Nuestros amigos!

AVISO

Por el momento continúo en un impasse con el "libro". De cualquier manera dispones de más de 100 capítulos publicados, sobre temas de psicología y sexología, con los que te podés entretener un tiempo y cuyos títulos tenés en la columna de tu derecha. Te recomiendo también los interesantes y, a veces, divertidos comentarios. En estos momentos prosigo con mi actividad por Facebook (bajo otra modalidad) y los videos de mi canal de Youtube, a los que te invito a unirte y participar con tus opiniones.

Gracias y abrazos. Ricardo Musso



viernes, 20 de febrero de 2009

¿SABÍAS QUE HABLAS EN PROSA?

En la obra de MOLIÈRE titulada: "EL BURGUÉS GENTILHOMBRE", en la escena IV, JOURDAIN, que es el protagonista de la obra, conversando con el personaje llamado FILÓSOFO se produce el siguiente diálogo:

JOURDAIN. -Os lo ruego. Y ahora es preciso que os haga una confidencia. Estoy enamorado de una dama de la mayor distinción, y desearía que me ayudarais a redactar una misiva que quiero depositar a sus plantas.
FILÓSOFO. -No hay inconveniente.
JOURDAIN. -Será una galantería, ¿verdad?
FILÓSOFO. -Sin duda alguna. ¿Y son versos los que queréis escribirle?
JOURDAIN. -No, no; nada de versos.
FILÓSOFO. -¿Preferís la prosa?
JOURDAIN. -No. No quiero ni verso ni prosa.
FILÓSOFO. -¡Pues una cosa u otra ha de ser!
JOURDAIN. -¿Por qué?
FILÓSOFO. -Por la sencilla razón, señor mío, de que no hay más que dos maneras de expresarse: en prosa o en verso.
JOURDAIN. -¿Conque no hay más que prosa o verso?
FILÓSOFO. -Nada más. Y todo lo que no está en prosa está en verso; y todo lo que no está en verso, está en prosa.
JOURDAIN. -Y cuando uno habla, ¿en qué habla?
FILÓSOFO. -En prosa.
JOURDAIN. -¡Cómo! Cuando yo le digo a Nicolasa: "Tráeme las zapatillas" o "dame el gorro de dormir", ¿hablo en prosa?
FILÓSOFO. -Sí, señor.
JOURDAIN. -¡Por vida de Dios! ¡Más de cuarenta años que hablo en prosa sin saberlo!..."

***********************************

La otra noche, releyendo un librito de mi una de mis sexólogas de cabecera, Helen S. Kaplan, me encontré con este pasaje que quiero trasmitirte tal cual esta escrito por ella.

Si bien no ignoro que las experiencias y el placer sexual los venimos experimentando desde niños, y no nos hacemos demasiadas preguntas acerca del “
por qué” los sentimos y “de dónde” provienen esas sensaciones, y que, por otro lado, podemos vivir el resto de nuestra vida sexual con plenitud sin saberlo; no me parece “de más” trasmitirte estos conocimientos, algo así como “descubrir que hablamos en prosa”, como en la obra de Molière.

Cariños
Ricardo Musso

Nota: Para ver el video de este artículo te conviene "largarlo" y poner "pausa" hasta que cargue en tu buffer. No te olvides parar la música de fondo para que no se superpongan los audios.

- SEXO Y PLACER
Por: Helen Singer Kaplan

“La conducta humana está gobernada por un mecanismo dual de dirección: la evitación del dolor y la búsqueda del placer. Sin embargo, la sexualidad ocupa un puesto único entre los impulsos, en el sentido de que se halla presidida, sobre todo, por el principio del placer.”

