Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



lunes, 5 de enero de 2009

MARÍA Y EL AMOR (I)

La definición en el diccionario de la Real Academia Española para el término CREENCIA expresa las siguientes designaciones:

CREENCIA.
(De creer).

1- f. Firme asentimiento y conformidad con algo.
2- f. Completo crédito que se presta a un hecho o noticia como seguros o ciertos.
3- f. Religión, doctrina.


En este contexto debes tomar como referencia las dos primeras acepciones.
Las asociaciones de este termino con los aspectos religiosos o de “fe” no están contemplados en las propuestas y los análisis de mis publicaciones. No porque los considere menos importantes ya que son muy enriquecedores espiritualmente para muchas personas, pero como en general están basados en dogmas o doctrinas cerradas, a mí entender, no aportan demasiado a la EVOLUCIÓN de los conocimientos sobre la realidad.

Las explicaciones para muchos fenómenos que nos rodean, desde la óptica CIENTIFICA, a veces, se pierde de vista que también son "creencias" para un determinado momento histórico, porque por la misma evolución dialéctica de los descubrimientos pueden ser totalmente corregidas en el futuro por conocimientos más acertados.
No por ello adhiero al relativismo científico y caigo en un descreimiento general de cualquier explicación de los hechos, ya que esa actitud puede ser tan dogmática como la de creer que solo el método científico es el que puede dar dilucidación a todo. Solo me refiero a que lo que podemos aseverar como “verdadero” para la explicación de un hecho hoy, puede ser totalmente refutable en un momento posterior.

Este tema es muy profundo y no es mi intención tratarlo en su verdadera dimensión en este artículo.
Consideró válida esta sintética introducción para el artículo que te presentaré porque, éste, es un reflejo de las CREENCIAS de María sobre los efectos del Amor en nuestro equilibrio emocional y biológico.

La interacción MENTE-CUERPO está estudiada y comprobada desde muchas otras ópticas, la de María es tan válida como las demás, por ello me parece pertinente que las conozcas.
Ella es una amiga venezolana que me ha autorizado a publicar un par de escritos sobre esta cuestión y yo se lo agradezco mucho.

Cariños.
Ricardo Musso

Adelante María!


EL PODER DEL AMOR

El don de amar es algo que todos llevamos dentro
Cuando pensamos en el amor, el aprendizaje de nuestra mente nos lleva enseguida a la relación entre dos personas, parece que sólo podemos conocer el amor cuando alguien aparece en nuestra vida pero el amor es mucho más que eso.

Es un poder, una fuerza, una energía luminosa que está al alcance de todos, que vive en nuestro interior y que podemos usar siempre que queramos, al margen de que estemos solos o acompañados.Es más, cuando amamos a alguien, el amor sale de nuestro interior hacia el objeto o persona amada.

El don de amar no nos lo da nadie, es algo que tenemos dentro aunque puede haber personas y situaciones que lo despierten, que nos estimulen a hacerlo.

Está científicamente demostrado que si te concentras en una parte de tu cuerpo con pensamientos amorosos y positivos, aumenta el riego sanguíneo en esa zona en concreto.
Así puede comenzarse un proceso de curación o de vitalización de esa región corporal.

El poder del amor no se refiere solo a esa capacidad de dar gozo o de servir a los demás, también tiene otras cualidades fundamentales: la de curar, la de iluminar la oscuridad.
De esta capacidad del amor de curar, de iluminar y solucionar cualquier conflicto es de lo que hoy quiero hablar.

La fuente del amor está en lo que en el yoga se conoce como el chakra corazón y podemos abrirla con adecuados y con la correspondiente actitud mental.
Basta con que nos concentremos en nuestro corazón buscando encontrar esa luz, esa fuerza que nos llenará de gozo, de alegría y también de poder.
Este es el primer uso legítimo y válido que podemos hacer de su energía: sentirnos bien, vivir esa plenitud del amor dentro de nosotros llenando todo nuestro ser.
Ser conscientes de esto es importante porque hay personas que viven solas y esperan, a veces con inquietud, encontrar una pareja para gozar de sus dulces frutos.

También hay personas que viven en pareja pero sienten que no son amados como necesitan y esperan ser mejor amados para gozar de amor.
Para todos ellos existe la posibilidad de buscar y encontrar dentro de ese manantial de amor luminoso que les llenará de dicha.
Decía al principio que si nos concentramos con amor en un órgano enfermo -o sano- aumenta el riego sanguíneo en esa zona, es decir, aumenta la posibilidad de sanarlo.

