir más por ese rumbo, vió?
O también pasa a veces que uno está cómodo, cómo y dónde está, y pone en la balanza todo lo que tiene y del otro lado las posibles "ganancias" y resulta que ni por las tapas pone en riesgo lo obtenido, sin tener certezas que lo compensen. Particularmente, mis cambios han sido estrictamente necesarios. Yo soy muy previsora y muy celosa de lo que tengo. No asumo riesgos así nomás. Por otro lado, tampoco siento que lo necesite... bueno, recién pegué un timonazo del que aún me estoy estabilizando así que no quiero saber nada por un largo tiempo.
Besos Rik,

Ricardo Musso dijo...

Querida Luna.

Indudablemente, para el tipo de vida que llevaste estos últimos 38 años, los obstáculos que venciste, las habilidades que aprendiste a través del estudio y la práctica para conducir, como así también moverte sola por el mundo, se necesitan un buen control sobre la emoción del miedo, y como bien decís, una gran cuota de heroísmo.
Sin quitarles méritos, todas estas cosas se fueron dando con naturalidad y te fuiste adaptando a ellas como quien aprende a caminar cuando es pequeño y esta maduro para ello.

Sin embargo, aunque digas que no te inquietan ni te hacen infeliz, los verdaderos golpes de timón, serían comenzar con el gimnasio, hacer deporte y estudiar ingles. Desterrar la idea de la pereza; dejar de poner “excusas” (como dicen tus hijos); y proyectar días y horas para comenzar con ellos.
Sos conciente que son actividades que enriquecerán tu vida, así que, ¿para qué postergarlas?

Gracias por acercarte desde tan lejos.
Besos.
Rik

PD: Tu nieta es una ídola!!!

Ricardo Musso dijo...

Buen día Estercita.

Por lo que te he leído en ocasiones, haber superado el miedo a volver a enamorarte, ha sido un verdadero “GOLPE DE TIMÓN; te felicito!!!.

Las otras cuestiones que mencionas, me impresionan que se vinculen con una actividad que te tiene un poco hastiada.
Tendías que evaluar la conveniencia de postergarlas, es decir si te puede traer algún perjuicio.

A esta altura de la vida, sería conveniente dejar de “manejarnos” con la ganas, y poner por delante la conveniencia o no de posponer cosas.

La PD te la respondo en tu “botiquín”.

Gracias por pasar.
Besos.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Claudia.

Sí, conozco perfectamente los “golpes de timón” que te impuso la vida.
Los miedos que ciertos acontecimientos te pudieron haber paralizado, los superaste y encaraste las cosas que debían hacerse “contra viento y marea”. Sabés que te admiro por eso!.

También sé que venís de los avatares a que nos someten los golpes de timón, y es razonable que quieras un impasse.

Claro está que se puede errar el “rumbo” y llevarse decepciones.
Lo importante es no “cerrarle las puertas” a nuevos proyectos por miedos irracionales.

Evaluar la conveniencia de encararlos; los riesgos que se corren; lo que se puede perder - aunque también ganar -; claro que son cosas que tenemos que poner en la balanza cuando pensamos en dar un golpe de timón.
Y si llegamos a la conclusión de que no es beneficioso, olvidarse y chau!.

Sin embargo quisiera preguntarte, ¿no tenés aún un golpe de timón pendiente?,,,jajaja!

Gracias por visitarme.
Besos.
Rik

Anónimo dijo...

Hola, buen día!

Leí el artículo..., el dialogo esta muy claro aunque no comparto algunos conceptos, por ejemplo el de que los que dejas no necesitan de tu afecto.
Te puedo asegurar que si yo me fuera de este lugar, mis hijos, y más que nada el menor de 19 años que es estudiante universitario y vive conmigo, lo afectaría mucho.
Y ni hablar de mi madre, que aunque tiene su pareja vos no tenés idea de lo dependiente de mi que está, y la verdad a mi me hace bien mimarla, todo lo que la cuide no será suficiente para devolverle todo lo que hizo por nosotros..., además también soy yo que no podría estar lejos, no tener el contacto diario.

Saludos.

Ricardo Musso dijo...

Buen día Anónimo.

