Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



jueves, 16 de abril de 2009

KRAMER vs. KRAMER

Este artículo lleva el mismo nombre que el de una película rodada en año 1979, y que tuvo como protagonistas principales a los actores estadounidenses Dustin Hoffman y Meryl Streep. Esta basada en la novela “Kramer contra Kramer” de Avery Corman; y trata el tema de la disputa por la tenencia del hijo de un matrimonio que se divorcia bajo la carátula legal conocida como “Divorcio Litigioso o Contencioso”.

DIVORCIO…ufffff, que palabrita esta!

Este será uno de los clásicos artículos que llevan más texto sobre lo que no debe interpretarse de él, que lo que se dirá; y ello a veces es necesario para que no se descifren cosas que no se están queriendo decir.

El propósito de este escrito no es el de dar asesoramiento legal para un divorcio, o separación de hecho. Ni siquiera adjudicar una mayor importancia a si la pareja estaba unida a través de “papeles”, por ceremonia religiosa, si eran una pareja unida de común acuerdo; “arrimados”; “juntados”; “apencados”; o como quiera llamarse el vínculo que conformaban.
Tampoco tendrá importancia el tiempo que esa pareja llevaba unida. 50 años, 25, 5, 1, 6 meses, bha…nada de eso me importa!.

Menos aún los motivos que pueden llevar a una separación, tales como:

- Comenzaron un noviazgo de muy jóvenes, y se dan cuenta que les ha quedado experiencias por vivir.
- Se conocieron poco antes de decidir una convivencia, y luego se percataron que la otra persona no es lo que imaginaban.
- Ha acontecido una infidelidad que salió “a luz”.
- Uno de los miembros se ha enamorado de otra persona.
- Alguno de los dos era muy violento en sus actitudes, descalificador, poco solidario, machista, feminista.
- Alguno descubrió que su orientación sexual no era la que tenía conformada con el otro miembro.
- Porque ya no sienten nada afectivamente; por aquello que el amor (o el enamoramiento) es efímero.
- Etc.

Cada uno de esos motivos enunciados arriba puede constituir un tema para un artículo.
El centro de mi intención es el de dar un solo mensaje. Y él estará vinculado a las situaciones de “separación conflictivascuando hay hijos en común. Uno, dos, tres, o los que fueran.
Un par de conceptos me gustaría dejar antes en claro.

- Una separación de pareja puede ameritar un litigio, y bienvenido sea.
El incumplimiento de las responsabilidades de cualquiera de los miembros para con el hijo en común justificará perfectamente un juicio: por cuotas alimentarias, desatención, maltrato, abuso sexual del pequeño, intereses económicos en los que no hay acuerdos, y cualquier otra razón que cada uno pueda sentir como injusta.

- La gestación y el parto (natural o por cesárea), demás esta decir que será sobrellevado por la mujer. Eso no significa que luego cumpla con su rol de madre.
El varón, que ha aportado su “semillita”, puede que nunca se sepa fehacientemente quién pudo ser; puede que una vez enterado del embarazo se mude al planeta Urano; puede que reconozca a su hijo, y luego de una separación decida no verlo nunca más, etc., etc., etc.

Con éstos últimos párrafos quiero significar que, si bien todos tenemos una Madre y un Padre (porque eso del Espíritu Santo ya no “corre”), el lazo sanguíneo es una cosa, pero la maternidad o paternidad es otra; y su componente afectivo en esos roles, no necesariamente se ejercen porque el vinculo de sangre lo imponga.

- No siempre una separación “conllevará un trauma” psíquico a un hijo. Por el contrario a veces esta situación se convierte en una “alivio” para ellos cuando la pareja no tenía miramientos, ni cuidados, para agredirse de múltiples formas en su presencia (o aún suponiendo que ellos no oyen lo que sucede por estar en sus habitaciones, o supuestamente dormidos).
Hoy día, en que las uniones en pareja son casi estadísticamente equivalentes a las separaciones (“de 10 parejas que se casan, 7 se divorcian” muestra este estudio estadístico en Chile), los niños tienen una buena adaptación social. No se sienten "diferentes" ya que muchos compañeros de escuela están viviendo similares situaciones de estructura familiar.

- En muchas ocasiones se observa que los padres separados creen que sobreprotegiendo a los hijos, no poniéndoles limites, brindándoles lo que se “les antoja”, los niños sufrirán menos. Esta misma actitud es la que provoca que los hijos, “aprovechen”, o “utilicen amenazas”, para el logro de sus propósitos, frases como: “mira que me voy a vivir con papá (o con mamá) si no me das lo que te pido”.
Naaaaaaa…, ni responsabilizarlos a ellos de nuestras rupturas de pareja, si sentirnos “culpables” por ello y (como diría la abuela María!) malcriarlos!.

Bien, no se si quedaran “cosas en el tintero”, pero a esta altura quiero “ir al grano” del tema.

Si tu amor se ha transformado en odio por quien fue tu pareja; si ha quedado rencor por actitudes que no logras superar; por más que desees que el padre, o la madre, de tu hijo desaparezca de este planeta.

¡ BAJA UN CAMBIO !

¡ NO USES A TU HIJO DE "SOGA" PARA NINGUNA “CINCHADA” !

¡ CORRELO DEL LUGAR DE TUS DISPUTAS !

¡¡¡ NO LE PARTAS LA CABEZA AL ½ !!!

La psiquiatría y la psicología, ya han encontrado un diagnóstico para los hijos que viven situaciones de “tironeo” entre los padres, y se conoce con el nombre de Síndrome de Alineación Parental; podes enterarte de qué se trata, si queres.

Encontré una carta en la web, de un niño, o niña, dirigida a sus padres en estas circunstancias.
No sé si ese niño existe o no, pero lo que ella describe, lo hace con los mejores términos que yo podría utilizar.


“No traten de disipar mi dolor con grandes regalos y diversiones. Me duele el corazón y éste no sana con risas sino con caricias. Todo lo que necesito es la garantía de que, aunque estén separados, ninguno de los dos me abandonará.
Díganme con palabras y actitudes que puedo seguir amándolos a los dos y ayúdenme a mantener una relación estrecha con ambos. Después de todo, fueron ustedes quienes se escogieron mutuamente como mis padres.
No me pongan de testigo, de árbitro ni de mensajero en sus peleas y conflictos. Me siento utilizado y responsabilizado por arreglar un problema que no es mío. Tengan en cuenta que todo lo que hagan para perjudicarse mutuamente, quiéranlo o no, en primer lugar me lastimará personalmente a mí.
No se critiquen ni se menosprecien delante de mí, así todo lo que digan sea la verdad. Entiendan que por malos que hayan sido como esposos, son mis padres y por lo tanto yo necesito verlos a ambos como lo máximo!.