¿Cómo se hace esto?

Basta con concentrarte en tu estómago, tu hígado, en aquella parte que está mal para darle todo el amor que es capaz de dar tu corazón.

Naturalmente que esto no implica que no se vaya al médico o se tome la medicación adecuada pero además podemos mandar amor a nuestra parte enferma y de la misma forma a otra persona que lo necesite.
Así aumentamos las posibilidades de curación.
Pero esta capacidad de sanar del amor va todavía más allá.

Podemos hacer lo mismo con cualquier problema, con cualquier situación difícil, con cualquier conflicto que tengamos.
Podemos esforzarnos en ver esa situación desde el amor, en verla desde nuestro corazón y mandarle esa luz y esa fuerza amorosa que vive en nuestro corazón.

Quizá mental o intelectualmente no veamos la solución pero si comenzamos a tratar de ver ese conflicto con los ojos del amor, será como cuando en una habitación llena de tinieblas abrimos de par en par las ventanas para que se llene con la luz del sol.
Entonces, casi sin darnos cuenta, si nos mantenemos en esa actitud, aunque al principio no veamos las soluciones, la luz del amor con que iluminamos esa situación nos hará encontrarlas, hará que, como en el caso del órgano, la conflictiva situación vaya sanándose poco a poco.

No debemos menospreciar el poder sanador del amor, su capacidad de dar luz, de curar y arreglar cualquier conflicto.

Quizá no baste sólo el amor, quizá sean necesarias otras actuaciones pero seguramente que su fuerza ayudará en su solución.
Incluso, a veces puede hacer realmente milagros, pues en esa fuerza se basa el poder de los grandes sanadores.

¿Cómo cultivar este poder?

La actitud mental y los ejercicios adecuados te ayudarán, pero quizás baste con que cada día te concentres en tu corazón, que busques en tu interior esa fuente de plenitud y felicidad, que quieras sentir el amor que vive dentro de ti sin tener que buscarlo fuera.
Entonces, cuando lo encuentres, cuando lo sientas, extiéndelo por todo tu cuerpo, que cada una de tus células participen de tu dicha y partiendo de esa alegría, de ese gozo, de esa plenitud, deja que tu amor vaya hacia afuera, deja que ilumine a otras personas, que llegue tu luz a cualquier conflicto que tengas.
Entonces ya nada será igual, porque amándote realmente no sólo amarás mejor a los demás, sino que también amarás a la vida y disfrutarás de todo su gozo, de toda su plenitud.

El amor es una postura inclusora conectada al corazón del universo. Al amar nos preñamos de vigor. Este estado nos empapa de intuición, nos sumerge en expresión haciéndonos valorar cualquier forma de vida en el cosmos. El amor es una fuerza opulenta que otorga libertad, sabiduría, nos sensibiliza y seduce para que entreguemos sin reparos o juicios lo más hermoso de nuestra esencia en el transcurso del camino. Paralelamente nos acompaña en las etapas dolorosas brindándonos la oportunidad de transitar el sufrimiento amorosa y dignamente, para hacernos llegar a los lugares más potentes de nuestro interior, tocar nuestros inmensos recursos y descubrir que su fuerza es medicina regeneradora.

Nunca estamos solos, el amor nos escolta todo el tiempo, vive con nosotros; aún en los momentos de desesperanza y sinsabor cuando olvidamos nuestra capacidad curativa y amorosa, el amor encuentra los conductos necesarios para abrazarnos. Depende de nosotros aceptar sus obsequios (las llamadas “casualidades” que más bien son una guía para encontrar nuestra misión).

El amor no se cansa de permanecer a nuestro lado. Por el contrario su labor esencial es mostrarnos el camino adecuado incrementando nuestra conciencia.

No hay por que temerle a nuestra fuerza amorosa. Ésta es generosa, poderosa y vital. Es al miedo al que hay que huirle sin pensarlo.

El amor es energía inmortal e indestructible ya que su característica principal radica en regenerar, por está razón siempre tiene la última palabra frente al desamor o la traición.
El amor nos permite percibir el aroma de lo invisible, nos muestra la función de la vida, pule nuestros sentidos para deleitarnos con sus acciones, repara lo agrietado, florece lo devastado, es música celestial que hace bailar con ritmo unísono al universo, suma, renueva, es líquido nutritivo del que continuamente estamos sedientos, está inmerso en el viento y genera oportunidades. Es insistente y sin lugar a dudas encuentra los medios propicios para hacerse presente, agasajar, reconfortar, curar, procrear y materializarse.
El amor nos hace vivir en sincronía con Dios, nos conecta con su fuerza de forma tangible. Es lo que hace posible la vida y la oportunidad de descubrirla.