En realidad no mencionás si existe en vos el deseo de dar algún “golpe de timón”.
Pero en la hipótesis que sí existiera alguno, da la impresión que estás hablando de un cambio que podría implicar no verlos NUNCA más.

Salvo que algo sucediese con tu vida, ese temor deberías descartarlo.
Solo la muerte nos aleja para SIEMPRE de nuestros afectos.

En el caso que tu proyecto implicase distanciarse geográficamente, tal vez la frecuencia de verlos sería menor, eso es cierto, pero quizás tampoco sería necesario que te alejases del lugar donde vivís.
En fin…, solo estoy hablando de teorías.

Sí quisiera corregirte, que en ningún momento menciono en el artículo que los demás no necesiten de nuestro afecto.
Claro que nuestros seres cercanos necesitan de nuestro afecto, y nosotros del de ellos.

Pero si hipotetizáramos a la inversa, y alguno de ellos quisiese dar un golpe de timón que implicase verte con menos frecuencia, ¿vos se los impedirías por tu necesidad de afecto?.
No me impresiona muy saludable que lo hicieras.

Insisto, si hubiese un proyecto que desearías en tu vida que implicase tomar una distancia geográfica, tu frase final: “ además también soy yo que no podría estar lejos, no tener el contacto diario. ”, queda descartado automáticamente, inclusive tomarte unas vacaciones sin ellos…jajaja!.

Gracias por pasar.
Saludos.
Rik

Ana dijo...

Mi tio abuelo pudo con la derrota (ruta) de la corbeta Uruguay (el mundo entero no apostaba dos mangos por el barquito) y llegar a los hielos antárticos del fin del mundo y rescatar a los noruegos perdidos en la geografía helada de la Antártida, allá por el año 1903. Aferrado al timón le hizo verónicas a lo imposible.
Será una cuestión genética, o adquirida pero el timón y sus golpes no son mi problema. Sorteo esto y aquello, sobrevivo a esto y aquello, si por aqui no, entonces por allá y si no... veremos. Me hundo infinidad de veces y vuelvo a asomar el pescuezo con la cara dura de mi sal. Mientras tanto mando señales como puedo diciendo a los afectos que, en algún lugar que no siempre conozco, estoy bien.
El timón no es mi problema, el asunto más grave en mi derrota es saber si me me caerá bien el noruego como para subirlo a mi barco. já. De todos modos queda la posibilidad de mandarlo al carajo y que de allí me anuncie los amaneceres.

Un abrazo

No vi el video ut supra.

Ricardo Musso dijo...

No sé si será genético querida Ana…; de lo que estoy convencido es que después de enterarte de semejante historia familiar, vos no podías ser menos, ¿no?.

Desde entonces “la corbeta” de tu vida la habrás “timoneado” sin privarte en nada, y si sale bien, bien, y si sale más, no importa…, avanti !!! .

Me gustó eso de que, como los antiguos navegantes, tus afectos saben de vos cada vez que arribás a un puerto (o tenés señal de celular..jajaja), pero a pesar de la distancia nada te impide seguir navegando y dando nuevos golpes a tu timón.

También eso que si el noruego no te cae bien lo mandas al carajo.
Claro que hasta que no lo conozcas no lo sabrás…, ta tán, ta tán!
De cualquier manera, si tenés que terminar pidiéndole que desde allí te cuente de los amaneceres, en la Antártida, este fenómeno solo se produce un día al año!. Así que…tranqui!

Gracias por arrimarte.
Otro abrazo.
Rik

LUNA dijo...

BUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!
Ya sois muchos a decir lo mismo.
En cuanto vuelva a España, a casa, (dentro de un mes) me pondré manos a la obra......

Besitos

Ricardo Musso dijo...

Grande Luna !!!.

Me gustan esas decisiones, firmes y sin vueltas!.

Eso sí…, ese “golpe de timón lo vamos a tener que corroborar con fotos.

Una subida a una bicicleta en el gimnasio, otra seguramente con un palo de Golf en la mano, y otra más en una clase de idioma, ¿sí?

Te felicito!.
Besos.
Rik

Steki dijo...