No peleen a ver cuál se queda conmigo, porque no soy de ninguno, pero los necesito a los dos. Recuerden que estar conmigo es un derecho, no un privilegio que tienen ambos, y que tengo yo.
No me pongan en situaciones en que tenga que escoger con quién irme, ni de que lado estoy. Para mi es una tortura porque siento que si elijo a uno le estoy faltando al otro, y yo los quiero y los necesito a los dos.
Díganme que no tengo la culpa de su separación, que ha sido su decisión y que yo nada tengo que ver. Aunque para ustedes esto sea obvio, yo me culpo porque necesito conservar su imagen intacta, y por lo tanto, el único que puede haber fallado debo ser yo.
Entiendan que cuando llego furioso después de estar con mi padre/madre, no es porque él/ella me envenene sino que estoy triste, y tengo rabia con ambos porque ya no puedo vivir permanentemente con los dos.
Nunca me incumplan una cita o una visita que hayan prometido. No tienen idea de la ilusión con la que espero su llegada, ni el dolor tan grande que me causa ver nuevamente que han fallado.
Denme permiso de querer a la nueva pareja de mi padre/madre. Aunque en el fondo del alma me duele aceptarla, yo quiero ganármela para no perder al padre/madre que pienso que me dejó por ella.
No me pidan que sirva de espía ni que les cuente cómo vive o qué hago con mi otro padre. Me siento desleal para con él, y no quiero ser un soplón.

No me utilicen como instrumento de su venganza, contándome todo lo "malo" que fue mi padre/madre. Lo único que con seguridad lograrán es que me llene de resentimiento contra quien trata de deteriorarme una imagen que necesito mantener muy en alto.
Asegúrense que comprendo que aunque su relación matrimonial haya terminado, nuestra
relación es diferente y siempre seguirá vigente. Recuerden que aunque la separación pueda constituir para ustedes una oportunidad para terminar con un matrimonio desdichado o para establecer una nueva relación, para mí constituye la pérdida de la única oportunidad que tengo para criarme al lado de las personas que más amo y necesito: mi papá y mi mamá.

Recuerden que lo mejor que pueden hacer por mí, ahora que ya no se aman, es respetarse mutuamente.”


Si sos consciente que cuando te separás, si tenés un hijo, lo que se termina es la PAREJA MARITAL y no la PAREJA PARENTAL, te pido veas este video y me digas si estarías dispuesto\a a cantarle una canción así a tu hijo\a.


Bibliografía de referencia: Experiencia personal y profesional
Datos referenciados: Buscador Google
Video: Youtube (subtitulado y adaptado para el artículo)

Cariños.
Ricardo Musso

40 Amigos opinamos...:

Luna dijo...

Ricardo, has hecho una exposición tan exsautiva, vista desde todos los puntos de vista, tan, tan completa, que poco queda por decir.
Además de has dejado de piedra con la cación de un cantarutor español, vasco, con una letra que parece que se las has encargado....
Leí el libro, (lo tengo), vi la película dos veces, la segunda con mi marido y mis hijos que tenían 7 y 5 años.
El tema en España era novedoso. Hacia 4 años que habia muerto Franco y estábamos "estrenando" temas que antes solo pasaban fuera de España.

Esos locos bajitos que andan por casa, armando jaleo, riendo, llorando, tienen una percepción de las cosas muy agudizada. Nos sorprenden constantemente.

Cuando un matrimonio se trompe, se separa, antes han pasado muchas cosas...
Discrepancias constantes, discusiones, portazos, voces, improperios, lágrimas, perdones, otra vez discusiones, etc, etc. y ellos son espectadores, y no pasivos, porque esas situaciones no dejan indiferentes a nadie.

Por muy "civilizada" que sea una separación, y que cada cual a su vez, de forma calmadad intente convencer a sus hijos que no pasa nada, que los papás no van a vivir juntos, pero que los quieren bla, bla, bla, bla,.... ellos ya han visto mucho y bueno, digamos que no les queda más defensa que creérselo.
Luego si los padres, como dicen aqui "tienen dos dedos de frente" con su conducta, procurarán que todo sea normal... pero no es fácil.
Cuando se acude al juicio, es porque las vias de comunicación normal se han agotado, solo queda rencor, odio, despecho... y ellos siguen estando ahí.
Lo he vivido en mi familia.
Seis años de juicio, haciéndose mucho daño, y claro, cada uno barriendo para casa....
Al final los niños, van creciendo, dándose cuenta de que dentro de la desgracias, pueden sacar tajada.... y mira, que se maten, pero a mi que me dejen en paz.
Hace falta tener la cabeza muy despejada, para que una separación no se torne en un Holocausto de sentimientos...
Imporante y dificil tema, Ricardo....
No quisiera tener que vivirlo....en mis hijos y mis nietas....Espero que no, de verdad.
Un beso, amigo-

Steki dijo...

Hola, Rik!
Qué tema te elegiste, eh? Me ha removido todo.
La película no la vi nunca. No la quise ver en ese momento porque yo estaba embarazada de mi segundo hijo y, por ende, híper sensible y no quería ir al cine a llorar, literalmente. Tal vez haya sido premonitorio, no?
Qué bueno el video! Me encantó la canción, tan sencilla y tan real.
Bueno, el tema de este post me pega de lleno, sin dudas, por eso me remueve todo. Quizás porque yo fui la artífice de mis dos divorcios.
Generalmente, o por lo menos en épocas de mi primera separación (1988), el común denominador de las mujeres no se separaba "por los hijos". Es muy frecuente escuchar eso no sólo en las mujeres sino también en los hombres.
Pues yo pensé distinto (qué raro, no? yo siempre contra la corriente!). Yo quise mi separación "por mis hijos", porque consideré que mi matrimonio ya no era un buen ejemplo para ellos y que ellos iban a crecer creyendo que eso era un "matrimonio feliz". Les iba a deformar la visión de lo que realmente significaba un matrimonio feliz, amoroso. Por supuesto que tamaña decisión me llevó más de dos años resolverla y habiendo agotado todas las posibilidades para no llegar a eso porque el padre de mis hijos no quería separarse. Prefería "aguantarse" y dar la imagen externa de matrimonio feliz. Y yo no estaba dispuesta a ello. Por ende, cuando finalmente tomo la decisión, no tuve el mínimo respaldo económico para mis hijos pero eso no me amilanó. Y salí adelante. Siempre traté de mantener su imagen de padre ante mis hijos a pesar de su incumplimiento. Nunca tomé revancha y menos los utilicé. Pero, obviamente, ellos veían mi lucha por tratar de lograr que su padre cumpliera a la par mía con la educación de sus hijos. Por supuesto que también caí en lo que solemos caer que es el "sentimiento de culpa" tratando de llenar un vacío con ciertas concesiones o "regalitos".
Bueno, no voy a entrar en los múltiples detalles que vos ya sabés porque aburriría al resto de los amigos y me provocaría a mí revolver un pasado que no quiero traer a mi presente.
De mi segundo matrimonio no hubo hijos así que nada que tironear. Pero, después de este segundo divorcio, logré hacer una introspección de mi vida, como un auto análisis que me llevó 4 años.
En este tiempo logré ponerme en el lugar de mis hijos, por primera vez, creo. Traté de ver desde su óptica. Los hijos no piden la vida que nosotros les damos, se la tienen que "bancar". Y está en nosotros el lograr que lo que decidamos para ellos sea lo menos traumático posible. Los dolores no se pueden evitar pero sí mitigar.
Gracias a Dios, con mis hijos ya grandes, hemos podido conversar todo nuestro pasado abiertamente, reconociendo errores y aciertos y teniendo muy en claro que no hay fórmulas para mantener a una pareja unida. Uno trata por todos los medios de que los hijos no cometan los mismos errores pero... tampoco es posible. Cada cual debe darse contra su propia pared para reaccionar. Podemos mostrarles los errores pero no evitárselos.
En resumen, a pesar de mis errores y defectos, me siento realizada en cuanto a lo que veo hoy cómo son mis hijos y en cuanto a lo que yo di como madre. Que pude haber dado más? Sin dudas, pero tuve tiempo de resarcir mis errores y sentirme en paz.
Ayyyy, Rik, que me removiste todo!
Excelente tu post, como siempre.
BACI, STEKI.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Ricardo:

Muy buen tema, perfectamente tratado; el vídeo fenomenal. Es una pena que la gente no se sepa separar quedando tan amig@s. No hay por qué recorrer todo el camino de la vida juntos, sino sólo aquella parte durante la cual se está cómodo de una forma mutua.

Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

Nuria dijo...

Creo que es bastante más difícil un divorcio cuando existen hijos de por medio.
Las cosas materiales pueden ser causa de pelea, pero se caban solucionando.
Pero se es padre o madre para toda la vida de esos niños.... incluso cuando empiezas una nueva vida con otra persona (un factor sumamente importante que también hay que tener en cuenta).

Separaciones amistosas...no conozco ninguna. Imagino que las habrá, sí, pero no son moneda corriente. La amistad se acaba en el momento en que existe la decisión de romper la relación, de reconocer el fracaso o distanciamiento, y a veces hasta que eso ocurre y estala, la relacion se ha deteriorado tanto, ha muerto tanto, que la amistad ya no es posible.

Y por último, añadir que cada uno de los miembros que se separan llevan en su equipaje emocional y vital esos restos, esa experiencia, esos hijos. Y las personas que llegan de nuevo a sus vidas también se encuentran con ello.

Muy interesante el tema Ricardo, lo seguiré con atención, porque seguro que los comentarios no tendrán desperdicio.

Un abrazo.

PD. No estoy siguiendo el ritmo estos días porque estoy bastante liada, y para leer tus artículos me gusta la calma, y un buen café. Pero prometo ir leyéndolos poquito a poco.

Salondesol dijo...

Aconsejaría a todas las parejas con hijos que piensen en separarse que lean esto que escribes, o al menos que buscaran consejo profesional. Es un tema complicado, y se necesita tener mucho sentido común para abordarlo sin herir a nadie.

Un beso.
Helena.

tresa dijo...

Hola Ricardo!
Todos los esfuerzos por ocultar una situación penosa son inútiles , los hijos desde temprana edad , lo perciben todo! aunque se eviten las discusiones en su presencia , Ellos se dan cuenta de los gestos , de la tensión , de la infelicidad!
A los 4.o 5 años ..mamá , porque no sonries? , a los 7 , mamá porque no elegiste otro padre para mí ? 12 mamá , porque no juega conmigo? , a los 15 mamá , papá cada día está más raro !!
mamá , que paz , en ésta casa!
A los 20 porque no me lo dijiste antes?
no se les hace ningún favor aguantando!
!saludos!

Ricardo Musso dijo...

Hola Luna!.

“Dos dedos de frente”!, esa frase también se usa en argentina.

Para cuantas cosas las personas están capacitadas con esos “dos dedos de frente” para resolver problemas en su vida cotidiana, hacer proyectos, negocios, etc.. Y sin embargo, ante los conflictos de una disolución de una pareja, sobre todo cuando hay intereses económicos por medio, o rencores por conductas “no digeridas”, se ciegan, y arremeten como el mejor toro de “Miura”,sin miramientos, y veces usando a sus propios hijos como “banderillas”.

Muchas veces se supone que si los hijos ven estos comportamientos de los padres, de adultos, y ante una situación similar, lo repetirán. Si embargo a veces se dan casos de personas que en psicología de los llama RESILIENTES (podes consultar el concepto en este link) y justamente hacen todo lo contrario que los modelos.

Me alegra que te gustara el artículo. Y el tema musical es cierto, cuando lo descubrí me emocionó porque iba como “anillo al dedo” para el tema. Yo le agregué la letra escrita porque pensé que a veces no se entendía bien lo que decía.

Gracias por venir!

Otro beso Luna!.
Rik


Hola Stekita!!!

Que bueno eso que decís acerca de que decidiste tu separación: “por tus hijos”, por no querer que el modelo de un matrimonio conflictuado sea para ellos el modelo a seguir!

Hay que tener cuidado con la idea de que uno saldrá solo (la mayoría de la veces las mujeres) sin reclamar los derechos económicos que los hijos se merecen, porque (aunque no fuese el caso de tus hijos), de grande, los niños que han vivido privaciones por falta de recursos que el padre debería haber solventado, se lo echaran en cara a la “madre omnipotente”.
Es más, si una mujer no reclama los derechos de sus hijos y sale con frases: “Y bueno…, que esperabas, si tu padre tal o cual cosa”, eso se puede transformar en un “bumerang” en el futuro.

Es cierto que los hijos sufren con la separación de los padres, pero a veces es un alivio para ellos cuando la relación era muy conflictiva ya que sufren más viendo peleas y maltratos!.

Besos corazón!
Rik


Salud Javier!!!

Cierto que es una pena.
Como se que te gustan las frases celebre (y a mi también) te voy a citar una de Albert Einstein: “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.” .

Gracias por venir!
Un abrazo.
Rik


Hola Nuria!!!

Es cierto lo que mencionas Nuria; por ello siempre reclaco a pacientes que tengo en esas situaciones que lo que se “rompe” es la PAREJA MARITAL, pero la PAREJA PARENTAL, seguirá existiendo mientas vivan, para esos hijos!

Seguro que es difícil encontrar separaciones armoniosas, pero lo único que se debería tener en cuenta, es que las en las discusiones que acarree una separación, NUNCA hay que poner en medio a los hijos!.

Te espero con el cafecito!
Un beso.
Rik


Hola Helena!!!

Ojala sucediese lo que mencionas!.

Si por curiosidad, por el título en los buscadores, se metiese gente al blog que este atravesando situaciones similares, y leyendo el articulo les ayudara en algo para salvar la “cabeza” de los hijos, me doy por satisfecho!

Ufffff el “sentido común”…, tan presente para tantas cosas, y tan ausente para las que más necesitan de él !!!.

Besos Helena.
Rik


Hola Tresa!!!

Buenísimo relato de las etapas que atraviesan los hijos, cuando perciben que la pareja de los padres no les sirve como modelo de pareja…, ni como padres!.

Gracias por venir.
Besos
Rik

Gra dijo...