“Las investigaciones neurofisiológicas han revelado el sustrato neuroanatómico de las motivaciones del dolor y del placer, especialmente en lo que se refiere a la asociación intima entre sexo y placer. Al parecer existen en el cerebro centros aversivos y ardientes que se hallan al servicio de todos los impulsos y de todas las formas de conducta.
Según este concepto, cuando uno esta hambriento, atemorizado o sufre una lesión, se activan los centros del dolor, enseñándonos así a evitar tales riesgos. Por otro lado cuando tenemos éxito o triunfamos, o bien comemos o copulamos, las descargas del centro del “placer” nos hacen sentirnos alegres y por eso reforzamos esas actividades.
Aunque en apariencia elemental, el concepto dual de la motivación no fue científicamente validado ni completamente aceptado hasta hace muy poco.”

“Durante muchos años, los grandes teóricos del aprendizaje, como por ejemplo Skinner y Hull, habían supuesto que la “reducción del impuso”, esto es, la reducción del dolor, era el único mecanismo impulsor que regulaba la conducta. La hipótesis de la reducción del impulso se basaba en observaciones de laboratorio sobre el aprendizaje, que demostraban de una manera patente que los animales se hallaban intensamente motivados para evitar una descarga dolorosa o para aplacar su sed, y que la reducción o la evitación de estos impulsos desagradables suministraban refuerzos o recompensas poderosos. Se puede demostrar que ciertas áreas hpotalámicas poseen intensas propiedades aversivas; cuando un animal se halla estimulado eléctricamente en estos lugares de dolor, nunca volverá a realizar la conducta que estaba acometiendo cuando experimentó dicho dolor.”

“Durante la década de 1950, James Olds, demostró el poder de los impulsos ardientes y descubrió el sustrato neurofisiológico del placer. Específicamente, Olds demostró que la estimulación eléctrica de ciertas áreas del sistema límbico del cerebro (que se hallan muy próximas a las áreas del “dolor”) actúa como motivador positivo en los animales. Tanto es así, que una rata se olvidará de la comida, del sueño y soportará el dolor, mientras aprieta con una pata una palanca, lo más rápidamente que le es posible, con tal de recibir una descarga eléctrica suave, mediante electrodos implantados permanentemente en las áreas del hipotálamo y sus núcleos septales. El descubrimiento de Olds condujo a los psicólogos a admitir que el exigir placer (“el principio del placer” que postulaba Freud) es un importante factor motivacional en la conducta humana.”

“Todos los aspectos de la conducta humana se hallan presididos de alguna manera por el placer y el dolor. Por ejemplo, el comer se halla motivado no solo por la necesidad de reducir el impulso del hambre sino también por el placer suministrado por un alimento que esté bien condimentado. Pero de todas las funciones humanas, la sexualidad es la más placentera. En efecto, los datos clínicos sugieren que solo la estimulación eléctrica de la zona de placer (inducida experimentalmente) o la estimulación química de esas áreas es capaz de competir con el intenso placer del erotismo o de producir deseo tan conspicuos como los sexuales”

“Estas impresiones clínicas de que existe una relación íntima entre los centros cerebrales que median con la conducta sexual y los centros de placer del cerebro han sido confirmadas por investigaciones más recientes. Parece ser que los impulsos táctiles y propioceptivos que son activados por los estímulos sexuales y por el orgasmo se proyectan a los centros de placer del cerebro, adquiriendo así la actividad sexual su cualidad placentera. Además se ha demostrado experimentalmente que algunas localizaciones del cerebro que producen las respuestas sexuales de erección y de eyaculación se hallan íntimamente asociadas con aquellas cuya estimulación eléctrica produce placer. Esto es lo que ha demostrado MacLean , quien observa que la erección suele ir seguida de post-descargas hipocámpicas. Es significativo que estas post-descargas se hallan vinculadas a un estado de ánimo de tranquilidad y de no agresividad en monos que por lo demás tienen mal carácter. Este estado de ánimo dura a menudo todo el día.”

“Hay un fenómeno clínico muy interesante que podría estar asociado o no con esas porst-descargas neuronales de las zonas “reproductoras de placer”. Algunos pacientes (en mi casuística solo mujeres) afirman a veces, después de haber tenido relaciones sexuales intensas con una persona a la que quieren mucho y a la que desean, experimentan ciertos “ramalazos” de un placer muy profundo. Estos “ramalazos” se deben a recuerdos de las experiencias eróticas que han tenido y, además, van unidos a intensas sensaciones eróticas y sentimientos de euforia y de amor.”