Hola, Rik!
Muy bueno el post. Yo he dado muchas veces golpes de timón en mi vida. No creo tener ninguno pendiente. Dejo que la vida me suceda y disfruto el dìa a dìa porque si no lo hiciere, el instante que no disfruté no se repetirá jamás. Miedos no he tenido. Siempre agarro al toro por las astas y lo enfrento.
Hoy estoy bien. Mañana... quién lo sabe? Así que disfruto el hoy sin miedos ni retrocesos.
Besos,
STEKI.

Steki dijo...

Qué "casualidad". Mi amiga Ali Montero también subió un post "Tú tienes el timón". Qué notable, no?

Permiso, Rik, quiero decirle a Anónimo algo prque me impresiona un poco lo que dice.
Anónimo: yo te diría que no somos imprescindibles. Si nos morimos, la vida de los demás sigue y te sorprendería saber qué bien puede llegar a seguir. No es que los demás tengan dependencia de nosotros sino que nosotros somos los dependientes de ellos. En la vida hay que aprender a "soltar", a no "aferrarse" para subsistir.

Gracias, Rik.

Ricardo Musso dijo...

Buen día querida Stekita.

Te aseguro que tu comentario te lo podría haber escrito yo…, ya me imaginaba lo que ibas a escribir…jajaja!.
Sé que sos una mujer de “ir al frente” con los “golpes de timón” (proyectos) y no retrocedes ante nada.
Ahora, no me vengas a decir que en ocasiones debes haber tenido que vencer emociones de miedo!.

Respecto de lo que decís de tu amiga Ali Montero que también subió un post que llamó "Tú tienes el timón", estaba pensando que desde que nacemos, tenemos el “timón” de nuestra vida en las manos.
La diferencia está en que podemos tenerlo siempre en la misma posición, y el “rumbo de nuestra nave” siempre será el mismo, pero en momentos quisiéramos cambiar y para ello necesitamos darle un “golpe”.
El desafío en esas circunstancias es si nos animaremos !!!.

Gracias por pasar.

Besos.
Rik

PD: Comparto tu comentario para Anónimo. Sin embargo, si él o ella, se siente a gusto con la vida que lleva, ¿para que modificarla?

Ricardo Musso dijo...

Germán querido!

Que honor tenerte entre los seguidores del blog !!!.
Ahora te falta emitir tus opiniones en el formulario de comentarios…, los espero eh!

No es un sitio peligroso en relación a virus informáticos.
Sin embargo, te aconsejo que te cuides de los de otro tipo…jajaja!.

Un abrazo fuerte.
Ricardo

Ana dijo...

Hola Riki! Qué buen tema...Acuerdo totalmente con vos, la ira, el amor y el miedo son los afectos más básicos y entenderlos y “hacerse amigo de ellos” es una tareíta...
También acuerdo en que el miedo (que nos ha permitido a los seres humanos sobrevivir, como alerta del peligro real) se puede convertir en el peor obstáculo a la vida, no nos olvidemos que, desde que el hombre ha pasado a la cultura no ha trascurrido tanto tiempo y los peligros reales han cambiado enormemente, eso hace que debamos efectivamente "trabajarlos" y armonizarlos con otros aspectos de nuestra vida afectiva.

Me parece muy pertinente lo que escribíste: la dificultad para encarar proyectos o para dar golpes de timón (debajo aclaro la diferencia que hay para mi entre una y otra cosa) no es de los demás, en general es de uno mismo. En esto último querría marcar algo: hay dos diferentes tipos de dificultad, una descansa en la falta de deseo genuino de dar es golpe de timón o encarar ese proyecto; la otra, en donde existe el deseo genuino (y a la que yo considero la verdadera dificultad), descansa, para mi gusto en una profunda dificultad para respetar-se.

Por otro lado, las modificaciones en el modo de vivir son indispensables, uno y su entorno no es el mismo en las distintas etapas de la vida, no modificar el modo de “timonear” me parece riegoso.
Desde lo personal viví dando golpes de timón, por una u otra causa, pregunto¿ Hay otro modo? O sea a tu pregunta sobre la postergación de algún golpe de timón, francamente no, es más, no me imagino mi vida sin ellos...