Hola Rik
Por una parte uno podria decir... Ufff de nuevo con este tema, si ya todos sabemos lo que es mejor y lo que es peor!!! Pero por otro su tratamiento hace que los que esten en esa situacion o lo esten algun dia puedan acordarse de los escritos respecto a la tematica... aunque recordando tu cita a Einstein y su certeza respecto a la estupidez humana... no estoy tan segura.
Te felicito por tu edicion del tema musical, tan bien compaginado con las imagenes de la pelicula y encima subtitulado!!! Genial.
La separacion creo que es muy dificil de abordar con buen tino. Porque se juegan taaaantas cosas, entre ellas el dolor de un fracaso, la desvalorizacion propia o del otro, el enfrentar a la sociedad desde un nuevo rol. Estar solo o sola... tantas cosas. De manera que pedir cordura no viene mal y si hay alguien cerca de los separantes (acabo de inventar el neologismo... ja ja) que los ayude en bienestar propio y de los hijos... bienvenido sea.
En lo personal yo crei que habia hecho una separacion muy civilizada, con un solo abogado para el divorcio, con acuerdos tranquilos con quien era mi marido, hasta compartia muchas fiestas con nosotros... De manera que yo pensaba que los chicos, al separnos y dejar un matrimonio muy malo y con muchas agresiones, iban a estar mejor. Es mas me parecia que habia logrado una separacion no conflictiva para ellos. Y como me equivoque!!!!
Habian pasado como tres años y mi ex insistia en volver ( ya estabamos divorciados) y yo que no. Y no y no.
Mi hijo mayor que en ese momento estaria en los 9 años, empezo a pedir que le diera una oportunidad a su padre, y comenzo a llorar con una congoja desgarradora, lloro mas de dos horas asi, sin parar... hasta que yo le dije que lo pensaria y al final le di a su papa una oportunidad. Pero lo hice como madre... total que la reincidencia duro unos meses tan insoportables como los anteriores. Por una parte fue bueno porque mi hijo entendio que la convivencia no podia ser. Pero a lo que iba y a lo que vuelvo es a esto que hace a tu relato. Aun en las mejores condiciones, en las que todos es cordial entre los padres, aun asi, los chicos sufren. Y si bien la frecuencia de separaciones y divorcios de la actualidad han "naturalizado" esta ruptura del vinculo y los chicos tienen dos padres y dos madres... etc. Y los padrastros tienen relaciones buenas con los chicos y de verdad se quieren... etc. Aun asi en el mundo interior ellos quieren a sus padres unidos, y es por eso y no por otra cosa que ese dia lloro tanto y tanto ese niño.
Creo que la madurez tiene que ser extrema en esos casos. porque como dije las dos personas estan vulnerables y necesitan centrarse en si mismas... pero no tan calvo que se le vean los sesos!!!
Aqui estan estos chicos que un dia pensamos con toda felicidad cuando nos casamos para siempre. Sabes lo que no me entra en la cabeza, como puede ser que padres ( en general varones) que se han ocupado de sus hijos, que se han levantado en noches de fiebre para corriendo ir al hospital, que iban a la fiesta del colegio para sacarles fotos mientras se emocionaban al verlos en un acto... de pronto corran la cortina y no se hagan cargo de sus hijos y sus necesidades. Dan ganas de decirle, che, este pibe es el mismo por el que dabas la vida unos meses atras. Ya no te acordas...
(Perdon por la falta de acento, pero estoy en una maquina que se rehusa a ponerlos... retobada como yo... ja ja)
Un abrazo
Gra

Steki dijo...

Recién te leí en tus respuestas y quise acotar algo más:
Ya de grande, con mi hija mayor charlábamos acordándonos del departamentito al cual nos fuimos cuando me separé de su padre. Para mí ese departamento, si bien diminuto, un dormitorio en el que dormían los 3 chicos y un living en el que dormía yo, baño y cocina. Pero daban las ventanas al jardín enorme de una casa enorme así que hacía como que era mío, jaja y como era una calle cortada, Andrés podía bajar a jugar a la pelota sin ningún problema.
En esta conversación con mi hija mayor tuve una grata sorpresa al ver que ella recordaba con mucho cariño ese departamento. Y le dije: "gorda, me llama la atención que lo recuerdes con tanto cariño cuando para ustedes significaba la separación de tu padre". O sea que me di cuenta de que para mis hijos había sido también un alivio haber dejado la casa familiar. Allí vivimos tranquilos.
Bueno, nada más que agregar por ahora, jaja.
Beso de viernes para ti.
STEKI.

Luna dijo...

Salondesol, ha dado una idea estupenda.
Como está claro, por los comentarios, que es casi imposible hacer una separación que no sea traumática para los niños, sería estupendo que todavía quedara un poco de lucidez y ante tal planteamiento, antes que todo se desborde, acudir a un psicoterapeuta.

De hecho, antes de tirarlo todo al garete, no estaria mal una visita a hacer una terapia de pareja....

Bueno, cuanto vamos aprendiendo...
Un beso a todos.

Nuria dijo...

Hola de nuevo Rik (y a todos)

Exacto, nunca utilizar directa ni indirectamente a los hijos.

Y esto se puede hacer de muchas maneras, bien directamente con malicia, o bien de manera subliminal apelando sin parecerlo a los sentimientos de la otra parte porque sabes que no se va a negar a ver a nada que tenga que ver con los hijos...

Nunca he pasado por este tipo de situación (cruzo los dedos). Solamente conozco algunos casos en que cada uno digamos que ha tirado por su lado, y el tema de los niños queda bajo decisión judicial.

No sé, a veces pienso que habría que pensar muy bien el hecho de tener niños ¿sabes? Es decir, no es lo mismo una pareja que se separa tras unos largos años de matrimonio, con hijos ya mayores, que las parejas que lo hacen con niños de corta edad.

A eso voy, a la corta edad, a los pocos años transcurridos, hasta el momento del divorcio. A veces sospecho que es sinónimo de falta de planteamiento sereno y serio de la decisión de tener hijos...

Bueno, no sé, es solo mi apreciación, sin fundamento social o psicológico ¿eh?

Me resulta muy interesante este post y los comentarios. Gracias

Un abrazo grande

Steki dijo...

Señor profesional, Lic. Rik:
Yo escuché decir que los profesionales psicólogos o psiquiatras, aconsejan a una pareja que está en crisis, a que no se separen antes de que los niños tengan 2 años, por lo menos, porque es más conflictivo para ellos. Será cierto?
Te propongo otro tema a futuro: los que hemos reincidido; los tuyos, los míos, nos nuestros.
Otro beso.
STEKI.

Ricardo Musso dijo...

Hola Gra!

Uffff…, Contundente, descriptivo y concreto tu comentario al que no tengo nada que agregar!.

Parece mentira que todo lo que describís, y por lo que conformamos una pareja estable: tenemos hijos, los cuidamos, los educamos, etc.; y a la hora de la separación de la pareja…Plum!!!, a la “merde” con todo, y “lo mío es mío”, “mi tiempo es mi tiempo”, “no me digas lo que tengo que hacer”, y una sarta de argumentos más, echan todo por tierra.