Nota:Quisiera explicarle en que fundamento los conceptos arriba vertidos.El Reiki es una terapia alternativa nacida en Japón conocida a través de Mikao Usui, un monje budista japonés fue quien lo desarrolló, en este se trata de aplicar la sanación a través del acercamiento de las manos, con el fin de transferirle la "energía universal".
La palabra Reiki viene de REI que significa "universal" y KI que significa "energía".
Reiki es un sistema de armonización natural que utiliza la Energía Vital Universal, la cual permite tratar enfermedades y desequilibrios físicos y mentales. El Reiki forma parte de las técnicas que usan la energía para curar. Es una de las técnicas más sencillas y eficaces. Con el empleo del Reiki, las condiciones negativas se convierten en positivas.
La práctica del Reiki se fundamenta en un emisor que, a través de sus manos, transmite Reiki (energía vital) a un receptor que puede ser él mismo u otra persona con el fin de paliar o eliminar molestias o enfermedades; no obstante, dado que Reiki es una energía universal los tratamientos también pueden dirigirse a otros seres vivos.
El objetivo básico de un tratamiento Reiki, es integrar e interactuar en forma armoniosa el Rei, la energía del universo, con el Ki, la energía vital interna de los seres vivos.
El Reiki no puede reemplazar JAMAS al tratamiento médico, aunque sí se puede utilizar de forma complementaria.Aquí les dejo un video del año 2007 de cómo se aplica en hospitales de España en pacientes con quimioterapia.





María Auxiliadora Burgos Flores
- Venezuela

7 Amigos opinamos...:

Steki dijo...

Excelente tu post, Riky!
Sabés bien que estoy en el mismo camino.
Y me parece bárbaro que lo asocies de alguna manera a lo tuyo, aunque más no sea subiendo este post tan interesante.
Creo que todas las terapias debería trabajar en forma conjunta con el ReiKi.
En una de ésas terminamos trabajando juntos!
Si me permitís, saludo a María Auxiliadora y la felicito por transitar este camino de sanación a través del Amor Compasivo e Incondicional.
Se puede, todo se puede, mientras haya vocación de lograrlo.
El video me pareció muy bueno y me alegra ver que tenés la mente abierta para aceptar estas otras formas de terapia alternativa.
BACI, STEKI.

Maria dijo...

steki, no creo que ricardo necesite hacer reiki para trabajar con el amor incondicional, en cierta manera el tambien sana... aunque no sepa las tecnicas del reiki y sana a traves del amor...
un saludo y gracias
Maria auxiliadora

Steki dijo...

María:
No, no digo que "necesite". Hay muchos profesionales que complementan sus terapias con otras alternativas y otros que después de tratar a sus pacientes les sugieren ir a hacerse reiki, practicar chi-kung, yoga, etc. como complemento de la terapia.
Gracias por escribirme en Facebook y por haber leído mi último post en el blog.
Como te lo dije, te recomiendo leer el post del ReiKi Karuna.

Gracias Rk por permitirme "charlar" con María!
Te había dicho que sos muy bueno, no? Jaja.
Te quiero mucho.
BACI, STEKI.

Ricardo Musso dijo...

María, Steki!.

Gracias por quererme tanto, yo siento lo mismo por ustedes…,¿sabían?!
Che…!, que está bueno esto de quererse ¿no?.

Me emociona que me den la oportunidad de parafrasear es antigua frase del difunto Carlitos, que tanto alborotó al mundo con su filosofía e ideas economisístas: “REIKISTAS DEL MUNDO…UNÍOS!!!”

Besos a las dos!.
Rik

Steki dijo...

Rik querido, si los reiKistas del mundo nos uniéramos todos... se acabarían las guerras, no habría hambre en el mundo ni perversión.
Con eso sería un gran avance, no?
Hay algo que se está gestando que lo voy a publicar en mi blog.
Sean felices!
BACI, STEKI.

Ileana dijo...

¡Interesante!
Eso nos da de entender que todavía hay un gran camino por recorrer...Y que debemos estar más abiertos.
Un saludo.

Ricardo Musso dijo...

Hola Ileana!

Así es!.
Los conceptos vertidos por María y el video, nos enseñan que la ciencia occidental y los conocimientos aportados desde otras perspectivas pueden complementarse y no son necesariamente excluyentes!

Gracias por venir y cariños.
Rik