“El concepto de una asociación neuronal íntima entre el sexo y el placer se apoya, además, en las investigaciones de Heath, que han demostrado que en los sujetos humanos el orgasmo se vincula a descargas eléctricas de la región septal. La estimulación de la región septal de los seres humanos va unida a intensos efectos placenteros de amor y de ternura y a la eliminación de la cólera y de la irritabilidad. Estas relaciones anatómicas y fisiológicas brindan posiblemente un sustrato neuronal para una asociación conductual entre el placer y los sentimientos de amor y de ternura, por un lado, y la satisfacción sexual por otro.”

-IMPLICACIAS CLÍNICAS

“La asociación neuronal íntima entre el placer y el sexo explica la intensidad potencial de los impulsos sexuales. Si embargo, es posible suprimir y desviar la necesidad sexual y conseguir que una persona viva tiempo y tiempo sin ninguna descarga sexual. Esta dicotomía entre la necesidad urgente de buscar placer erótico y la capacidad para demorar, diferir o modificar indefinidamente la expresión sexual, constituye la base de intensas y prolongadas frustraciones e inhibiciones sexuales, así como de variaciones y compromisos en las manifestaciones sexuales.”

“El sustrato neuronal de la sexualidad es consistente con una concepción psicosomática multicausal y aclara también la base física de las disfunciones sexuales. El control neurofisiológico del comportamiento sexual esta organizado de tal manera que la respuesta sexual que se halla influida, de una manera intrincada y recíproca, por todos los niveles del cerebro. Los órganos genitales y los centros cerebrales envían impulsos y los reciben desde prácticamente todos los centros y circuitos neuronales. Esta es la base neuroanatómica de la profunda influencia que la sexualidad y la necesidad de conservación de la especie ejercen sobre todos los aspectos de la conducta. A la inversa, es también cierto que la respuesta sexual se halla sometida a influjos procedentes de fuentes numerosas: recuerdos, experiencias, emociones, pensamientos y asociaciones. Tales influencias pueden inhibir o, al contrario, favorecer. Por lo tanto, los reflejos sexuales pueden quedar fácilmente bloqueados por múltiples influjos inhibitorios, como por ejemplo, el temor o el odio. Y al revés; la resposividad sexual puede verse incrementada por otras fuerzas psíquicas, como por ejemplo, el amor y la fantasía.”

“El objetivo de la terapia sexual consiste en permitir que las parejas experimenten el desarrollo natural de sus respuestas sexuales, libre de influjos inhibidores que, debido a la estructura jerárquica del sistema nervioso, pueden incidir sobre ellas desde diversas fuentes. Sin embargo, el objetivo de la terapia sexual no debe reducirse a eliminar la inhibición, sino que debe intentar enseñar a los miembros de la pareja sexual a crear un ambiente de amor y de paz y a potenciar la estimulación sensorial y psíquica que puede aumentar y amplificar la dimensión placentera del sexo.”

- El siguiente video, conseguido en Youtube, nos ilustra sobre el tipo de hormonas que intervienen en el despertar del deseo sexual. Éstas no están mencionadas en este artículo, pero sus glándulas secretoras están gobernadas por los centros neuroanatómicos descritos en la publicación.


Bibliografía:
- Helen Singer Kaplan: “LA NUEVA TERAPIA SEXUAL” (Tomo I)- pag. 72 – Editorial Alianza – 1982- Madrid- España.
- Video: Youtube
- Imágenes: Google buscador

17 Amigos opinamos...:

Anónimo dijo...

Hola Ricki: Muy bueno este artículo y la página que ire leyendo de a poco ya que es mucho el material. Saludos. Rodolfo

Ricardo Musso dijo...

Hola Rodolfo!!!, Vecino!