Sin embargo creo que eso no es lo peor, porque como mencioné en el relato, los lazos sanguíneos (lamentablemente) para ejercer la paternidad o la maternidad, no vienen programados en el ADN.
Antes que todo ello somos “personas” y actuamos como tales, no como padres, sino como “personas”; posiblemente influenciados por modelos y lo que la sociedad nos exige: INDIVIDUALISMO.
Lo pero, y en lo que pongo el acento, es USAR A LO NIÑOS como rehenes, armas, dardos, para las disputas de los adultos!.

Gracias por venir corazón!.
Besos.
Rik


Stekita que bueno que volviste!

Bueno…, dentro del dolor, una buena es muy valioso!

Besos.
Rik


Hola Luna!

Excelente propuesta la de Salondelsol. En realidad se me pasó por alto mencionarla porque como psicólogo he tenido muchas consultas de parejas antes de una separación.

Fundamental!

No solo para recibir asesoramiento sobre cómo actuar con los hijos antes de concretar un distanciamiento – que a veces lo ordena la justicia, si es que la convivencia es muy conflictiva y ya ha habido denuncias por maltrato por ejemplo-; sino además para investigar si las imposibilidades de un acuerdo para seguir adelante con la relación están agotados o no!.

Cuando tengo una solicitud para un tratamiento de pareja que esta en conflicto, primero que nada, tengo una entrevista por separado con cada miembro, e indago las reales expectativas que cada uno tiene de lo que trabajaremos en la terapia. Sobre todo, si alguno de los dos no quiere “usar” el tratamiento de pareja como “excusa” porque ya tiene en mente muy bien definido lo que quiere: la mayoría de las veces porque hay un tercero que no ha salido a luz, y la terapia solo servirá para tranquilizar su conciencia y “atacar” al otro miembro con argumentos, que aunque pueden ser validos, no son los reales motivos de la búsqueda de la separación.
Bajo esas características no acepto a una pareja bajo tratamiento…, que se busquen otro…jajaja!.

Besos Luna!, y gracias por volver!
Rik


Hola Nuria!

Es que para lo que mencionamos todos en estos comentarios, no se necesita ser sociólogo o psicólogo Nuria!, solo se necesita sensatez!.

Muy sabio lo que mencionas.
Las formas “subliminales” para extorsionar al otro miembro separado por sentirse “culpable” de lo sucedido, es muy frecuente.
También los mensajes subliminales hacia los hijos en contra del otro padre o madre, vale decir, no es necesario denigrar al otro con palabras claras y directas; basta a veces con comentarios como: “y bueno…ya sabes como es tu padre\madre…!”. Con esos mensajes, es suficiente para empezar a “taladrar” la mente de los niños.

Importante lo que mencionas acerca de la madurez para llegar a la paternidad.
Debería haber legislación que prohibiera la llegada de hijos hasta una determinada etapa cronológica de matrimonio, y también exámenes psicológicos antes de concebir…, aunque como debes saber…, a la hora de fecundar un ovulo, por lo general la pareja esta sola, disfrutando, y en lo que menos piensa es en ello…jajaja!

Un beso Nuria, y gracias por venirte!
Rik

Ricardo Musso dijo...

Hola Steki!

Desconozco esos consejos psicológicos.

Creo que si la pareja esta atravesando conflictos graves, esperar a los dos años no sé en qué puede beneficiar a un niño.

Los chicos perciben desde muy pequeños el “clima” familiar; incluso hay teorías psicológicas que mencionan las vivencias emocionales intrauterinas del feto…, me parecen exageradas, pero bueno, es una forma de responderte!.

Tengo pensado un artículo sobre el tema de las Familias Reconstituidas con hijos por ambos lados, y donde luego nacen los propios…igualmente gracias!

Besos.
Rik

Nuria dijo...

Oh, vaya, jajaja, creí que era un poco rara por pensar así.

Es decir, uno/a puede disfrutar del sexo, pero tener un hijo es algo muy-muy-muy serio.

Tiene implicaciones de por vida, para ambos miembros "fecundadores", y para los niños obviamente.

Y esas implicaciones no se terminan cuando la pareja deja de quererse, sino que se exteinden más allá siempre, hasta límites insospechados, en la nueva vida posterior al divorcio.

Estoy de acuerdo, el hecho de tener hijos requiere una edad y madurez. Lo malo es que para las mujeres, ese tiempo es muy concreto biológicamente.

Un abrazo desde lejos.

Steki dijo...

Y bueno, no puedo dejar pasar seguir comentando después de seguir leyendo. Aguantame, che, jeje.
Leyendo a Nuria tengo algo para decir en cuanto a mi propia experiencia. Yo quedé embarazada de mi hija mayor un mes antes de casarme por una "falla mecánica de las pastillas" en ese mes previo al casorio. Generalmente, si alguien me pide un consejo, sugiero disfrutarse como pareja un par de años antes de que vengan los niños porque es una regla general, o por lo menos de los que tenemos conciencia, que hay un renunciamiento mutuo de uno como madre/padre en beneficio de sus hijos por lo que ellos demandan desde que nacen, por cuestiones naturales. Por eso siempre me quedó eso de que me faltó tiempo para "disfrutar?" mi pareja. En mi caso me hubiera servido, en realidad, para darme cuenta de que no teníamos nada que ver. Pero bueno, no hay que llorar sobre la leche derramada. Para lo que sea... debe servir ese tiempo sin tener hijos.
Qué pensás vos?
Más besos.

Ana dijo...

Hola Ricardo! Muy bueno el tema, las palabras que marcaste en rojo son el ABC realmente, es tan común ver como, los conflictos que han llevado a la pareja a la separación, se arrastran a lo largo de la vida “de separados” involucrando a los hijos en todo eso, he visto pocas parejas que resolvieran bien la separación. Tal vez eso no sea mas que las dificultades para elaborar los conflictos individuales, en general, que si le agregás un problema vincular, mas hijos: explosivo....
Me parece muy adecuado lo que plantea Nuria, uno debería tener hijos si realmente está maduro como persona para tenerlos y si decide hacerlo en pareja que ella esté lo suficientemente consolidad y sobre todo que el deseo del hijo sea compartido. También es importante la diferencia entre los hijos chicos y los grandes, es muy difícil explicar a hijos chicos el movimiento en su vida y en la de toda la familia que significa un divorcio.
Tengo la sensación de que se depositan demasiadas cosas en el otro miembro de la pareja y cuesta hacerse cargo de las propias, en general digo, luego, se terminan haciendo reclamos fuera de lugar y pretendiendo cada uno que el otro responda a las expectativas que en él /ella se han depositado, así como se terminan depositando en los hijos, en muchos casos, mensajes, frustraciones generadas por la pareja...
Pienso que lo único que puede colaborar durante la pareja y transitando una separación es la palabra, el di-alogo - y marco lo de "di" porque es muy común cunado se discute en pareja o en una separación, escuchar dos monólogos- siempre tratando de que sea lo mas sincero, abierto y franco posible, enfrentando las verdades, que aunque algunas veces duelen siempre son mas sanas que vivir la mentira o el engaño.

Un beso grande

RECOMENZAR dijo...