Aclaración: la expresión “golpe de timón” no me parece muy apropiada para lo que entiendo estás describiendo: que son los cambios lógicos y necesarios que se deben ir dando naturalmente a lo largo de la vida. Dejaría la expresión golpe de timón para un cambio brusco o inesperado sin la preparación suficiente – que no parece ser lo que estás queriendo explicar- Ambas cosas, los cambios programados y los golpes de timón son necesarios a lo largo de la vida.

Un beso gigante. (de nada, fue un placer para todos nosotros encontrarnos de nuevo, espero que podamos seguir haciéndolo!)

Ana dijo...

Hola de nuevo, volví para leer los comentarios. Me encantó el comentario de Steki sobre el comentario de Anónimo. Muchas veces pienso eso: no somos imprescindibles, si uno no estuviera más la vida seguiría, con mayor o menor complicación, pero seguiría para los demás. También creo, que en todo caso la dependencia será mutua y que en la vida hay que tender a largar y no a aferrarse.
Un beso a todos.

LUNA dijo...

Estoy aqui otra vez.
Sobre lo que comenta Anónimo, y corroborando los otros comentarios, la abuela Maria de Rik, diría:
Hijo mío, cuidado que "D. Preciso" no ha nacido,,,,,
Besitos

Ricardo Musso dijo...

Querida Ana.

Razones no pertinentes al tema han producido que me demore en poder agradecerles y darles mi impresión de estos últimos comentarios, el tuyo y el de Luna.
Solo me gustaría expresar que están vinculadas a golpes de timón que estoy produciendo al rumbo de mi vida.
Algunas son proyectos a iniciarlos a más largo plazo, y otras a “permisos” de cambios en mi rutina que lejos de incomodar, gratifican.

Como siempre, me gustaron sobremanera tus opiniones.
Coincido con que la expresión golpe de timón no sería apropiada para aquellos cambios que por naturaleza se producen a lo largo del existir.
La expresión la utilizo como sinónimo de modificaciones que se nos imponen de manera abrupta e involuntaria (como entendió que insinúa Claudia le tocó vivir en algunas ocasiones), como también a las que planificamos o proyectamos con más lentitud - y hasta evaluando la conveniencia y lo riesgos -, pero que implican transformaciones importantes en la rutina, la inercia, el estilo de vida, propio, y que quizás involucran también cambios a nuestro entorno y nuestros vínculos.

Me gustaron tus frases que aportan a los obstáculos que al margen del miedo también se deben evaluar para respondernos el por qué no damos golpes de timón en la vida; la falta de un deseo genuino y el respeto a uno mismo.

A mi también me gustó el comentario de Steky respecto del de Anónimo. Por la filosofía que conlleva, y el respeto y afecto con que la trasmite.

Ana, nuevamente gracias a vos y tu familia querida por el ofrecimiento que me hicieron en ese viaje. Sobre todo porque sabés lo importante que para mi espíritu significó volver a reencontrarme con el horizonte del océano.
El continuar encontrándonos y compartiendo, a pesar de las distancias, me impresiona que ya no es una cuestión inevitable promovida por el deseo a que te referís arriba…jajaja.
La próxima será en una nueva visita de ustedes por acá si?

Otro beso enorme!.
Rik

Ricardo Musso dijo...

Querida Luna.

Jajajaja…, es cierto!.

Si la abuela María no hubiese tenido en claro que "D. Preciso" no ha nacido; muchos golpes de timón en su vida se hubiesen abortado.
Uno importante, a mi entender, es haber abandonado su país natal, España, para venirse a Argentina a buscar nuevas oportunidades a principios del siglo pasado.

Un beso grande.
Rik

seriecito dijo...

Rik:

Vaya homenaje que cuelgas hoy. Tenía olviddo en el desvan de la memoría esas palabras.

Pero oídas hoy, me sobrecogen tanto como cuando las oí en su día.

Mientras queden personas como tu, que testimonían, nada habrá sido estéril.

Ese si es un golpe de timón, que alguien o alguienes se empeñaron en no dejarlo "pasar".

Quienes ignoran la historia, estan predisponiéndose a reptirla.

Gracias Rik, por este recuerdo de juventud, no todavía demasiado lejano.

Salu2:

Ricardo Musso dijo...

Hola Luís.

Conmovedoras tus palabras para con tu memoria, este sitio, y mí persona, muchas gracias!

Un fuerte abrazo.
Rik