Sos el primer co-habitante de esta Aldea que entra, o por lo menos que deja un comentario!.
Me alegra que te interese el sitio y lo estés recorriendo con tiempo.
Me gustó tu escrito, Gracias!.
Solo te falta hacerte seguidor del blog. Google te avisará a tu correo cuando se cambien las publicaciones y si dispones de una cuenta de Gmail puedes postear una foto tuya y dejar mensajes de más de 300 palabras.

Un abrazo Rodolfo.
Rik

Steki dijo...

Hola Rik!
Me encantó lo de "hablar en prosa"!
Con respecto al artículo de esta mujer, está bueno pero... sabés qué? Vos escribís más claro, jeje. Me cuesta entenderla o más bien seguir atentamente la lectura.
El video lo veré en casa.
Que tengas un excelente fin de semana!
BACI, STEKI.

Ricardo Musso dijo...

Hola Steki!

A mi también me gustó mucho cundo conocí esa parte de la obra de Molière, que sirve como metáfora cuando descubrimos cosas que hacemos espontáneamente pero de las que desconocemos en sus orígenes.

Es cierto que a veces cuesta seguir los conceptos de este tipo de especialistas, aunque a veces pienso que mucho tendrá que ver sus transcripciones y los giros lingüísticos que interpretan los traductores.
Eso ya lo veremos cuando hablemos de COMUNICACIÓN…jajaja!

Gracias… como siempre!.
Un beso grande!.
Rik

RECOMENZAR dijo...

Bueno algo que es tan fácil para mi que es amar estoy con la cabeza que me gira...Te cuento aprendí mucho demasiado me he pasado media hora leyéndote Tus textos tienen otro sabor diferente a los demás blogs son realmente no imaginarios. gracias por comentar en recomenzar.Me alegra que nos gusten nuestros blogs ya que hablamos de lo mismo pero con diferente código y sabor te mando besos con alas para vos

¿Los sentís?

Ricardo Musso dijo...

Hola Recomenzar!

¿No me digas que te pasó lo de Jourdain?
Gracias por tu comentario y palabras para con la biblioteca!

¿Vos sabes que aún no se me pasó el efecto de la sobredosis que me di con el poema de tu sitio el otro día?
No te hagas problema, ya pasará!

Sí… lo sentí, y mucho, Mucha!.
Ahora, me vas a permitir que le recorte un poco las alitas para que no se me vuele, ¿sí?.

Besos.
Rik

seriecito dijo...

Francamente interesante tu entrada, muy densa, la volveré a leer porque cada una de tus citas necesita tiempo.

Esa anécdota de Moliere es una excelente introducción.

Gracias por compartir el conocimiento. Te volveré a visitar.

Salu2:

Ricardo Musso dijo...

Salud Seriecito!

Sí…, no?. Me pa´que “densa” es poco!
Pero bhue…, si tratamos de entenderla, como el personaje de Molière, le podremos poner “nombre” a algunas cosas que hacemos y sentimos en nuestra sexualidad.

Gracias por tu visita, comentario y asentamiento en la biblioteca.
Conoceré tu sitio y con seguridad te propondré para que te visiten.
¿Y tu foto?

Saludos.
Rik

Marcela dijo...

Rik,
Toda esta entrada es muy interesante y aprendí mucho de ella, conociendo las opiniones y yendo además, a temas más fisiológicos que siempre me han interesado. Ya la había leído la vez pasada pero no pude dejarte mi impresión.

Un beso

Ricardo Musso dijo...

Hola Marcela!.

Gracias por tu comentario, ya me pondré más filosófico!
Hoy me gustó tu entrada, no sé si te gustó mi observación…jajaja!.

Besos.
Rik

Anónimo dijo...

Hola Rik
Espero estes bien, leo de nuevo algunos temas y por cierto muy bueno el libro; no me canso de repetirlo; ya que es compatible para todos los lectores aunque no sepan mucho de sicologia.