Te leo. Las leo y bueno... yo sin opinar.
Tuve un gran matrimonio...por lo tanto no puedo escribir de lo que no me pasó. Hermosas las respuestas...
Te dejo mis gracias por participar y te cuento aprendo a diario con vos... y ELLAS...
Besos Mvoy a montar mi kayak es sábado y no me aguanto masssssssss!!!!!!!

Nuria dijo...

Steki, estoy de acuerdo, ese margen de tiempo es bueno, aunque cada pareja ha de evaluar cuanto necesita y cual es el momento para afrontar la paternidad.

Ana, estoy muy de acuerdo contigo, la comunicación y diálogo en todas las vertientes, directo y sincero, es un pilar fundamental en la construcción de cualquier pareja.
Porque no hay que olvidar que la pareja nace con el enamoramiento, pero ha de crecer al mismo tiempo que ambos individuos, porque si no, está abocada al fracaso. Es posible que esa sea una de las causas de los divorcios, la evolución diferente.

También es cierto, que no es lo mismo establecer una pareja a los 20 que pasados los 30, tienes otra madurez, sabes mejor lo que quieres y lo que puedes dar.
Al igual que tienes más clara la repercusión de tener o no hijos...

Noe, pero cuando os separasteis cuando tu hijo ya era grande, y después de años de matrimonio, intuyo que a eso se refiere Steki...

Un beso a todos, me gusta leer vuestras opiniones.
Como ves, este debate es muy interesante Rik.
Un abrazo para ti.

Luna dijo...

Bueno, vuelvo a intervenir.
Nuria, sabes que no soy sospechosa de querer llevarte la contraria, ya que normalmente estamos de acuerdo, además de que nos queremos mucho....
En cuanto a la edad para tener los niños...
Mira, yo tengo un hijo de 36 años y otro de 34.
Nietas de ambos, de 6, 5, 2 años y la peque de 3 meses....
El tiempo que no "disfruté "de salir al principio de casada, después de 6 años de novios, lo he disfrutado siendo muy joven, cuando mis hijos se han casado. Y soy una abuela joven, tengo 59 años, que tengo fuerzas,salud, humor, y ganas de disfrutar de mis hietas y ayudar a mis hijos.

Así que lo que no vá antes, vá después.
Si uno se pone a sopesar lo que hace falta en cuanto a madurez, medios económicos, etc, etc, para tener un niño, pues el aplazamiento es sin e die.
Porque nadie tiene un curso de padres bajo del brazo.
Lo que hace falta es madurez, que no edad, Hay quien no deberia tener hijos a ninguna edad.
Mucha fuerza vital,para estar a su altura siempre (son inagotábles física y psicológicamente).
Mucho cariño y entrega.
Mucha paciencia.
Mucho amor.
Y muchas ganas de tenerlos. Que sean muy deseados.
Y buscar asesoramiento.
Hasta para el carnet de conducir nos preparamos....
Hay mucha literatura al respecto.
Un buen pediatra, que te pueda aconsejar, no solo en cuanto a lo físico,sino a lo psíquico.
Mucho diálogo con la pareja, es fundamental ir en la misma dirección, y mucha complicidad, con la pareja y con los hijos.
Y no tener miedo!!!!!!!!!!! el miedo genera inseguridad.
Un besito grande.

Nuria dijo...

Hola otra vez, jejeje.
En la diferencia está la riqueza querida Luna, por eso me gustas, porque dices lo que piensas.

No sé, es que a menudo veo gente que se enamora.... se casa, porque está simplemente enamorada y es lo que toca, pero con poca mirada al futuro, y cuando la pareja empieza a "fallar", pues deciden que un niño lo arregla todo...y claro, no es así, porque si la pareja no es fuerte, nada externo puede arreglar los sentimientos, ni la convivencia, ni la complicidad, ni la motivación, ni nada...

Por eso pienso a menudo (y por mi proia experiencia) que hasta una determinada edad uno no es capaz de considerar todo eso, desde el punto de vista de la madurez...

Miro a mi alrededor y veo parejas de mi época de instituto que llevan la palabra "infelicidad" escrita en la mirada, que se han acomodado en una relación monótona, no han crecido... sin embargo los que se han aventurado después de los 30 en una relación lo hacen de otra manera...

Pero quizás es solo mi apreciación. En el fondo admiro a las parejas con trayactorias como la tuya, que han sabido hacerlo.

Bicos, muchos bicos

Rik, esto da para un libro ¿eh?

Steki dijo...

Nuria:
"...no va antes, va después..."
Siempre y cuando se llegue al después, jeje.
Yo te saco el sombrero por haberlo logrado! Es tan lindo ver a una pareja que ya son abuelos y que se aman. Ojalá yo lo hubiera logrado pero bueno, no tiene caso lamentarse. Uno va aprendiendo de sus propios errores, obviamente.
Rik, querido, qué lindo es dialogar entre nosotras, tus amigas! Espero no te molestes y lo disfrutes. Es que el tema da para mucho.
Que tengas un día brillante!
Un fuerte abrazo a todas las chicas.
BACI, STEKI.

Nuria dijo...

Exacto Steki... si llega el después, o si llegas a tiempo, porque como decía antes, a las mujeres nos juega mala pasada el tiempo biológico.

A veces esperas el momento, y no tienes con quien (eh, y sin bromas,jajaja), y cuando por fin llega, pues a lo mejor ya no puedes tener hijos por algún motivo...

C´est la vie.

Besitos Steki.

vereis cuando venga Rik y vea que nos hemos "adueñado" de su blog para hacer tertulia ;-)

Claudia Sánchez dijo...

A ver, voy a tratar de no extenderme mucho. Y a contar la experiencia propia claro.
Yo fuí la tercera esposa de mi marido (pero la última... je!)con quien tuve un hijo.
La primera mujer de quién se divorció y con quien tuvo hijos, se mudó a la provincia con ellos, le hizo la vida imposible negándoselos con motivos banales, aún cuando ya había viajado para verlos, les llenó la cabeza con basura y ahora que son adultos y que pudieron comprobar la realidad por ellos mismos, es tarde.
La segunda mujer, caso opuesto. Una separación en buenos términos y siempre, siempre priorizó el bienestar del hijo por sobre los problemas de la pareja. Lo teníamos todos los fines de semana en casa y ella misma me decía (a mí, la nueva) que actuara con su hijo como si fuera mío (cosa que ya hacía). Y ahora que el padre de los chicos falleció, somos amigas y tratamos que nuestros hijos tengan siempre presente su condición de hermanos.
Los hijos siempre sufren la separación de los padres, en una u otra forma. Nosotros solo podemos hacer que sea lo menos dolorosa posible.
Saludos Rik!

Luna dijo...

Nuria,Steki, como vereis, aqui cada una lo que podemos hacer es dejar constancia de nuestra experiencia personal,nada más.
No sé que hubiera pasado si hubiera tenido mis hijos diez años después, ni Nuria lo contrario.
Nuria, no solo personas de tu generación se han casado y han fracasado, de la mia también.
Por edad, podría ser tu madres, no tienes más que mirar a sus amigos....

Las madres antes, se casaban y se dedicaban a "criar" a sus hijos y cuidar de la familia.
(hablo de mi generación y las anteriores)
Y bueno, pues de todo ha habido en la viña del señor, como en todos los tiempos.
Cantidad no quiere decir calidad.
Hoy hay más información, más sitios para acudir, para leer, para comentar (lo estamos haciendo ahora)pero hay menos tiempo...Los niños están más solos, pero no voy a entrar en esta espiral que todos conocéis...

Nada es mejor que nada.
Lo importante es el propósito de que les damos lo mejor.
Y no pensar cuando leemos algo, "eso a mi no me pasaría nunca", todo lo contrario, eso no lo tengo que hacer para que no me pase... Eso es lo que tengo que hacer para conseguir...
Sempre aprendemos.
Un beso grande.
(bueno, a Rik, también)
MMMUUUAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Luna dijo...

Se me olvidaba!!!!
Tener un niño para arreglar un bache,nOOOO, que un niño no es un parche, ni un osito de peluche!!!!!!!!!!.Otro bese, mmmmmuuuuuuuuaaaaaaaaa

Rita dijo...

Hola!
Me casé muy joven , con 21 años !
Para quedarme embarazada de mi hijo , tuve que medirme la temperatura basal , durante un año! sé el día qué lo engendramos ! por lo tanto , al menos por mi parte , fué un hijo deseado al 100%!!
Fallaron muchas cosas ,Mías y de El, pero jamás ! puse una palabra en mi boca en contra de su padre , no hizo falta! , a la par que me dolía tanto!! tener que admitir todo! lo ocultaba!
Una vez separada , aún traté de disculparlo , y mi hijo no me dejó hablar !! ni una palabra buena , ni una mala! yo quise decirle , que a pesar de todo , quizás , su padre lo quiso , pero El , no ha querido tocar el tema .Su padre no sé preocupó de El , ni antes ni después!
De lo que ocurrió entre nosotros , de nuestras peleas , etc..no se lo voy a explicar nunca!
Creo que ya lleva bastante dolor encima , para poner yo una gota más!
Supo lo justo , a la edad que convenía , y aún me costó , informarle !
Santa no soy ! pero creo que no hay que perder el norte y hacer sufrir más a quien no nos ha pedido nacer !! digo yo !
!saludos!

Nuria dijo...

Claudia, ojalá todos los casos fuesen como el que tu has vivido en la segunda de las situaciones.
Un beso

Nuria dijo...

Rik
29 comentarios con gran sustancia.
No te quejarás ;-)

Un abrazo

Ricardo Musso dijo...

Hola Nuria!!!...¿quejarme?...naaaa, asombrado, emocionado y agradecido!.

Nunca tan adecuado el dicho “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”.

Esta mañana temprano, al despertarme, me encontré que no tenía energía eléctrica.
Cuando encendí una radio portátil que tengo, escuché en una FM local que tiene generador propio, que hay cortes de luz programados, desde hoy hasta el lunes, desde las 6 hs de la mañana hasta las 17 o 18 hs.
Hace un rato regresó la energía y me encontré con todos estos mensajes!!!.
Ayer había 4 y me dije (porque ya era tarde): “mañana participo”,…jajajaj!
Ahora no creo que pueda, ni que haga falta, como hubiese querido!

Ustedes, entre ustedes, han producido un diálogo espectacular!; exponiendo las experiencias particulares y respetando las de otras, distintas!.
Jamás vi tantas mujeres civilizadas juntas!!!....jajajajaja (broma che!).

Las vivencias personales que mencionan Steki, Claudia, Gra y Noé (Hola Noé…, tanto tiempo!); son claros ejemplos que los modos de la conformación de la pareja; las formas de llevarla adelante; intentar (re-intentar) mantenerla a pesar de los conflictos que surjan o cuándo poner un fin a ese vínculo; son muy diferentes, y no todas las historias están cortadas por “la misma tijera”.
Cada una lo ha hecho a su manera, como mejor pudo, y a algunas les ha salido mejor, y no guardan malos recuerdos de esa etapa, y otras no tanto. Claudia ha vivido, y tiene las dos experiencias: “La de cal y la de arena”.

Nuria, planteas aspectos de la realidad de hoy que son muy valiosos, y sobre los que quizás ameritaría crear un post sobre ello.
Especialmente cómo ha cambiado la visión del momento en “tomar las cosas en serio” y conformar una familia, con proyectos de hijos y demás
Esa realidad no fue la misma para , ni tampoco para Steki, Claudia, Gra y Noé, Rita ni Luna. Eran otros tiempos…, ni mejores ni perores.
Porque como decís, Nuria, aunque pareciera que hoy esa decisión se toma más tarde, observas en los rostros de tus conocidos contemporáneos, también insatisfacción..

Luna…., creo que después de ustedes (vos y tu marido), el molde se ROMPIÓ!...jajaja!. (¿Serán quizás el “eslabón perdido” de Eva y Adán?)
Espectacular lo que siempre contas de tu experiencia!.
No sé si pedirte recetas (me parece que no las hay), tal vez eso del “sentido común”, o como dice Ana el buen di-alogo los ha ayudado, y ahora que los hijos están grandes y con hijos propios, posiblemente esos modelos les sirva para dirimir los conflictos personales.

El comentario de Rita me impresiona que, como mencioné arriba, a veces no es cuestión de “más tarde o mas temprano” para tener éxito en una relación de pareja, sin embargo, no “cargar las tintas” de responsabilidades en el otro padre de un hijo en común, lo ha llevado adelante, y así como cuenta, los hijos “solitos” sabrán hacer, cuando crezcan, una “adecuada lectura de la historia”.

Bien…, no se que más decir, y estoy seguro que no hace falta decir nada, de mi parte!.
Gracias a todas por participar!
Besos.
Rik

Luna dijo...

Rik, en mi blog, tienes un premio para tu blog.
según rezan las cualidadesde que da el premio al blog, o que lo significan,desde luego, las reúnes todas.
Espero que lo aceptes.
Un beso, amigo

Magah dijo...

Uyy Rik!!

El tema es extremadamente doloroso.
Tal vez sea escueta, y seguramente por el mismo motivo.
Lo he pasado, ya hace tiempo, y sin duda, alguna culpa que remolona y no quiere irse, me angustia a veces.
No hay cabeza lucida en esos momentos, creía que podía, y sin embargo me he equivocado, en medio del dolor.
No pude leer toda la carta del niño. Sin duda es el único tema doloroso que me cuesta mucho transitar.
Mis hijos son mi piel, pequeñas partes mías, y en la misma magnitud que me dan felicidad me duelen.

Un abrazo querido amigo.

Magah

PD: Te felicito amigo, tu blog a crecido enormemente,has creado sin duda un lugar donde uno puede sentarse a reflexionar con vos.

Ricardo Musso dijo...

Luna!!!!.

Uffff….Que emoción…, mi primer premio!!!
Por supuesto que lo pasaré a buscar!!!.
Doblemente agradecido: por tu gesto de compartirlo conmigo, sintiéndome merecedor de él; y porque mañana realizaré una entrada que formará parte de este “Libro Virtual”, y llevará por título “UN PREMIO!.

Gracias Luna!!!
Un beso grande!
Rik


Magah!!!