La ultima parte del video en que se pregunta: "Realmente es todo quimica?" me llama la atencion y te paso a vos la pregunta Ricardo. es todo quimica? y creo que esta pregunta se la hacen muchos enamorados que ven sus sentimientos reducidos a reacciones quimicas, no habra algo mas?.

Saludos Rik y espero te este yendo bien en la pesca

Abrazos!!

Wilson

Ricardo Musso dijo...

Hola Wilson!

Por la demora en responder tu comentario te habrás dado cuenta que el IMPASSE me lo tomé seriamente, y la pesca y las salidas al lago me tienen bastante “desenchufado” del “Libro”!

Con seguridad sin actividad cerebral; la producción de hormonas que se generan a partir de esa actividad que influyen en esas sensaciones de atracción y deseo sexual; estas sensaciones no existirían.

Sin embargo, de acuerdo a los estudios de Eccles y Popper allá por los años 1977 y que se publicaron en su libro “El Yo y su Cerebro”, no todo puede reducirse a la química producto de la activación de las neuronas. Previo a esa actividad neurológica interviene lo que denominan “la mente” y que no se puede reducir al conjunto de células neuronales ya que es independiente de éste.

Tu pregunta abarca un tema muy complejo para la Psicología, la Filosofía y la Biología sobre el que en algún momento me gustaría escribir. Por ahora espero te sirva este comentario.

Gracias por tus palabras!
Un abrazo.
Rik

Anónimo dijo...

Hola Rik:

Me alegra el leerte, Ricardo; una respuesta clara creo es muy dificil y me doy cuenta que es una pregunta que aun se hacen muchas personas y esto a traves del tiempo, dependiendo incluso de muchos aspectos personales de cada individuo y como ve esta cuestion a traves de sus creencias.

Pero, bueno seria de mucha ayuda el que escribieras algo sobre ello.

Me alegra tambien el que estes disfrutando de lo que da la naturaleza y la pessssca.

Un abrazo!!

Wilson

Ricardo Musso dijo...

Hola Wilson!

Es cierto, mi respuesta a tu anterior comentario fue muy sintética y por ende poco clara.

Ya dejé un comentario en otro blog mencionando que cuando retome la actividad del “libro” voy a escribir un capítulo sobre lo que te escribí arriba, es decir: la mente y el cerebro; ¿son la misma cosa?.
Pero eso no será hasta marzo.

Un abrazo!.
Rik

Marce dijo...

Noooo!! Realmente NO ES TODO QUÍMICA!!! Por más que sepamos “que hablamos en prosa” y definamos la prosa y establezcamos las condiciones para producirla, no podemos agotar las infinitas posibilidades que la “creación” de la prosa nos depara!!!
No hay duda que en aquel fenómeno llamado amor, se activan los centros cerebrales y se segregan hormonas … pero es falso afirmar que “la producción alta de dopamina” explica el amor, ello no es causa, sino efecto! Estar enamorados despiertas reacciones química y eléctrica s en nuestro cuerpo, pero eso no explica el amor, ni el deseo, por eso seguimos usando la literatura y las metáforas para intentar atrapar algo de la multiplicidad que involucra el amor.
Mire Lic. Musso, voy a ser redundante, pero a este post le hace falta lo siguiente, para completar.: http://youtu.be/fuTx8zUReGE
Le dejo un beso y un abrazo , a ver como le anda la dopamina! Jaja.
Marce.

Marce dijo...

A mi criterio Serrat lo explica con un criterio más amplio, que me disculpe la Dra. Kaplan!

No, es broma. Muy buena información, amplía la mirada. Cariños.

Ricardo Musso dijo...

Hola Marce, buenas tardes.

Me asustaste con tu primer comentario….jajaja.

Es cierto que la actividad hormonal y de ciertos órganos que se activan ante una atracción sexual, son efecto de la construcción que la mente va armando de esas situaciones, y no a la inversa. Muy buena observación! (la tuya).
Mientras no confundamos ese orden, nunca está de más saber que hablamos en prosa, ¿no?.
Excelente ese video del “Nano”, siempre me gustó ese tema de él.

Besos
Rik