¿Culpa?..., no querida amiga…, de nada sirve la culpa…, para nada!, porque no cambia nada de la realidad el sentimiento de culpa!.

En situaciones dolorosas uno no tiene la mente fría - ¿lamentablemente? (puede ser!) -, y hace las cosas como le salen.

¿Podrías haberlas hecho mejor?..., posiblemente, ¿podrías haberlas hecho peor?..., no te quepa la menor duda!.
Pero les verbos en potencial: “PODRÍA!”, ya habrás leído en otra entrada, solo sirven para “masturbarnos mentalmente”.
Lo hecho, hecho esta!, y la “rueda de la historia” para atrás …; no va!.

Tus hijos - tu piel -, sin aún no pueden explicarse algunas cosas, ya llegará en momento en que lograran hacerlo…, y entenderán; porque a ellos les sucederá algo similar en muchas situaciones, y aprenderán que muchas veces no hacemos las cosas como “DEBERÍAMOS”, sino como mejor nos sale en “medio del naufragio”.
Que no te duelan nada!!!!.....DISFRUTALOS!!!.

Gracias por tus palabras (las tuyas y las que me dirigiste a mí!)
Besos.
Rik

Rita dijo...

Hola RiK!
Saludos de martes para tí ,deseando que te puedas ir poniendo al día con tus tareas , a pesar de los cortes de luz ! si vivieras aquí ,éstas cosas no te pasarían ...JA! JA ! JA ! JA !!
Te pongo un par de sugerencias para tus post , que no dudo que tengas buenas inspiraciones !
Un tema , el de la pelicúla de " LOS puentes de Madison" a mí , ya te conté , en su momento , me hizo llorar mucho!! los amores que no se viven !! la renucia!
Luego otro tema , que también se me ocurre és , diferente , pero muy candente , és el de los exibicionistas! quié no ha tenido experiencias de éste tipo ?
!Hasta pronto !! !Saludando!!

Luna dijo...

Rik amigo!!!!
Lo que son las cosas!!!!
Lo dudé, no por falta de ganas de dártelo, sino porque alguien de tu nivel, pudiera encontrar que esto de los premios son "chorrada" como decímos acá. (tonterias)
Yo lo enfoco de la siguiente manera.
El premio en si, pues ya ves no vale nada. Solo hay que mirar en la red y verás blogs con miles de premios.....
Pero a mi, me amociona mucho, que las personas que me lo han dado, todas tienen mi admiración. Son magníficas personas, que tienen mucho que enseñarme, y, que se acuerden de mi, pues me llena de satisfacción.
Bueno, quizás sea el resultado del complejo de "ama de casa-mama-mujer- comodin" que en el fondo, y comparándonos con las chicas que hoy dia tienen tanta cultura, independencia, etc. pues arrastramos...
Pero bueno, que no estoy hablando con el profesional, sino con el amigo....
Así que me he llevado una sorpresa muy grata.
Sabes Rik, hay gente que porque tiene una carrera,un cargo, se cree que vive en el piso de arriba....
Un beso muy grande, AMIGO.
Eres un regalo.

Ricardo Musso dijo...

Hola Rita!!!

Que lindo que te pases por aquí a saludar.
Te retribuyo, de acá, un buen día de martes.
Voy a tratar de localizar el tema musical que me propones y te agradezco el dato.
El de los Exhibicionistas no lo recuerdo!.

Un abrazo fuerte!
Rik


Hola Luna!!!

Tu premio no ha significado para mi ninguna “chorrada”. Todo lo contrario, y te estoy muy agradecido por habérmelo otorgado.
Pero… ¿sabés qué?, te contestaré en la entrada que crearé hoy y que publicaré por la tarde, a última hora seguramente.

Otro beso para vos Luna!
Rik

Magah dijo...

Gracias Rik, valoro tu respuesta,,siento en ella una honesta calidez!

Magah

Ricardo Musso dijo...

Hola Magah!!!

Me alegra que así lo sientas, porque así quise que lo sintieses!

Besos
Rik

Mariana Floris dijo...

Hola Ricardo!!. Hasta ahora no había tenido tiempo de comentar alguno de tus post y este me ha interesado. Soy hija de padres separados, mi historia es, probablemente una historia más (obvio que no para mí), pero lo que quiero puntualizar de lo que expones es que sí, existen todas las posibilidades, y en particular la que mencionas sobre que el padre/madre rompa no sólo la relación de pareja sino la relación con su hijo, es tal vez la más dolorosa. Después de muchos años y terapia mediante, sé lo importante que es el que el vínculo parental no se rompa, que tanto el papá como la mamá no resten su presencia en la vida del hijo/a que decidieron concebir y que, a pesar de que cada uno rehaga su situación de pareja por su lado, para el hijo/a el papá/mamá deben seguir siendo los "originales" (como les digo yo). Esto no significa que si uno de los dos padres decide "irse" para no volver, la nueva pareja no pueda cumplir la función parental que falta, pero en ese caso, creo que el hijo/a necesitará de todo su poder de análisis (cuando crezca por supuesto) para lograr entender que a pesar de no haber estado "ahí" el padre/madre que se fue también hizo todo lo que pudo en la situación que se le presentó. Además de recibir muchísimo amor mientras crezca, del padre que quedó a cargo y de su nueva pareja. No sé si me explico, pero espero no haber sido demasiado confusa.
Un abrazo !!

Ricardo Musso dijo...

Hola Mariana!

Sí que te explicas, y muy claramente!.
Cuando los chicos son chicos, en situaciones de ausencia (no por fallecimiento claro está) de una de las figuras paternas, ésta será sustituida por otras figuras representativas, que el niño sienta que le brindan afecto.
Podrán ser abuelos\as; tios\as; nuevas parejas de la figura paterna que ha quedado a cargo de él, incluso hermanos mayores.
En el proceso de socialización, cuando el chico ingresa a la escuela, tendrá modelos que lo llevarán, a reflexionar sobre su situación y posiblemente surjan preguntas, muchas preguntas.
Personalmente creo que, sin necesidad de hablar ni a favor, ni en contra de la figura ausente, se le debe decir la verdad (digo esto porque a veces se inventan historias de “eternos viajes”, o “muertes inexistentes”) y de ser posible, remitirlo a los modelos de otros niños que pueden estar atravesando una situación similar.
Esta actitud, que puede sonar a que: “mal de muchos consuelo de tontos”, no hay que descartarla, porque una de las ideas que más nos afectan en nuestros conflictos emocionales, es pensar que somos los únicos “desgraciados” que viven esas situaciones en el planeta.
Entrados en etapas de mayor poder de abstracción y comprensión, la ayuda terapéutica, como bien decís, puede ser necesaria.
Sin embargo no creo que sea función de ningún terapeuta generar ideas de “justificación” del padre ausente, sino más bien llegar ayudar a entender, porque de eso se trata, que en la paternidad, y en la vida cotidiana, antes que padres, somos personas, y que como tales, a veces obramos bien, y a veces mal.

No sé si me expliqué yo ahora!...jajaja!.

Gracias por comentar Mariana!
Un abrazo!.
Rik